x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
En Transición

Segunda Transición

Publicada el 23/07/2018 a las 06:00
Estoy convencida, y así lo he escrito en más de una ocasión, que el 15M abrió un nuevo ciclo en España digno de denominarse "Segunda Transición", y no precisamente a la que se refería Aznar. Los indignados gritaron que el Rey estaba desnudo al evidenciar la ruptura del pacto social surgido en el 78, que saltó por los aires por la crisis económica y la incapacidad política de gestionarla desde los principios de la equidad y la cohesión social. Esto no significaba que de forma mayoritaria se renegara de lo que la Transición supuso. La indignación venía de vivir en carne propia la ruptura del pacto de convivencia que había ido construyendo, bien que mal y a trompicones, algo bastante parecido a un Estado de Bienestar.

Como forma de simbolizar esa segunda transición se suele acudir a la ruptura del sistema de partidos. La configuración que emergió a partir de 1982, con dos partidos principales –uno a la izquierda y otro a la derecha–, Izquierda Unida completando el espacio de la izquierda con el PSOE en una dinámica de vasos comunicantes, y las opciones de nacionalismos centrífugos a uno y otro lado del tablero ideológico, eran fácilmente considerados como un sistema bipartidista imperfecto muy influido por la realidad plurinacional. Así funcionamos durante treinta años. ¡Qué fácil era entonces hacer predicciones electorales e interpretar las encuestas!

La irrupción de Podemos primero e inmediatamente después la emergencia como partido nacional de Ciudadanos hicieron vaticinar el nacimiento de un nuevo sistema de partidos, y llevó a los más osados a enterrar el eje izquierda-derecha apelando a lo “nuevo” como signo de victoria. Siete años después de aquél 15M de 2011, creo que lo único que podemos constatar, hasta la fecha, es que lo nuevo, en cuanto a nuevo, no tiene nada garantizado –ni siquiera la juventud–, y que la disyuntiva izquierda-derecha sigue siendo fundamental. Otra cosa es que no sea la única, y que además sea necesario redefinir los contornos de unos y otros, pero ¿qué fue de la transversalidad?

La elección de Casado por parte de los compromisarios del XIX Congreso del Partido Popular alterando el resultado de la votación de los inscritos –no seré yo quien llame a esto primarias–, supone la apuesta por una cara joven y una vuelta a las esencias más conservadoras. Pablo Casado no ha escatimado referencias al imaginario más tradicional de la derecha en su discurso a Presidente del PP: mención a Donoso Cortés, apelación continua a la idea de España como algo inamovible y ese trampantojo neoliberal que exalta la libertad individual afirmando que "no colectivizamos a la sociedad en mujeres, en jóvenes, en mayores, en inmigrantes…" porque todos son personas. Si Rivera sólo veía españoles, Casado sólo ve personas. Hay más perlas, pero no caben en esta columna. Al mismo tiempo, ha hablado de renovación mientras exaltaba la figura de Suárez, cuyo hijo ha sido central en su campaña. Casado quiere liderar la segunda transición por la derecha.

Queda la duda de cómo afectará al resto de partidos la elección de Casado como Presidente del PP y posible candidato a la Presidencia. Soy de las que creen que si Ciudadanos juega bien sus cartas puede ensanchar su espacio, aunque está por ver su capacidad de adaptación a un entorno permanentemente cambiante, una vez que consigan superar el shock de la moción de la censura.

Como suele señalar el politólogo Pablo Simón, esta vuelta a las esencias en la derecha tiene cierta simetría con la estrategia que planteó Pedro Sánchez en su elección como Secretario General del PSOE. El lema “Somos la izquierda” o las continuas apelaciones al 15M en su discurso apuntaban en esa dirección: una apuesta por recuperar los signos de identidad de la izquierda para reivindicar ahí su hegemonía.

No deja de ser significativo que, tanto en la derecha como en la izquierda, los dos partidos que han sido hegemónicos estén viviendo momentos de regeneración volviendo a las esencias de cada cual. Caras nuevas, líderes más jóvenes y formas diferentes acompañan a una afirmación ideológica entre conservadores y progresistas. Posiblemente ambos han entendido que al centro electoral (que no político, porque ese no existe) sólo se va cuando la posición propia está muy anclada. Ahora el reto es dar con propuestas viables a los desafíos actuales sin perder esas referencias ideológicas.

Algunas lecciones podemos sacar ya de estos años: en primer lugar, a la luz de las encuestas que se van sucediendo, que el sistema de partidos que salió de la Transición ya no es el mismo, pero que aún no se ha configurado otro estable que lo sustituya (y que quizá nunca lo haga); en segundo lugar, y apoyándonos en los mismos estudios, podemos afirmar que ni a los partidos tradicionales hay que darlos por amortizados porque sean “viejos”, ni a los nuevos por ganadores por su “juventud”; que tanto PP como PSOE están dando la batalla para seguir siendo hegemónicos en cada lado, con el ejercicio de adaptación que esto supone; y finalmente que, como ha demostrado este Congreso del PP y como consecuencia de lo anterior, todo parece indicar que el eje izquierda-derecha, ese que muchos dieron por muerto, sigue teniendo plena vigencia. Aún nos queda mucha Transición por delante, si es que acaso algún día termina.
Más contenidos sobre este tema




10 Comentarios
  • CinicoRadical CinicoRadical 23/07/18 12:16

    la transacción continúa y continua.
    lo del 15-M,no fue otra" primavera" ?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • bidebi bidebi 23/07/18 11:26

    Pues si la elección como presidente del primer partido de España de un discípulo del falangista ansar nos da pistas de una segunda transición, sería como para pensar que Cristina confunde deseos con realidad. No hay ningún dato objetivo que nos lleve a ese optimismo. Quizás todo lo contrario, quizás estemos en la consolidación de la falsa transición.
    Lo que de verdad está ocurriendo es un relevo, o una transición, GENERACIONAL. Que no es lo mismo, porque los hijos pueden ser más franquistas que los padres. Como es el caso de Casado que en su presentación nos habla del aborto por supuestos, de la posible ilegalización del independentismo, del distrito electoral único o de la reconquista de Catalunya. Nos podemos encontrar con que dentro de poco digamos de Rajoy “alguien vendrá que bueno te hará”.
    Y Casado no ha caído del cielo, responde a lo que quieren los peperos, un falangista Rivera pero con las siglas del pp. “Volver a las esencias”, y ya sabemos cuáles son las esencias del neofranquismo.
    “Balcones y banderas” dice Casado, y nosotros hablando de la segunda transición.
    Hace unos días salía una encuesta, que parece seria, que nos decía que como el 40% de españoles prefiere un régimen autoritario a uno democrático. Es decir, prefieren mano dura contra los que cuestionan “las esencias españolas”.
    Por ahora no le veo yo a Sánchez liderando una transición hacia una democracia sin mochillas franquistas, ni por votos ni por hipotecas acumuladas en cuarenta años.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    2

    20

    • itnas itnas 23/07/18 20:12

      Estando de acuerdo con casi todas tus apreciaciones, me resulta llamativo el dato del 40% que prefieren régimen autoritario. ¿Es el análisis del WVS? Si es el caso, en primer lugar es importante señalar el tamaño de la muestra, que es de aproximadamente 1000; en segundo lugar, que ese porcentaje del 40 debe analizarse con el 47% que no piensan así; en tercer lugar, que al ser preguntados por si es importante para el encuestado vivir en un país democrático, el 45% contesta que es absolutamente importante. Si la noticia la has leído en elnacional.cat mi consejo es acudir a las fuentes y se analicen los resultados globalmente (http://www.worldvaluessurvey.org/WVSDocumentationWV6.jsp). Saludos.

      Responder

      Denunciar comentario

      4

      2

    • Inocencio XIV Inocencio XIV 23/07/18 13:14

      Mucho cambio de faraón pero nos mantenemos en la misma dinastía. Y el pueblo a lo suyo: a pagar las pirámides. Cambian las caras y esto sólo demuestra que el tiempo pasa para todos. Se mantienen las esencias. Por otra parte, C's y PP no dejan de ser dos opciones electorales con un fin común, una concesión al mercado para dar uns sensación de amplitud de oferta. Eliges entre Ariel y Colón, pero son lo mismo. Menuda “Segunda” Transición. 

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      14

  • MASEGOSO MASEGOSO 23/07/18 10:21

    Sra. Monge:
    El 15 M solo abrió las esperanzas dela mayoría de los españoles que nos vimos defraudados por la Transición; tanto los que la vivimos de jóvenes como los jóvenes que aún no habían nacido.
    La crisis económica fue lo que hizo saltar todas las esperanzas, no solo de este país: de toda Europa. De su inicio todos sabemos quien y cual fue la causa que la provocó. No fueron nuestros gobiernos, malos o buenos, fue el capital de los grandes conjuntos de posesión del dinero circulante comenzando por los EE.UU. que habían invadido de pro-ductos bancarios de falsa y falaz estructura todo el mundo, tanto occidental como oriental y, no solo el presidente Trump era nacionalista, Reagan y su mano derecha británica Margaret Tacher algo tuvieron en su intervención .

    Los partidos políticos en España no se han hundido, los han hundido personas como Aznar, m.rajoy, y todos los etc. que pueda Ud. añadir al PP. Los elementos de corrupción en el PSOE que, aún están en los Juzgados por los ERE y otros casos ya pretéritos. No hay que olvidarse de Cataluña donde el virrey Pujol hizo de sus arcas públicas uso como de una cuenta corriente personal. La corrupción ha convivido con los españoles desde casi todo el arco político que, a día de hoy, se sepa. Es una enfermedad crónica de quien, una vez en el poder cree que el país es una finca personal.

    El bipartidismo existe en casi todos los estados democráticos con más o menos señalización y, el cambio que Ud. hoy nos relata ya es más que conocido.

    Las personas de más de 75 años podemos haber perdido parte de nuestras funciones físicas, esos achaques de la edad mas, nuestro cerebro recuerda perfectamente desde al fallecimiento de Franco hasta hoy que ocurre en esta tierra de Caín.

    Así pues, háblenos Ud. que como ir solucionando ciertos problemas, hable del paro, de la insanidad publica (en todos los sentidos) del desamparo de la educación declinándose hacia la privada y, sobre todo, ecelsial, de cómo solventar las diferencia de clase donde el 1% de la sociedad detenta todo el dinero en circulación. Hay un largo etc. que no tocan en sus artículos y que, cuando de habla, de la deriva de los partidos políticos y dela juventud pien

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    19

    • itnas itnas 23/07/18 20:12

      Un comentario excelente amigo 'MASEGOSO'.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      3

  • itnas itnas 23/07/18 09:36

    A mi me gustaría saber la opinión de los politólogos acerca del escarnio que supone continuar con la simbología y la permisividad que goza en este estado el franquismo. ¿Transiciones 1ª, 2ª o n-ésima (n > 2)? ¡Seamos serios por favor! ¿Dónde puede encontrarse en la Europa occidental contemporánea un caso similar al español donde después de 43 años de la muerte del dictador aún se vean fundaciones franquistas campando por sus respetos o monumentos megalíticos para su mejor recuerdo y gloria? ¿Izquierda vs derecha vs transversalidad? Ocupémonos de obtener una base limpia sobre la que edificar todos los movimientos que se quieran respetando las reglas elementales de una democracia. ¿Qué opina la politóloga acerca de empezar a utilizar los decretos-ley, ahora con todo el sentido del mundo, y en orden a corregir de una vez y para siempre estas anomalías? ¿O acaso se pide opinión a los autores de crímenes de lesa humanidad para evitar que vuelvan a cometerlos? ¿Tienen algo que aportar a la sociedad estas gentes más allá del análisis neurológico de su enfermedad?

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    19

  • mpazgc mpazgc 23/07/18 05:29

    No opino igual. No habra segunda transición si se hace en términos de volver a las esencias de hace 35 años. Se podrá hablar de rearme ideológico y de triunfo de los poderes reales, los ocultos, con el reforzamiento del bipartidismo PP-PSOE (que no de otro), pero de segunda transición si se hace en los términos de la primera. Seguimos con un rey inviolable, con la sacrosanta e intocable constitución española, y con Franco, Caudillo de España, todos los dias en la prensa y en la televisión. Normalizando su existencia por no poder cerrar nada, ni implementar decisiones que se refiera a su paso a la historia de verdad y de una vez por todas. No creo que nada de esto sea casualidad. Tengo pleno convencimiento de que somos muy previsibles y de que nos conocen bien y nos manipulan mejor. Probablemente los mejores títeres del mundo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    20

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 22/07/18 23:15

    Columna interesante. No veo las expectativas electorales nada estabilizadas, efectivamente todo parece muy liquido. Ahora mismo me parece que, excepto en Catalunya, no hay tanto extremismo en la sociedad española pero no vivo en España. En otoño, habrá elecciones en Catalunya?

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    18

    2

    • @tierry_precioso @tierry_precioso 23/07/18 10:49

      Acabo de darme cuenta que nuevas elecciones no pueden ser antes de 20 de diciembre.

      Responder

      Denunciar comentario

      9

      2

 
Opinión