x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
La historia rima

La guerra de la que surgieron todas las calamidades

Publicada el 29/03/2020 a las 06:00
El último zar de Rusia, Nicolás II, rodeado de su familia.

El último zar de Rusia, Nicolás II, rodeado de su familia.

EFE

“Una guerra entre Rusia y Austria sería una cosa muy buena para la revolución”

Vladimir U. Lenin a Máximo Gorki, 1913

El 2 de agosto de 1914 Rusia entró en la guerra contra Alemania y Austria, aliada con Gran Bretaña y Francia. Al principio, una oleada de fervor patriótico unió a amplios sectores de la población en torno al zar y la idea de nación, mientras que pacifistas e internacionalistas tenían que emprender el camino del exilio.

La guerra fue mal desde el principio, y resultó mucho más larga y destructiva de lo que se había esperado. El ejército ruso tenía más efectivos que ninguna otra nación combatiente, pero iba a ser también el primero en sufrir la escasez de recursos en aquella guerra de frentes estabilizados y trincheras.

Las derrotas y la mala administración del Gobierno causaron un profundo descontento entre todos los sectores de la sociedad y fue particularmente notorio en los círculos políticos liberales y de la élite que se habían puesto al frente del fervor patriótico.

Pronto surgieron planes alternativos a la incompetencia del monarca y de sus gobernantes. Todos compartían el miedo a que, si no se reformaba desde arriba, se hiciera, de forma inevitable, más radical y violenta desde abajo. Mostraban también el pánico que sentían las clases propietarias de Rusia, terratenientes e industriales, a ser arrastrados por una revolución expropiadora que iban profetizando los diferentes partidos socialistas desde que aparecieron con fuerza en el escenario ruso a comienzos del siglo XX.

Pero Nicolás II no cedía y se mostraba cada vez más influido y presionado por su esposa para resistir a todos los que le pedían reformas: “muestra tu autoridad”, le decía Alejandra en una de sus cartas a un monarca, “Nicky” lo llamaba, cada vez más alejado del mundo exterior e incluso del resto de la Corte, “demostrando a ti mismo el Autócrata sin el que Rusia no puede existir”.

Frente al autócrata ausente y las propuestas para reformar el sistema desde arriba, lo que aparecieron fueron conflictos irreparables causados por la larga guerra y los serios trastornos que ocasionó en la economía, en la producción y transporte de los recursos necesarios y, sobre todo, en la escasez de productos de primera necesidad para millones de soldados en el frente y la población en general en la retaguardia.

El suministro de alimentos se convirtió en uno de los temas más importantes de la intervención del Estado y del debate público. Al zar eso nunca le había preocupado y, cuando el ruido y las protestas en torno a ese asunto vital se intensificaron, durante los últimos meses de 1916, le confesó a la zarina, en carta fechada el 20 de septiembre: “Realmente no entiendo nada de estos asuntos de suministro de alimentos y de abastecimiento”.

Pero no fue sólo esa absoluta incompetencia del zar para gobernar y gestionar asuntos tan fundamentales la que explica la crisis tan profunda que la guerra causó en el imperio ruso y, como mostrarían los acontecimientos tras su caída, tampoco liberales, socialistas y revolucionarios supieron muy bien cómo mantener a millones de soldados bien equipados y debidamente alimentados.

La quiebra del sistema de suministros en la retaguardia, que afectó también al ejército en el frente, se produjo porque las autoridades y los burócratas que extendían sus redes de poder por las provincias decidieron hacerse cargo de la adquisición y distribución de cereales, suprimiendo el mercado privado. La escasez de comida, combustible, ropa y botas, y la corrupción del Gobierno y de sus principales proveedores de material militar y de alimentos crearon en la población un sentimiento de pánico, que hizo crecer el crimen y el desorden. “Cada vez más”, escribía Gorki a un amigo en noviembre de 1915, “la gente se comporta como animales y energúmenos”.

Para financiar la guerra, el Gobierno recurrió a la subida de impuestos y a los préstamos extranjeros, a la vez que imprimía millones de billetes de rublos. Cuando comenzaba 1917 la inflación había disparado los precios de los productos básicos cuatro veces por encima de los que regían en 1914, mientras los salarios sólo subieron el doble. Los campesinos, que compraban mucho más caro y no obtenían ganancias por la venta de sus productos, que iban a parar a los intermediarios, empezaron a acumular y esconder el grano. La comida comenzaba a faltar en las ciudades, a donde habían acudido cientos de miles de campesinos pobres a trabajar en las industrias de guerra y a los que sus salarios, tras largas jornadas laborales, no les llegaban para comprar los alimentos básicos. Las mujeres hacían largas colas a las puertas de las panaderías y carnicerías.

Esa curva divergente de precios entre el sector industrial y el agrícola, con precios al alza en productos fabricados y estancados o a la baja en los agrícolas, fue un importante factor de descontento y protesta. La movilización bélica afectó de forma desmesurada al sector industrial, generando una escasez de bienes de consumo manufacturados. Cuando el Gobierno intentó convencer a los campesinos de que no retuvieran el grano, fue incapaz de ofrecerles a cambio productos procedentes de las ciudades. Ante la escasez de comida, las autoridades introdujeron racionamientos. Un agente de la policía informó “que la indignación es cada vez mayor en las familias numerosas, donde los niños se mueren de hambre en el sentido más literal de término”.

Mientras tanto, los ricos y la gente de alta alcurnia se lanzaron a malgastar el dinero como si percibieran que sus vidas privilegiadas estaban llegando a su fin. Bebían champán, compraban el caviar más caro del mercado negro y apostaban fortunas en los casinos. Los extranjeros se escandalizaban de ese estado de vida tan lujoso y de lo poco que hacían por esconderlo. El político conservador británico Sir Samuel Hoare, entonces miembro de la inteligencia británica en Petrogrado, observó el contraste entre esa riqueza y el uso profuso que algunos rusos hacían, y “las austeras condiciones en Inglaterra durante la guerra”.

En el tercer invierno de la guerra, el más frío y complicado, la crisis de autoridad, la pérdida de confianza en el régimen, iba a desembocar en motines, huelgas, deserciones del frente y, finalmente, en una transformación profunda de la estructura de poder que había dominado Rusia durante siglos. Todas las condiciones estaban allí: una desacreditada monarquía, que incluía al zar y a la zarina, la incompetencia del gobierno, un deterioro sin precedentes de la economía y del modo de vida de los ciudadanos, hambre, mujeres pidiendo pan, soldados airados y huelgas obreras.

El 24 de febrero de 1917 el zar escribía a la zarina, Alejandra Feodorovna, su “Sunny” o “Ray of Sunshine”, como la llamaba en la correspondencia mutua que se conserva de aquel período, de centenares de cartas, escritas en inglés, idioma que utilizaban para comunicarse: “Mi cerebro descansa aquí. Ni ministros ni temas fastidiosos reclaman mis pensamientos”. El 26, con decenas de muertos en las calles y soldados ya amotinados, apuntó en su diario que había ido a misa, desayunado con mucha gente, escrito la carta de rigor a la emperatriz, tomado el té y jugado al dominó por la tarde. El tiempo, decía, era bueno, aunque helador.

Tan solo unos días después, el 2 de marzo, tuvo que abdicar. Así acabó el dominio de la dinastía de los Romanov, que había comenzado trescientos años antes con la coronación de Miguel I (1613-1645). De golpe, todo el edificio del Estado ruso se desmoronó.

-------------------------------------- 

Julián Casanova es catedrático de Historia Contemporánea en la Universidad de Zaragoza y autor de numerosos ensayos, entre ellos La venganza de los siervos (Editorial Planeta).

Más contenidos sobre este tema




12 Comentarios
  • apzuker apzuker 30/03/20 07:20

    Interesante artículo, que me suena familiar: mi madre nació en Minsk en 1904, vivió en Rusia hasta 1921 y me contaba las cosas de las que habla Casanova. Pero ¿A que viene este artículo? Ahora.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • sisapense sisapense 29/03/20 16:32

    Sr. Casanova ¿qué significado da Vd. al texto resaltado en negrilla? ¿Pretende establecer paralelismo entre lo que narra y la situación actual?

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    0

    • casanovahistory casanovahistory 29/03/20 16:48

      En esta sección, donde escribo un artículo al mes, y que titulo "La historia rima", trato siempre de traer al presente ecos del pasado, sucesos, personajes que no pueden repetirse, pero que ayudan a comprender conexiones entre la historia y la actualidad. Los paralelismos en historia no son lo mismo que las comparaciones. Una comparación exige similitudes y diferencias. Muchas gracias por su interés

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      1

      4

      • itnas itnas 29/03/20 17:30

        Su comentario me ha ayudado a comprender el sentido de este artículo. Tengo alguna pregunta sin embargo. No he entendido bien cómo puede establecerse un paralelismo entre situaciones históricas si no se han comparado dichas situaciones, si no ha visto similitudes que le fuerzan a pensar que son paralelas. Dicho de otro modo, una recta paralela lo es respecto a otra.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        2

  • CinicoRadical CinicoRadical 29/03/20 13:29

    Nadie escarmienta en cabeza ajena.La historia se enseña para no volver a repetirla ?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 29/03/20 12:20

    Leïdo. La imcompetencia del Zar Nicolas II era supina. Parece que Rusia no deberîa haber entrado en el conficto.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • GRINGO GRINGO 29/03/20 10:34

    La Historia, con pequeños matices, se repite constantemente, y todos somos culpables e tropezar en la misma piedra, pero principalmente gracias a los políticos triunfalistas que rápidamente se contagian de los primeros datos optimistas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 29/03/20 09:04

    Sî para Europa la cosa empezô a fastidiarse a partir de esta maldita Grande Guerre.
    La duda que tengo es que si de todo modo iba a haber una guerra franco-alemana.
    Es que mi abuelo materno nacido en el Norte de Francia (Picardie) en 1895 me explicô que en la escuela habîa el mapa de Francîa en la pared y que en este mapa, la Alsacia-Lorena estaban circunscrita entre un espeso trazo negro porque "Francia estaba en luto de Alsacia-Lorena" como me dijo mi abuelo con voz grave.

    La duda que tengo es que sin Sarajevo, de todo modo habrîan encontrado cualquier otro pretexto para hacer la guerra. Buen dîa.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    1

    • @tierry_precioso @tierry_precioso 29/03/20 09:08

      Otra cosa es que Rusia habrîa podido mantenerse fuera de esta "Grande Guerre", es posible. Y que manteniendose fuera no habrîa habido la revolucion de 1917...
      No tengo tiempo, leerê el articulo mâs tarde.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • @tierry_precioso @tierry_precioso 29/03/20 09:08

      Otra cosa es que Rusia habrîa podido mantenerse fuera de esta "Grande Guerre", es posible. Y que manteniendose fuera no habrîa habido la revolucion de 1917...
      No tengo tiempo, leerê el articulo mâs tarde.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Chovo1 Chovo1 28/03/20 21:51

    Sr. Casanova, me parece una autentica cobardía escondersu mensaje en una historia tan lejana como inapropiada. Si lo que quiere decir es....gobierno dimisión, digalo, está en su derecho pero antes tenga en cuenta una gran diferencia histórica, al zar nadie lo eligió, al gobierno español si, el primero jamas tuvo en cuenta a su pueblo mientras que este gobierno está volcando todo su esfuerzoen mitigar el problema que en EEUU, por ejemplo, ni tan siquiera estan contemplando.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    11

    2

    • Jose Fuertes Castillo Jose Fuertes Castillo 28/03/20 22:25

      Qué va tío, no te enteras de nada

      Responder

      Denunciar comentario

      3

      8

Lo más...
 
Opinión