x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Luces Rojas

Alicia en el país de las miserias

Publicada el 03/06/2016 a las 06:00
Con apenas dos días de diferencia, la semana pasada conocimos los datos de crecimiento económico y de condiciones de vida de nuestro país. Que España haya crecido en el último trimestre un 0,8% y en el último año un 3,4% parecen datos altamente positivos. A este lado del espejo la vida empieza a volverse confortable: dejamos atrás el largo y duro invierno de la crisis económica, empezamos a crear riqueza y todo parece apuntar a una primavera de crecimiento que hace tiempo deseamos.

¿Y si cruzamos al otro lado del espejo? En La idea de la justicia, Amartya Sen, premio Nobel de Economía en 1998, nos alienta a saltar del otro lado. Medir la riqueza por décimas o puntos de PIB no nos dice nada de la clase de vida que conseguimos vivir ni tampoco de la libertad que tenemos para elegir entre diferentes estilos o modos de vida. Es el impacto del crecimiento económico en la vida y la libertad de las personas lo que realmente nos ayuda a conocer qué sucede del otro lado del espejo.

Pues bien, crucemos.

Aunque el empleo ha crecido un 3,2% en el último año, todavía no hemos recuperado los niveles de ocupación de 2011. Según la Encuesta de Población Activa, tenemos 123.400 ocupados menos que cuando el Gobierno del Partido Popular llegó al poder. Es verdad que el número de personas en situación de desempleo ha descendido desde entonces en 495.900. Pero también lo es que este descenso se debe más a la pérdida de población activa (hemos perdido 619.300 activos) que a la creación de empleo neto. No quiero amargar la primavera a nadie. Pero creo que a este otro lado del espejo debemos poner las cosas en su sitio.

Se ha incrementado la precariedad en el empleo (en un solo año hemos pasado del 23,6 al 25,04% de temporalidad) y han bajado los salarios (en torno a un 5%). Las diferencias salariales entre hombres y mujeres (que hoy se sitúan en un 24%) y entre los que más y menos ganan crecen (3,7 millones de personas ganan 153 euros al mes, mientras que 128.000 ganan más de 12.400 euros al mes, en un abanico salarial de 1/80) y también lo hacen los accidentes de trabajo (algo más del 7% en el último año). Finalmente, entre el 2011 y el 2015 hemos perdido 1.405 convenios colectivos y casi 3,5 millones de trabajadores han dejado de estar al resguardo de la negociación colectiva.

Todos estos cambios en nuestro mercado de trabajo provocados por la crisis pero también por las políticas de empleo del Partido Popular tienen un primer efecto que reflejan muy bien las cifras de crecimiento del PIB. Estamos creciendo al 3,4%, pero este crecimiento no impacta de la misma forma en la vida de los trabajadores y los empresarios. De acuerdo con los datos de la Contabilidad Nacional, en el último trimestre los salarios han bajado un 0,3% en tanto que los beneficios empresariales han subido un 2,5%.

De este modo, a pesar de los crecimientos de nuestra economía nos estamos volviendo un país más pobre. Así lo ratificaba la semana pasada la Encuesta de Condiciones de Vida relativa a 2015. Los ingresos medios por hogar han descendido en nuestro país un 6% desde el año 2011, pasando de 27.747 euros a 26.092 euros al año, lo que significa que desde que Gobierna el Partido Popular la renta de los hogares ha caído anualmente en torno a un 2%. Sube desde el 20,6 al 22,1% el riesgo de pobreza de la población residente en España y hasta un 28,8% el riesgo de pobreza en los menores de 16 años. Lo que significa que 3 de cada 10 niños y niñas de nuestro país viven en una situación muy vulnerable. Una hipoteca para el futuro, como dice José Moisés Martín Carretero en España 2030: gobernar el futuro, mucho más pesada que la de la deuda pública.

La razón de que tengamos niños y niñas pobres guarda relación inmediata con el mercado de trabajo. Son pobres porque sus progenitores no tienen empleo, a veces ni siquiera protección por desempleo, y otras veces empleos muy devaluados. Como país, hemos recuperado una categoría que no veíamos desde la larga noche de la dictadura: los trabajadores pobres. Casi un 15% de nuestros trabajadores lo son. La precariedad, el trabajo a tiempo parcial y los bajos salarios están detrás de esta terrible realidad. Pero la situación es todavía peor cuando los trabajadores han perdido su empleo. Hoy tenemos más de 3,3 millones de personas en paro sin ningún tipo de ayuda o protección y, respecto de los que la tienen, el gasto medio mensual por beneficiario ha caído en 112 euros desde que gobierna el PP. No es de extrañar, por tanto, que cerca del 45% de las personas en situación de desempleo estén también en riesgo de pobreza.

Todo esto conforma una sociedad que evoluciona hacia la decadencia. Se ve perfectamente en el último Informe de la Fundación FOESSA. En 2007, antes de que empezara la crisis, la mitad de la población (50,1%) tenía una integración plena, el 36,6% una integración precaria y el 16,3% de la población una situación de exclusión moderada o severa. En 2013, último dato disponible, solo un tercio de la población española (34,3%) goza de una situación vital que podemos calificar de integración plena, mientras que un 40,6% se halla en situación de integración precaria y el 25,1%, esto es, una de cada cuatro personas que viven en nuestro país, en situación de exclusión moderada o severa. Lo que significa que la mayoría de la población española (el 65,7%) –algo más de 30 millones de personas- está en una situación precaria o muy vulnerable.

Este es el otro lado del espejo de un país que crece económicamente al 3,4%. Y la pregunta que tenemos que hacernos es ¿es este el país que queremos? ¿es este el modelo de sociedad que deseamos para nosotros y nuestros hijos? Yo conozco mi respuesta, que creo compartir con millones de compatriotas. La respuesta es no. Por justicia social. Pero también por eficiencia económica.

Hay muchas cosas por hacer. Indignarse es una de ellas. Pero la indignación por sí sola no cambia el status quo. Debemos convertir cada uno de esos datos negativos en razones para la acción y actuar. Es verdad que este estado de cosas no va a cambiar de la noche a la mañana, ni tocando una sola pieza del puzzle. Pero hay que saber por dónde empezar. Y hay que empezar por el mercado de trabajo, porque es en él donde se obtiene la fuente de subsistencia de la mayor parte de la población. Cuando se apela, como propuesta política, al cambio radical de las normas laborales dictadas por el Partido Popular –o a la “derogación” de las reformas laborales si es que se prefiere esta expresión- y a la elaboración de un nuevo Estatuto de los Trabajadores no se hace por puro eslogan o marketing político. Se hace porque procurar la estabilidad en el empleo, subir el salario mínimo y fortalecer la negociación colectiva son precondiciones para que una cierta pre-distribución de las rentas vuelva a funcionar en nuestro país. Debe recuperarse también un nivel suficiente de protección por desempleo e inyectar una renta mínima de subsistencia en las más de 700.000 unidades familiares que no perciben ningún tipo de ingresos. Estas medidas no arreglan todos los problemas que tenemos, porque está por construir un nuevo modelo territorial y un nuevo modelo de economía y de empleo. Pero son el punto de partida para ir acercando la realidad de los dos lados del espejo. Una España que crece económicamente, de un lado; y una España que, como consecuencia de ello, permite una vida más digna y más libre a todos sus habitantes, del otro.
_____________________

Luz Rodríguez (Valladolid, 1964) se incorpora como colaboradora a Luces Rojas, la sección de análisis político de infoLibre. Rodríguez es profesora titular de Derecho del Trabajo en la Universidad de Castilla-La Mancha, miembro de la Ejecutiva del PSOE y exsecretaria de Estado de Empleo (2010-2011).

 
Volver a Luces Rojas

Más contenidos sobre este tema
Relacionados




23 Comentarios
  • Bonanzero Bonanzero 04/06/16 00:34

    Bienvenida a Infolibre Luz Rodríguez, espero que tus ideas brillen como en este artículo, haciendo gala en consonancia con tu nombre, un saludo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • joanose joanose 03/06/16 21:47

    Cuando la realidad es dura, o cuando la realidad no interesa, aparecen los Eufemismos. Y medir la bondad de un país solo con términos de PIB o %de ocupados o parados, son eufemismos, espejismos, y si los políticos o quien sea solo hablan en estos términos machaconamente entonces mienten a la realidad, nos mientes a todos. El crecimiento de un país se mide por crecimiento en I+D, en %de cobertura social, en la tipología de empresas y negocios que tenemos, en exportación de bienes de alta tecnología, en número de patentes/año, y en muchos más que identifiquen que la pirámide laboral es de personal altamente especializado vs de perfil de escaso valor añadido, que las empresas son más de alta tecnología que de escaso valor, que no hay monopolios de facto que se alimentan del estado..... Hablar repetida y machaconamente solo de PIB y de %ocupación, es mentir conscientemente. Así de claro y simple. Lo que tenemos ahora es lo que están buscando: tener altos beneficios algunos (PIB) con una masa laboran de baja cualificación (los buenos se van), a unos salarios de miseria.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Maca Maca 03/06/16 20:34

    Cepeda (nº 17 de comentario). Buenas tardes, por casualidad ¿es usted el hijo de Wert (antiguo ministro del Gobierno actual)? ¡Me parece que, aunque no sea más que por decoro, buenas formas, educación......todos nos debemos respeto. ALGO QUE A USTED LE HA FALTADO AL ESCRIBIR A ESTA SEÑORA. Deberíamos guardar un poco las formas. No vaya a suceder que un día usted esté obligado a estrecharle la mano.............Maca

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • cepeda cepeda 04/06/16 13:01

      1.Pide usted educación a los demás... cuando su primer párrafo es un perfecto ejemplo de mala educación... así que en lugar de pretender dar lecciones a los demás... no se aplica usted el cuento? 2.Mi comentario #17 es una respuesta a otro miembro del foro no a Luz Rodriguez. 3.A la Sra Luz Rodríguez me referí en mi primer comentario, el #15, en los siguientes términos "1.Hay que darle la bienvenida a alguien que domina el tema del que habla. Doctora en derecho, profesora de Derecho del Trabajo, política profesional y con experiencia.... Sin duda alguien suficientemente cualificada. 2.El estar de acuerdo, o no, con lo que diga y defienda... será otra cosa PERO para eso está el foro y el debate.... Si alguien ve falta de educación en semejante comentario de bienvenida... que al menos lo explique... 4.El que acusa... tiene que PROBAR... no vale solo con difamar... así que espero que me explique, para que puedan verlo todos los demás, en qué y cómo le he faltado yo el respeto a la Sra Luz Rodríguez.. Ahora la pelota está en su tejado... o será usted el que le falta el respeto a los demás empezando por no respetar la libertad de opinar... Espero su respuesta y sus explicaciones.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • frandos frandos 03/06/16 20:28

    Parece que el neoliberalismo ha conseguido el "sumum": las personas al servicio de la economía, es decir: de unos pocos. Si para que la economía vaya bien, para unos pocos, hay que mantener estos salarios, la cosa va para largo en un país dependiente del turismo y el consumo. La deplorable situación internacional ayuda con el turismo, pero estos empleos y sueldos no contribuyen nada al consumo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • cepeda cepeda 03/06/16 17:38

    1.Hay que darle la bienvenida a alguien que domina el tema del que habla. Doctora en derecho, profesora de Derecho del Trabajo, política profesional y con experiencia.... Sin duda alguien suficientemente cualificada. 2.El estar de acuerdo, o no, con lo que diga y defienda... será otra cosa PERO para eso está el foro y el debate... 3.Que el crecimiento económico y del empleo en España es una buena noticia...y que lo necesitamos... creo que es algo en lo que todos estaremos de acuerdo... salvo los cuatro de siempre... especializados en criticar, destruir y odiar PERO absolutamente estériles a la hora de crear... Dios no fue generoso con ellos... una pena. 4.Si cruzamos del otro lado es evidente que las desigualdades han aumentado en los últimos 20 años, en todas partes, en todos los países (consecuencia del triunfo del "liberalismo" a la caída del muro... y del mundo que había del otro lado....) 5.Lo peor es que no solo hemos empeorado en desigualdad... sino también en otras cosas también muy importantes... derechos REALES, bienestar y seguridad.... Nunca imaginamos que íbamos a ver y a sufrir lo que estamos sufriendo.... 6.Ha aumentado la precariedad, las diferencias salariales entre hombre y mujer.. han aumentado los beneficios empresariales PERO se han destruido centenares de miles de empresas en estos años... enviando al paro a millones de personas... y arruinando completamente a no pocos empresarios (más de uno y de dos... amigos personales míos...) 7.No hay que ser un economista titulado para saber que si la oferta de trabajo es muy inferior a la demanda que hay... situación normal en España... los sueldos van a ser bajos... y las condiciones de trabajo precarias. 8.O aumentamos la oferta de trabajo (más emprendimiento, más empresas y ampliación de las que ya existen...) o disminuimos la demanda... (enviando a millones a la emigración como en la época del franquismo... aunque es evidente que hoy por hoy es inviable) o... seguiremos teniendo el mismo problema.... 9.Un país que no tiene materias primas y que está en un club donde los demás no tienen materias primas PERO tienen "conocimiento", "tecnología" e industria... ya debería saber cuál es el camino...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Folgo Folgo 03/06/16 16:16

    Desgraciadamente, se nota que Luz Rodríguez, profesora titular de Derecho del Trabajo, es miembro de la Ejecutiva del PSOE y fue secretaria de Estado de Empleo en 2010-2011. Si bien todos los datos estadísticos obrantes en su artículo reflejan la penosa e injusta vida que padecen l@s trabajadores/as, decepciona cuando propone las medidas necesarias para acabar con la precariedad, la creciente desigualdad, los recortes, las privatizaciones de lo público, la corrupción, las reivindicaciones territoriales, etc. Mal comienza su análisis pregonando la existencia de “la crisis” como 'ser' dotado de entidad y naturaleza 'propia' e individualizable (“Todos estos cambios en nuestro mercado de trabajo provocados por la crisis pero también por las políticas de empleo del Partido Popular”). La crisis es la que soportamos las clases populares por las obras y las políticas acordadas por el poder financiero, económico, político y mediático. Como respondió una insigne escritora cuando le preguntaron sobre 'la crisis': <<Esto es una guerra y la estamos perdiendo>>. La segunda parte de su enunciado supone una condición necesaria, pero insuficiente para acabar con la crisis social que sufrimos. Hay que acabar con la reforma laboral de 2010 y la reforma del art. 135 C.E, además.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • kalixx kalixx 03/06/16 15:48

    En resumen, estamos jodidos, vamos a estarlo más y, lo más trágico de todo, no nos lo acabamos de creer. Supongo que muchos de los votantes del PP lo son por miedo, otros por convencimiento, pero en ambos casos no son apenas conscientes de que su empeño les llevará, a la mayoría, a vivir peor. Ahora que se habla tanto de Venezuela valdría recordar lo mucho que este país se va pareciendo a la Venezuela de Carlos Andrés Pérez, condición necesaria para que surja el populismo más peligroso, no sabemos si chavista o más bien fascista, este último más propio de nuestros lares.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • elvizca elvizca 03/06/16 13:08

    Bienvenida y gracias Luz Rodriguez, estos son datos y no opiniones. También queda claro que el mayor crecimiento se está produciendo cuando el partido parobar apenas gobierna por estar en funciones. ¿Moraleja?  

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • ANTÓN BORG ANTÓN BORG 03/06/16 12:40

    26 J CONFUSIÓN. Tan acostumbrados estamos a la maquinaria electoral tradicional, la publicista y trilera, que llegado el futuro a las puertas no sabemos qué hacer con él. El equipo de Rajoy vive en permanente estado de sitio: inoperante, confuso, inmovilizado; su propia quietud, la insuflada por su líder en la idea de que el mantra normalidad confundirá a los espectadores, parece dar resultado. De ahí su indiferencia, su convicción autárquica, obsesiva y senil por negar un futuro que empieza a superarle. Pero se sabe acompañado, y eso ayuda a sostener su precario equilibrio; voces, medios, figuras y entidades significadas del cuerpo social, se confabulan como lebreles para agitar banderas, proclamas temerosas y disparates rancios, más propios del bostezo eterno y machadiano de la iberia de siempre, que de una disputa electoral por el contenido, los hechos, los resultados y las propuestas. Quietud, confusión, ruido. Quietud y confusión. Paralizados, los temerosos captarán el…leer más en: https://antnborg.wordpress.com/

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Jaca1930 Jaca1930 03/06/16 12:11

    Lo que expone Luz Rodríguez, es la consecuencia de las tan cacareadas reformas estructurales de la Economía, y muy especialmente de las del mercado de trabajo. El reparto de la tarta sigue siendo muy desigual, pero en tiempos de crisis se nota mucho más, porque para que el compi yogui de la reina pueda mantener su yate (por poner un ejemplo), los trabajadores tienen que cobrar menos y trabajar más (como decía aquel empresario admirador y admirado de Esperanza Aguirre, Díaz Ferrán, hoy en presión). Y cada vez con menos derechos. Lo que sorprende es que el PSOE esté dirigido por personajes como Pedro Sánchez, Luena, Hernando, Susana Díaz.........en lugar de por Pérez Tapias, por Luz Rodríguez y por socialdemócratas auténticos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0



Lo más...
 
Opinión