x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Verso Libre

Llamo a los poetas o a quien haga falta

Publicada el 27/01/2019 a las 06:00 Actualizada el 26/01/2019 a las 17:40
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Después de la exaltación de los momentos iniciales de su compromiso político, Miguel Hernández sufrió una crisis de confianza ética que dejó escrita en su libro El hombre acecha. Nunca perdió la esperanza, pero se sintió angustiado al ver que sus propias manos podían convertirse en garras a causa de la crueldad de la Guerra Civil. En Llamo a los poetas convocó a sus compañeros para hablar, abandonar las solemnidades retóricas y lavarse con agua las mentiras de los labios. El dolor le hizo desear una conversación, algo que también había sentido unos años antes al recibir la noticia de la muerte de su amigo Ramón Sijé: “que tenemos que hablar de muchas cosas, / compañero del alma compañero”.

La conversación no resulta siempre fácil. Miguel Hernández era buen amigo de Vicente Aleixandre, al que le había dedicado Viento del pueblo, y de Pablo Neruda, destinatario principal de El hombre acecha. Pero sus relaciones con algunos de los poetas convocados habían resultado muy difíciles. Cuando llamó a Alberti, Cernuda, Prados o León Felipe, quiso ofrecer una apuesta por la unidad frente a los verdaderos enemigos, dejando a un lado la diferencias, los rencores y los malentendidos.

Tampoco había sido sencilla su amistad con Federico García Lorca, aunque con él ya no podía hablar, porque estaba muerto. A veces se afirma que el elitismo de Federico tuvo la culpa de su enemistad, ya que Miguel Hernández provenía de una familia humilde y Lorca pertenecía a un mundo más que acomodado. Su educación se amparaba en la cultura distinguida de la Residencia de Estudiantes. Pero las cosas son más complicadas, porque la cultura distinguida no es un mal equipaje cuando sirve para defender la libertad frente al mundo represivo del clericalismo. Miguel Hernández irrumpió en Madrid como un muchacho educado en los dogmas de la Iglesia católica, ejemplo de las ventajas de las costumbres viriles y sacerdotales frente a la educación pública promovida por la República. Educado junto a Ramón Sijé en el pensamiento reaccionario, tardó mucho tiempo en acercarse a la izquierda y en compartir las ideas de los escritores revolucionarios.

No es extraño que García Lorca se sintiese ofendido por sus desprecios machistas a los homosexuales o que María Teresa León le pegase una bofetada al comprobar la facilidad con la que el poeta de Orihuela llamaba putas a las mujeres que llevaban una vida libre. Cuando se acercó a la izquierda, además, pisó el escenario con su vieja pureza dogmática, proclamando a gritos lo que significaba ser un buen comunista, un activista verdadero, frente a las dudas y las debilidades de sus mayores. Llegaba para inventárselo todo, para dar lecciones.

Miguel Hernández tuvo una vida muy difícil. Es admirable cómo consiguió una y otra vez encontrar caminos para salir de las contradicciones. Creo que sus grandes poemas y sus mejores actitudes en la vida se debieron a la honestidad emocional, al deseo de no mentirse. A veces pudo cometer un error, nadie está en posesión de la verdad; sin embargo, la voluntad de no mentirse da a sus palabras un sentimiento de corazón verdadero que las salvan del cinismo y de las mezquindades de los que se acostumbran a convivir con lo falso. La lectura del Cancionero y romancero de ausencias es un enorme regalo en estos tiempos marcados por la posverdad.

También es un regalo Llamo a los poetas. Miguel Hernández pasó de los apellidos a los nombres, de Alberti a Rafael, de Cernuda a Luis, de Altolaguirre a Manuel, para decirle a sus compañeros que había que sentarse a hablar. Cuando los peligros son evidentes y se avecina una realidad hostil, sirven de poco los enfrentamientos, más vale unirse frente al enemigo común, buscar estrategias compartidas para evitar la desolación. La falta de unidad de la izquierda ante el totalitarismo le recordó a Miguel Hernández los conflictos de los poetas entretenidos en sus batallas mientras se acercaba la barbarie. Por eso los convocó, quiso sentarse a hablar. En situaciones graves conviene convocar a los compañeros, o a quien haga falta.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

40 Comentarios
  • fotovoltaico fotovoltaico 30/01/19 21:36

    Es interesante la union entre los progresista aunque seamos y pensemos algunas veces distinto y es bueno por lo menos para mi,que cada uno tenga su propio analisis,,sinembargo en estos momentos tener claras las ideas y para mi que la derecha y la ulteraderecha no gobiernen,porque entonces si que hemos fracasado por mirarnos tanto el ombligo. UN ABRAZO.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • ninela ninela 28/01/19 09:58

    Ataio, que y emoción oportuna tu recuerdo de Miguel. ! Ojala sirva para que ls diferencias retóricas o, algo mas, sirvan para levantar las yuntas de los cuellos de tantos desprovistos! Gracia Luis García Monterro.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    1

    • Ataio Ataio 28/01/19 19:45

      Gracias ninela. Un abrazo.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • CinicoRadical CinicoRadical 27/01/19 19:31

    pureza de sangre,,como me gusta..camino de perfección..el embrujo de las mentiras..bulos..los piratas..La cultura somalí se basa fundamentalmente en el islam y en la poesía, y se ha desarrollado a lo largo de los años de forma oral...."En mi infancia era muy común escuchar los miembros de mi familia tener conversaciones en forma de poesía.".jodios piratas....plática,platica..en evolución somos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • GRINGO GRINGO 27/01/19 19:27

    Nuestra sociedad es incapaz, en muchas ocasiones, de reaccionar o interpretar situaciones que nos afectan directamente, y que además son totalmente perjudiciales para su funcionamiento y progreso, por lo que está más necesitada de que el mensaje sea crudo y descarnado.
    No nos podemos permitir el lujo de florituras y poesías..., éso está para sociedades más justas y con menos carencias.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Ataio Ataio 27/01/19 19:16

    Atendiendo a la oportuna y necesaria llamada a la unidad del poeta, parece ser que muchas son las voces que la invocan; más la dificultad está en como plasmarla y ejercerla de manera y modo que se venza a la insufrible derecha y su canalla neo-liberalismo.
    Algunos-as no solo no se lavan las mentiras de la boca, sino que hacen de las mismas el eje de su discurso. En consecuencia con esa actitud, imponen y no proponen. O lo intentan . Allá ellos-as, que la suerte les acompañe.
    No hay verdad más sencilla , más real y más contundente que la que mana del voto ( al menos para todo aquel que se precie de ser demócrata ). Ya sea de las bases en un partido, o de los ciudadanos en una sociedad.
    Si vamos a lo concreto y ante hechos consumados. Pienso que lo que es en la comunidad de Madrid Unidos Podemos ( sumando a EQUO y todas las fuerzas que gusten ) debería presentar candidatura.
    Un más que excelente candidato sería Alberto Garzón, transmite bondad y honradez, y es un líder bien valorado. No comunica entusiasmo, pero si firmeza, por lo demás nadie es perfecto. Contribuiría , de paso, a combatir los resquicios de sectarismo que quedan en IU y Podemos ( tan nefastos ). Asentaría la verdad de que lo que importa es el proyecto, no las personas.
    Personalmente también haría lo mismo en la capital. En este caso la candidata sería Clara Serra, que cuando menos tiene el apoyo de las bases.
    Por supuesto pasadas las elecciones aunaría fuerzas Psoe- Más Madrid - Unidos Podemos atendiendo, como no, a la proporcionalidad.
    Sea como fuere, la coyuntura actual demanda más que nunca el pronunciamiento de las bases.
    Sin prisa, pero sin pausa. La incertidumbre es mala compañera.
    PD: Unidos..........Podemos. Así de sencillo.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    4

    7

    • JuaniKo JuaniKo 27/01/19 20:29

      https://www.youtube.com/watch?v=Feyp4cBaL5g

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • Ataio Ataio 27/01/19 19:36

      Es imposible resistirse a ensalzar la grandeza de Miguel Hernández. Nadie con más apego a la tierra y de humanidad tan elevada.
      Otras son las yuntas y los yugos, pero hay tantos niños yunteros.

      Carne de yugo, ha nacido
      más humillado que bello,
      con el cuello perseguido
      por el yugo para el cuello.

      Nace, como la herramienta,
      a los golpes destinado,
      de una tierra descontenta
      y un insatisfecho arado.

      Entre estiércol puro y vivo
      de vacas, trae a la vida
      un alma color de olivo
      vieja ya y encallecida.

      Empieza a vivir, y empieza
      a morir de punta a punta
      levantando la corteza
      de su madre con la yunta.

      Empieza a sentir, y siente
      la vida como una guerra
      y a dar fatigosamente
      en los huesos de la tierra.

      Contar sus años no sabe,
      y ya sabe que el sudor
      es una corona grave
      de sal para el labrador.

      Trabaja, y mientras trabaja
      masculinamente serio,
      se unge de lluvia y se alhaja
      de carne de cementerio.

      A fuerza de golpes, fuerte,
      y a fuerza de sol, bruñido,
      con una ambición de muerte
      despedaza un pan reñido.

      Cada nuevo día es
      más raíz, menos criatura,
      que escucha bajo sus pies
      la voz de la sepultura.

      Y como raíz se hunde
      en la tierra lentamente
      para que la tierra inunde
      de paz y panes su frente.

      Me duele este niño hambriento
      como una grandiosa espina,
      y su vivir ceniciento
      revuelve mi alma de encina.

      Lo veo arar los rastrojos,
      y devorar un mendrugo,
      y declarar con los ojos
      que por qué es carne de yugo.

      Me da su arado en el pecho,
      y su vida en la garganta,
      y sufro viendo el barbecho
      tan grande bajo su planta.

      ¿Quién salvará a este chiquillo
      menor que un grano de avena?
      ¿De dónde saldrá el martillo
      verdugo de esta cadena?

      Que salga del corazón
      de los hombres jornaleros,
      que antes de ser hombres son
      y han sido niños yunteros.

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      5

  • Damas Damas 27/01/19 16:42

    Totalmente de acuerdo con esa convocatoria para hablar con el objetivo de la unidad, a semejanza de lo que planteó Miguel Hernández.
    Pero no comprendo por qué en esta columna escrita sobre la figura de M. Hernández y con ese fin, se critican anécdotas de ese poeta, tomando partido indisimulado en la relación entre él y otros.
    Algo que me ha chocado es no sólo que apareza aquí lo del bofetada que le dió María Teresa León, sino cómo se hace: "... al comprobar la facilidad con la que el poeta de Orihuela llamaba putas a las mujeres que llevaban una vida libre."
    Yo encuentro una diferencia destacable en como se habla de ello en otro sitio:
    " Tampoco Alberti soportó nunca a Hernández porque le robó la etiqueta de poeta del pueblo. Y es queMiguel Hernández le recriminó pasar la guerra abrigado en la sede de la Alianza de Intelectuales en Madrid y no en la primera línea de fuego jugándose la vida. También porque durante la Guerra Civil Hernández irrumpe un día en el edificio de la Alianza y al ver el festín que se estaba preparando no pudo ocultar su enfado ante lo que él creía un gran derroche mientras otros camaradas morían en los campos de batalla. Así, el poeta de Orihuela, dirigiéndose entonces a Alberti se cuenta que le dice: «Aquí hay mucha puta y mucho hijo de puta». Al parecer, estas palabras fueron escuchadas por Mª Teresa León, mujer de Alberti, quien muy enfadada se dirige a Hernández y le espeta: «No tienes ningún derecho a hablar así de una mujer y extender ese juicio a todas las mujeres de la Alianza. Eso no es de hombres.». A continuación le dio una bofetada."*

    * https://art-y-cultura.blogspot.com/2017/05/miguel-hernandez-una-relacion-nada.html

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 6 Respuestas

    3

    5

    • Hammurabi Hammurabi 27/01/19 17:06

      Son muy buenas reflexiones, pero también me pongo en el pellejo de Miguel Hernández. Entiendo que desde su honestidad tuvo que luchar contra la educación recibida. Seguro que no le fue sencillo y le costo dolor, muchas veces es el sentido trágico de la vida es el que te hace despertar, y por encima de todo la amistad y el respeto.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 5 Respuestas

      0

      5

      • Damas Damas 27/01/19 17:20

        Hammurabi, nada más lejos que criticar a M. Hernández por la utilización de la palabra "puta", lo que he pretendido es contraponer otra versión a la reflejada aquí arriba. Sobre el sentido de mi comentario, tiendo a creer que García Montero lo puede entender, aunque no lo comparta.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 4 Respuestas

        1

        4

        • Luis Luis 27/01/19 17:43

          Hola Damas, entiendo tu comentario. Y he estudiado mucho a los poetas de la República. En el artículo habló bien de Miguel Hérnández, porque me emociona', pero su actitud con los mujeres es propia desde sus poemas de una educación muy reaccionaria. Lo de la bofetada me lo contó de viva voz Rafael Alberti, y confío más en él que en algún biógrafo más interesado en criticar el comunismo de Alberti que en comprender a Miguel Hernández. Agradezco siempre vuestros comentarios.

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 2 Respuestas

          0

          4

          • Damas Damas 27/01/19 18:52

            Buenas tardes, Luis, gracias por tu atención. Daba por hecho por muchos motivos tu estudio, conocimiento, de tales poetas. También es evidente la alta valoración de M. Hernández mostrada en el artículo. Como también he percibido una crítica hacía él, que a mi modo de ver no tiene que ver con el objeto del artículo; incluso aprun decantarse en ese sentido (crítica) hacia una de las partes, por alguna respuesta de índole personal de García Lorca en el marco de la relación entre ellos dos. Entiendo perfectamente las confianzas hacia quienes nos las producen. Pero igual podemos estar de acuerdo, en que es difícil abstraernos totalmente de nuestra subjetividad. Gracias, de verdad, no había imaginado tener una respuesta por tu parte.

            Responder

            Denunciar comentario

            Ocultar 1 Respuestas

            0

            2

            • Damas Damas 27/01/19 23:14

              rectificación un por "aprun", así debería poner: incluso UN decantarse ..

              Responder

              Denunciar comentario

              0

              0

        • Hammurabi Hammurabi 27/01/19 17:23

          OK.

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          0

  • NUÑEZ NUÑEZ 27/01/19 16:31

    Cuanta verdad.Pero esto es así,no sé que pasa pero cuando mas unidos debemos estar pasa todo lo contrario.Dejan de hablar y de votar y así nos va

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Ferova Ferova 27/01/19 14:34

    En las fechas que vivimos, creo que es un deber la unidad de la izquierda, porque las palabras hacen la unidad de las ideas. Saludos.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    3

    • JuaniKo JuaniKo 27/01/19 22:54

      https://www.youtube.com/watch?v=Feyp4cBaL5g

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Ferova Ferova 27/01/19 14:34

    En las fechas que vivimos, creo que es un deber la unidad de la izquierda, porque las palabras hacen la unidad de las ideas. Saludos.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    1

  • Ferova Ferova 27/01/19 14:34

    En las fechas que vivimos, creo que es un deber la unidad de la izquierda, porque las palabras hacen la unidad de las ideas. Saludos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.