X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Verso Libre

La verdadera nación

Publicada el 31/08/2020 a las 06:00 Actualizada el 31/08/2020 a las 10:41

Poco sabe de amor quien no comprende que es la debilidad la que nos une. Hablamos con toda razón de la fuerza del amor, pero se trata de una fuerza que nace de no sabernos autosuficientes, de nuestra necesidad de sentir al otro, nuestra necesidad de ser cuidados y de cuidar. Aunque pasan los años, uno no se olvida del sexo. Por la cuenta que me trae, siempre que actúen con educación y prudencia, yo soy cada vez más partidario, pese a su mala fama, de los viejos y las viejas verdes. Como decía Bergamín, cuesta toda una vida alcanzar ese grado. Está bien que brillen los ojos. Pero uno se mira en el espejo, vuelve la vista hacia atrás y comprende que, junto al deseo carnal, el amor escribe sus historias con otros recursos.

Puestos a buscar imágenes de amor, me llegan de la memoria algunas ventanas de hospital, una rosa en un vaso de agua, algunas salas de espera, algunas conversaciones al final de la noche en la cocina y en voz baja para no despertar a los niños, los números del termómetro, el despacho de una profesora muy seria, un salón de actos en el que soportar representaciones navideñas, la tristeza de un cementerio, la tumba a la que habrá que añadir un nombre muy querido, las noticias envenenadas del teléfono, el mundo que se parte a trozos, una cabeza en el pecho, el abrazo de quien comparte un insomnio y la luz del amanecer que raya en la ventana y que nos recuerda que la vida sigue, que un suspenso no interrumpe nada, que ni siquiera una muerte lo interrumpe todo, porque otra parte de nosotros está viva todavía, y hay que prepararle el desayuno, y darle compañía, y preguntarle si hace falta algo, y decirle te quiero. Es la misma persona que está ahí, que se queda a los pies de la cama cuando una anestesia nos cierra los párpados.

Quien sabe de amor comprende que la debilidad es la verdadera razón de estar unidos. Los seres humanos han podido sobrevivir a lo largo de milenios de intemperie porque inventaron el lenguaje para compartir sus miedos y sus esperanzas. Es verdad que inventar el lenguaje supone también dar paso al insulto, la maldad, la amenaza, pero esa violencia es una cáscara sucia que intenta ocultar el desamparo que va con cada uno de nosotros. Es verdad que en la vida familiar o de pareja brotan los enfados, la prepotencia machista, la mezquindad, los usos del poder, pero siempre es una máscara innoble de inseguridad y dogmatismo que manipula la verdadera materia del amor: no es bueno estar solos, necesitamos cuidar y que nos cuiden, nos hace personas la palabra juntos.

Y en la palabra juntos, vivida de manera decente, no cabe la desigualdad, ni la indiferencia. La democracia social intenta llevar al espacio público el sentido de los cuidados familiares. Amar a una nación es compartir sus debilidades, comprender que necesitamos ayudarnos, organizar la vida de manera transversal para que el niño que hoy cuidamos nos cuide mañana y la abuela que nos cuidó durante años sienta que forma parte de nuestro presente y nuestras atenciones.

Sentirse miembro de una comunidad es saber que más allá de los negocios y las razones individuales formamos parte del nosotros y el nosotras que late como un corazón en la palabra juntos. España ha fantaseado muchas veces con el relato de su historia. Hazañas, héroes, derrotas y triunfos han llenado una y otra vez el recuerdo de sus días de gloria y sus mentiras. Novelistas como Cervantes, Galdós y Marsé, sin embargo, quisieron decirnos que detrás de cada fracaso nacional (el humanismo al final del XVI, el liberalismo al final del XIX, el republicanismo en 1939), el verdadero sentido de la esperanza sólo se dio con desinterés y energía en el pueblo. ¿Qué es hoy el pueblo? No lo sé bien, o sólo tengo una idea, o una esperanza, pero debemos escribir el relato optimista de un pueblo capaz de creer en sí mismo. Y para eso, para la salvación conjunta, hay tres requisitos indispensables: negarnos a la desigualdad, sentir amor y defender la cultura, la cultura, la cultura, capaz de escribir, representar y cantar el relato de un pueblo enamorado.

Más contenidos sobre este tema




40 Comentarios
  • Isabella Gómez Isabella Gómez 03/09/20 00:55

    Precioso. Gracias. Me ha enseñado mucho.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Lunilla Lunilla 02/09/20 20:20

    "Desde el inicio ]]..la crisis, se han suscitado toda clase de debates, sobre sus sorigenes y, sus posibles vias de salida; "n los margenes de esta deliberaciòn ; "Ha suscitado tambien una discusiòn interesante alrededor de la figura del Intelectual'; [...] -'¿ 'para que sirven los intelectuales' ? "Si la mayoria de ellos , no supieron debidamente de la corrrupcion de algunos y la irreponsabillidad de muchos mas ; ...¿ "Merecen de veras tener el peso que tienen en la presa escrita o, Digital; "Cuando no disponen de herramientas que les permitan comprender las coplejidades tecnicas y humanas de nuestro mundo,,,? ; "Pueden seguir siendo ejemplo de compromiso ètico / "Un Credo; 'La misma letania' 'la mente cerrada' y el mismo menù que nos sirven cada dia" Saludos ...El DIablo Cojelo" ( 20,20 h.)

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Isa. Isa. 30/08/20 23:23

    Por supuesto. Qué saludable leer tu mensaje, Luis. Es como desconectar del ruido sin tener que cerrar los ojos para escuchar, vibrantemente.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 4 Respuestas

    6

    8

    • @tierry_precioso @tierry_precioso 31/08/20 10:14

      Sî, Isa. Aunque no los capto del todo me gustan los tramos brumosos de sus textos, no provoca centenares de comentarios pero salvo alguna que otra excepcion Luis no suele buscar especialmente la polemica. Bueno no es cierto del todo eso que acabo de decir, sî que suele dejar caer alguna piedra o mejor alguna piel de platano que inmediatamente atrae algun justiciero arrogante que resbala patas arriba y culo abajo... Por ejemplo cuando vi la palabra "nacion" en el titulo enseguida supe que algunos se iban a indignar ante semejante temeridad : para ellos todo el mundo tiene derecho a utilizar la palabra "nacion", menos los españoles. Sin embargo creo que Luis utiliza tambien esta palabra porque ha sido bastante secuestrada por la Derecha. Sin embargo hacer notar eso a los bobalicones indignados es perdida de tiempo...

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 3 Respuestas

      4

      6

      • Isa. Isa. 31/08/20 14:20

        La verdadera nación. Un explosivo metabólico. Buen día, tierry!

        Responder

        Denunciar comentario

        5

        2

      • @tierry_precioso @tierry_precioso 31/08/20 10:25

        Me salta a la vista que no me gusta poner dos veces seguidas "Sin embargo", me preocupo demasiado, es solamente un comentario.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        4

        0

        • @tierry_precioso @tierry_precioso 31/08/20 10:26

          Hacer notar eso a los bobalicones indignados es perdida de tiempo...

          Responder

          Denunciar comentario

          3

          2

  • Evaus Evaus 30/08/20 23:04

    DE 10 Poeta y profesor.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    3

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 30/08/20 20:55

    Pirichi, cuando bebîa lo mîo hace 30 años y estaba piripi en un bar, me metîa con las personas pegamentadas al tragaperras, encima aunque piripi todavia podîa leer que esas maquinas pertenecîan a una empresa Franco... Pero alguna vez uno que sus padres tenîan un bar me dijo que sin la maquina tragaperras ya habrîan cerrado el bar y que eso era lo mismo para un monton de bares... Es decir que la realidad ademâs de ser compleja, es tambien ambigua !

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    5

    5

    • @tierry_precioso @tierry_precioso 30/08/20 20:59

      Franco recreativos, algo asî.

      Responder

      Denunciar comentario

      4

      3

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 30/08/20 20:55

    Pirichi, cuando bebîa lo mîo hace 30 años y estaba piripi en un bar, me metîa con las personas pegamentadas al tragaperras, encima aunque piripi todavia podîa leer que esas maquinas pertenecîan a una empresa Franco... Pero alguna vez uno que sus padres tenîan un bar me dijo que sin la maquina tragaperras ya habrîan cerrado el bar y que eso era lo mismo para un monton de bares... Es decir que la realidad ademâs de ser compleja, es tambien ambigua !

    Responder

    Denunciar comentario

    4

    3

  • VICTORIA BALERDI VICTORIA BALERDI 30/08/20 20:23

    Que maravilla cuando al leer un texto nos lo hacemos nuestro. Que bien sienta. Sr Montero, Usted tiene esa gracia.
    Otros encuentran su felicidad destruyendo lo que es hermoso, burlándose de lo que carecen. Van a lo fácil. Me molestan algunos comentarios zafios. La libertad de expresión lo permite, pero sin la elegancia de su escritura esos textos me resultan penosos.
    Su artículo, un ejemplo de cómo se puede hablar de nuestra realidad sin dañar. Gracias Sr. Montero.

    Responder

    Denunciar comentario

    4

    10

  • ORIMARJV ORIMARJV 30/08/20 19:05

    Ese amor del que nos hablas es el elixir de nuestra condena, la soledad.
    Gracias Luis.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    4

  • Pirichi Pirichi 30/08/20 18:44

    Son tiempos de vuelta a las aulas, públicas y concertadas, ojo con la diferencia, de promocionar el vicio al juego, de tántas barbaridades que damos por hechas....
    No son tiempos de poesía y de amor.
    Joder, parecemos mormones negando la violencia!!!!!
    Vale ya!!!!!

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    6

    5

    • @tierry_precioso @tierry_precioso 30/08/20 20:35

      Luis dice primero: negarnos a la desigualdad, luego dice sentir amor y defender la cultura, los puntos 2 y 3 son muy positivos. Y negar la desigualdad significa luchar sin descanso.

      fijate que cuando se vive la violencia, no estâ elegida sino impuesta: Siria, El Salvador y tantos otros sitios...

      Mira los ciudadannos argelinos como tuvieron cuidado de no entrar en una espiral violenta, les puedes criticar por no haberse apoderado del poder, sin embargo creo que tenîan razon de ser prudentes y dicho de paso no he sentido tanta solidaridad con su lucha en Europa y en España...

      Creo que una gran mayoria ya no piensa en una toma de poder violenta, me diras la gracia de acabar en una ratonera del dictador de turno o mandado por un nuevo dictador aunque sea "progresista".

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      5

      3

      • @tierry_precioso @tierry_precioso 30/08/20 20:44

        Y por ejemplo el vicio al juego, no es un asunto algo cultural ?

        Responder

        Denunciar comentario

        3

        2

    • @tierry_precioso @tierry_precioso 30/08/20 20:35

      Luis dice primero: negarnos a la desigualdad, luego dice sentir amor y defender la cultura, los puntos 2 y 3 son muy positivos. Y negar la desigualdad significa luchar sin descanso.

      fijate que cuando se vive la violencia, no estâ elegida sino impuesta: Siria, El Salvador y tantos otros sitios...

      Mira los ciudadannos argelinos como tuvieron cuidado de no entrar en una espiral violenta, les puedes criticar por no haberse apoderado del poder, sin embargo creo que tenîan razon de ser prudentes y dicho de paso no he sentido tanta solidaridad con su lucha en Europa y en España...

      Creo que una gran mayoria ya no piensa en una toma de poder violenta, me diras la gracia de acabar en una ratonera del dictador de turno o mandado por un nuevo dictador aunque sea "progresista".

      Responder

      Denunciar comentario

      3

      2

  • Pirichi Pirichi 30/08/20 18:44

    Son tiempos de vuelta a las aulas, públicas y concertadas, ojo con la diferencia, de promocionar el vicio al juego, de tántas barbaridades que damos por hechas....
    No son tiempos de poesía y de amor.
    Joder, parecemos mormones negando la violencia!!!!!
    Vale ya!!!!!

    Responder

    Denunciar comentario

    5

    5



Lo más...
 
Opinión