x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Cultura

¿A quién le importa lo que yo lea, a quién le importa lo que yo escriba?

  • "La literatura LGTB ha modificado la tradición para dignificar los códigos de representación de lesbianas, gais, bisexuales y transexuales en la literatura", afirma Ramón Martínez
  • "No veo en las editoriales generalistas una literatura destinada al público LGTB o una línea editorial de ensayo seria y continuada", asegura Mili Hernández

LA AUTORA
Publicada el 24/06/2018 a las 06:00 Actualizada el 04/07/2018 a las 16:38
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Oscar Wilde.

Oscar Wilde.

Está en todas las agendas: el próximo 28 de junio, fecha en la que se evocan los disturbios de Stonewall, celebraremos el Día del Orgullo, y las vísperas de la fiesta reivindicativa, o de la reivindicación festiva, parecen propicias plantearse una pregunta que puede parecer absurda:  ¿hay una literatura gay?

De entrada, la artista Roberta Marrero nos invita a abrir el foco.

Hay una literatura escrita por gente queer que luego puede ser consumida por quien quiera leerla. Me parece interesante ser capaces de leer algo que tampoco tiene que ver con nosotros a priori, como hemos hecho la gente queer siempre, consumiendo cultura que no fue creada especialmente para nosotras y nosotros pero que aun así hemos tenido la capacidad de disfrutar”. Marrero, que acaba de publicar We Can Be Heroes. Una celebración de la cultura LGTB+, nos anima: “Invito a los lectores heterosexuales y cisgénero a leer libros queer”.

Ay, la etiqueta

El marchamo Literatura LGTB puede confundir. “Hay que establecer una diferencia entre la ‘Literatura LGTB’ y la simple aparición de personajes y cuestiones LGTB en la obra literaria. Esta última, de manera muy minoritaria, ha sido habitual durante nuestra tradición literaria. Aquella es el resultado de un convencido activismo reivindicativo que agrupa autores, editores, distribuidores y libreros: presenta la realidad LGTB desde un punto de vista positivo y comprometido con el cambio social”.

Lo dice Ramón Martínez, doctor en Filología, escritor, activista LGTB y autor de Lo nuestro sí que es mundial. Una introducción a la historia del movimiento LGTB en España. En su opinión, podríamos decir que el nacimiento de la Literatura LGTB “supone una de las aportaciones más significativas del movimiento LGTB al plano cultural, porque ha conseguido modificar la tradición literaria para dignificar los códigos de representación de lesbianas, gais, bisexuales y transexuales en la literatura”.

La referencia a “la simple aparición de personajes y cuestiones LGTB en la obra literaria” me lleva a pensar en quienes piden que su orientación sexual no sea (no siempre) lo mollar de los personajes LGTB que pululan por las obras literarias. “Me parece un comentario bastante diversofóbico ―se revuelve Roberta― porque eso nunca se dice de los personajes de ficción heteros o cis pero sí al revés, tipo ‘¿podemos quitar de Star Wars las subtramas de amor heterosexual?’. ¿A que suena absurdo? Pues eso.”

Ramón empieza señalando una obviedad: cada época presenta los problemas sociales de una manera determinada. Durante muchos años, explica, la principal problemática de la literatura LGTB era la asunción por parte de los personajes de su diversidad sexual: eran fundamentalmente narraciones de corte iniciático. Pero, se han producido avances sociales que van dejando huella en nuestra cultura: “La asunción de la sexualidad ya no resulta tan difícil como lo fue antaño, porque cada vez hay más referentes visibles; y el foco del argumento literario se viene desplazando últimamente hacia otros temas”.

Por eso, empieza a narrar las historias que lesbianas, gais, bisexuales y transexuales viven después de su reconocimiento individual, “exponiendo su interacción con la realidad que los rodea y si resulta fácil o difícil hacerlo. La cuestión LGTB es, lógicamente, central en la trama de la literatura LGTB, pero se detiene ahora en otros temas diferentes. Puede decirse que, si durante años reescribíamos el Lazarillo, ha llegado ahora el momento de escribir Quijotes”.

En ese proceso de (no sé si utilizar la palabra) “normalización”, Roberta Marrero constata que la literatura LGTB ha variado su sustancia, “porque el pasado no es como el presente y las historias, reivindicaciones y luchas son otras. Aparte de que ahora se publican más libros escritos por o con temática LTB, antes parecía que solo existía la G”.

Editoriales especializadas

Marrero ha editado sus libros en Lunwerg, sello del Grupo Planeta, pero gran parte de las obras de temática LGTB siguen llegando a las librerías gracias a sellos especializados.

“Hay autores y realidades LGTB que vienen publicándose en todas las editoriales, sí, pero hemos de reconocer un problema puramente estadístico al que nos enfrentamos. Lo estudié hace algunos años: si partimos de que habitualmente se reconoce que el 10% de la población está formado por lesbianas, gais, bisexuales y transexuales, lo razonable sería esperar que en la producción editorial encontráramos un porcentaje equivalente en lo que se refiere a la representación de nuestra realidad concreta, pero esto no sucede”, afirma Ramón Martínez.

Según sus datos, de las miles de novelas que se publican anualmente en España, apenas un 1% afronta la cuestión LGTB, lo cual significa que la realidad de ese colectivo está claramente infrarrepresentada en el campo de la edición, “y de ahí nace la absoluta necesidad no solo de mantener, sino también de proteger los sellos especializados”.

Uno de esos sellos es Egales, la primera editorial especializada en literatura LGTBQ en España y Latinoamérica: inició su andadura en noviembre de 1995. Preguntamos a una de sus editoras, Mili Hernández, si siguen siendo necesarios. “La pregunta me da mucha pereza ―se sincera―, explicar la existencia de un sello LGTB cuando a ninguna otra editorial se le cuestiona su especialización en novela negra o en literatura romántica. Llevo 22 años respondiendo a esa pregunta”.

Lo hace una vez más. Son necesarios porque, “no veo en el programa de las editoriales generalistas una literatura destinada al público LGTB o una línea editorial de ensayo de teoría queer o de estudios de género seria y continuada”, la mayor parte de los trabajos, “no se publica en las grandes editoriales, se publica en las pequeñitas, sobre todo en las más específicas”.

Hernández es también el alma de la librería Berkana. “¿Por qué sujeto esta librería? Pues porque las demás librerías todavía no se han puesto las pilas”.

Sin esa editorial y sin esa librería, que afortunadamente ya no están solas, “nos enfrentaríamos al ostracismo cultural”, asegura Martínez. Es verdad que, desde hace años, grandes autores publican en grandes grupos editoriales, y últimamente es perceptible un ligero aumento de los contenidos LGTB dentro de las grandes casas. “Sobre todo en la línea juvenil”, admite Hernández, pero su impresión es que sigue existiendo la necesidad de “publicar textos dirigidos a un púbico LGTB desde una perspectiva LGTB. Creo que tienes que ser gay o lesbiana, o conocer muy bien la sensibilidad gay y lésbica y trans, para poder lanzar al mercado libros que sabemos necesarios”. Aunque su destinatario sea una minoría…

Por algo se empieza

Puede parecer infantil, o inocente, pero pido a Roberta y a Ramón que me den títulos imprescindibles para entender e iniciarse en la literatura LGTB.

“Es muy difícil escoger solo tres obras entre todas las posibles a lo largo de la historia literaria de la humanidad”, me dice Martínez, pero no elude la pregunta: “Te diría que no puede uno salir a la calle sin haber leído al menos a Wilde, a Lorca, a Mendicutti.... y a muchas autoras, faltaría más, como Radclyffe Hall, Esther Tusquets o Isabel Franc”.

Tampoco se escaquea Marrero, a la que pido tres nombres, y sólo tres. “Oscar Wilde, Virginia Woolf y Virginie Despentes”, afirma sin dudar. “Porque me gustan, porque arriesgan en lo que hicieron y, en el caso de Despentes, en lo que hace”. Es su top three del momento, “en otro momento te diría otros porque hay muchos autores y autoras LGTBQ+ que son increíbles”.

Algunos, incluso, insospechados. “Lo más importante no es ofrecer unos autores concretos, sino reeducar nuestra competencia lectora para saber descubrir mensajes en obras cuya heterosexualidad damos por sentada y cuya interpretación ha sido deliberadamente manipulada para esconder esos contenidos ―asegura Ramón Martínez―. El Quijote, sin ir más lejos, esconde una de las escenas más queer de nuestra literatura, y eso no lo explica nadie, cuando me parece un fundamento básico para comprender mejor la visión de Cervantes sobre la sexualidad”.

Si alguien tiene interés, la tal escena está aquí.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

9 Comentarios
  • M.T M.T 24/06/18 09:16

    El título de tu artículo , Eva, de repente me trajo a la memoria la canción de Fangoria o Alaska: "A quién le importa lo que yo haga..." reivindicativa o de protesta. Y centrándome en tu artículo en el que certeramente se cita a Lorca, Virginia Woolf, o el Quijote, entre autores y obras..., me pregunto: A quién no le interesa leer o escribir, conocer, lo que renga que ver con cualquiee dimensión o vertiente de la condición humana o de ser viviente, gozoso o sufriente? Me quedo con el interrogante. Saludos.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 8 Respuestas

    0

    2

    • platanito platanito 24/06/18 15:53

      Pues yo me acabo de leer Ordesa y Eramos mujeres jóvenes y ahora tengo entre manos Anatomía de un instante de Cercas y Transición. Historia y relatos de Carmen Molinero, sobre esa época que solemos tachar de Inacabada. Y por la noche antes de dormir degusto a pequeñas diócesis los Cuadernos de don Rigoberto, del magnífico escritor y execrable tabarnés andino.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 6 Respuestas

      0

      2

      • M.T M.T 24/06/18 17:15

        Lector voraz! Eso está requetebién!
        Te gusta la escritura de Vargas Llosa? Todo lo que he leído de él me ha gustado. Los Cuadernos... aún no.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 5 Respuestas

        0

        0

        • platanito platanito 25/06/18 00:18

          Cuando joven le leí La ciudad de los perros y quedé obnubilado por no decir estupefacto. La perfección de su escritura y la crudeza de su relato. Después me volvió a pasar con Proust y algún escritor más.

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 4 Respuestas

          0

          3

          • M.T M.T 25/06/18 07:34

            La ciudad y los perros era una novela de lectura recomendable que en mis 1os años como docente a alumnos universitarios de 1er curso siempre recomendé. Ahora estoy libre de esa responsabilidad, ya jubilada.
            Mi próxima lectura será Ordesa.
            Buenísimo dia, Platanito.

            Responder

            Denunciar comentario

            Ocultar 3 Respuestas

            0

            0

            • platanito platanito 30/06/18 07:31

              Hoy nos tientan con Atapuerca y con erotismo femenino en la literatura. Muy sugerente.
              Saludos pinariegos y con mucho retraso.

              Responder

              Denunciar comentario

              Ocultar 2 Respuestas

              0

              3

              • M.T M.T 30/06/18 11:52

                Y tan sugerente el erotismo en literatura. Te he contestado, Platanito, en el artículo de erotismo en poesía con el recuerdo de la novela de Lawrence: El amante de Lady Chatterley. No me extraña que esa novela en una época de educación victoriana fuera censurada. La leí en mis años mozos y dejó una impronta.
                Por aquí día de lluvias de verano: más frescor.
                Saludos afectuosos.

                Responder

                Denunciar comentario

                Ocultar 1 Respuestas

                0

                0

                • platanito platanito 30/06/18 18:58

                  Allí nos encontramos.
                  Yo sigo con el deleite de don Rigoberto.
                  Mañana me toca disfrutar del nieto chico. Sus papis se van de batucada.
                  Que disfrutes del fresquito.

                  Responder

                  Denunciar comentario

                  1

                  3

    • EvaOT EvaOT 24/06/18 13:32

      Ojalá todo el mundo lea el artículo tarareando la canción, es de lo que se trata ;-)

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.