x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




En Transición

Esa reforma constitucional de la que nadie habla

Publicada el 09/12/2019 a las 06:00 Actualizada el 08/12/2019 a las 14:26
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

En Madrid se han dado cita este largo puente dos asuntos que, aunque hoy parezca extraño, están obligados a encontrarse: el epicentro de las celebraciones por la aprobación de la Constitución y la COP25 sobre Cambio Climático.

De todas las reformas que se le piden a la Constitución, muchas de las cuales han recogido desde Agenda Pública en este dossier, hay una a la que apenas se le presta atención. Es la incorporación del principio de sostenibilidad al conjunto del ordenamiento jurídico, dotándole de un valor inspirador de las políticas públicas.

El artículo 45 de la Constitución española de 1978 reconoce "el derecho a disfrutar de un medio ambiente adecuado para el desarrollo de la persona", algo claramente insuficiente hoy a la luz del desafío que supone el cambio climático y de la necesidad de tomar medidas proactivas para acelerar la transición a la sostenibilidad, en coherencia con el lema de la COP 25, #TiempoDeActuar.

Si se entiende y se asume el desafío que supone la sostenibilidad, se comprenderá fácilmente que la biosfera es el espacio que determina las condiciones en las que se produce y desarrolla la vida humana. Es éste, por tanto, el marco en el que deben desarrollarse las políticas públicas, y el que limita el margen de actuación de los seres humanos.

Que los constitucionalistas me perdonen el atrevimiento y elaboren esta idea con el rigor jurídico oportuno, pero si de verdad se asume que el cambio climático todo lo cambia y que el cuidado de la biosfera es el bien público a proteger para que la vida pueda desarrollarse, sería oportuno darle a la sostenibilidad, al menos, el mismo tratamiento que se le dio a la deuda pública y a los bancos en la desgraciada reforma del artículo 135, en la que se consagró en la Constitución que "Todas las Administraciones Públicas adecuarán sus actuaciones al principio de estabilidad presupuestaria." El principio de sostenibilidad podría ser recogido en nuestra Constitución proclamando algo así como que "Todas las Administraciones Públicas adecuarán sus actuaciones al principio de sostenibilidad económica, social y ambiental y al cuidado de la biosfera".

De forma coherente con lo anterior, el derecho a un medioambiente sano y equilibrado debería contemplarse como uno de los derechos fundamentales -dándole así un valor de forma que ninguna ley pudiera ignorarlo, y dotándole de las máximas garantías constitucionales-, e incorporar un régimen de deberes de la ciudadanía, entendiendo que esta debe ser parte activa en la transición ecológica. Ya hace cuatro años que desde Ecodes un grupo de juristas elaboró de forma más concreta una propuesta de reforma constitucional en este sentido.

Asumir la sostenibilidad y el cuidado ambiental en el corazón de la Constitución supone reconocer su carácter transversal y la importancia que ha adquirido para el conjunto de la sociedad, como están poniendo de manifiesto ya diferentes estudios. El más reciente lo conocíamos ayer, elaborado por 40Db y publicado en El País, en el que se comprueba que tanto votantes de izquierdas como de derechas comparten mayoritariamente esta preocupación.

Cosa distinta será el debate sobre cómo abordar la transición ecológica, donde la ideología tendrá un papel fundamental a la hora de determinar el papel de lo público, del mercado, las políticas fiscales con o sin progresividad, o el apoyo y acompañamiento que van a necesitar muchos sectores para no ser los perdedores de dicha transición. En definitiva, la discusión hoy ya no es si el cambio climático existe o no, o si tenemos un desafío que encarar con urgencia. Las evidencias científicas no dejan lugar a dudas. El auténtico debate es cómo abordar esa transición, y de momento hay dos modelos: con justicia y democracia, o sálvese quien pueda.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

13 Comentarios
  • leandro leandro 12/12/19 20:54

    De que nos sirve cambiar una constitución que no se desarrolla plenamente desde que se creó . Porque a pesar de lo que algunos quieren que la gente piense , ese documento es otra chapuza que se desarrolló a medias y está por acabar , amén de los conceptos que recoge y que una mayoría de gente considera desfasados en un porcentaje bastante alto .

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • hayundi hayundi 10/12/19 10:01

    Existe una contradicción entre lo que es el bien común, aire saludable, y las empresas que se dedican a emponzoñarlo, si queremos aire limpio va a tener que intervenir el estado y eso a los neo liberales les cruje. Veremos quien gana la batalla. De todos modos ni China ni USA ni Rusia están por la labor siendo ellos los que mas contaminan.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • cromwell cromwell 09/12/19 21:48

    No me atrevo a opinar aunque se cuales son mis deseos pero un artículo muy coherente y necesario Cristina.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Segedano Segedano 09/12/19 11:07

    Es muy loable la propuesta de recoger en la Constitución “el principio de sostenibilidad económica, social y ambiental y el cuidado de la biosfera”. Habría que ver, no obstante, qué grado de protección alcanzaría ese reconocimiento, es decir, si encajaría dentro del núcleo duro de los derechos fundamentales o pasaría a formar parte del elenco de artículos “declarativos” (como el derecho al trabajo, a la salud o a la vivienda), cuyo desarrollo efectivo puede estar condicionando, y de hecho lo está, por otros derechos, como la libertad de comercio, de actividad empresarial, etc. Por el mercado, en definitiva.

    Greta Thumberg apuntaba hace unos días hacia la responsabilidad de los políticos: “Los líderes nos están traicionando", llegó a decir. Es evidente que el acuerdo político es básico, pero no simplifiquemos. El verdadero problema al que nos enfrentamos en este punto no depende tanto de los líderes políticos, como del modelo económico capitalista ultraliberal que, en la práctica, con más o menos renuencia, todos aceptamos e incluso ayudamos a sostener con nuestros hábitos de consumo

    Una muestra más de la complejidad de tanto del problema en sí como de las soluciones que se proponen: hace unas semanas 100 académicos y 60 asociaciones europeas comprometidas con un sistema financiero que sirva a la sociedad, enviaron una carta a Christine Lagarde instándola a actuar "de inmediato" en la lucha contra el cambio climático. Lagarde se apresuró a declarar que "es necesario que los modelos económicos de evaluación de riesgos incorporen el riego de cambio climático" y así parece que va plantearlo en el Consejo de Gobierno del BCE el próximo jueves. Hoy, sabemos que varios consejeros ya han mostrado desacuerdo, incluso su abierta oposición a esa estrategia (https://elpais.com/economia/2019/12/08/actualidad/1575820817_801344.html)

    Y es que “poderoso caballero es don dinero”.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    0

    9

    • jorgeplaza jorgeplaza 09/12/19 13:31

      No estoy de acuerdo, a menos que considere usted que China es el prototipo del "modelo capitalista ultraliberal". China es, de largo, el mayor emisor de CO2 del mundo (casi el 28% del total) seguido de lejos por EE.UU. con alrededor del 15%. No es el modelo capitalista ultraliberal sino el modelo de producción y consumo al que, no nos engañemos, aspira prácticamente el mundo entero, y que supone más o menos tener lo que se generalizó paulatinamente en España a partir de los 60: electrodomésticos, coche, calefacción, ahorrar algo de dinero, viajar un poco. Resulta que hemos consentido que China se convierta en la fábrica del mundo entero y por eso emite ella sola tanto CO2, pero las emisiones totales serían las mismas, aunque repartidas de otra manera, si siguiéramos fabricando nosotros. El problema es que el mundo entero se compone de casi 8.000 millones de personas, que es una bestialidad. Vivir con menos fatigas, que es algo a lo que todo el mundo aspira legítimamente, supone fabricar más y consumir más materiales y más energía: agua potable, agua corriente, electricidad y gas accesibles espacial y económicamente, etc. De esas aspiraciones viene la generalización del consumo y de ahí y de la excesiva población, el brutal aumento de las emisiones de CO2.

      Está bien echarle la culpa al empedrado: le deja a uno la mar de tranquilo, pero el empedrado no tiene la culpa.

      Responder

      Denunciar comentario

      6

      4

    • Antonio Basanta Antonio Basanta 09/12/19 13:19

      Sogedano, Nunca podría entrar en el núcleo duro de los derechos fundamentales, porque estos son derechos civiles, politicos, exigibles al Estado democrático ante cualquier tribunal, directamente o ante el TConsitucional. Siempre formaría parte de los derechos declarativos y de los artículos fáciles de cambiar constitucionalmente sin el necesario referendum ni la disolución de las Cortes. Porque ¿como exigir ante los tribunales el derecho al medio ambiente ante un huracán que todos sabemos que aumentan por el trafico de corrientes mundiales? Es imposible. De todas las maneras a veces le pedimos a la Consitución cosas que no puede ofrecer. Incluso Cristina Monge no tiene razón cuando hace la comparación con el articulo 135, está desacertada. El articulo 135 lo único que viene a aprobar es que las deudas publicas españolas se han de pagar en Europa como si fuera una deuda del Estado con un ciudadano español. Para que podamos tener el tipo de interés al 0%, debemos tener asegurado, incluso constitucionalmente, la obligatoriedad total del pago de deudas a paises o ciudadanos europeos, como si fueran españoles. Dice que "todas las administraciones publicas adecuan su actuación al principio de sostenibilidad presupuestaria". Lógico, pero tambien dice que ese principio exige una ley de sostenibilidad presupuestaria. Esa ley puede ser de derechas como la ha hecho el PP, rígida, incluso cuando no la cumple o puede ser de izquierdas aplicable al ciclo economico y no a cada año y que elimine estupideces como la que se obligó al Ayuntamiento de Madrid, que no podia gastar mas dinero del presupuestado aunque la deuda de Madrid pagada por el gobierno de Carmena apoyada por el PSOE fuera enorme , sin dejarle margen para gastar o invertir mas. No se le debe pedir a la Constitucion lo que se debe a la politica. Con la misma Constitución se puede hacer el articulo lesivo para los trabajadores con días de enfermedad o no lesivo y se elimina el articulo. Dependerá de que los ciudadanos opten por votar a la izquierda u opten por votar a las derechas. La manera de eliminar esos artículos de las leyes es luchar para eliminarlos y conseguir que un gobierno de izquierdas los elimine.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      6

      5

      • Segedano Segedano 10/12/19 00:10

        Gracias por su aclaración respecto de una posible -aunque improbable- articulación del derecho ambiental en nuestra Constitución. La verdad es que esa era también mi opinión, pero no me atrevía a explicitarla con la claridad y el razonamiento con que vd. lo hace.

        Responder

        Denunciar comentario

        1

        2

  • Quintanilla Quintanilla 08/12/19 21:32

    La monarquia, la NO independencia del poder judicial, el aconfesionalismo no cumplido de hecho, por supuesto el tema climático, el nuevo marco europeo (NO ERAMOS MIEMBROS DE LA UNION CUANDO LA VOTAMOS), desarrollar un nuevo modelo territorial (federal, confederal .......)
    Pero veo "JODIDO" la reforma, la caverna esta agustito con la actual constitución y ya se encargaron los "PADRES" de dejar bien atado el numero de diputados para iniciar las reformas. Solo hay que ver las loas que la caspa política hace de ella. HABRA QUE RECORDAR QUE LA VOTAMOS CON LOS FUSILES APUNTANDO A TODO LO QUE SE MOVIA. (EN EL 81 GOLPE DE ESTADO).
    SOLO UNA FUERTE MOVILIZACION DE BASE PUEDE HACER QUE SE REFORME ESTA ANTIGUALLA QUE NO NO HACE IGUALES

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    3

    12

    • paco arbillaga paco arbillaga 09/12/19 07:42


      Quintanilla: Han pasado decenas de años desde que se aprobó la Constitución, ya es tan «vieja» que se han muerto varias de las personas que la crearon. Si como bien dices: «Habrá que recordar que la votamos con los fusiles apuntando a todo lo que se movía (en el 81 golpe de Estado)», ¿no crees que los partidos políticos, la sociedad cuando votamos, tenemos TODA la responsabilidad en que ese librito de la Constitución se haya quedado tan viejo, que necesita una nueva edición aumentada, revisada, y con nueva «encuadernación»?

      Ahora que no hay «fusiles apuntando a todo lo que se (mueve)», y han sido sustituidos por los intereses económicos de las multinacionales y grandes empresas, que son quienes velan por el orden social que a ellas beneficia; además, con la posibilidad que tenemos de que haya un Gobierno progresista, pudiera ser la hora de apoyándolo, intentar conseguir una nueva Constitución que nos permita ponernos a salvo de las ideas de esa extrema derecha que nos amenaza, o como las de la portavoz del PP que dice que estamos peor que cuando ETA mataba (¡qué miserable declaración! y más de un partido que ha contado con el apoyo manipulado de la mayoría de esas víctimas). Osasuna2 salu2.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      1

      8

      • Quintanilla Quintanilla 09/12/19 15:45

        Pues estoy de acuerdo en todo lo que dices, hoy tenemos una oportunidad, pero el numero de diputados para que se pueda producir un cambio es muy alto, esto lo dificulta, igual hay que salir de nuevo a la calle como lo hicimos para que saliera la actual, yo estuve muy presente entonces y no me importaría estar de nuevo. 

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        0

        5

        • paco arbillaga paco arbillaga 09/12/19 16:19


          Quintanilla: Pues sí, habría que salir, aunque sea con bastón. Osasuna2 salu2.

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          3

  • jorgeplaza jorgeplaza 08/12/19 21:15

    ¿Qué es concretamente la "sostenibilidad"? ¿Cómo se sabría si se ha respetado el pricipio constitucional de "sostenibilidad"? Ya tenemos bastantes problemas reales con la CE como para andar rizando el rizo con conceptos teológicos

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    11

    5

    • jorgeplaza jorgeplaza 09/12/19 08:09

      (Para empezar, ni siquiera me parece que el terminajo "sostenible" exprese correctamente lo que "sustainable" significa en inglés, que yo creo que es algo así como "que se puede mantener de manera indefinida" o, resumiendo el concepto, "perpetuable". No veo cómo algo tan vago puede tener cabida en una Constitución).

      Responder

      Denunciar comentario

      8

      5

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.