x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Verso Libre

Envejecer con ella

Publicada el 21/04/2019 a las 06:00 Actualizada el 20/04/2019 a las 14:36
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Tal vez se trata de la misma ilusión, pero su voz seductora siempre ha elegido el vocabulario y el tono según las necesidades de la edad. Llevamos muchos años hablando de todo. Vivir con ella supone provocar en cualquier momento conversaciones sobre el amor, el odio, el miedo, la alegría, las ilusiones y el lugar melancólico de los sueños perdidos. Los sueños perdidos son un lugar, igual que el presente, eso dice ella, y conviene hacer los lugares habitables para encontrar en el fuego lo mejor de nosotros, no un caldo sucio de rencores y facturas.

De niño me regaló la imaginación envuelta en los versos de Espronceda, Zorrilla, el Duque de Rivas y Campoamor. Una pirata me habló de la libertad, un Cristo de las promesas que deben cumplirse, un castellano viejo de la dignidad más valiosa que cualquier palacio y un enamorado de las cartas de amor que escribe la muerte. La imaginación me ayudó a mirar por las cerraduras de las puertas en busca de los otros. Y comprendí el dolor ajeno hasta el punto de hacerlo propio. Mirar por el ojo de una cerradura es también una forma de buscarse a uno mismo.

En la adolescencia comprendí el sentido de la soledad y la tristeza gracias a Gustavo Adolfo y Rosalía. Hay mucho de máscara y de falso en los gritos, sobre todo si intentamos hablar de las cosas importantes, y conviene pensar las palabras, sugerir, enfadarse a media voz, amarse en un susurro. Saber de soledades es muy importante cuando uno está decidido a embarcarse en una ilusión colectiva.

La juventud con ella fue una apuesta erótica y cívica por la plenitud, un compromiso de rebeldía como norma. Rebeldía con Leopardi contra los que quieren hacer incompatible el vitalismo y la lucidez. Rebeldía con Baudelaire por la velocidad de las ciudades modernas que nos hacen y nos deshacen. Rebeldía con Cernuda contra la superstición de las victorias. Rebeldía con Blas de Otero contra la superstición de las derrotas en esta vida que, como murmuró García Lorca, no es noble, ni buena, ni sagrada. María Zambrano me ayudó a darle vueltas a una razón poética.

De juventud y madurez fueron las palabras en el tiempo de Antonio Machado, su escepticismo con creencias, una fatalidad vital que le da a los versos más claros y descriptivos la música de la meditación, la profundidad coloquial de un pensamiento en el que se puede compartir la intimidad o el rumor de las plazas. En esas plazas y en esa intimidad me cité con Ángela Figueras Aymerich, Gloria Fuertes, Pasolini, Jaime Gil de Biedma, Ángel González, José Agustín Goytisolo, Francisco Brines, Joan Margarit y Patrizia Cavalli.

Desde la niñez a la madurez la poesía se empeñó en explicarme su paradoja: tener imaginación es la forma más honesta de sentirse responsable. La hostilidad del mundo exterior no vale de excusa si de lo que se trata es de mirarse a los ojos y preguntarse: ¿qué puedo hacer yo?, ¿qué debo hacer yo? La verdad es una amante muy desprestigiada, hemos descubierto mil razones para dudar de su compañía, nos ha presentado a novios insufribles, pero tampoco es aconsejable vivir sin ella, echarla fuera de la pandilla, quedarse sin su luna en una barra de bar llena de cínicos, mentirosos y bocas sin escrúpulos y sin crepúsculos.

Esta lección imaginativa de la responsabilidad es lo que más le agradezco a la poesía mientras envejezco con ella. Porque el mundo cambia, la tecnología le da la vuelta a la piel del mundo, el horizonte es un sumidero roto por el que se escapa el agua… y ya me queda lejos incluso el presente. Pero la poesía me ha enseñado la responsabilidad como única forma de buscar las palabras sin engañarme. Verdad, destino, historia y vida.

No son las redes, son nuestros dedos sobre las redes. No es el pasado, es nuestro olvido. No es la política, es el vértigo de los que opinan que mentir es la única manera de estar en posesión de la verdad. Cuando quieren convertirnos en fieras a través la confusión entre lo privado y lo público, no es mala respuesta encontrar la poesía que llevamos dentro.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

20 Comentarios
  • arrossinat arrossinat 21/04/19 19:39

    ¡Qué hermoso canto a la ilusión… y, desde mi torpe punto de vista, también a la esperanza y, en definitiva, a la vida!
    ¡Jo, Luis, por favor, que en la vejez no debe uno recibir el impacto de emociones demasiado fuertes!

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    2

    • MASEGOSO MASEGOSO 22/04/19 08:20

      Es un placer leer tus comentarios y saber que aún nos conectan estos medios.
      Un abrazo y, por favor, prodigate más con esos fenomenales comentarios que salen de tu mano.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Coronel Dax Coronel Dax 21/04/19 11:18

    Con amabilidad quiero expresar mi discrepancia con el comentario de Masegoso. Es cierto que la huida al campo o al mar y el reencuentro con la naturaleza puede inspirarnos la poesía, pero esta se puede encontrar también en el bullicio de la ciudad. Y no hay mayor prueba de ello que uno de los más grandes poetas que hayan hoyado este planeta, Baudelaire, que menciona Luis en su acertadísimo artículo de hoy.

    Puede que la poesía sea Dios, pues está en todas partes. En el caso del poeta parisino tan solo recuerdo un poema de juventud inspirado por la contemplación de un paisaje desde las cumbres pirenaicas. Un poema muy inspirador para los que, como yo, somos amantes de las montañas. El resto de su obra es muy urbanita, y antitética de la paz de espíritu. Al contario, su obra es la transposición en belleza de los tormentos de su corazón.

    Hay poesía, solo falta un alma dotada para encontrar las palabras adecuadas, en el mitin de Unidas Podemos de hace unos días en Elche. Poesía y verdad se conjugaron en este mitin heterodoxo, donde las voces de las humildes luchadoras eran más elocuentes que las de sus líderes. Una coral de voces que desnudaron las consecuencias que la “mano invisible del mercado” ha ido dejando al descubierto. Esa mano invisible, mano ladina y birladora que siempre se dirige a unos bolsillos para vaciarlos mientras no deja de llenar otros, invariablemente los mismos. En su versión de este siglo, el mercado es una mano manoseadora, manipuladora y manirrota, sin poesía, es decir, sin comprensión por el dolor ajeno. Las condiciones de trabajo de algunas de estas mujeres no es que sean decimonónicas, que son medievales. Ya han tomado conciencia de que arrastran cadenas, primer paso para conseguir desembarazarse de ellas.

    Y es que me emocioné ayer cuando escuchaba el mitin por YouTube mientras trabajaba. Para quien tenga tiempo, porque es largo: https://www.youtube.com/watch?v=2ctqmGxKFPQ

    Un saludo a todos.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    3

    5

    • MASEGOSO MASEGOSO 22/04/19 08:18

      Me alegrode tu respuesta a mi comentario por dos razones.
      No siempre, a veces, uno se identifica o bien con su lugar de naciiento o bien con el de residencia.
      Rememorando tiempos pasados, en mi juventud residí en Elche durnte un año, aproximadamente y entonces si era consciente de esa poesía que dices hay en las ciudades.
      Me encantaba la salido de los trabajadofres de las fabricas de calzado. Aquella multitud de sonrisas y alegría por tener un medio de vida firme me emocionaba ya que, en mi tierra no existía, entonces la cantidad de medios fabriles que hay hoy.
      La poesía para mi es el comtemplar la vida con la tranquilidad que da ser ya un anciano y, alejado de la lucha cotidiana del trabajo, tener el tiempoo suficiente para poder disfrutar cosas que solo tuve en mi niñez y primera juventud.
      La ciudad con sus prisas, sus caras anodinas, sus tumultos en los transportes públicos, en definitiva todo lo que nos hace ir siempre con la hora pegada a un estricto modo de vivir hizo que no pudiese ver esa ciudad que Boudelaire poetizaba.
      No siempre la vida es bella o apacible y, no siempre, tiene uno la capacidad de ver poesía en su entorno de cifras, documentos, dimes y diretes.
      Un cordial saludo Coronel Dax

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      3

  • Elvira García Bajos Elvira García Bajos 21/04/19 10:39

    Comparto la emoción de la poesía. 
    Leer esta semana Envejecer con ella de Luis García Montero, un regalo inestimable. Gracias. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

  • Valldigna Valldigna 21/04/19 10:14

    Valldigna.Grácias MAESTRO por tus escritos que trasmiten paz que tanta falta nos hace a los humanos.


    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7

  • GRINGO GRINGO 21/04/19 10:09

    Todos tenemos un relato vital que recorre nuestra existencia desde la más tierna infancia, pero a veces parece que olvidamos que hay mucha gente "que no tienen ni tiempo de vivir de ésta manera que nos cuenta Luis"....

    Hay personas que tuvieron la desdicha de nacer en un hogar donde faltaba lo más básico, que ven que sus padres se han deslomado por intentar sacar una familia adelante, y siguen remando contra corriente perdiendo terreno, el futuro de sus padres ya se lo llevó el tiempo, el suyo, que nunca hizo ademán de aparecer, se va difuminando, y el que debería ser para sus descendientes prefieren guardarlo en el cajón de las esperanzas no cumplidas.....

    Cuando ves que en tu hogar falta lo más básico, que cualquier gasto se convierte en un drama, que no ves salida por ningún sitio, es difícil recurrir a la poesía como bálsamo que todo lo cura.....

    Quizás algún día si el panorama empieza a descampar, se atrevan a recuperar ésos sueños que todos hemos tenido en nuestra infancia, pero que en muchos casos se han ido al garete por obra y gracia "de los de siempre".

    Mientras tanto, "sigamos haciendo el juego a los poderosos", a los que nos pueden garantizar nuestro futuro, que éso es lo más importante.

    Responder

    Denunciar comentario

    4

    6

  • Fernandos Fernandos 21/04/19 10:08

    Me ha emocionado, la verdad o defender la verdad es creo yo la única forma de vivir, a pesar de las muchas bofetadas que me he llevado por defenderla.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    9

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 21/04/19 07:58

    Como cada tres semanas, señalo que se puede leer libremente un cincuenta por cien de mi libro El desorden de los toldos. El espíritu del viaje habita esta novela!...
    En: https://www.amazon.com/El-desorden-los-toldos-Spanish/dp/1521301034
    Buen día!

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    1

  • paco arbillaga paco arbillaga 21/04/19 07:06


    «No son las redes, son nuestros dedos sobre las redes.» Es nuestro egoísmo, nuestro afán de superioridad sobre los demás, nuestro afán de derrotarlos, de imponerles nuestras ideas, lo que pone «nuestros dedos sobre las redes».

    El espectáculo que nos están dando algunos políticos en esta campaña con el mensaje de que YO, YO, YO, YO, os haré esto o lo otro, el yoyo que salvará a España ¡de otros españoles!, es una muestra de la gran mentira que nos sueltan quienes quieren poner a SU España en manos de las multinacionales traspasándoles bloques de viviendas, hospitales, escuelas, universidades, autopistas, o la gestión de nuestras jubilaciones.

    «Cuando quieren convertirnos en fieras a través la confusión entre lo privado y lo público, no es mala respuesta encontrar la poesía que llevamos dentro», por ejemplo adaptando la de Rafael Alberti a estas fechas electorales: «¡A galopar (votar), a galopar (votar), hasta enterrarlos en el mar!» Osasuna.

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    9

  • baja chico baja chico 21/04/19 06:53

    Tuve un tiempo que me enamoraba la sonoridad de la rima. Pero lo viví como me enseñó Pesoa (Persona en luso, de españoles ilusos)con aquello de que... " El poeta es fingidor, finge tan cumplidamente, que hasta finge que es dolor, el dolor que en verdad siente... " Y engañaba para gustar a los amigos, para agradarles, y para destruir al enemigo con una sátira punzante y demoledora. Después me avergoncé de mis mentiras y enmudecí. Y solo en momentos solemnes y/o trágicos me he concedido destilar ese licor amargo y doliente.
    Y disfruté con el Romancero y las coplas de Mingo Rebulgo y de La Panadera, y lo había hecho anteriormente con los primeros balbuceos del romance con los milagros de santa Oria y los de santa María y con los cántables de Juan del Encina. Y me encantó Manrique y sus coplas, y antes los tercetos del divino Dante. Y las sátiras de don Francisco de Quevedo, y las coplillas de prolífico Lope. Y el Pirata de Espronceda y las leyendas del divino Bécquer junto con sus dolientes rimas.
    Y todos estos y demás modernos y hasta algún contemporáneo estaban en aquel milagro recopilatorio de "Las mil mejores poesías de la lengua castellana" que heredé todo arrugado y sin tapas, de mis abuelos y después perdí pero volví a recibir otro ejemplar mejor conservado, como herencia sentimental y regalo de mi tía la derechona, tras la muerte de su marido, el héroe anarquista encarcelado de mi infancia. En ellos dos se reflejaba todo el drama de mi España. (Un matrimonio de ideas contrapuestas y dos libros de poemas, el primero, destrozado y doliente que provenía de aquellos años de plomo "dictaduros" de mi infancia, y el segundo de aquella "dictablanda" que nos trajo el contubernio mal cosido que se inventaron lossuarezyloscarrillos de cuelgamuros y los cienmil irredentos de las cunetas.
    !No puedo perdonar tamaño desatino aunque nos trajeran 30 años de bonanzas y 10 de recesiones y desigualdades flagrantes! Ni aunque me tachen de rencoroso y mal español. Que hay heridas que no curan si no se cauterizan.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    2

    10

    • M.T M.T 21/04/19 07:01

      Chapeau! Amén.

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      1

  • Retigosa Retigosa 21/04/19 02:27

    Perdóname Luis, porque he hecho una pequeña trampa. Estoy escribiendo mi comentario antes de haber leído tu columna, y esto ha sido porque primero he estado leyendo las opiniones de quienes ya la habían leído y me ha sorprendido que a diferencia de en otras ocasiones, donde la discrepancia y el enfrentamiento suelen ser bastantes frecuentes, en ésta, todas ellas rezuman: paz, sosiego, belleza,.. y esto debe ser porque al leer tu escrito, el alma se serena. Ahora voy a leerlo yo.
    Gracias Luis.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.