x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




@cibermonfi

Gracias, Soria, por devolvernos la ilusión en la Marca España

 

Publicada el 07/09/2016 a las 06:00 Actualizada el 06/09/2016 a las 20:40
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Estoy seguro, admirado José Manuel Soria, de que si has terminado renunciando a tu candidatura a la canonjía en el Banco Mundial es porque te diste cuenta a tiempo de la enorme zozobra que nos estabas provocando a los que, siguiendo tu preclaro ejemplo y el de tu partido, creemos a pie juntillas en el principio de que solo en la empresa privada está la salvación. Pero te confieso que hasta el anuncio de tu renuncia sentía una honda decepción que me amargaba el fin del verano.

De ti, un defensor acérrimo de la iniciativa particular como fuente de toda riqueza y todo empleo, un incansable luchador contra cualquier impuesto que grave el dinero de los emprendedores para dárselo a esos vagos que son los pobres, los viejos y los enfermos, de ti, ilustre prócer insular, esperaba que, tras dejar el Gobierno de España, fundaras una startup o, como mínimo, retomaras los negocios familiares.

Te imaginaba creando una nueva línea de productos saludables basada en el plátano canario, dirigiendo desde Las Palmas un equipo de jóvenes informáticos que inventara apps revolucionarias para el transporte marítimo, o diseñando un nuevo concepto de hotel playero que te situara a la altura de los Hilton, Ritz y Statler. Ya creía verte en la portada de la revista Forbes como un nuevo Steve Jobs o un nuevo Amancio Ortega, como un paladín de lo que la creatividad individual del capitán de industria puede aportar a la humanidad.

Admiraba, por supuesto, que hubieras abandonado el Gobierno de un modo tan gallardo, por un quítame allá esos negocios en paraísos fiscales no declarados a Hacienda, y cuatro o cinco piadosas, y bien justificadas, mentirijillas al respecto. Y soñaba yo con que el gran Soria iba a demostrarnos a todos que la vida, la verdadera vida, la de la productividad y el beneficio, solo existe fuera de lo público.

Y hete aquí que el viernes por la noche recibí la noticia de que habías tenido un momento de debilidad. De que te habías postulado para lo que tu correligionaria Esperanza Aguirre, otra titán del neoliberalismo, llamaría una mamandurria: un puesto de alto funcionario en un organismo internacional muy bien pagado por los contribuyentes y –esto sí que te honraba– libre de impuestos.

Mi desilusión y mi dolor fueron enormes. En vez de comenzar a caminar por la vía del emprendimiento, de darnos a todos el ejemplo de una valiente reconversión personal, de salir de tu zona de confort y osar una travesía exaltante, tú, el gran Soria, optabas por lo más fácil. Cual si fueras uno de esos parados que no trabajan porque no quieren, que solo saben vivir de los subsidios y votan a las izquierdas.

Imaginé con tristeza que te habías enterado de que estaba disponible una sinecura al alcance de un enchufe gubernamental, habías hablado con algunos de tus ex colegas del Gabinete y te habías propuesto para asumirla. Les habrías dicho, cabe imaginar, que los servicios por ti rendidos a las compañías energéticas patrias (esas justificadísimas subidas de precios a los usuarios, esas visionarias prospecciones petrolíferas en Lanzarote y Fuerteventura, esos merecidísimos impuestos a los rojazos que quieren usar el sol y el viento…) bien merecían la modesta recompensa de ganar un cuarto de millón de dólares al año. De dinero público, por supuesto, que a tu edad no estabas para la incertidumbre de un posible despido o un ERE en una compañía privada.

Intenté consolarme diciéndome que tú, campeón, también eres humano, mortal de carne y hueso sujeto a momentos de flaqueza. Supuse que habrías comprobado que ese puesto en el Banco Mundial no estaba sujeto a engorrosas complicaciones como tener que presentarse a una oposición o un concurso, que, a tus años y con tu impecable hoja de servicios a la grandeza de España, tampoco estabas para ponerte a empollar temarios o competir por méritos con mindundis. Y conjeturé que, mediante discretas gestiones en restaurantes de la Guía Michelin, habrías garantizado que tus amigos De Guindos y Rajoy compartían tu criterio de que tú eras el indicado para la canonjía y, en consecuencia, no tenían el menor problema en enchufarte.

Pero no conseguía yo evitar, lo repito, que la noticia me amargara el final del verano. Creía que el PP, ahora sabiamente acompañado por esos vigías del siglo XXI que son los chicos y las chicas de Ciudadanos, había abandonado el capitalismo de amiguetes, lo del enriquecimiento fulgurante del cuñado a base de contratas, recalificaciones, subvenciones, exenciones fiscales y otras ventajas de las ubres públicas. Tras pasar por las agua bautismales de Rivera, ya veía al PP limpio de toda corrupción, el esto para mí, esto para ti, esto para el partido y lo que sobre, si es calderilla, para aulas prefabricadas y, si es pasta gansa, para un palacio de congresos de Calatrava. Y daba por hecha su renuncia a las puertas giratorias, el me colocarás en algún consejo de administración, o, si no queda más remedio, algún organismo público cuando deje el ministerio, la alcaldía o el escaño, ¿no? Es que llevo lustros consagrado al servicio público y he olvidado cómo se echa un currículo.

Andaba yo con estas ilusiones cuando la noticia de que el Gobierno te iba a colocar en el Banco Mundial me golpeó como un mazazo. ¿Un puesto funcionarial? ¡Qué falta de ambición! ¿Un enchufe? ¡Qué desdoro para nuestra Marca España! Pero gracias, ahora de nuevo admirado y admirable Soria, por rectificar a tiempo; gracias por renunciar, de nuevo con galanura, a la, por lo demás, bien merecida bicoca. Siento que mis ilusiones reverdecen y que ahora puedo dedicar esta columna a lo importante.

A exhortar a Pedro Sánchez para que deje gobernar a un PP regenerado por la mera compañía de Ciudadanos, tan buena, le recuerdo al socialista, que él mismo se casó con Rivera la pasada legislatura en una ceremonia exprés en Las Vegas. A intentar ver lo que no he logrado ver durante el verano, pero sin duda por ceguera mía porque tantos ilustres sí lo han divisado: una España sumida por la falta de Gobierno en revueltas sangrientas, parálisis de las administraciones públicas, huida masiva de turistas, asfixiantes corralitos financieros y asaltos a punta de navaja a cualquier hora y en cualquier esquina. A sugerirles a los de Unidos Podemos que dejen de adorar a Satanás, renueven sus vestuarios en El Corte Inglés y se pongan de una puñetera vez a estudiar Business Administration. Uf, qué alivio poder decirlo.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

31 Comentarios
  • joaquinito joaquinito 07/09/16 22:24

    Me ha encantado y me he reído mucho con el artículo. Espero leer más de este estilo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Birth 1 Birth 1 07/09/16 16:11

    Mi agradecimiento a toda esta historia del "nombramiento" de Soria para el Banco Mundial. Un conocido mío del PP, de los antiguos, convencido del relato de que la corrupción en el PP son casos aislados y todo provocado por izquierdos@s malpensad@s. Una persona hasta ahora firme en su apoyo al Pp y con el que no cabía conversar de política me telefonea este fin de semana para contarme la historia por si no me había enterado. Se le habían caido las escamas de los ojos. Su enfado era monumental y sin límites. Necesitaba gritarlo y compartirlo. Espero que como en este caso, el caso Soria haya sido la gota que colme el vaso para much@s de l@s fij@s del Pp. Quizá haya sido este tipo de reaccion en cadena el que haya echado para atrás a los barones, baronesas y demás cargos y hayan forzado a Soria a retirar su loquefuera. No se si esto calmará la fenomenal irritación que ha generado.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 5 Respuestas

    0

    0

    • Wildthing Wildthing 07/09/16 17:31

      Muchas gracias, Birth 1, por compartir tu experiencia. Da esperanza pensar que tal vez por fin habrán personas que cambiarán de opinión. ¡Saludos!

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 3 Respuestas

      0

      0

      • Birth 1 Birth 1 07/09/16 17:57

        Gracias a tí, Wildthing. Fernando Valenzuela nos ha ofrecido un buen artículo para introducir comentarios. Por cierto, me he recorrido la prensa española y no consigo ninguna referencia a la siguiente maravilla: el gobierno de Dinamarca ha confirmado que ha comprado a las fuentes de los papeles de Panamá, los Mossak Fonseca, por un millón de euros los datos relacionados con 600 daneses posibles evasores incluidos en los documentos. Según parece el gobierno verificó por una muestra que los datos eran fiables y tras ponerse de acuerdo confidencialmente con todos los partidos han decidido, unanimemente adquirirlos porque la población danesa que cumple con sus deberes de hacienda merecen que no se les tome el pelo. Así lo han dicho. Los primeros investigados han sido ocho bancos que han relajado sus obligaciones de control sobre movimientos de capitales...Esto lo dejo de recuerdo para todos aquell@s tertulian@s que llaman al ejemplo danés. Según parece, el gobierno alemán hizo una compra de datos hace un tiempo, por las mismas razones. Saludos.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 2 Respuestas

        0

        0

        • mazusta56 mazusta56 07/09/16 21:32

          Que envidia, no nos podemos parecer ni siquiera un poquito?

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          0

        • Wildthing Wildthing 07/09/16 18:27

          ¡Fascinante información sobre Dinamarca, gracias! Nos hace falta más información internacional sobre estos temas. 

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          0

    • viceval viceval 07/09/16 16:59

      Algo hay de preocupación ppera, como la que apuntas en tu comentario. Algo de eso hay...¡¡¡

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Wildthing Wildthing 07/09/16 15:47

    Laguncar, Bacante y Sancho han descrito a la perfección lo que iba a decir yo. Ha sido este verano muy largo, y es una alegría -y un alivio- tenerle aquí de nuevo, señor Valenzuela. ¡Gracias!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Ciro2 Ciro2 07/09/16 12:54

    Este artículo es de un antídoto. Léase con atención y acérquenlo a mentes neoliberales de pacotilla que enferman de parasitismo laboral.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • cenijau cenijau 07/09/16 12:26

    Hoy me suscribo a este medio, para probar si los periodistas que en el escriben, son libres e independientes en sus informacione, a la vez que veraz y contrastada. Solo pido eso, que se llame a cada cosa por su nombre, vengan de quien venga, se llame pepito o Juanito. Espero que la libertad de información, prime tanto o más como la libertad de prensa. Un saludo a todos.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • laguncar laguncar 07/09/16 15:12

      Por la experiencia de "lo leído" en el tiempo que llevo en este diario, que tampoco es mucho, te puedo asegurar que independencia o libertad de expresión, haberla hayla. Pero tampoco busques la perfección a tu manera de ver porque seguro que no la encuentras. Un saludo.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • laguncar laguncar 07/09/16 11:27

    Hemos andado un poco huérfanos/as este verano, Sr. Valenzuela y, como dice Bacante, "¿Qué cenaron ayer nuestros articulistas?", porque lo has bordado y eso nos recompone un poco y hasta nos da ánimos para seguir confiando en la cordura y el sentido común. Gracias por tu artículo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • bidebi bidebi 07/09/16 10:57

    ¿Sarcasmo, ironía?. A mi me parece mas sarcasmo. Es tan ridículo lo que viene ocurriendo en España todos los días, que si la describes tal cual quizás al receptor solamente le quede como respuesta la risa. Y no es cuestión de que nos estemos carcajeando todos los días de nosotros mismos. Es tan sarcástica la vida pública española que solamente desde el sarcasmo se pueda hacer entender a los que todavía no se han enterado. Pero es que además, es tan asfixiante, es tan ridícula, es tan de vergüenza ajena, es tan paleta, es tan poco civilizada, es tan poco culta, es tan primaria, que a muchas personas solo les queda la alternativa de describirla de forma sarcástica o no decir nada. Porque es que escribiendo sobre algo tan ridículo uno se siente ridículo, y mucho más cuando lo ridículo pertenece al nosotros y no pertenece a un país muy lejano. El sarcasmo es una forma de defensa ante una sociedad que no se entiende y, lo que es peor, no se ve visos de que cambie. Es una forma de aceptación de la mierda porque, como dice Monzón en otro artículo, resulta que la realidad, la mierda, es legal. Y como lo legal, para muchos, es siempre lo bueno, pues no es fácil deshacerse de la mierda. Es la respuesta de un ser inteligente escribiendo un buen artículo porque la realidad, la legalidad, le sobrepasa, le contamina y es casi imposible analizarla desde la seriedad porque causa risa. Por lo menos que nos riamos todos por un momento y que ellos no tengan la exclusiva de reírse de todos todo el tiempo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • cepeda cepeda 07/09/16 10:24

    1.Lo de Soria es la enésima demostración de los inútiles que son los del PP empezando por Rajoy. Algo así no se le ocurre ni al que asó la manteca. 2.La pregunta clave es POR QUÉprecisamente en estos momentos... hacen algo así?. Debe ser muy duro ser del PP "de base" o "votante" y contemplar estas cosas... ¡Qué tragaderas!. 3.Yo creo que hace décadas que Soria dejó de ser un "funcionario del estado" de primer nivel... por cierto (en su día)... más o menos cuando decidió convertirse en "liberal". Ahora es un liberal... de libro... de esos que ya he descrito en mis comentarios... 4.Sánchez no necesita "exhortaciones" de ninguna clase... él solito se ha metido en el agujero. 5.Los que están a su izquierda... como siempre... en sus cosas... en sus peleas... en sus pequeñas miserias y mamandurrias PERO sin una IDEA de país, de nación, de ESTADO... sin programas y sin equipos dignos de ese nombre.... y con el personal dándose cuenta de que "el rey está desnudo". Pobre España... VAYA PANDA... VAYA GANADO.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • MASEGOSO MASEGOSO 07/09/16 10:17

    Bravo¡¡¡¡¡¡¡¡ Ese humor nos reconforta y estimula. Gracias Sr- Valenzuela.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Inocencio XIV Inocencio XIV 07/09/16 09:56

    La explotación publicitaria que el PP va a hacer de la "renuncia" de Soria no tendrá parangón. Se han acabado todos los vicios antidemocráticos y el partido de Fraga es "el que lava más blanco" desde el día de hoy. Exigirán que los demás den también "ejemplo" de comportamiento democrático y de exquisita ética y bla, bla. bla. Ya están tardando. 

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    0

    • Prometeo46 Prometeo46 07/09/16 11:25

      Sobre todo de cara a las elecciones gallegas, donde no por casualidad empezó la crítica interna del PP por parte de Feijoo, candidato que aspira, con ayuda de Ciudadanos, a la mayoría absoluta y que esta renuncia de Soria va a ser la gran explotación publicitaria del PP como usted dice.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • mazusta56 mazusta56 07/09/16 10:26

      Esta gente del PP no tiene problemas en mencionar en la misma frase una cosa y la contraria. Hablan y no se escuchan por tanto lo que digan de Soria solo lo escucharemos nosotros claro que ya tenemos los oídos a prueba de... Así como dicen mentiras y se lían con las verdades, como es que sigue sumando votos. Leyendo este artículo de finísima ironía, otros también bellamente escritos entrelazando poesía para digerir las duras verdades, también están los claros como el agua clara, sencillos y sinceros tanto que se les ve hasta el corazón y no es suficientemente bueno este jabón para limpiar ojos y oídos a todos esos votantes que nos están asfixiando, sigo sin entender, en fin. Osasuna y República.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.