x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




@cibermonfi

2013, “annus horribilis” para los islamistas

Publicada el 24/10/2013 a las 17:05 Actualizada el 25/10/2013 a las 12:42
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Portada de la revista 'Courrier International'.

Portada de la revista Courrier International.

Tras las cortas victorias electorales de 2012 de En Nahda en Túnez y los Hermanos Musulmanes en Egipto, muchos auguraron que a la Primavera Árabe le seguiría inevitablemente un eterno invierno islamista. Era la profecía intelectualmente más perezosa, la que se inscribía en el dogma pantouflard y eurocentrista que afirma que los árabes y musulmanes están condenados a ser gobernados sea por dictadores militares sea por fundamentalistas religiosos. Desdeñaban los agoreros un elemento capital: nada está escrito en las estrellas ni en ningún libro sagrado; la Historia la escriben los seres humanos. E ignoraban la clave de bóveda de los turbulentos acontecimientos desencadenados en el norte de África y Oriente Próximo a raíz de la inmolación de Mohamed Bouazizi: la sed de libertad ha prendido en los corazones y las mentes de millones de árabes y musulmanes desde el Atlántico al Índico.

Resulta significativo el silencio que guardan estos agoreros ante las noticias de los últimos meses: la victoria electoral de los reformistas en Irán; la derrota militar de los yihadistas en Mali; las manifestaciones juveniles en Estambul contra el AKP de Erdogan; el alzamiento cívico-militar en Egipto que derrocó violentamente a los Hermanos Musulmanes; la pérdida de peso del PJD en el gobierno de Marruecos, y, ahora mismo, la agonía del ejecutivo tunecino de En Nahda tras unos meses de protestas populares contra su ineficacia y su autoritarismo. Sí, amigos, la vida es móvil, incluso en el mundo árabe y musulmán, y emergen elementos que permiten preguntarse si no estamos ante otro cambio de tendencia en el vertiginoso proceso histórico iniciado a comienzos de 2011.

¿El comienzo del fin del islamismo político? No caeré yo en el mismo error que critico y seré, pues, cauto: es pronto para afirmarlo. Aunque es indudable que las victorias electorales islamistas del 2012 no han provocado esa glaciación del norte de África y Oriente Próximo que los eurocentristas daban por hecha para siempre jamás. Este año de 2013 está resultando bastante horribilis para los islamistas gobernantes, incluidos los del AKP turco. Así lo ve el semanario francés Courrier International, que esta semana consagra su portada y un amplio dosier al hastío militante de muchísimos árabes y musulmanes con esa sofocante combinación islamista de integrismo vital y penosa gestión de los asuntos públicos.

Nunca he deseado gobiernos islamistas para mis amigos del sur. Lo que llevo varios lustros diciendo es:
  1. La democracia y los derechos humanos son valores universales y deben reinar al Sur y al Este del Mediterráneo; no hay ninguna razón para condenar a la tiranía a buena parte de la humanidad.
  2. Los partidos islamistas que rechacen la violencia y acepten las reglas del juego democrático deben ser legalizados y deben poder presentarse a las elecciones.
  3. Esos partidos, de ganar los comicios, deben gobernar, faltaría más. Pero, ni allí ni aquí, una victoria electoral, aún por mayoría absoluta, supone un cheque en blanco para reprimir a las minorías políticas, ideológicas y religiosas, ni para imponer una determinada visión del mundo a toda la ciudadanía.
  4. Esto último, el respeto a las reglas de juego democrático, es lo que no han practicado los gobiernos islamistas de Túnez y Egipto, con lo que queda legitimado el derecho de los opositores a la rebelión.

Un proceso histórico revolucionario, y el abierto por la Primavera Árabe lo es, dura lustros y décadas, conoce victorias y derrotas, puede atravesar momentos de violencia y, desde luego, no tiene garantizado el final feliz de una vieja película hollywoodiense. En Occidente no fue de otra manera con las revoluciones americana, francesa y rusa. No me atrevo, pues, a poner la mano en el fuego por un pronto final de la hegemonía ideológica ejercida por el islamismo en las últimas décadas en el norte de África y Oriente Próximo. Lo que digo es que, antes de esa hegemonía, lo allí dominante era el panarabismo laicista y antiimperialista de un Nasser, y ya ven lo poco que queda de él. Y añado que lo coherente sería que los demócratas de la ribera norte del Mediterráneo, en vez de ponernos tan tiquismiquis, ayudáramos a nuestros hermanos del sur a que el próximo ciclo en sus tierras esté gobernado por las ideas de la libertad, la igualdad y la fraternidad.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

8 Comentarios
  • esloquehay esloquehay 31/10/13 17:15

    Siendo el/los estados laicos, la religion todo lo envenena y solo conduce a la exclusion.Tanta fe a mi me da miedo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Pintaius Pintaius 29/10/13 11:03

    Mohamed Brahmi y Chokri Belaid. Políticos tunezinos, laicos y de izquierdas, asesinados este año 2013. Nunca llegarán al poder. Y si llegan, laicos, de izquierdas y contrarios a los intereses OTANeros, se les financia una oposición, una campaña mediática de desprestigio, o se les echa a bombazo limpio y ya está… Lo importante no es si son o no islamistas, si son o no democráticos, si son o no dictadores. Lo único importante es que se plieguen a los intereses empresariales y energéticos de «occidente». Por cierto, Sr. Valenzuela, ahora que el Imperio no ordena disparar contra Siria, ¿Cómo va la «primavera árabe» en Baréin?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Pintaius Pintaius 26/10/13 21:27

    La frase con la que cierras tu artículo me deja una tremenda duda. Cuando hablas de «los demócratas del norte» ¿te refieres a la ciudadanía o a los que ejercen el poder y deciden las políticas a aplicar? Porque, la verdad, no veo yo a la sociedad europea actual, por las razones que sean, con mucha capacidad de decisión en absolutamente nada. Si te refieres al poder que gobierna de verdad Europa… quizá fuera mejor preguntarles a nuestros hermanos del sur si desean que nuestros gobiernos, multinacionales y ejércitos sigan mangoneándolo todo y en su propio beneficio. Si un gobernante islamista termina su discurso con un «Alá es grande» en nuestro cerebro se dibuja al instante un kalashnikov, una bomba, un terrorista suicida… En cambio cuando escuchamos decir «Y que dios bendiga a los EE. UU. de América» lo vemos de lo más normal. Que haya ministros del Opus Dei y que juren sus cargos sobre una biblia, también… En Egipto llegará al poder quien esté a bien con el Imperio OTANero. Como aquí.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    0

    0

    • Javier Valenzuela Javier Valenzuela 29/10/13 23:04

      Pintauis: cuando aludo a "los demócratas del norte" me refiero a los ciudadanos de la ribera norte del Mediterráneo que luchamos para que aquí haya democracias verdaderas o, al menos, más verdaderas que los muy imperfectos sistemas actuales, y que deberíamos ayudar en lo que podamos a nuestros hermanos del sur, que no tienen nada de nada. Por supuesto,  no me refiero a nuestros gobiernos y establishment, que nos ahogan cada vez más aquí y que, claramente, prefieren dictaduras vasallas en el norte de África y Oriente Próximo. Y estoy de acuerdo: aquí arriba hay mucho fundamentalismo cristiano, desde el Tea Party a la Conferencia Episcopal. Salud.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • Pintaius Pintaius 30/10/13 11:13

        Ya. Pero no se trata de «ayudar» a nuestros hermanos del sur, sino de COMPARTIR. Nosotros estamos ahora muy centrados en reclamar lo nuestro; y lo nuestro es volver a tener una vivienda con comodidades, cambiar de automóvil cada cinco años y de terminal telefónico cada vez que salga una novedad; y para disfrutar de todo eso sabemos o intuimos que nuestros gobiernos tiene que seguir oprimiendo al resto de ciudadanía mundial porque la cosa no da para todos. Nosotros, con nuestros votos, mantenemos en el poder a ese establishment que tanta miseria, desgracia y muerte lleva a esos países hermanos. Y tenemos la desfachatez de darles consejo porque sabemos lo que les conviene... Eso sí, cuando surge un gobierno que lucha por esa igualdad entre todos los pueblos (Bolivia, Ecuador, Venezuela) le demonizamos mediáticamente en un pis-pas con mentiras, medias verdades y manipulaciones varias. Que nosotros tenemos que seguir siendo los más altos, guapos y listos. Hasta ahí podríamos llegar…

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

    • jmam jmam 28/10/13 20:03

      Leo tu respuesta despues de la manifestación de las victimas y familiares en Madrid y lamento decirte que me da pánico pensar que esa mayoría que democraticamente nos aplasta es capaz de levantarse contra el estado de derecho. Estamos yendo directamente a la dictadura de la extrema derecha, en España cada vez menos disimulada en el PP, y nuestros hijos tendrán mucho que pelear para ver aire fresco. Yo por lo menos tengo la satisfacción de que los mios, por ahora, van por el buen camino y eso aníma. Suerte y que podamos seguir viendonos por aquí.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • jmam jmam 24/10/13 20:03

    "Pero, ni allí ni aquí, una victoria electoral, aún por mayoría absoluta, supone un cheque en blanco para reprimir a las minorías políticas, ideológicas y religiosas, ni para imponer una determinada visión del mundo a toda la ciudadanía." . Curiosas negritas opinando sobre otros el dia que miles de personas salen a la calle contra la ley Wert en un pais no islámico y democrático como el nuestro. ¿Tendremos que hacer lo mismo que en Egipto,Tunez o Turquia o seguir dormidos?. ¿Donde se puede presumir de Democracia hoy en dia?. Saludos.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Javier Valenzuela Javier Valenzuela 25/10/13 12:25

      Jmam, intento responder a tus preguntas. Empezando por la última: la democracia perfecta no existe en ningún lugar, ni mucho menos; la democracia es un ideal por el que tenemos que luchar y luchar; ahora le toca a la generación de mis hijos liderar el combate. Y luego: la mayoría absoluta, que en España y muchas otras partes puede conseguirse con apenas el 30% del voto del electorado potencial, se convierte en autoritarismo cuando aplasta a las minorías. El PP español tiene una peligrosa tendencia a eso, a abusar de su mayoría. La Ley Wert es un ejemplo entre muchos otros. Aquí también existe, por supuesto, el derecho a una rebelión cívica.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.