x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Muros sin Fronteras

Desaparecidos, dignidad robada

 

Publicada el 07/05/2015 a las 19:57 Actualizada el 07/05/2015 a las 10:30
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios



El relato es la herramienta más eficaz para alcanzar un cierto grado de justicia donde se han cometido crímenes masivos y evitar, o al menos dificultar, su repetición. El problema del relato es que suele quedar en manos de los vencedores que, a menudo, son parte principal de los crímenes. Su objetivo es camuflar la verdad y eliminar pruebas. El trabajo de los antropólogos forenses es esencial para averiguar lo que sucedió. Cada resto exhumado tiene una historia que contar y una denuncia que presentar. Los países con los mejores antropólogos forenses son también los países con más desaparecidos. Es el caso de Argentina y Guatemala.

Conocí a Freddy Peccerelli en la Ciudad de Guatemala hace dos años. Sabía del trabajo de su equipo en Bosnia-Herzegovina, en la identificación de las víctimas de Srebrenica, la matanza 8.000 varones musulmanes en julio de 1995, asesinados por las tropas serbobosnias comandadas por Ratko Mladic. Peccerelli es uno de esos héroes anónimos para el gran público que rara vez saltan a los titulares en los medios de comunicación o inundan las televisiones globales. Es una pena; personas como él, o como el fisioterapeuta italiano Alberto Cairo en Kabul, mejorarían las listas del premio nobel de la Paz.

Antes de ver el siguiente vídeo de TED, en el que Peccerelli explica su trabajo en Guatemala, un país con más de 40.000 desaparecidos, apuntarles dos cosas. Cuando hablamos en su oficina le pregunté si trabajaba para los muertos. Él me respondió con elegancia, sin afear mi torpeza: "No, trabajo para los vivos". También explicó que el día que anunciaron la creación del primer banco de ADN para identificar a los desaparecidos esperaba largas colas de familiares a la puerta del centro. Pasaron los días sin que nadie se presentara. La razón, dijo, es que es un paso muy complicado pasar de buscar al familiar del mundo de los vivos al mundo de los muertos.



La desaparición es un crimen continuado, además de ser uno de lesa humanidad y uno de guerra que no prescribe y que es perseguible en todo el mundo, menos en España, que se bajó del frente de la justicia universal en aras del beneficio en los negocios pese a ser firmante de todos los tratados de derechos humanos.

Aquí algunas direcciones de interés:

-The task of reading Guatemala's bones (de Amnistía Internacional).

-Proyecto Desparecidos en Guatemala.

-Una entrevista en The New York Times a Peccerelli.

-El reportaje que escribí para Jot Down: Guatemala, la transición requisada.

-Una rapera esencial, Rebeca Lane



La desaparición forzada es un problema universal. En América Latina afecta a Guatemala, Perú, Argentina y Chile, sobre todo, durante dictaduras militares o gobiernos democráticos que se enfangaron en la guerra sucia contra la guerrilla, como fueron los casos de Fernando Belaunde Terry y Alberto Fujimori en Perú. Irak y Camboya cuentan por miles sus desaparecidos.

España es el segundo país de mundo en desaparecidos durante y después de la guerra civil; en la mayoría de los casos se trata de fusilados que no fueron devueltos a sus familias sino enterrados en cientos de fosas comunes. España no los busca de manera oficial.

Oficinas de Cinfa

El caso de México es dramático. El número de desaparecidos supera los 20.000. En la mayoría de los casos se trata de asesinatos cometidos por los carteles de la droga, narcopolíticos y policías corruptos. El caso más llamativo de los últimos meses es el de Ayotzinapa. La aparente implicación del Estado en el crimen ha provocado una ola de indignación en todo el país. Los familiares rechazan las investigaciones oficiales, solo confían en los fiscales argentinos que han desmontado la primera versión oficial de la Procedería General de la República.



Un desaparecido es un inexistente. Le quitaron la vida, también la dignidad. En España son los hijos y los nietos los que tratan de encontrar a los invisibles, a los silenciados. Es difícil construir la paz desde el olvido y la impunidad. En España pasó mucho tiempo, ya no es un caso judicial solo de justicia.

Una dirección de interés: Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica. Como en el caso de Guatemala, este tipo de iniciativas de la sociedad civil requieren de ayudas particulares para poder hacer su trabajo.

Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

5 Comentarios
  • Julián Rumbero Julián Rumbero 10/05/15 14:04

    Gracias a Infolibre, a Ramón Lobo y a aquellos medios, personas (periodistas o no) que nos permiten mantener viva la llama de la justicia y de la dignidad, esas de las que abominan algunos partidos mientras otros miran para otro lado. Salud.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Maria garcia Maria garcia 07/05/15 08:38

    Las desapariciones, no son mas que el resto de atentados sobre desfavorecid@s. Pero, disfrutan de halo de santidad sin venir a cuento. La politica es el reparto y la marginación..

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • mfr mfr 07/05/15 13:32

      ...no son mas que...santidad sin venir a cuento...¿pero qué dices?

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Jhal Jhal 07/05/15 07:50

    Asesinato, muerte, expolio, robo de pertenencias y aislamienton y rechazo a sus familias . Si todo esto no les pareció suficiente, los herederos políticos durante todos nuestros años de débil democracial se han encargado de hacer lo peor que se puede hacer a una persona y a sus familias: ignorarlos, hacerlos desaparecer, hacerlos inexistentes, como si nunca hubieran existido, quitarles su alma, su espíritu, su esencia, su humanidad. Por eso es un crimen contra la Humanidad, y España es el único país que se niega.  Mantener simbolos franquistas en calles, mantener honores y medallas a la dictadura, mantener todo ello, forma parte de nuestro presente, por desgracia para nuestra humanidad como personas y Españoles.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • MASEGOSO MASEGOSO 08/05/15 19:41

      Amigo Jhal; no todo comenzó en este país con la Guerra Civil. Recuerdee Ud. que, con la Inquisición Religioso-Católica en España, comenzó el más siniestro de los  atentados contra las personas y, su implantador, asisitdo de su esposa, se nutrieron económicamente conb los bienes incautados a los judíos y "moros". Eliminandolos eludieron el pago de sus deudas y, como corroboración de ello les despojaron de todos sus bienes. Ahí, en esa situación, comenzó la corrupción que hoy nos aqueja, ya que, los políticos en sus sucesivas generaciones han ido apropiandose de la idea y fqavorecen en todo a su "camarilla" de ricos y empresas boyantes siguiendo en ejemplo de Fernando e Isabel.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.