x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Qué ven mis ojos

Ni en las camas de mi casa ni en la del hospital

Publicada el 18/02/2020 a las 06:00
“No confundas al profesor con el domador, a quien educa con quien adiestra y a quien enseña con quien engaña”.


Lo confieso. Soy una de esas personas que no quieren al Estado ni en las camas de su casa ni en la del hospital. Ni al Estado, ni a la Iglesia. Es decir, un ser vivo que quiere poder decidir hasta cuándo quiere serlo, hasta dónde y en qué condiciones; cuándo luchar y cuándo rendirse. Alguien que tiene más fe en la biología que en la teología. Alguien a quien no le gusta que le organice la vida gente a la que no conoce, ni tampoco la muerte. Y además de todo eso, alguien que nunca ha comprendido del todo por qué la derecha española insiste en imponer su moral a quienes no la comparten. Su doble moral, sería más justo decir, sin que haga falta ni poner ejemplos que son del dominio público. El caso es que cada vez que un Gobierno progresista impulsa una medida social, la oposición conservadora pone el grito en el cielo, nunca mejor dicho, y se lanza en tromba contra la ley del divorcio, la del aborto o, a día de hoy, la de la eutanasia, que intentan desacreditar asegurando que no es más que un ardid de los socialistas para ahorrarse dinero en la sanidad pública, esa que existe pese a la guerra que el Partido Popular le tiene declarada, porque en la calle Génova sólo se cree en lo privado y lo concertado: la salud y la educación, para quien pueda pagárselas.

La derecha tiene un problema con los derechos, y es que no le gusta que existan, porque sigue anclada, o al menos simula estarlo, en ideas de otros tiempos y enredada en principios que mezclan la religión con la política y el concepto del pecado con el de la libertad. ¿Ya no recordamos que también se opusieron en 2005, combatiéndola por tierra, mar y aire, a la aprobación del matrimonio entre personas del mismo sexo? ¿Y de que uno de sus ministros por entonces más poderosos dijo que ponía en riesgo la pervivencia de nuestra especie? ¿Y de que tampoco apoyaron, dos años más tarde, la ley de igualdad? Por supuesto, esa piel fina a la hora de escandalizarse por estas cuestiones, no impidió a unas y otros poner viviendas públicas en manos de fondos-buitre o utilizar dinero reservado y agentes de las fuerzas del orden para espiar a los adversarios ideológicos. No pasan la prueba del algodón. No entienden que dirigir un país no es dirigir un circo, que no consiste en restallar el látigo sobre el suelo de la pista y hacer pasar a la gente por el aro.

En el fondo, parece que tuvieran un modelo de actuación demasiado parecido al de los totalitarismos que critican, esos sistemas donde la jerarquía civil y eclesiástica manejan la existencia de las y los ciudadanos, les obligan a comportarse según sus normas y a poner lo espiritual por encima de lo intelectual, como si alguien les hubiera dado vela en este entierro. Usted tiene que continuar sufriendo hasta que se lo lleve Dios, le dicen al paciente terminal, irrecuperable, que pasa un calvario tan feroz que resulta inhumano obligarle a seguir así. Usted tiene que tener ese hijo que no desea, que no puede sacar adelante, que le va a arruinar en todos los aspectos. Y si el primero no obedece, lo acusan de asesino a él y a su familia. Y si la segunda se niega, le ponen una cruz, la tachan de criminal. ¿Quiénes se creen que son?

Y la otra pregunta es de quiénes somos cada una y cada uno de nosotros. Mis hijos son míos, decía hace poco Pablo Casado, porque su partido también se opone, cómo no, a que el alumnado reciba clases educativas que le enseñen a conocer sus derechos. Seguro que el presidente del PP es muy buen padre, lo escribo sin asomo de ironía, pero el problema es que, siguiendo esa misma lógica, también lo son de quienes los maltratan, los humillan o abusan de ellos o de sus madres, por ejemplo, y muchas de esas atrocidades han salido a la luz, precisamente, en las aulas que él y los suyos quieren cerrar. Es el problema de ir por ahí de la mano de ultras que, en realidad, no creen más que en la injusticia, en un mundo en el que ellos lo tengan todo y los demás muy poco, justo lo suficiente para seguir en pie y a su servicio. No han venido a otra cosa. Se les puede seguir, desde luego, pero que sepan que la música que tocan está envenenada, como los cantos de sirena y la flauta de Hamelín, que se parecen en que unos y la otra conducen al mismo lugar: el precipicio.

Más contenidos sobre este tema




42 Comentarios
  • Antonio LCL Antonio LCL 20/02/20 22:20

    Entre tanta podredumbre de ideas y análisis acerca de la realidad política y social es un placer leer tus artículos Benjamín. Gracias mil.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • salvafer salvafer 20/02/20 15:07

    El unico comentario posible es el de unirme a las enhorabuenas por un perfecto articulo.

    Gracias

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Cheska33 Cheska33 19/02/20 20:34

    Su artículo define con claridad de que clase de políticos estamos rodeados ; todos ellos patriotas de pacotilla que los ciudadanos les importamos un bledo ; intentan bloquear cualquier ley porque lo suyo es armar bulla , pero lo curioso es que luego las utilizan a su antojo, como muchos de ellos utilizaron el divorcio no una sino las veces que se les antojó , y aunque era pecado ( EL SAGRADO MATRIMONIO ERA PARA TODA LA VIDA ) SE LO PASARON POR DONDE LES CONVINO

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    2

  • Floren Floren 19/02/20 09:36

    Nada que añadir. Aplaudo tu artículo y te lo agradezco. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Pinolere Pinolere 19/02/20 00:44

    De acuerdo hasta la última coma.Que cada uno se muera cuando quiera.Estos hacen eutanasia, dejando que gente se suicide por no querer vivir en la calle, por ejemplo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Grandota Grandota 18/02/20 21:03

    Gracias Benjamin, artículo muy acertado

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Queso Tierno Queso Tierno 18/02/20 20:49

    Entendiendo el argumento y estando de acuerdo con él, no puedo dejar de pensar que la naturaleza del cocodrilo es morder todo lo que se mueva y la de la derecha es ser reaccionaria ante cualquier acto de la iquierda.
    Concretando en la ley de la eutanasia, ha habido mucho debate sobre la forma ideologica y excasa con el fondo, es decir como va a ser la ley, hasta donde va a llegar y como va a afectar a la ciudadania. Va a ser una ley modesta y paliativa o una ley avanzada como prodria suponerse de un gobierno de izquierda. Va a ser una ley objetiva, clara, acotada, facil de entender y aplicar o una ley subjetiva con aristas y escollos administrativos que la hagan dificil de aplicar y obligue a mediaciones judiciales para redimir los conflictos de interpretacion.
    Da la sensacion de que lo importante es que la izquierda saque esta ley adelante para ganar la partida a la derecha y a su socio primordial, la iglesia; independientemente de como sea la ley y si va a dar satisfaccion real a la libertad de los individuos a la hora de decidir cuando consideran que su vida no tiene la calidad y la dignidad que desean. La izquierda debe hacer leyes modernas, avanzadas socialmente y avanzadas a su tiempo y que contribuyan a crear una sociedad mas justa y orgullosa de si misma. Tanto si son malas o buenas leyes a la derecha no le van a gustar, asi que, ¿Que sentido tiene seguir mirando a ese lado? Miremos y busquemos la excelencia ahora que podemos y al que no le guste... que le eche azucar.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

  • HEREJE HEREJE 18/02/20 20:47

    Podrá parecer que siempre llevo el ascua a mi sardina, que sí, que lo hago, pero esa derecha que hace todo lo que dices, Benjamín, en realidad es una marioneta cuyos hilos maneja la iglesia, que es la que está interesada en que nada se mueva y en controlar todos los aspectos de la vida de los humanos, bajo pena de tortura y muerte (inquisitio dixit). No olvidemos que, además, la santa madre es un monstruoso lobby financiero que tiene agarradas las pelotas de Occidente.

    Si este país fuera verdaderamente laico, habríamos dado un paso de gigante en el reconocimiento de los derechos humanos sin esa mochila de superstición y kaspa.

    En este caso, como en muchos otros, el dedo es la derecha y la luna la jodida iglesia.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    12

  • irreligionproletaria irreligionproletaria 18/02/20 20:27

    'Por una muerte sin lágrimas' Problemas éticos al final de la vida. Octavi Quintana.
    'La cooperación al suicidio y la eutanasia en nuestro CP'. (art 143) Tomás-Valiente Lanuza, Carmen.
    'Entre los límites personales y penales de la eutanasia' Fco.A. Cabello Mohedano y otros.
    'Libertad de conciencia: moral legalizada y moral crítica en la apreciación el Derecho'. Madrid. Instituto Derechos Humanos Bartolomé de las Casas UC3M.

    art. 10: la dignidad humana.
    art. 11: el valor superior de la libertad
    art. 16: libertad ideológica y de conciencia
    art.18: derecho a la intimidad.
    Constitución Española 1978.

    Considerado todo lo anterior y mucho mas:
    "... cuando una persona plenamente capaz y libre se enfrenta a una situación vital que a su juicio vulnera su dignidad e integridad como es la que define el contexto eutanásico, el bien de la vida puede decaer en favor de los demás bienes y derechos con los que debe ser ponderado, toda vez que no existe un deber constitucional de imponer o tutelar la vida a toda costa y en contra de la voluntad del titular de ese derecho. Por esa misma razón el Estado está obligado a proveer un régimen jurídico que establezca las garantías necesarias y de seguridad jurídica..."
    Fundamentos jurídicos I, de la PNL del PSOE de fecha 21 mayo 2018.

    Analizado todo lo anterior: 'eutanasia' es 'buena muerte' por consiguiente. Adaptemos las leyes, o lo que es lo mismo, nueva redacción del apartado 4, del art.143 del CP, observando:

    La sociedad española, mayoritariamente -en caso contrario, nada obliga a nadie absolutamente- y la petición de legalidad es para los que sí traducimos como 'dignidad' la facultad de, vivida una larga vida, cumplidos en lo posible los objetivos, DESEAMOS decidir, antes de que el propio Estado nos nombre tutores y, especialmente, cuando no nos reconozcamos a nosotros mismos como tales (senilidad, alzheimer, inmobilidad, incontinencia, etc.etc.) poder celebrar la despedida con nuestros seres queridos y que nos recuerden con alegria, SIN LAGRIMAS, vg.; 'muerte digna'

    Mesa redonda: jueves 20, a las 17h, en la Sala Ernest Lluch del Congreso en Madrid. Acceso de 16h a 16.55h, por la C/Cedaceros/Carrera San Jerónimo. Incribirse

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 5 Respuestas

    0

    5

    • irreligionproletaria irreligionproletaria 18/02/20 20:38

      "Cuidados paliativos:

      Los cuidadanos paliativos constituyen un método de atención que mejora la calidad de la vida de los pacientes y familias al afrontar los problemas asociados a enfermedades incurables mediante la prevención y el alivio del sufrimiento." OMS

      - Proporcionan alivio del dolor y otros síntomas.
      - Integran los aspectos espirituales y psicológicos del cuidado del paciente.
      - Mejoran la calidad de vida y pueden también influenciar positivamente en el curso de la enfermedad.
      - Ofrecen un sistema de soporte para ayudar a los pacientes a vivir tan activamente como sea posible hasta la muerte.
      - Ofrecen un sistema de soporte para ayudar a la familia a adaptarse durante la enfermedad del paciente y en el duelo.
      - Son aplicables de forma precoz en el curso de la enfermedad, en conjunción con otros tratamientos que puedan prolongar la vida, tales como radioterapia o quimioterapia.
      - No intentan acelerar ni retrasar la muerte..."

      [J. Fernández Bueno. Equipo de soporte hospitalario de Cuidados Paliativos. HUP-Madrid]

      Pero, no confundamos, a Cuidados Paliativos, tenemos derecho todos... EUTANASIA es DECIDIR en libertad, cuando partir.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 4 Respuestas

      0

      4

      • elpontondelaoliva elpontondelaoliva 18/02/20 23:19

        Fenomenal irreligiónproletaria, Saludos. Desde la Fundación Cesar Navarro de Getafe, llevamos bastantes años, debatiendo el tema de la EUTANASIA, con importantes médicos especialistas y con el Dr. Montes , antes y después de que le defenestraran los edlateres de la marquesa del pan bendito .

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        0

        4

        • irreligionproletaria irreligionproletaria 19/02/20 00:08

          Gracias, amigo.

          Desde 2007, pertenezco a DMD. Luís era mi amigo, su mujer y Fernando también y otros muchos. No tengo confianza en el PSOE para llevar adelante la realidad de la Eutanasia...creo que lo difuminan entre paliativos y eso no es. La Iglesia impera en España, su 'cultura' del miedo a lo inexistente, debe erradicarse. Ya que la vida nos la 'amargan' con frecuencia, que la muerte sea una fiesta, positiva para nosotros y nuestros seres queridos.

          Debe terminar ese duelo que perdura en la vida de muchos hijos y seres queridos. ¡Ni una lágrima, mas! Apreciamos la vida porque sabemos de su finitud. ¿por qué debe ser trágica y decrépitos? ¿Hay que esperar al camisón con el 'culo al aire' y 'dependientes' para que el 'comité de ética' considere que ya has sufrido bastante? NO.

          Un abrazo, amigo, nos unen muchas cosas.

          Responder

          Denunciar comentario

          1

          0

      • irreligionproletaria irreligionproletaria 18/02/20 20:41

        Gracias, Benjamín por tu espléndido artículo. Necesitamos conseguir morir sin lágrimas.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        0

        2

        • irreligionproletaria irreligionproletaria 19/02/20 09:33

          PD. "¡Día y noche, día y noche...el infierno! ¡Habrá que conocerlo! Lo más grave, lo más penoso: abdicar, ser '"un enfermo". El perro enfermo sigue siendo un perro. Nosotros ¿somos todavía nosotros en un cierto grado de intolerables sufrimientos?" Rainer Maria Rilke.

          Cartas a Nanny Wunderly
          Sanatorio de Valmont
          8 diciembre 1926.

          Responder

          Denunciar comentario

          1

          0

  • Vicente27 Vicente27 18/02/20 19:22

    Una vez más enhorabuena Benjamín por el artículo. Es difícil añadir nada más. Solo al que no le interesa puede no entenderlo. Salud

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1



Lo más...
 
Opinión