x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Verso Libre

España puesta en pie

Publicada el 15/09/2019 a las 06:00 Actualizada el 14/09/2019 a las 12:18
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Me gusta dialogar con los libros, leer y releer autores que forman parte de mi educación sentimental. La preocupación por las migraciones y los desplazados me invita a buscar en la biblioteca algunas voces del exilio español. Estos días he vuelto a Memoria de la melancolía (1970), el volumen en el que María Teresa León tejió el desarraigado existir de su propia vida.

La presencia de la Guerra Civil es constante. En varias ocasiones recordó la estrategia envenenada de una política internacional que desamparó al Gobierno español. Se impuso, por ejemplo, que las Brigadas Internacionales abandonasen el conflicto y su apoyo a la legalidad vigente, mientras se permitió que Hitler y Mussolini siguieran sosteniendo al bando golpista, que se autollamó nacional con una clarísima manipulación del lenguaje.

Rafael Alberti escribió la Cantata de los Héroes y la Fraternidad de los Pueblos para despedir a las Brigadas. María Teresa encarnó el papel de España en un acto que se celebró en Valencia, vistiendo un traje de campesina con unas trenzas que le recordaban a la Dama de Elche. Cuando empezó a decir los versos un escalofrío constante recorrió su cuerpo: “Yo soy España. / Sobre mi verde traje de trigo y sol han puesto / largo crespón injusto de horrores y de sangre”. Recuerda la escritora que al recitar en voz alta su papel “todos aquellos hombres, combatientes por la libertad del mundo, se habían puesto en pie, cuadrados y firmes, ante la figura de España”. El sentido de pertenencia a la dignidad española y la identificación de su lucha con el amor a España cruza desde la primera página hasta la última estas memorias de María Teresa León. Fue un sentimiento muy extendido entre los exiliados españoles.

Las próximas sentencias judiciales sobre el proceso independentista catalán y la situación política pondrán otra vez como asunto prioritario el tema de España en los debates, las discusiones y los desprecios que van a agitar la vida nacional. Los balcones se llenarán de banderas. Los más indignados se olvidarán de la separación de poderes y de la legalidad democrática, es decir, pensarán que una patria es una propiedad particular. Y los asuntos sociales quedarán en un segundo plano hasta el punto de que, envueltos en su bandera, podrán sentirse muy patriotas los que liquidan la sanidad pública, la educación y los derechos cívicos de sus ciudadanos.

En medio de ese jaleo renovado y previsible me gusta recordar los versos de Alberti, la voz de María Teresa León, “Yo soy España”, y el homenaje en pie que le rindieron a nuestro país cientos de personas que se habían jugado la vida por su libertad. Haría muy mal la izquierda si se olvida de su propia historia y cae en la falsa idea de que España es un asunto ajeno a sus sentimientos. El sentido de pertenencia al pueblo español marcó la lucha política de los liberales del XIX, de los republicanos de 1931 y de buena parte de la militancia clandestina contra la dictadura franquista.

Lo que ocurre es que, en ese sentimiento español, junto a las banderas, tenían peso las cuestiones sociales, los derechos civiles, el trabajo decente, el rechazo de la corrupción en la vida pública y la voluntad de unir la libertad, la igualdad y la fraternidad. Pagar impuestos según los ingresos de cada cual es el mayor acto patriótico que pueda darse, algo de lo que se olvidan muchos de los aficionados a las banderas en el balcón.

He heredado una fuerte e inevitable identidad española de autores como Rafael Alberti, Federico García Lorca y María Teresa León. Pero he aprendido también de la memoria melancólica de María Teresa a pensar y repensar las razones de otro sentimiento: “Siempre tengo que regresar a mis cuentos viejos, besar las sombras… decir: mi patria son mis amigos. Y no me equivoco jamás”.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

19 Comentarios
  • PEGOTE PEGOTE 18/09/19 10:10

    Para hablar del sentido patrio de los españoles y sus fundadas razones me parecería oportuno un examen de conocimiento del territorio, sus culturas, idiomas, historia, etc; en fin, creo que si no se sabe ni el nombre del jefe del Estado uno no puede decir que España es un mapa inamovible. Desde otro punto de vista el españolismo es más un sentido de propiedad que un sentimiento justificado desde el conocimiento, salvo raras y legitimas excepciones. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Anselm Llorenç Anselm Llorenç 15/09/19 23:29

    Respeto a quienes se embargan de sentimiento por una patria, la que sea. Pero no comparto esos sentimientos y no creo que sea más ni menos de izquierdas por no tenerlos. De hecho, me incomoda bastante la insistencia reciente de personajes de izquierdas en la necesidad de promover esos sentimientos. ¿Creen que así llegarán a más gente sus ideas? Lo dudo mucho. Sobre todo, cuando hay también mucha gente en el país con sentimientos patrios, pero de otras patrias.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    4

    3

    • GRINGO GRINGO 17/09/19 17:43

      Siento algo parecido a lo que comentas, me importan más "los españoles que ése concepto de España".

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      1

      • CRJ CRJ 21/09/19 09:19

        Eso es precisamente lo que a mi humilde entender el Sr Montero dice en su artículo

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

    • unlector unlector 16/09/19 17:37

      imagino que ese patriotismo un poco fuera de lugar será por contrarrestar lo que la derecha ha hecho y hace durante tantos años, que es apropiarse de todos los símbolos y envueltos en ellos repetirnos una y otra vez que España es incapaz, triste, mediocre, 'atrasadita', con poco que ofrecer excepto folklore y tapas.
      Me sumo a cualquiera que proponga una España (con todas sus letras y banderas) prometedora, futurista, emprendedora, con talento, con derechos y bienestar, plural, puntera, innovadora, ejemplar...
      Que decir tranquilamente 'viva España' u ondear nuestra bandera no suene nunca más a rancio, sino a orgullo simple y llano por lo buenos que somos cuando queremos o cuando nos dejan serlo, sin más.
      Que por lo menos la dignidad y el nombre de este país ocupen el elevado pero postergado lugar que merecen en el mundo. Una vez ahí, hacer tabla rasa con los símbolos, que son de nadie y son de todos, y empezar de cero.
      Que nuestra bandera no evoque rancios cuarteles militares sino prometedoras universidades, investigación, derechos, futuro...
      Yo personalmente paso de banderas, ¡pero que nadie se las apropie!

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      8

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 15/09/19 17:09

    Veo que España ha ganado con claridad la final del baloncesto y me encanta. Pero Argentina es experta en suplir cierta escasez de medios financieros con maravillosos bricolajes. Viva Argentina!

    Responder

    Denunciar comentario

    7

    6

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 15/09/19 17:09

    Veo que España ha ganado con claridad la final del baloncesto y me encanta. Pero Argentina es experta en suplir cierta escasez de medios financieros con maravillosos bricolajes. Viva Argentina!

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    1

  • MASEGOSO MASEGOSO 15/09/19 12:21

    ¿Cuantos españoles no ha podido leer a María Teresa León?
    ¿Cuantos hemos sufrido aislamento cultural durante la dictadura?
    Y lamentablemente ¿Cuantos hemos seguido lejos de la cultura tras la Transición?

    Gracias Sr. García Montero.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    6

    14

    • elpontondelaoliva elpontondelaoliva 15/09/19 14:48

      Por los caminos España
      Se oye una peligrosa canción
      “iremos otra vez a las urnas
      y tendrá peor solución”.
      Porque somos incapaces
      de bajar el diapasón
      y dejar para más tarde
      la famosa ofuscación.
      El pueblo lo necesita
      entrar en consideración
      es más peligrosa el hambre
      que cualquier ofuscación.

      Responder

      Denunciar comentario

      2

      5

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 15/09/19 09:17

    #ElDesordenDeLosToldos Como cada tres semanas, señalo que se puede leer libremente un cincuenta por cien de mi libro El desorden de los toldos. El espíritu del viaje habita esta novela!...
    En: https://www.amazon.com/El-desorden-los-toldos-Spanish/dp/1521301034
    Buen día!

    Responder

    Denunciar comentario

    11

    5

  • Valldigna Valldigna 15/09/19 09:07

    Valldigna.Mi pátria es mi entorno cercano, mi gente ,nuestras costumbres cercanas, nuestra diversidad,.Los españoles que oprimen, que tienen previlegios, que quieren aplicar el 155,que evaden dinero, que recortan en sanidad, en educación, que se benefician por sus cargos , esos NO so españoles.

    Responder

    Denunciar comentario

    4

    14

  • paco arbillaga paco arbillaga 15/09/19 07:55


    «Lo que ocurre es que, en ese sentimiento español, junto a las banderas, tenían peso las cuestiones sociales, los derechos civiles, el trabajo decente, el rechazo de la corrupción en la vida pública y la voluntad de unir la libertad, la igualdad y la fraternidad. Pagar impuestos según los ingresos de cada cual es el mayor acto patriótico que pueda darse, algo de lo que se olvidan muchos de los aficionados a las banderas en el balcón.» ¡Esa es la cuestión!, y yo no veo que la practiquen muchos de nuestros dirigentes políticos o empresariales.

    Por supuesto que no vi que eso se practicara en los años del franquismo y tampoco veo que lo hagan todos los políticos o dirigentes de la democracia, pues hay que ver lo que les gusta a algunos meter la mano en la caja común, o dejar de meter en ella el dinero que deberían poner. Por no hablar del desprecio que lanzan a quienes no piensan como ellos como ha hecho Cayetana Álvarez de Toledo ¡con sus compañeros! del PP vasco.

    Por todo ello, Luis, cómo se puede uno sentir patriota, o siquiera demócrata, si ve que quienes más presumen de ello dejan tanto que desear. Un placer leerte. Osasuna.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    7

    19

    • MASEGOSO MASEGOSO 15/09/19 12:15

      No es que dejen tanto que desear.
      Se están alejando de los postulados democraticos que nacieron con la Revolución Francesa y que aplicaron los postulados de la filosofía griega, puntro de iniciación de la democracia.
      Esros catamañanas que se llaman democratas y repueblicanos, PSOE y otros partidos de izquierda deben ser mancos de ese brazo que, simbolicamente, ha definido al progresismo.
      En tanto exista en España una iglesia triunfante el pueblo estará masacrado por esos gusanos que se sientan en nuestras mesas a diario sin ser invitados.
      Salud2 osasuna2

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      5

      7

      • paco arbillaga paco arbillaga 16/09/19 08:03



        Masegoso: «En tanto exista en España una iglesia triunfante», dices. Que no lo interpreten mal algunxs partidarixs de Iglesias, que esto no va con él, pero en España hoy en día hay diversas «iglesias» que aspiran al triunfo: políticas, empresariales, deportivas. Tododiós aspira a ser el líder o a venerar a un líder que será el que llevará a sus seguidores a las mayores metas. ¡Beeeeeeeeeeeee! Osasuna2 salu2.

        Responder

        Denunciar comentario

        1

        2

  • pescador pescador 15/09/19 03:01

    Perfecto retrato de la situación dejando claro que la derecha nunca nos engaña ya que sabemos de antemano cuales son sus proposito, la izquierda siempre termina enfrentada tirándosela a la cara el purismo, la antigüedad, las encuestas, etc y como bien menciona en el penúltimo párrafo  y la realidad es que aquellos que llamándose de izquierda manifiestan que unas nuevas elecciones le reportará mejores resultados y se alegran de que otras fuerzas pierdan protagonismos olvidando que esto da aliento a las derechas y continúan llamándose de izquierda olvidando los sacrificios que supusieron aquellas luchas, hoy me da la impresión de que ser de izquierda es tener un carnet.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    15

  • Angel Viviente Angel Viviente 15/09/19 00:39

    Patriotas de “corta y pega”. Eso son. Su patria es el lugar en donde esta el dinero que puedan arañar, a costa de los antipatria. Su patria, la de todos como ellos, está en lugares lejanos: Suiza, Islas Caimán, Andorra,.., Es su patria común. 
    Su bandera la utilizan para adornar sus ruindades, es la bandera que restriegan en nuestras narices y adornan sus balcones.
    Añoro otra bandera, la de Ma Teresa, la de Federico, la de Antonio, la de Miguel, la de esos brigadistas que la defendieron y mostraron lo que en realidad es una patria... el lugar en donde están tus amigos. En esos días éramos su patria y lo hemos seguido siendo hasta su muerte. 

    Responder

    Denunciar comentario

    4

    22



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.