X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Desde la tramoya

Ser buena persona

Publicada el 30/10/2020 a las 06:00 Actualizada el 30/10/2020 a las 10:22

Las crisis son el caldo social de cultivo del liderazgo autoritario. Abrumado por la violencia, por la escasez, por la incertidumbre o por la enfermedad, el pueblo en crisis reclama a los salvadores de la patria. El efecto no es instantáneo. Entre la crisis bursátil del 29, la Gran Depresión y la consolidación de los fascismos pasó una década. El shock inicial y la falta de organizaciones articuladas no permite una respuesta inmediata. Pero mientras la incertidumbre da paso a la indignación, los líderes salvíficos van viendo venir la ola sobre la que alzar su promesa de redención.

Bien articulada, la propuesta autoritaria seduce a muchos. Es relativamente sencillo. Se trata de encontrar un chivo expiatorio –el extranjero, el débil de carácter, el ácrata, el sistema– una causa unificadora (la patria frente a sus destructores), unas cuantas consignas verosímiles aunque sean falaces y muy pocos escrúpulos en la comunicación. La ciudadanía, ávida de una respuesta certera, se refugiará en la solución fácil. El populismo autoritario es como las chucherías: no nutren, pero están ricas y quitan el hambre.

Pero las crisis son también el contexto adecuado para otro tipo de liderazgo mucho más funcional: colegiado, amable, con base en la ciencia y en los hechos, de acuerdos, humilde y conciliador. La crisis del 29 fue el contexto en el que nace el liderazgo de Hitler, pero también el de Roosevelt. La Transición española dio la oportunidad al liderazgo de Suárez, aunque solo fuera universalmente elogiado tras su muerte.

La historia moderna de los grandes líderes mundiales (hay una buena cuenta de ella en El mito del líder fuerte, del politólogo Archie Brown), da pautas recurrentes y muy didácticas para los políticos contemporáneos. No, no es cierto que para gobernar con éxito debas mostrarte siempre fuerte y determinado. La fuerza no está solo en la proyección de poder personal, ni en la confrontación con el enemigo, ni en la agresividad del comportamiento. Está también en la escucha, en la capacidad de negociación, en la modestia.

Los líderes que de manera sostenida son respetados por sus pueblos y que iluminan la historia de su nación son quienes trabajan en equipo, quienes buscan puntos de encuentro, quienes piden perdón. Los que son flexibles como el junco de la ancestral fábula. Que son, en fin, buenas personas.

Que lo son o que al menos parecen serlo. Yo no puedo describir ni discutir la bondad de Isabel Díaz Ayuso o de Santiago Abascal, por poner dos ejemplos de andar por casa. Pero es evidente que ambos han elegido una estrategia política frentista, agresiva y dura. Y que lo han decidido en tiempos de calamidad. Ha sido su decisión tratar de aguantar el ciclón como si fueran robles solitarios, duros e implacables.

Tienen su público, no hay duda. Es posible que lleguen más lejos de donde están, pero no entrarán en la historia sino en sus páginas más oscuras.

Más contenidos sobre este tema




22 Comentarios
  • Lunilla Lunilla 31/10/20 08:11

    "Para ser buena persona; El primer paso de la Sabiduria es echar la culpa de todo a alguien": El ultimo reconciliarse con todo" -Si se les enseña a los hombres como deben pensar [....] '-y no siempre lo que deben pensar: "Se previene tambien el equìvoco; "Es una especie de iniciacion a los misterios de la humanidad" / Todo se aprende, pero no para exhibirlo, sino para utilizarlo; "Una creencia aaceptada se convierte en realidad. "La ortodoxia de la razòn 'atonta' mas que cualquier religiòn ; "Antes de censurar, 'siempre se deberia verificar, y, Si es posible ofrecer justificaciòn ; "Todo no puede funcionar a la perfeccion en el Mundo; "Pues a los hombres hay que Gobernarlos con engaño; "La costumbre en muchos casos es mala consejera; Hace que tomemos, la Injusticia, -Por justicia;"Y el error por verdad"; -Nada nos envejece con mas rapidez que pensar inconsecuentemente que nos hacemos viejos; "Ciertos hombres de mal corazòn : Creen reconciliarse con el cielo cuando dan una limosna. "La inflacion es como el pecado; "Cada gobierno la denuncia, pero cada Gobierno la practica; -Concede a tu espiritu el habito de la duda, y a tu corazon el de la tolerancia"; El DIablo CojueloDixit" ...Saludos Cordiales (......) -"Y ¡A ser buenos!! ( 8,11 h. a/m )

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    3

  • Zulma Zulma 31/10/20 01:37

    ¿¿ ??
    ¿ Tal vez, estoy perdiendo compresión lectora…?
    ¿Tal vez , el titular del artículo, me ha generado unas altas expectativas, antes de leerlo.?
    ¿Tal vez, quizás, acaso, es posible….¿ Un lavado de cara de …?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • NICOPLATINI NICOPLATINI 30/10/20 17:38

    Lo siento. Pero nunca coincido con los puntos de vista de Luis. ¿Que son, en fin, buenas personas?
    Por sus hechos les conoceréis (nada más).
    Tampoco estoy de acuerdo con el relato Crisis bursáitl 29-Gran Depresión-Fascismo; en mi opinión hay que irse mucho más atrás en el tiempo: las condiciones laborales a finales del sigo xix, el trato a los soldados en la guera de 1914-1918 y su vuelta a casa, etc. Pasa como con Trump a día de hoy: TRUMP ES LA CONSECUENCIA PERO NO LA CAUSA (para eso hay que ires a los tiempos de Obama, Bush, Clinton, etc.). Aquellos polvos...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • GRINGO GRINGO 30/10/20 15:23

    Todos podemos cometer un error, dos, incluso tres, pero no por eso equipararse a Lady Cocodrilo o FachAscal, para mantener sus actuaciones o sus postulados, es totalmente necesario ser MALO/A.

    Una de la preguntas para las que no encuentro respuesta, a pesar del tiempo transcurrido es, "de que entornos familiares/sociales provienen ésta gentuza para actuar así".... ???

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    11

  • jorgeplaza jorgeplaza 30/10/20 13:18

    Todavía más en serio que antes:

    No creo que ninguna persona realmente buena haya llegado demasiado lejos en política. Los gerifaltes políticos (y de los negocios) sufren un durísimo proceso de selección darwiniana porque el poder está espléndidamente recompensado y, en consecuencia, hay muchos más concurrentes que puestos. En ese proceso de selección cuenta la inteligencia pero no los escrúpulos; la astucia, pero no siempre la lealtad. Y así podríamos seguir. No se me ocurre ninguna virtud de las que se suelen atribuir a las buenas personas que le sea de mucha utilidad a un líder político o de empresa. Se parecen bastante más a los gángster, incluidas las pocas líderes que en el mundo han sido, desde Isabel I de Inglaterra a Margaret Thatcher pasando por Indira Gandhi.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    3

    5

    • NICOPLATINI NICOPLATINI 30/10/20 17:28

      Completamente de acuerdo. Este tema lo recoge muy bien un libro de M.France Hirigoyen (Narcisos al poder).

      Responder

      Denunciar comentario

      3

      1

    • MIglesias MIglesias 30/10/20 14:44

      Hay un fondo de verdad en su comentario, pero no debe confundir bondad con falta de recursos intelectuales o incapacidad de liderazgo.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      4

      • jorgeplaza jorgeplaza 02/11/20 22:11

        No lo confundo. Hay buenas personas muy inteligentes, pero no llegan muy lejos en política. Para mandar, que es de lo que se trata en política y en la empresa, hay que ser malo.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        1

  • jorgeplaza jorgeplaza 30/10/20 13:10

    ¿Cómo que no entrarán en la historia? El caballo de Calígula entró en ella porque el emperador romano lo nombró Cónsul por la concluyente razón de que el animal le caía bien, que es justamente la misma razón por la que Casado nombró a Díaz Ayuso. No veo por qué no va a entrar IDA en lo más selecto de la historia universal teniendo los mismos méritos que aquel caballo tan famoso.

    Con lo de Abascal estoy más de acuerdo.

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    3

  • ncvc ncvc 30/10/20 13:09

    Me gusta la reflexión que introduce este artículo. Ser buena persona es lo más importante en la vida, y en política uno puede tener muchos defectos, equivocarse, cambiar de ideas, rectificar a menudo, no ser muy hábil a veces o siempre, etc., pero si es buena persona se percibe y se aprecia: para mí los miembros del gobierno actual son ante todo buenas personas, pero no opino lo mismo de muchos personajes de la oposición de derechas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7

  • Ayla* Ayla* 30/10/20 12:38

    Debe ser, como ocurre en este siglo, que lo que define una palabra se tergiversa.

    Una persona (?) que utiliza para su "estrategia política frentista, agresiva y dura", menores no acompañados, personas que huyen de guerras y miserias (que hemos alentado desde occidente, por depredación de sus recursos o por el envío de armas), que no tienen un techo, que no pueden dar de comer a sus hijos...

    Qué además lo hace mintiendo, que no le importa más que el poder y su bolsillo (o las apariencias, cómo te vistes), que no tiene la más mínima empatía.

    Ante un ser así, por supuesto que se puede discutir que sea bueno.

    Otra cosa es que tengamos que entrar en la discusión de bueno para quién.

    Hoy ha tocado blanquear acciones impresentables e indeseables en los artículos de opinión de infolibre. En éste y en el de Contreras.
    Estáis en vuestro derecho, pero es un poco vomitivo.

    No se trata de diferencia en planteamientos políticos, se trata de ser mala persona.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • hayundi hayundi 30/10/20 10:10

    Calificar a Ayuso de dura es un elogio, solo es incompetente, simple y obediente su falta de responsabilidad no le viene de su estrategia le viene de su simpleza. Evidentemente el cargo le viene grande. Lo único que la mantiene en el es su obediencia a las líneas estratégicas del partido si no saca los pies del tiesto ahí seguirá. No como otras.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    12

  • MIglesias MIglesias 30/10/20 09:41

    Se me ponen los vellos como púas cuando veo el paralelismo. Ahora sabemos, aunque recuerdo muy a menudo una frase de Hegel: "Lo único que nos enseña la historia es que no nos ha enseñado nada".
    Cuando se modifica el lenguaje para convertir a la bondad en un vicio o una debilidad, algo malo se introduce subrepticiamente en la sociedad y no es casualidad.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7



Lo más...
 
Opinión