X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Los libros

Todos los pedazos de Safo

  • Aurora Luque nos sirve en Poemas y testimonios de Safo todo lo que se sabe hasta la fecha sobre la poeta de Lesbos
  • Mantiene la esperanza de que nuevos hallazgos ayuden a ir rellenando lo que hoy son fragmentos y puntos suspensivos de una mujer y una obra

Publicada el 06/03/2020 a las 06:00

Poemas y testimonios
Safo
Traducción y edición de Aurora Luque
Acantilado
Barcelona
2020

Safo vivió en Mitilene, en la Isla de Lesbos, hace unos 2.600 años. Durante mucho tiempo se supo de ella lo que habían ido contando sus admiradores, gente que no la había conocido, pero había oído hablar de su poesía y de su leyenda. Hasta finales del siglo XIX no se encontraron papiros con poemas que podían atribuírsele. Naturalmente eran copias de copias. A día de hoy, siguen apareciendo nuevos papiros, muchas veces sudarios con los que la pobre gente enterraba a sus muertos. El último hallazgo catalogado se produjo en 2014. La también poeta y traductora Aurora Luque (Almería, 1962) ha reunido todos los añicos conocidos hasta la fecha en un libro que ha titulado Poemas y testimonios.

Luque ha intervenido lo justo para servirnos en castellano lo que se puede leer de la poeta de Mitilene. De los nueve libros que se sabe que escribió, se conservan unos 200 fragmentos, de los cuales la tercera parte sigue siendo intraducible. La novedad, procedente de los últimos hallazgos, son dos poemas completos que no se conocían, además de trozos y versos nuevos que ayudan a restaurar otros poemas que estaban deteriorados. Pero Luque también nos sirve frases, esbozos, balbuceos de versos o simplemente palabras sueltas que vienen saltando sobre las arenas del tiempo. Toda esta metralla, en la que uno puede interpretar los puntos suspensivos como desgarraduras o adherencias orgánicas de los papiros, es Safo a día de hoy. Lo que sí ha hecho Luque es aplicar su criterio para añadir algunas partículas de atribución discutible y poner un título indicativo a cada pieza.

Para completar la tarea, nos sirve una colección de citas de autores clásicos que hablaron de Safo, a veces en papiros sin firma. Los ha llamado testimonios y nos los ofrece ordenados por temas, pero sin discriminar el grado de verosimilitud de lo que dicen: hablan de una leyenda. El más extenso es una carta que escribió el poeta latino Ovidio adoptando la voz de Safo. Está dirigida a su amante Faón, de quien asegura seguir enamorada, aunque lo sabe ya inalcanzable en Sicilia y en otros brazos. Le anuncia que se arrojará al mar desde un precipicio para desahogar su desazón amorosa que le quema como el Etna. Durante siglos, esta hermosa carta ha sido la imagen que el mundo occidental tenía de Safo. Aurora Luque nos advierte sin embargo de que es la carta de un hombre sensible, pero con muchos prejuicios culturales. Añade que desactivaba el potencial erótico subversivo de aquella mujer: Safo formó parte de una red femenina que mantenía una rica complicidad sexual y social. Además, en sus poemas hablaba de temas sin tiempo, como el mal de amores, la soledad, la vejez y la muerte.

Luque renuncia a escribir una biografía de Safo, una tarea que le parece arriesgadísima. Conjetura sin embargo que la poeta de Lesbos no formaba parte de una comunidad religiosa de mujeres: Safo no rezaba, sino que cantaba a los dioses, como cualquier poeta de su tiempo. Y tampoco cree que se suicidara lanzándose al mar desde una roca por despecho amoroso. Otra leyenda. Las notas aclaratorias que la traductora nos regala en la última parte de libro pueden disfrutarse como pequeños ensayos o cuentos, que añaden minuciosa información y otra capa enriquecedora de lectura al volumen.

Aurora Luque está convencida de que este libro de fragmentos de Safo se entiende mejor en una época como la nuestra, porque estamos acostumbrados a leer los textos troceados en las redes sociales e incluso en poemas contemporáneos que adoptan ese modo de organización. Dice que recopila todos esos pedazos de poemas y versos y palabras, también de testimonios, con la esperanza de que sigan produciéndose nuevos descubrimientos que completen los puntos suspensivos que nos dejan ahora con la miel en los labios.

En gran medida, el libro es un estudio filológico, pero también es un libro para lectores de poesía, y es un libro para curiosos que quieran acercarse a un personaje mítico, y es un libro para mujeres que quieran celebrar que sigue vivo y vigente lo que escribió otra mujer hace 2.600 años. También es digno de celebración que las relaciones homosexuales, que con tanta frescura expresa, hayan sobrevivido a siglos de censura y persecución. Pero este libro es, sobre todo, una invitación al sueño de recomponer los pedazos del rompecabezas. ¿Qué no haría Sherlock Holmes con todas estas piezas dispersas de Safo que nos regala Aurora Luque?

_________

Arturo Tendero es periodista y poeta. Su último libro es El otro ser (Isla de Siltolá, 2018). Reseña cada semana un poemario en El mundanal ruido.

Volver a Los diablos azules

 

Más contenidos sobre este tema




Lo más...
 
Opinión