X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Diario de una confinada

Y yo que nunca me apunté a un 'flashmob'…

Publicada el 26/03/2020 a las 06:00 Actualizada el 26/03/2020 a las 17:22

¿Recuerdan cuando se pusieron de moda los flashmob? Esto también sucedió en el calendario A.C.–antes del coronavirus–. Los flashmob eran aquellas acciones en las que un montón de gente que se había puesto previamente de acuerdo a través de diferentes canales se reunía en un lugar público y ejecutaba la performance correspondiente: después se dispersaba rápidamente y cada uno volvía a confinarse en su vida habitual.

El motor de estas acciones a veces respondía al deseo de protestar, otras al de apoyar y muchas de ellas a eso tan vital que es celebrar. Esta última sería una suerte de "bailar por bailar", una expresión que parece describir un acto frívolo e inútil y que, sin embargo, tal y como sucede con el hecho de hablar por hablar o el de reír por reír, resulta tan necesario para la vida como cualquiera de los de indiscutible trascendencia.

Nunca me apunté a un flashmob y mira que me habría gustado probar la experiencia. De hecho, si me lo hubiera propuesto en firme alguien de mi entorno, me habría sumado fijo, pero no surgió la ocasión. Y, ahora, fíjate por dónde, a mis años, estoy dentro de uno sin haberlo pretendido y tú también. Porque esto es un flashmob, ¿verdad?

Esto de que todos a la vez hayamos dejado de lado lo que estábamos haciendo para vestirnos los guantes y la mascarilla de baile y reproducir esta coreografía siniestra que combina el miedo con la solidaridad, la ira con la paciencia, el dolor con el humor y el silencio con el aplauso. Esto de que se combinen en una sola melodía las sirenas con las canciones inspiradoras y que el talento y la imaginación vaya saltando de salón en salón y de balcón en balcón, esto si lo ensayamos no nos sale tan redondo. ¡Esto es un flashmob! ¿No?

No sabemos hasta cuándo va a durar nuestra acción dolorosa y colectiva, ni cuántos de nosotros llegaremos hasta el final: ya nos faltan muchos del grupo inicial, demasiados. Y faltan, sobre todo, los más experimentados, los que nos enseñaron a bailar, los que más pasos habían dado por la pista… aquellos a los que les debemos todo. Desconocemos también si al recordar esta performance tan sacrificada, cuando ya estemos o estén otros en el calendario soñado: D.C –después del coronavirus–, descubriremos, descubrirán, que esta acción ha servido para algo, si es que en este "sufrir por sufrir" hay alguna carga viral, aunque sea mínima, de utilidad para la vida, como en el hablar por hablar o en el reír por reír. Ojalá.

Mi canción de hoy es un regalo que me hizo uno de mis maestros, experto en abrir puertas y encender luces, Juan Herrera. Ojalá sea la banda sonora de un nuevo flashmob, para bailar por bailar, para vivir por vivir.

Luis Pastor, Por los días que vendrán:

Más contenidos sobre este tema




4 Comentarios
  • Isa. Isa. 26/03/20 21:38

    Qué bueno. Aquí se han sumado además, las bocinas de la estación de tren y los barcos en el puerto. Me encanta esa especie de renacer que has creado D.C. con esa "coreografía siniestra que combina el miedo con la solidaridad, la ira con la paciencia, el dolor con el humor y el silencio con el aplauso."

    Tu espacio es un respiro. Un abrazo con doble giro y paso a dos. Y a veinte y cuarenta..Fuerza.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • negrin negrin 26/03/20 14:25

    "para bailar por bailar, para vivir por vivir.", el resumen de tu columna. Gracias

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • M.T M.T 26/03/20 06:32

    Sí, querida Raquel, todos confinados, recluidos y con la mordaza de la mascarilla, ante esta llamada o quedada por nuestro bien, por nuestra salud. Que la salud es lo que más importa y el miedo a perderla nos paraliza.
    Y ahora los balcones, refugio de vida, con las verbenas vespertinas de cánticos, aplausos y bailes ¡ no digo que inmerecidos! en esta danza macabra. Macabra, sí, porque hay pérdidas, pérdidas de seres queridos que ese bichito invisible para muchos se nos ha llevado de calle.
    ¡ Y ale o hale, con h o sin ella, a seguir ( que más nos vale) con el encierro, la paciencia y el humor, aunque hoy a mí me sabe a " sarcástico".
    Perdón!
    A ti , Raquel, mil gracias, por la sintonía que suscitas con tus palabras, a diario.
    Y un abrazo.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    5

  • Evaus Evaus 26/03/20 02:44

    Tia que buena eres. Tienes unas ideas geniales y las desarrollas con una destreza fuera de lo normal.No sabes lo que me alegra volverte a leer. Eres genial. A los Joviejos como yo, nos das muchas alegrías como la de hoy. De la que escribo con el mayor de los respetos y la máxima educación, escucho a Luis Pastor. Perdón por la licencia de llamarte tía.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

Lo más...
 
Opinión