X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Luces Rojas

Romper el modelo de sociedad

Publicada 23/02/2018 a las 06:00 Actualizada 22/02/2018 a las 20:37    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 3

Decía Àngels Barceló en su editorial en Hora 25 de este miércoles “claro que hay que romper con el modelo de nuestra sociedad occidental, para poder ser una sociedad de iguales… porque esta huelga no es un enfrentamiento con nadie, es la reivindicación de la igualdad entre hombres y mujeres”.

Me parece un buen punto de partida para comentar un error garrafal del argumentario del PP y del Gobierno ante la huelga convocada por feministas del todo el mundo para el próximo 8 de marzo: “la huelga pretende romper nuestro modelo de sociedad occidental”. Pues bien, ¿y qué? Es decir, ¿a qué modelo se refieren? Y sobre todo, ¿es tan malo romper ese modelo?

Dejaré de lado cuestiones que me parecen discutibles en torno a esa huelga: ¿es mejor la huelga general o paros de dos horas en los turnos laborales? ¿Ha de ser sólo una huelga de mujeres en la que los hombres debemos limitarnos a no ponerles obstáculos y aun facilitar que ejerzan la huelga, o debemos sumarnos? No son cuestiones secundarias, desde luego, aunque afectan más a aspectos tácticos que al proyecto que la convocatoria persigue.

En efecto, con esta huelga se trata sobre todo de romper ese silencio impuesto a las mujeres (Mary Beard), dar un aldabonazo internacional, universal incluso, para visibilizar la necesidad de cambiar de una vez este modelo social que se concreta en lo que desde el feminismo jurídico se ha calificado acertadamente como estatus de subordiscriminación (desigualdad y dominación), el estatus en el que viven todavía hoy la mayor parte de las mujeres, desde que Aristóteles, citando a Hesíodo, teorizara en su Política (libro I, 1, 1252b) aquello de que “lo primero, casa, mujer y buey para el arado". Un estatus de silencio, dominación, discriminación.

Romper con un modelo social. Sí, incluso si es el modelo social mayoritariamente compartido. Porque el argumentario del Partido Popular, que alardea de la superioridad del modelo de vida y valores occidentales, olvida precisamente cuál es el la mejor razón a favor del legado de Occidente: su capacidad de romper con la propia cultura, para proponer universales, valores, principios, cánones incluso, que pueden ser compartidos transculturalmente. Lo mejor del legado de Occidente, desde los griegos hasta hoy, es precisamente, la capacidad de crítica interna, de lucha incluso por romper con elementos básicos de nuestro modelo social que son entendidos como prejuicios carentes de justificación.

Habitualmente esa crítica es enunciada al principio por una minoría: de los estoicos y los humanistas a los ilustrados, de los adelantados del liberalismo (Mill, Tocqueville) a los del socialismo (Engels, Marx, Luxemburgo), de los abolicionistas antiesclavistas (de Las Casas a Lincoln o Toussaint) a las primeras feministas (M.Wollstoncraft, O. De Gouges o Clara Campoamor). Luego, encarna en movimientos de lucha social que en tantos casos, en Occidente y más allá, acaba por fructificar en otro modelo, que es mejor, en la medida en la que pone al alcance de mujeres y hombres ser más libres, más iguales, en una convivencia más inclusiva y plural. Y esa lucha no se detiene ahí, porque cada vez es más claro que ha de superar la lógica de subordiscriminación que imponen las fronteras, la lógica suicida de explotación de la naturaleza y de los demás seres vivos, objetivos que exigen otra política, más allá de los intereses de tribu, género, clase y especie.

Tenía razón Bauman cuando escribía que "cuestionar los supuestos sobre los que descansa nuestro modo de vida es el servicio más apremiante que nos debemos a nuestros congéneres y a nosotros mismos» (Múltiples culturas, una sola humanidad). Por eso, sí, romper viejos modelos de sociedad, por muy nuestros que sean, es el sentido mismo del avance de la humanidad, su mejor justificación.
 
_________________

Javier de Lucas es catedrático de Filosofía del Derecho y Filosofía Política y director del Instituto de Derechos Humanos (IDH).

 
Volver a Luces Rojas
 


Hazte socio de infolibre



3 Comentarios
  • Ambón Ambón 25/02/18 14:09

    Para romper el modelo antes tendríamos que convencer a la ciudadanía de que hay otro modelo mejor, mas igualitario, mas libre, mas solidario y mas justo. Y lo hay, sin llegar a las distintas utopías, solo hay que retroceder unas décadas y ver la Europa del norte y central y su Estado del Bienestar, ese modelo lo pusieron en marcha la Democracia Cristiana y la Socialdemocracia, es decir la derecha y la izquierda moderadas mirando hacia lo social. Es verdad que tuvieron una ayuda muy importante que hoy no se dá, y esa ayuda es la presencia al este de la URSS y el llamado bloque del este, el capitalismo sabía que las clases trabajadoras europeas estaban concienciadas, no hay mas que ver quienes formaron las resistencias francesa e italiana por ejemplo, en esas circunstancias, el capitalismo sabía que no podía forzar la máquina y que tenía que ganarse a esas masas trabajadoras para su causa, por tanto dejo hacer el Estado del Bienestar, convenció a las clases trabajadoras que eran clases medias y esperó, en cuanto calló el muro de Berlín y la URSS, comenzó el ataque.

    Preguntar a quienes tenga una cierta edad, si antes de 1989 habían oido en alguna ocasión hablar de que el Estado del Bienestar no era sostenible. Los que puedan que busquen en las hemerotecas y verán como ese momento es el principio de todo.

    La solución es volver a tener conciencia de clase y todos juntos, clases medias y trabajadoras, hombres y mujeres, nativos y emigrantes, jóvenes y viejos, todos juntos hacer valer nuestros derechos ante la minoría insaciable de poder y dinero.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • platanito platanito 23/02/18 08:32

    ¡Pero da tanto miedo lo desconocido!

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • vaaserqueno vaaserqueno 06/03/18 21:54

      A mi me da mucho más miedo lo que ya conozco.
      El movimiento feminista que yo conozco aboga por un cambio de modelo a nivel global, en el sentido del artículo y eso no solo no me da miedo, sino que me proporciona la esperanza de un mundo más amable que dejar en herencia, porque hemos transformado lo que debería ser una simbiosis en una parasitación y este modelo no tiene más solución que el cambio radical.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      7

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.