x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




oriente medio

Décimo aniversario de la guerra de Irak

  • El brutal atentado del 11-S fue el pretexto ideal para llevar a cabo la invasión y ocupación de Irak con la que los neocon soñaban desde hacía años
  • Bush usó las patrañas de un pícaro iraquí para “demostrar” que Sadam fabricaba armas de destrucción masiva
  • Era sabido universalmente que Sadam y Bin Laden se detestaban y se combatían con la ferocidad de dos gallos de pelea

Publicada el 11/03/2013 a las 19:59 Actualizada el 11/03/2013 a las 23:53
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir

El iraquí que Bush usó como fuente para atacar en el país.

El iraquí que Bush usó como fuente para atacar en el país.

Captura de la BBC
Las “revelaciones” de un “científico” iraquí huido a Occidente que Collin Powell esgrimió en Naciones Unidas hace diez años para intentar justificar la guerra de Irak, eran, en realidad, patrañas inventadas por un pícaro iraquí para conseguir asilo político en Alemania. En su última edición, Le Nouvel Observateur reconstruye la historia de Rafid Al Janani, el taxista iraquí que le contó a los servicios secretos alemanes la milonga de que él había sido el responsable de un inexistente programa de fabricación de armas biológicas de Sadam. Pese a que los alemanes, y luego la propia CIA, pronto pusieron en duda la credibilidad de Al Janani, el Gobierno de Bush decidió incluir su “testimonio” en su argumentario a favor de la guerra.

Pese a las protestas internacionales, las tropas norteamericanas y sus aliados del Trío de las Azores atacaron Irak el 20 de marzo de 2003. No tardaron en deshacerse de un Ejército en chanclas y con armas soviéticas del año de la Tarasca. “Misión cumplida”, se jactó Bush en el show del portaaviones. Tontería monumental: lo peor estaba por venir.

En febrero de 2011, Rafid Al Janani, que sigue viviendo en Alemania, concedió una entrevista al diario británico The Guardian. Reconoció sus mentiras. “Tuve la suerte”, dijo, “de haber inventado algo que hizo caer a Sadam”.

Sigue leyendo este artículo en el blog Crónica Negra de Javier Valenzuela.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.