x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Fútbol

El Supremo da la razón a Mediapro en la guerra del fútbol con Prisa

  • La sentencia anula el acuerdo que ambos grupos firmaron en 2006 porque infringe las leyes de la competencia
  • Exime a la empresa de Jaume Roures de pagar 323,27 millones de euros al grupo de Juan Luis Cebrián

Publicada el 05/02/2015 a las 20:41 Actualizada el 06/02/2015 a las 12:09
El presidente de Mediapro, Jaume Roures.

El presidente de Mediapro, Jaume Roures.

El Tribunal Supremo ha declarado a Mediapro vencedor de la guerra del fútbol. En un fallo unánime, la Sala de lo Civil ha dictaminado que el acuerdo firmado en julio de 2006 por la empresa de Jaume Roures y Audiovisual Sports, propiedad del Grupo Prisa, contraviene las leyes de la competencia.

De esta forma, el Alto Tribunal exime a Mediapro de pagar a Prisa los 323,27 millones de euros que ésta le reclamaba por incumplir ese contrato que ahora se declara nulo en sentencia firme. La empresa de Roures sólo tendrá que abonar a la que que preside Juan Luis Cebrián un total de 32,33 millones más intereses por los derechos de retransmisión de los partidos de fútbol correspondientes a la temporada 2006-2007, la única en que estuvo vigente el acuerdo.

El Supremo estima así el recurso y los argumentos esgrimidos por Mediapro contra la sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid que en noviembre de 2012 resolvió el contrato entre ambos grupos y condenó al de Roures a pagar a Prisa 62,16 millones de euros por facturas pendientes de pago. A su vez, la Audiencia había estimado parcialmente un recurso anterior de Mediapro contra la sentencia del Juzgado de Primera Instancia número 36 de Madrid que en 2010 la condenó a abonar 97,32 millones de euros.

Pacto de no competencia

Fueron las batallas judiciales de la guerra del fútbol, que se desató cuando Mediapro empezó a firmar contratos con los clubes de fútbol para adquirir sus derechos audiovisuales. Según Prisa, esas operaciones infringían el acuerdo que ambos grupos habían firmado en 2006 y que incluía en su cláusula quinta un pacto de no competencia: reservaba a Audiovisual Sports la compra y renovación de esos derechos.

El Supremo corrobora un dictamen de la Comisión Nacional de la Competencia que ya en abril de 2010 consideró contraria a las leyes de la competencia nacionales y europeas la citada cláusula. La sentencia deja claro que no sólo es nulo ese apartado sino también todo el acuerdo de 2006.

Y es así porque con él “se pretendía acabar con la competencia entre Audiovisual Sports y Mediapro en la obtención de los derechos audiovisuales de los clubes, para evitar su encarecimiento y ambas entidades se repartían su explotación”, explica el Alto Tribunal. Por tanto, no deja lugar a dudas, “el acuerdo en su conjunto tenía por objeto restringir la competencia”.



Más contenidos sobre este tema




1 Comentarios
  • Tmartínez Martínez Tmartínez Martínez 06/02/15 11:14

    Mi apoyo a Infolibre lo impulsa, de un lado, la solidaridad, y de otro, la creencia de que se puede informar desde el cerebro y no desde las tripas (algo que, por cierto, muchas veces me encanta, pero esa es otra historia). En este caso queda claro que son las tripas las que han redactado el titular, y eso no vale: Mediapro no ha ganado nada, ha perdido la guerra porque tiene que pagar a Prisa 32,33 millones más intereses. También Audiovisual Sports-Prisa ha perdido la guerra, porque no ha conseguido todo lo que quería. La realidad es que ambas partes buscaban lo que todos los capitalistas: el  monopolio, y eso ha sido declarado contrario a la ley. Aunque da igual: el monopolio de facto lo tiene ahora Telefónica. Pero, en fin, a mí el fútbol me importa un pito. Abrazos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

 
Opinión