x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




A la carga

España, una democracia manifiestamente mejorable

Publicada el 10/10/2018 a las 06:00 Actualizada el 08/10/2018 a las 17:56
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Como he tenido ocasión de defender en varias ocasiones, creo que el sistema político español ha sacado su rostro más feo durante la crisis catalana. La forma en la que nuestro país ha tratado de resolver esta crisis no es la propia de una democracia liberal avanzada. Durante años se registraron avisos de que nos encaminábamos a un choque frontal entre las autoridades de Cataluña y las del Estado central. Se advirtió al Gobierno una y otra vez de que era necesario encauzar el conflicto institucionalmente, abriendo un proceso de diálogo y negociación, como se había hecho en ocasiones anteriores a lo largo del periodo democrático. Pero no se hizo. La negligencia de Mariano Rajoy y el Partido Popular permitió que el problema fuera pudriéndose hasta llegar a la crisis constitucional de septiembre y octubre de 2017.

Ante el intento de realizar unilateralmente un referéndum, el Gobierno de la derecha dio una respuesta represiva que dañó gravemente la imagen de España en el extranjero. Y en lugar de intentar reconducir la situación políticamente, se optó por judicializar el problema. La iniciativa correspondió al Fiscal General del Estado, José Manuel Maza, y fue continuada con entusiasmo por el Tribunal Supremo, que ha organizado una especie de causa general al independentismo basada en acusaciones fraudulentas de rebelión.

Como ciudadano español, siento profunda vergüenza por la forma en la que las instituciones del Estado, incluyendo la monarquía, han actuado ante la crisis catalana. Por supuesto, los independentistas y su estrategia unilateralista de secesión pusieron las cosas extraordinariamente difíciles. El intento de ruptura del marco constitucional fue una irresponsabilidad grave por mucho que no hubiera violencia. Ante la falta de apoyo social en el interior de Cataluña y la ausencia de apoyo alguno en los Estados europeos, los independentistas escenificaron una declaración de independencia que era pura gesticulación, sin atreverse a afrontar las consecuencias políticas que algo así suponía: ni se retiraron las banderas españolas de los edificios públicos, ni hubo resistencia ante la puesta en marcha de la suspensión de la autonomía (artículo 155), ni se aprobaron los decretos para la construcción de estructuras de Estado. En fin, un desastre sin paliativos por ambos lados.

En el debate que ha tenido lugar desde entonces, una de las vías de respuesta del nacionalismo español ante las críticas al funcionamiento de nuestro sistema democrático ha consistido en afirmar que España es una democracia sólida, comparable en todos los aspectos a las democracias más avanzadas de Europa. Para dar sustento a esta tesis, suele tirarse de las bases de datos internacionales que clasifican a los países por la solidez y calidad de sus sistemas democráticos.

Me gustaría señalar que un examen desapasionado de los datos muestra un panorama bastante menos complaciente. Aunque es evidente que España es una democracia, su funcionamiento deja bastante que desear en varios aspectos. Y esto no es sólo un juicio de los expertos en la materia, sino también de los propios ciudadanos.

Vayamos por partes. Empecemos por los ciudadanos. De acuerdo con uno de los últimos Eurobarómetros disponibles (la encuesta que realiza la Comisión Europea en todos los Estados miembro), el nº 6863, de mayo de 2017, la satisfacción con la democracia es muy baja en España, sólo por encima de Grecia e Italia dentro  de la zona correspondiente a Europa occidental. Si 1 es mínima satisfacción y 4 máxima, la opinión pública española se sitúa de media en 2,22. Véase la posición de España en el siguiente gráfico:
Puede considerarse que los ciudadanos no son los mejores jueces de su propio sistema político. Es frecuente, por ello, recurrir a las bases de datos comparadas, que se basan en las puntuaciones dadas por expertos sobre una serie  de indicadores y dimensiones de la democracia. Así, se ha hecho uso frecuente de los datos de Freedom House y Polity. En ambas bases de datos, España obtiene la mejor valoración posible, al igual que la mayoría de países europeos. Estas bases de datos, sin embargo, son muy generales, no recogen bien las variaciones en el corto plazo y usan procedimientos de agregación de los indicadores bastante cuestionables (véase un análisis crítico en este trabajo científico).

En los últimos años, se ha desarrollado un nuevo y ambicioso sistema de indicadores, más  riguroso y sistemático que los anteriores, el proyecto Varieties of Democracy (V-Dem). Divide la democracia en cinco dimensiones (electoral, deliberativa, participativa, liberal e igualitaria). En todas ellas, las puntuaciones de España caen de forma acusada desde 2012, sin que hasta el momento se haya tocado fondo. Nuestro país obtiene en 2017 puntuaciones muy bajas en todas las dimensiones con respecto a Europa occidental. El lector interesado en los datos puede examinar la siguiente serie de gráficos:
 

En cuatro de las dimensiones, España aparece en última posición y, en una, en penúltima. No son resultados para sentir orgullo. España tiene aún mucho que mejorar en el funcionamiento de la democracia: está incluso por debajo de lo que le corresponde por nivel de desarrollo económico.

No quiero dar a entender que las bajas puntuaciones de nuestro país se deban a la crisis catalana. Cuando se hagan públicos los datos relativos a 2018, podremos calibrar mejor el impacto que esta ha tenido. Lo que está claro es que la forma en la que España abordó la crisis catalana refleja el patrón que indican los datos: estamos en la posición más baja dentro de Europa occidental, con una esfera pública de baja calidad, mecanismos muy imperfectos de participación política, una división de poderes cuestionada, etc.. Es evidente que nos queda todavía mucho por mejorar en cada una de las cinco dimensiones.

Cuando oigan a políticos dar rienda suelta a su nacionalismo español defendiendo que España es una democracia sin mácula, recuerden estos datos, elaborados sin ningún tipo de intencionalidad política y de acuerdo con los protocolos metodológicos más exigentes. En última instancia, la opinión pública española no anda tan desencaminada: hay buenas razones para que los ciudadanos no estemos satisfechos con nuestro sistema democrático.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

67 Comentarios
  • Aynur Aynur 14/10/18 19:25

    DATOS. Según S. Cuenca, la cuestión catalana hay que abordarla según los criterios de "una democracia liberal, avanzada". Y, desde una perspectiva cuantitativa (expertos, eurobarómetro, examen desapasionado de los datos, puntuaciones, sistema deindicadores...) analiza una cuestión cualitativa: de la democracia en general, de la europea y española en particular. Parece ser que Varieties of Democracy, con "un sistema de indicadores, mas riguroso y sistemático" (¡¡divide la democracia en cinco dimensiones!!: ¿tiene dimensiones la democracia?) determina que nuestro país, en cuestiones de democracia y resolución de conflictos, obtiene puntuaciones muy bajas en 2017. Según los datos, el sr. Cuenca no puede sentirse orgulloso de ser español: es una cuestión de cifras. Pero esperemos a 2018, quizá los número nos sean favorables. Sobre todo, porque los datos estan "elaborados sin ningún tipo de intencionalidad política y de acuerdo con los protocolos metodológicos más exigentes". ¿Desde cuando los datos son objetivos? Cierra el círculo con que "la opinión pública española no anda tan desencaminada". Sr. Cuenca ¿se da cuenta del despropósito de su artículo? ¡¡Joder, es que le tengo por un buen profesional!! casi por un intelectual. Le sigo, le leo, le compro, y me sale con estas. De primero de Sociología, en el primer trimestre, por correspondencia: cuantitativo/cualitativo. Ibañez, siempre Ibañez. Sin rencores, un abrazo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Ataio Ataio 13/10/18 13:00

    Interesante artículo, más por el tema que por el tratamiento que el periodista hace del mismo. Coincido con varios comentaristas en que no es de los mejores artículos del sr Cuenca.
    Encuentro muy enriquecedor, por contra, el debate entre los sres Luzin y Gsus Dejesus. Aprecio también la aportación del sr yosolo. Saludos cordiales a los tres.
    Lleva, para mí, una gran ventaja Luzin sobre Dejesus; y es que el tiene una extensa capacidad crítica sobre la democracia española . Mientras Dejesus ( como la mayoría de defensores de los nacionalistas ) manifiesta una adscripción a sus ideas cuasi religiosa, con una capacidad autocrítica nula.
    Aun así, encuentro cierta esquizofrenia política en el sr Luzin; por un lado es un antisistema y por otro lo defiende . No es que esto no sea compatible, pero los términos en que lo hace, son tan extremos que creo que incurre en la contradicción.
    La sacrosanta constitución se gestó con una relación de poderes muy "peculiar " por decir algo. Y el pueblo que la votó tenía nula cultura democrática y pésima conciencia política ( apuesto a que ni un uno por ciento sabía de qué iba la constitución). Ambos elementos hacen que ya de partida la calidad democrática de la misma, fuese bastante deficiente, que no nula. Técnicamente carezco de capacidad crítica, al parecer es una buena constitución, no se. Pero simplemente por su carácter pragmático la acepto y veo positiva su aplicación. Eso sí, yo como mínimo pasados unos 20 años la hubiese refrendado.
    Soy partidario de su reforma en la dimensión que los representantes legítimos del pueblo encuentren oportuna; y por supuesto sometería a referéndum la misma.
    Soy partidario también de un referéndum en cataluña. Debidamente reglado, con tiempo para informar y sopesar pros y contras, y en el que además del sí o no, hubiese al menos una tercera opción, el federalismo. Encuentro infantil el argumento de que "deben votar todos los españoles porque les afecta". Según esto, el brexit lo deberíamos haber votado todos los europeos. El sino de un pueblo lo ha de decidir dicho pueblo.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 5 Respuestas

    2

    2

    • RFripp RFripp 14/10/18 19:14

      Comparar un Referéndum de Autodeterminación en un Estado de Derecho con Constitución de un parte de su territorio y el Brexit y el Referéndum Británico es como mínimo estar totalmente despistado. 

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      1

      • Ataio Ataio 14/10/18 20:02

        No lo creo, porque aunque diferente, la interacción es grande. Y el juego de soberanías también se da. Evidentemente hay diferencias. A pesar de todo soy un convencido del derecho de autodeterminación de los pueblos sean cuales fueren las circunstancias, siempre que los cauces sean democráticos y pacíficos.
        PD. me gusta un poquito más Starless.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

    • luzin luzin 14/10/18 13:54

      Lo que usted percibe como esquizofrenia lo pienso por mi parte con coherencia y realismo. Evidentemente soy crítico con la Constitución del 78, es más, soy partidario de abrir un periodo constituyente que posibilite al conjunto de ciudadanos españoles la posibilidad de decidir que forma de Estado quieren y la elaboración de una verdadera Constitución, siendo partidario de establece una República Constitucional de la que en varias ocasiones he explicado los puntos fundamentales. Claro que cuando analizamos el proceso secesionista de los nacionalistas catalanes he intentado expresar las consecuencias políticas, económicas y sociales de ese movimiento, estudiando sus antecedentes, procedimientos, estrategias y tácticas, así como sus posibilidades. Para mí es evidente que la independencia sólo es posible por la fuerza, no existe el derecho a la autodeterminación que exigen los nacionalistas, esa fue mi tesis inicial desde Septiembre de 2017 y he intentado explicar como la Constitución del 78 niega ese derecho lo que hace imposible que cualquier gobierno de España pueda aprobar un referendum o algo parecido. En este sentido he observado con preocupación el profundo desconocimiento del texto de la C78 por parte de la inmensa mayoría de ciudadanos, de manera que es fácil introducir distorsiones y manipulaciones por parte de los diferentes actores. Entre algunas de sus afirmaciones "Soy partidario de su reforma en la dimensión que los representantes legítimos del pueblo encuentren oportuna; y por supuesto sometería a referéndum la misma." debería saber que el propio texto constitucional expresa con claridad cuáles pueden ser los cambios y los métodos de tales cambios según afecten a una parte de los artículos u otras. Y por supuesto no debe confundir la estructura política de la UE con la de España. La UE tiene una estructura confederal, donde rige el principio de subsidiariedad, y por lo tanto los británicos eran muy libres de largarse cuando quisieran. Algo que viene a proponer Podemos en su propuesta de España Confederal,pero antes necesitan anular la C78 y abrir procesos constituyentes de los nuevos estados, aunque no sabemos cuáles son.

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      3

    • Ataio Ataio 13/10/18 14:11

      Sigo, con perdón.
      Me gustaría, si el sr Luzin lo tiene a bien, que nos explicara qué opina del caso"kavanaugh"; o del hecho de que los jueces del Supremo en EEUU lo sean con carácter vitalicio. Que explique porqué allí hay más separación de poderes, asumiría de buen grado sus aportaciones positivas si así fueran.
      Y si, como creo, le inspiran los EEUU. Que nos diga su opinión sobre la desigualdad que allí habita, sus guetos, su sistema sanitário, su desregulación, su gusto por las armas, los crímenes de sus servicios secretos, el imperialismo que practica y sus genocidios varios......etc.
      Por último sr Luzin, a que se refiere usted con"limitar los poderes del estado"???. No será usted un neoliberal disfrazado de progresista???.
      Al sr Dejesus le sugiero que se informe del porqué de la discriminación mercantil padecida por los catalanes en relación a américa. Es muy posible que esta se diera porque mientras los castellanos, sobre todo, y el resto de la península eran esquilmados para abastecer las guerras de la monarquía, los catalanes no daban ni un real. De paso que se informe sobre" las- los remensas" y el beneficio que eso ha supuesto durante siglos para los agricultores ( acérrimos nacionalistas ) catalanes en comparación con el resto.
      Y le pregunto, cómo el sabio pueblo catalán votó 23 años al mayor y primer ladrón de la democracia el chantajista Pujol???. Porqué el mencionado vendió la gestión de las autopistas a manos privadas? Porqué no quiso un régimen como el vasco( sumamente injusto , por cierto ).
      Y le digo, franco reprimiría la cultura vasca y catalana, pero sus economías se hicieron de "oro" con su dictadura. Mientras cientos de miles de emigrantes españoles mandaban divisas.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      1

      2

      • Ataio Ataio 13/10/18 15:39

        Un poquito más. Con perdón.
        Sr Dejesus, cómo es que el el discutido estatud solo lo votó el 40 % de los catalanes ? donde estaba el sentimiento patrio? ahhhh hacía sol y era dia de playa.
        Es lícito culpar a España de una crisis economica internacional???
        Que respeto hay en identificar España de forma reiterativa e interesada con el PP??
        Puigdemont nunca tuvo legitimidad, fue puesto a dedo, no votado. Era legal, y ya ni eso. Un huído que no respeta ni a sus compañeros, injustamente en la cárcel por culpa del riesgo de fuga.
        Como se puede imponer una voluntad si no cuentas ni con la mitad de los votos??. Dos plebiscitos perdidos.
        Lo ocurrido los ´días 6 y 7 es algo más que fascismo.
        Siempre ha estado presente un manifiesto clasismo en cataluña, base esencial del nacionalismo. Pero se sobrellevaba con cierto respeto. Ahora se ha fracturado, se ha agudizado la división, gracias al emancipador independentismo,
        Esperemos que se abandonen las trincheras, impere el diálogo y mande la democracia.
        PD: Todos tenemos sentimientos, y todos debemos compartir derechos y obligaciones,

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        3

  • yosolo1 yosolo1 12/10/18 00:03

    La mediocridad de la docencia universitaria de España se observa y se pone de manifiesto con esta piltrafa de Sánchez-Cuenca. Me explico, trabajo en estadística, las mediciones de sensaciones y sentimientos no se pueden alegar para medir datos objetivos. Si tenemos en cuenta que hay una gran parte de la población en España que por motivos políticos está en contra de todo lo que lleve la palabra España, es normal que salgan resultados tan negativos. Sigo explicando, el sistema de comunidades autónomas es un pilar sustancial del actual sistema democrático español,( en esto no hay duda); bueno el fraude está en que cuando en Cataluña y en el País Vasco se pregunta por el déficit democrático en España el resultado es claramente negativo, mientras que cuando se les hace esta misma pregunta respecto a las asambleas y gobiernos autonómicos este déficit desaparece (no me extiendo respecto a lo que ha pasado en Cataluña con un Parlamento cerrado que los supremacistas justifican como democrático). Lo dicho el artículo es manifiestamente un fraude por no tener en consideración que hay una importante grupo poblacional que opina sobre el déficit democrátic por ideología no por realidad, y que esa opinión varía a una posición opuesta cuando el sistema se aplica en su comunidad autónoma. Si el sistema democrático se mide por el sistema electoral (análogo a cualquier europeo, y mejor que el británico mayoritario), constitución (la española es una copia de la alemana, reconocido por todos los catedráticos, siendo mejor la española pues permite su modificación total, mientras la alemana no), sistema judicial (en Estados unidos los puestos del Supremo son vitalicios) es perfectamente omologable a cualquiera, el sistema sanitario (importante porque pone de manifiesto la verdadera implantación del sistema Social y democrático de derecho) español es incuestionable en cuanto a superioridad respecto a los restantes (independientemente del intento del PP por terminal con él), no sigo, pero estos últimos son datos objetivos, las opiniones de los ciudadanos en un país como el nuestro por lo expuesto anteriormente deterioran los resultados, y eso en estadística tiene un nombre y una causa

    Responder

    Denunciar comentario

    6

    10

  • Elena MG Elena MG 11/10/18 10:03

    Uno de los más graves problemas de nuestra actual democracia es la inexistencia de una verdadera segmentación de intereses entre los distintos poderes que conforman un Estado. De tal manera que existen amplios pasillos en los que las influencias de unos poderes subvierten las jurisdicciones de los otros. No debería ser que la justicia fuera el brazo ejecutor del legislativo y que actuara en connivencia con aquel. Y Lo mismo pasa con el poder mediático.

    En el anterior periodo legislativo se ha visto como las mismas consignas que habían sido paridas en Génova 13, con puntos y comas, estaban siendo amplificadas megafónicamente a las pocas horas a través de radios y televisiones privadas, lo cual es tolerable pero no lo es tanto cuando también se trataba de las cadenas públicas de ámbito nacional.

    Se han visto fotos, que han sido virales en la red, de cómo al día siguiente de difundir una directriz en los despachos de la sede popular, en el 90% de las portadas de la prensa seria aparecían hasta los mismos titulares y en alguna ocasión hasta la misma foto de portada. Esa característica es impensable en una democracia consolidada del norte de Europa. Esta manera de proceder es más bien propia de países con regímenes autoritarios o democracias de homologación dudosa, como la venezolana, que tantos ríos de tinta se gastaron en su día para dar cobertura mediática, como si Caracas fuese el Umbiliculus Mundi.

    Para que esto no ocurra la única manera es aumentar considerablemente la transparencia para que los mecanismos de supervisión actúen de oficio y cuanto antes y no se comporten como simples mecanismos de adorno o en su defecto más grave, simplemente fallidos.

    La clave no es pensar que los que nos van a gobernar son seres de luz, al contrario. Por eso en los países en los que la democracia se mama desde niño se trata al político como de un posible depravado delincuente en el sentido de estar permanentemente vigilado por decenas de pares de ojos para que no pueda delinquir. Probablemente los más listos seguirán enriqueciéndose, hurtando prevaricando pero lo tienen mucho más difícil sin una fiscalía que te afine los cargos.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    12

    • luzin luzin 11/10/18 13:16

      Alfonso Guerra (1985): "Montesquieu ha muerto"

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      2

  • Lamurga Lamurga 11/10/18 08:06

    Artículo pseudocientífico y tan argumentado como una patata frita. Los estándares que no le gustan son poco rigurosos. ¿Por qué? Porque sí.

    Rebuscando halla un sistema de indicadores que recoge una evolución dinámica de valoración. Esta sí es buena. ¿Por qué?¿Qué más da por qué?, estampa una foto fija y tirando, Españistán, que es lo que queríamos.

    En todo caso, el V-dem lo que recogería en 2017 es que la democracia española se ha resentido más con la crisis que las de su entorno, conclusión interesante y sobre cuyas causas merece la pena indagar. Pero este no era el objetivo, ¿verdad?

    Responder

    Denunciar comentario

    8

    4

  • borjiniano borjiniano 11/10/18 01:58

    Los curas y los de Franco mandan muchísimo. El Opus Dei es su legal representante. Vamos mal, para ir a peor. En política solo se meten mediocres y trepas. Por ejemplo Sánchez aunque lo echen ya tiene resuelta su papeleta económica de por vida. Y así va la vaina.

    Responder

    Denunciar comentario

    4

    3

  • Hammurabi Hammurabi 11/10/18 00:03

    Los datos que nos muestra Ignacio Sánchez-Cuenca, no se que grado de realidad tienen. Es complicado llegar a este tipo de conclusiones. Mi intuición me dice que posiblemente en democracia, todos países suspenden. Para mi la democracia es una utopía, pero seguro que incluso en sus respectivas cloacas, los demás países son más sutiles.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • losdel38 losdel38 10/10/18 23:06

    ....Y a mi me da pena que mi querida España tenga un Gobierno democrático de 3ª división.
    Siempre que este en vigor el Concordato con la Santa Sede que se firmó en el 1851 todos los Gobiernos desde esa fecha a nuestros dias son Gobiernos de 3ª Division incluido la dictadura del Santisimo Franco...Digo Santisimo por que fué el Papa el que le Condecoró con la Gran Cruz y dió las ordenes para que le dieran los Honores bajo Palio como al Caliz,por los 5.000,000 de asesinatos.
    Antes,con y despues del Santisimo Franco los Obispo/curas en España son los que hacen y ordena lo que le da la gana........Y no se puede detener a nadie sea Obispo o sea cura.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    6

  • aguililla aguililla 10/10/18 22:58

    Buen articulo,gracias

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    4

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 10/10/18 21:42

    Excelente comentario de luzin. Buenas noches!

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    1



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.