x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Librepensadores

Eso a lo que ustedes llaman crisis para Rajoy ya es pasado

Publicada el 21/12/2014 a las 06:00 Actualizada el 20/12/2014 a las 21:25
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Aunque siga habiendo más de cinco millones de personas que quieran trabajar y no puedan, a pesar de que las desigualdades sociales hayan llegado a unos índices preocupantes, aunque la ocupación que se crea sea precaria y que la pobreza infantil nos sitúe en el bochornoso segundo lugar de la de la Unión Europea, “eso” a lo que ustedes llaman crisis, para el presidente del gobierno ya es pasado. Y, a la luz de la dimensión en la que él parece vivir, el uso de la palabra “pasado” asume un significado y una función que no aparecen en la realidad inmediata de la mayoría de la ciudadanía.

La estrategia del PP para las convocatorias electorales del 2015 se centra en dos direcciones: por un lado, para que esos nueve millones de votantes fijos que los sociólogos otorgan a los conservadores no se queden en casa (o no se vayan a otros partidos), insistir en que ellos abanderan la regeneración democrática, y trasladarles que no hay una corrupción sistémica, que se trata de casos aislados.

Por otro lado, para recuperar a una parte de ese 1,8 millones de personas que no se sienten afines al PP pero que en el 2011 depositaron su papeleta con la gaviota en la urna, la estrategia se basa en presentar la crisis como algo que ya forma parte del pasado.

Lejos de los sentidos del tiempo sobre los cuales forjamos nuestra manera de actuar, la temporalización como acción y experiencia vivida forma parte de las maneras propias de estructurar y organizar la realidad; nuestra disposición en el mundo, al fin y al cabo.

A pesar de que a menudo no distingamos esas formas de ordenación con la propia realidad, el tiempo no existe de manera autónoma, ni es un hecho en sí mismo; el tiempo (y, por consiguiente, el pasado) es, antes que nada, una cualidad diversa que adquiere nuestras particulares formas de existencia. Por eso resulta molesto que Mariano Rajoy, experto en no penetrar en la materia de los hechos, lo use como coartada de su ineficacia política. Pero le va a resultar difícil engañarnos, la contaminación del menosprecio que nos ofrece el presente pesa demasiado. Su falso optimismo, como todo elixir que prometa felicidad, es una trampa.

Mientras tengamos tantas personas que cuando caminan por las calles sienten que las esquinas tienen ojos, mientras haya gente viviendo de la pensión de sus padres o abuelos y mientras los aeropuertos sigan llenándose de jóvenes que, por culpa del vértigo que les produce el presente, tengan que emigrar, la crisis continuará siendo una exploración de nuestra existencia.

Porque el presente, desesperanzador, cruel, individualiza un sistema de significados que van más allá de los discursos y estrategias políticas. El presente construye una realidad diferente de la que esboza la voz del presidente, embutida en una suerte de surco magnético que deforma el perfil conocido de la luz blanca de la vida de la gente; por eso, cada vez que nos ofrece su optimismo tamizado de irrealidades gelatinosas, amenaza con atraparnos entre un origen (la crisis que crearon otros) y una meta (el remedio, que lo puso él), una mezcla que nosotros todavía percibimos como infinita.

Marc Pallarès es profesor de la Universitat Jaume I de Castelló y escritor.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

4 Comentarios
  • Bacante Bacante 26/12/14 08:02

    Claro. La crisis pasó y ya nos hemos lanzado al precipicio de pobreza y abusos al que el PPSOE nos ha ido conduciendo con mentiras, falsas promesas y una desvergüenza morrocotuda.  La que nos espera. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Irenepaz Irenepaz 21/12/14 23:52

    Lo que se entiende como una fantasia consiste en la representacion mental de objetos o personas que no tenemos ante nuestra vista en esos momentos o bien en escenas que no estan ocurriendo ni corresponden con la realidad, puede tratarse de algo que existe y no conocemos (grisis). Esto es frecuente entre personas inseguras (Sr. Rajoy) y que padecen cierto tipo de trastornos. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Laniebla Laniebla 21/12/14 11:48

    Y la corrupcion es sistemica, desde los ayuntamientos hasta el congreso. Para mi corrupción es todo a lo que un politico cree tener derecho por el simple hecho de estar pagado por nosotros, como si eso fuese gratis. Y a lo que los politicos tiene derecho gratis desde el 78 hay que darle un buen repaso y sobre todo tiene que publicarlo para que volvamos a confiar, que si un politico por ejemplo un jueves se levanta con ganas de comer marisco que se lo pague el, que no lo cargue a las espaldas de los españoles que ya bastante cargadas estan. Y por favor acabemos con una de las mayores verguenzas y abusos de este pais. Cualquier obra que se haga con cargo publico sea a nivel de ayuntamiento o al mas alto nivel respetemos los presupuestos que es una verguenza que en este pais no se haga un solo presupuesto "bien" ¿como pueden equivocarse por millones de euros? una vez que se han adjudicado a tal o cual "amiguete". Necesitamos politicos dignos porque los ciudadanos lo somos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Laniebla Laniebla 21/12/14 11:37

    El pp al llegar al poder vio la oportunidad de reformar todo aquello que siempre quiso pero no se atrevio hacer. Echandole la culpa a la herencia recibida recorto nuestros derechos, sanidad, educación, dependencia, ayudas sociales en general. Amparandose en la mismo a los trabajadores nos dejo sin derechos y llevaron los sueldos a la miseria, empujando a los parados fuera del sistema y a muchos trabajadores a una vida que roza la miseria.Y no nos vendan que se han visto obligados a ello cuando va por el mundo Rajoy presumiendo de lo barato que pueden invertir en españa, ya sea en inmuebles, terrenos o mano de obra baratisima. Yo creo que se les ha ido la mano, a tantos les ha ido tan bien la crisis que no han parado de ganar dinero, de recibir ayudas e indemnizaciones que pagamos todos que son mas ricos ahora que lo que soñaban antes. Pero repito se les fue la mano, no esperaban que la indignación hiciera surgir un partido que los pudiera echar del poder.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

 
Opinión
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.