X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Muy fan de...

Forges

Publicada 24/02/2018 a las 06:00 Actualizada 23/02/2018 a las 23:43    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 16

Nos has dejado náufragos. Proclamo.

Nos has dejado, Forges. No es una frase hecha, es una certeza, nos has dejado solos, sin tu talento, sin tu mirada, sin tu calor. Nos has dejado huérfanos de tus viñetas, esas a las que muchos nos aferrábamos cada mañana para poder con el día, para reflexionar, para sentirnos acompañados en el cabreo contra lo injusto y cómplices en la sonrisa a favor de la vida. Nos has dejado desamparados porque tus Blasillos éramos nosotros y tú uno de los nuestros.

Nos has dejado en ayunas, porque consumíamos a diario tu reflexión de amor gráfico, como zumo de naranja mañanero, para endulzar las amarguras cotidianas. Nos has dejado sin aire, porque respirábamos con ayuda de tu ternura. Agotados, porque nos llenaban de energía tu talento y tu inconformismo.

Nos has dejado náufragos, Antonio, desdibujados. Nos has dejado desesperanzados, porque ya no recibiremos ese mensaje en la botella que nos enviabas cada día, ese que envolvías en papel de bocadillos con trazo grueso de rotulador. Ese que, en medio de la marea de ruido y espuma que nos rodea, reconocíamos como tuyo a quince metros, así lo quería tu padre, así lo hiciste.

Nos has dejado sin faro a quienes usamos el humor como herramienta para vivir, para expresarnos, para solidarizarnos, para quejarnos, para derribar barreras, para construir. Nos has dejado desorientados, sin maestro, sin inspiración.

Estamos tristes y enfadados y acojonados. Estamos desolados porque nos toca sumar tu pérdida a la de todos aquellos que pasan por nuestra vida abriendo puertas y encendiendo luces, los que nos ayudan a abrirnos paso entre tanto tontolcool, entre tanto malvado.

Nos has dejado, pero sabemos que nos toca continuar porque lo hemos hecho otras veces y lo haremos después, la vida es esa cabrona que te va regalando seres excepcionales y luego te los roba, cuando ya no puedes vivir sin ellos.

Tendremos que seguir, querido Forges, pero sin la posibilidad de agarrarnos a tu compasión hecha viñeta cada nuevo día, sin poder tenerte cerca para tirarte de la manga y pedirte ayuda para sonreír. De niña, desde que mi hermano mayor me descubrió tus viñetas, pasaste a formar parte de mi vida, como de la de tantos, hasta me aprendí de memoria los anuncios de tus libros históricos: “Aquí el oso de Don Favila, aquí unos amigos. Historia de aquí. ¡Pero hombre usted que dice! Yo que sé...”.

Cuando se van las personas valiosas nos queda lo que hicieron y nos queda lo que son, eso sí es eterno. Nos has dejado tu bondad, tu inteligencia, tu naturalidad, tus anécdotas, tu sabiduría. Nos has dejado tu voz y tu visión del mundo en la radio, en la tele, en el cine. Nos has dejado tus viñetas en recortes de periódico, en libros, en capturas de pantalla, en carpetas de favoritos, en retuits.

Ayer le envié a mi hermana por whatsapp la foto de una taza llena de bolígrafos que reposa sobre mi mesa de trabajo, junto al ordenador, donde escribo a diario. Ella me respondió con la foto un posavasos que reposa en su mesilla de noche, donde coloca su vaso de agua antes de irse a dormir. Mi taza y su posavasos tienen algo en común, una viñeta de Forges. Afirmamos.
 

Y entre mis tesoros guardo un tuit tuyo del 8 de junio de 2012, el que me dedicaste cuando leíste mi primera novela. Mi padre estaba muy enfermo y mis emociones eran una mezcla explosiva de satisfacción, por haber logrado escribirla y dolor inconsolable por el momento personal que atravesaba. Saltó tu mensaje en la pantalla de mi móvil mientras yo estaba en la sala de espera de algún médico y resulta muy difícil explicar lo que aquellos caracteres supusieron para mí.

Unos días después, caminaba yo por Recoletos y te vi venir de frente, paseando junto a esa belleza que ha recorrido la vida contigo, Pilar. Y, sin dudarlo, me acerqué a ti para abrazarte, para darte las gracias por tu mensaje – los que me conocen bien saben que jamás hago algo así, soy la que siempre se queda con ganas de saludar por vergüenza y por no molestar–, pero algo me dijo que no podía dejar pasar la ocasión de decirte lo que había significado tu apoyo para mí. Atolondrada, te di mil veces las gracias como una fan de youtuber y, otras tantas, pedí perdón a Pilar, víctima también de mi efusivo abordaje en plena calle.

Años después, tuve el inmenso honor de colaborar contigo en el programa que presentabas en RTVE, Impequeibols, y más tarde pasé a formar parte del consejo de dirección del Instituto Quevedo del Humor que dirigías. Allá donde tú estabas, todos queríamos estar, me consta que así sentían y sienten todos los profesionales que han compartido tal experiencia conmigo.

El pasado jueves, en tu despedida, me acerqué a saludar a Pilar, serena y bellísima incluso en el dolor. Me excusé: “No nos conocemos, bueno, en realidad un día... me acerqué a saludaros, por la calle” y ella continuó: “por Recoletos” y sonrió.

Querido Forges, nos has dejado un montón de recuerdos imborrables. Nos has dejado tu firma en el corazón, buscaremos tus próximas viñetas en las nubes.
_____

NOTA DE LA AUTORA: Para Pilar, para Toño, para Pedro, para Volale, para toda la familia de Antonio, nuestro Forges, un enorme abrazo de trazo grueso.
LA AUTORA


Hazte socio de infolibre



16 Comentarios
  • Villalba Villalba 03/03/18 20:09

    Qué gran artículo, Raquel. Cada vez soy más fan de tí.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • JOSEMAR JOSEMAR 01/03/18 00:54

    Que bien se quiere desde el humor,Forges seguirá viviendo desde su obra y tú, seguirás contándolo y recordándonos que bien se quiere desde el humor

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • agua agua 27/02/18 12:13

    Gracias Raquel por ser una excelente alumna aventajada de ese maravilloso maestro que tuviste el privilegio de conocer.  

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • Agricola Agricola 27/02/18 11:07

    Joder,pues no que me he emocinado y todo......

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • bristol bristol 26/02/18 10:58

    Excepcional y bellisimo articulo, me ha emocionado tanto que estoy aquí parado frente al ordenador con una pequeña angustia en el corazón.
    Gracias Raquel, gracias maestro.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • M.T M.T 25/02/18 11:02

    ¡ Qué excepcional eres Raquel , y hoy especialmente cuando lamentas la ausencia de un ser adorable, al que tú por lo que dices apreciabas, cuando abres tu corazón y tu mente dicta lo que sientes, aunque por respeto, prudencia y pudor te cueste dar un abrazo! Sí, excepcional y cómo me llega o cala lo que dices, tan bien dicho.
    ¿ Sabes, y perdona el tuteo, que me ha evocado el Blasillo que mencionas? El Blasillo de " San Manuel, Bueno, mártir de Unamuno. ¿ Tendrá algo que ver con Forges? Muchas gracias, Raquel.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • jmateosf jmateosf 25/02/18 07:52

    Precioso artículo, proclamo. Tengo la misma taza, yo la uso para desayunar, afirmo. Ahora cada mañana el sorbo de café será triste, lloro ¡ gracias Forges, gracias Raquel!, insisto.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • ESCEPTICOUTÓPICO ESCEPTICOUTÓPICO 25/02/18 01:02

    ¿Que más se puede decir? ...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • Valldigna Valldigna 24/02/18 18:00

    Valldigna.Raquel gravias por tu artículo tan sencillo y al mismo tiempo cargado de sentimientos y veneración por Forges.Tambien les gustava disfrutar de un peblo sencillo que hoy sus pocos habitantes lloran su ausencia Jesús Pobre cerca del mar.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

  • TOTOFREDO TOTOFREDO 24/02/18 12:51

    Le vamos a echar de menos, más de lo que nos creemos, pues en éstos malos tiempos que corren, necesitamos gente que nos saque una sonrisa o incluso una mueca de sonrisa....

    País.....!!!!!!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre