X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Desde la casa roja

¿Quién tiembla en la Cañada Real?

Publicada el 13/01/2021 a las 06:00

Dos fallecidos, un hombre y una mujer, con patología crónica, pero que estaban estables. Tres fallecidos más reportados por la Agencia Antidroga. Infecciones respiratorias en adultos y menores que se agudizan hasta entrar en parada cardiaca. Bronquiolitis en bebés que requieren hospitalización. Recién nacidos incapaces de autorregular su temperatura corporal. Niños con manos y pies violáceos. Sabañones ulcerados en menores de tres años. Mujeres con manos ensangrentadas por lavar la ropa en agua helada. Ropa que no se secará. Más de cincuenta personas intoxicadas en los últimos tres días por el monóxido de carbono que desprenden las estufas de leña y chimeneas que no tiran bien. Varias quemaduras y dos incendios. Diabetes descontroladas porque no pueden conservar la insulina a temperaturas tan bajas. Enfermos de pulmón que no pueden conectar sus respiradores a la red. Altos niveles de ansiedad provocados por la extrema sensación de frío y por proteger a los niños. Ansiedad por el pánico a no despertarse tras la inhalación de humo. Intentos de suicidio.

Esta es la situación de emergencia sanitaria de los vecinos de Cañada Real, un asentamiento de 12 kilómetros de largo en la periferia este de Madrid y que toca tres municipios: Madrid, Rivas Vaciamadrid y Coslada. Llevan desde octubre sin luz. Me la describe Lidia Ortega de vuelta a su casa en el metro el lunes a última hora, a punto de arrancar la noche más fría de los últimos 100 años. Lidia es médica de Atención Primaria y Comunitaria y forma parte del EIPE, la furgoneta medicalizada con la que un grupo formado por cinco sanitarios (Beatriz Aragón, Nabil Diouri, Daniel García, Santiago Agudo y ella) lleva más de catorce años atendiendo a los vecinos de Cañada Real. Todos los días se desplazan desde Vallecas a la Cañada para atender a los enfermos crónicos y las urgencias diarias. En estos días, no han podido acudir con su furgoneta, les ha llevado un voluntario de un grupo formado en Telegram por dueños de coches 4x4 que se ha organizado en Madrid para traslados de emergencia ante el colapso por la nevada. Si ellos no van, más de 7.000 personas quedan desatendidas.

Cañada Real no es un asentamiento reciente, aunque sus problemas hoy sean extremadamente urgentes. Su historia se remonta a los años cincuenta, cuando migrantes ganaderos y agricultores de Andalucía y Extremadura se asentaron en la periferia de la capital y comenzaron a levantar sus casas sobre una antigua vía pecuaria. A finales del franquismo, con buena parte de los núcleos de chabolas desmantelados, muchas familias gitanas se trasladaron hasta allí. Poco a poco, la zona fue recibiendo también a migrantes extranjeros, marroquíes, búlgaros, rumanos o bolivianos en los flujos migratorios de los años 90 y principios de los 2000. Ese es el paisaje que hoy tiene: un asentamiento con una fuerte diversidad cultural y social. La Cañada se divide en varios sectores. Las informaciones que nos llegan suelen hacer referencia al sector 6, de fuerte y clara exclusión, viviendas que apenas se sostienen en cuatro paredes y donde se venden cada día más de 200 dosis de estupefacientes. Las necesidades de electricidad del cultivo de la marihuana, hicieron saltar las alarmas de la empresa suministradora, Naturgy, que señaló la sobrecarga de estos enganches a su red. Desde octubre, no hay luz.

La realidad no siempre es fácilmente clasificable. Cañada Real contiene ese mercado de la droga y a la vez, en esos sectores 5 y 6 habitan 1.812 niños y niñas que están sobreviviendo a las temperaturas extremas en medio de la tercera ola de la pandemia. En cualquier caso, ninguna administración debería dejar a sus ciudadanos en la intemperie más extrema.

El estigma es potente, medios y administraciones se han encargado durante años de propagar únicamente la imagen de narcotráfico y delincuencia. En nuestro orden mental justificamos todo lo que allí sucede como consecuencia casi de una marginación elegida. Una técnica de Infancia de una de las muchas entidades que trabajan en el terreno, incluida la parroquia Santo Domingo de la Calzada, desde donde arrancó la acción social, me cuenta la dificultad de crecer allí, la frustración de miles de adolescentes que quieren seguir estudiando y no tienen forma de acudir a los centros educativos de Bachillerato o ciclos formativos una vez que terminan la educación obligatoria, para la que sí hay rutas hasta el colegio. La salida de la Cañada no es tan fácil como tener el deseo de querer hacerlo. Comienza con una hora de camino hasta el transporte más cercano.

Veo a diferentes administraciones municipales y regionales aplaudiendo sus medidas de futuro para la Cañada Real. Leo el Pacto Regional, firmado por Manuela Carmena y Cristina Cifuentes en 2017, donde se comprometieron a desmantelar el sector 6, consolidar las viviendas del sector 1, perteneciente a Coslada, y llevar a cabo un plan de choque urgente para dotarlo de carreteras, luz y agua. Pero después de aquellos flashes y ruedas de prensa, no ha habido casi nada.

Veo un reportaje donde Ignacio González, expresidente de la Comunidad de Madrid, pasea tranquilo por la Cañada con un reportero y básicamente dice que van a darle a estos vecinos lo que piden: el suelo donde están construidas sus casas. La técnica de Infancia me explica que, para la gente que vive allí, las casas que han levantado son sus casas desde hace décadas, que quieren pagar la luz y no ir a ningún albergue. No quieren abandonar el lugar que heredaron, en muchos casos, de sus antepasados. Que son familias que tienen interés en formarse, mujeres que hasta ahora acudían a sus clases de español, que quieren acceder al empleo. Explica que la policía y las administraciones son perfectamente conscientes de dónde están esos enganches de luz ilegales que mantienen vivas las plantaciones de marihuana. El lunes se desengancharon 12 puntos de luz sospechosos. Me explica que el abandono y dejadez frente a la Cañada no son arbitrarios. Y que es difícil que una administración se haga cargo de dar puntos de luz al asentamiento porque sería una forma de reconocer su infraexistencia y participaría de esta potente exclusión.

Un país desarrollado no solamente lo miden el número de máquinas quitanieves que tiene para reducir las consecuencias de un temporal como el que estamos atravesando, antes debería alarmarnos su incapacidad para atender a los ciudadanos que viven en condiciones extremas antes de que sea demasiado tarde. Lo mide la respuesta social ante situaciones que vulneran los derechos humanos. Me avergüenza ver las manos moradas de los niños de la Cañada. Que no tengan luz para hacer sus tareas. Que no sepan cómo despertarán después de otra noche de frío. Que no puedan mantener el distanciamiento necesario en una pandemia porque están todos amontonados alrededor de una lumbre de leña para calentarse y sobrevivir a alguna de las situaciones de peligro a las que hoy están expuestos.

Nadie, ni los ayuntamientos, ni la Comunidad de Madrid, ni el Gobierno central está impidiendo que se dejen de vulnerar los derechos de los niños y niñas de la Cañada Real. Están en la obligación jurídica, tanto las administraciones como la empresa de suministro, de garantizar la luz. La Convención de Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño y la Ley Orgánica de Protección Jurídica del Menor obligan a las administraciones y empresas a garantizar los derechos del niño como algo primordial.

Mientras el laberinto político, burocrático y económico se desentraña una vez más, la población que vive en Cañada sigue al límite de la vida y no les arropan ni los tuits bienintencionados de unos, ni las cínicas expresiones de responsables que meten ruido y juegan a confundir a la opinión pública. Esta noche la temperatura bajó hasta los -10 grados en Madrid.
 

Publicamos este artículo en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información y el análisis que recibes dependen de ti.
Más contenidos sobre este tema




25 Comentarios
  • PedroLibre PedroLibre 16/01/21 10:14

    Vera usted, Sra. AroaMD, a algunos parece preocuparles mucho el tema pero a mi, francamente, a la hora de leerla, me importa mas bien poquito su condición de hombre o mujer, guapo o fea, lo que si me parece relevante, ahora que he empezado a leerla un poco, es su rara habilidad para transportar a los lectores a rincones oscuros en el tiempo y en el espacio y aportar su luz especial para que podamos gozar o sufrir juntos con el relato. En el caso que nos ocupa nos ha conducido al barrio madrileño de La Cañada y nos ha descrito con terrible efectividad la cruda realidad de ese lugar olvidado por casi todos. Ha hecho su labor y la ha hecho a la perfección. Me ha dejado dolorido, indignado y casi sin palabras que aportar en busca de alguna solución a tan compleja tragedia humana. Supongo que si los políticos implicados no hacen nada en esta barriada, habría que cambiarlos de inmediato, ya que fusilarlos al amanecer igual seria un poco radical. Otra cosa quería decirle, los títulos de las columnas son importantes para los que NO tenemos tiempo de leerlo todo y nos vemos obligados a elegir, y en eso, es usted tambien muy efectiva.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Floren Floren 16/01/21 09:47

    Es sangrante lo que está pasando. Situaciones propias de una posguerra pero no del siglo XX1 en un país democrático? Que hace la Fiscalía y el Defensor del Pueblo? 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • cexar cexar 15/01/21 15:50

    ¿Se imaginan que corten la luz a todos los que viven en su portal porque un vecino hace un uso fraudulento?
    Pues eso, con las diferencias de matiz que queramos ponerle, es lo que está pasando en la Cañada Real.
    Y, como siempre, los que más lo sufren son los más vulnerables.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • serrekunda serrekunda 14/01/21 11:01

    No quiero escribir comentario alguno, pero debe ser un tema muy complicado.-bakau

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Coronel Dax Coronel Dax 14/01/21 10:54

    Estupendo artículo al que añadiría el que ha publicado en elDiario Javier Gallego:
    https://www.eldiario.es/carnecruda/lo-llevamos-crudo/hay-detras-canada-real_132_6749562.html

    Creo que es una hipótesis creíble porque no sería la primera vez que sucede.

    El otro día hice un comentario sobre este tema en una noticia dada en este digital. Hay una actuación urgente, que es devolver la luz a las familias que la precisan, pero no nos quedemos en eso. Sería como dar un pez para aliviar el hambre urgente, pero hay que enseñar a pescar, es decir, desterrar el hambre. Reitero que es imprescindible que entre los objetivos políticos del Gobierno esté, como en China, erradicar la pobreza. Con objetivos parciales medibles y con plazos. El Ingreso Mínimo Vital va en la buena dirección, aunque es insuficiente (creo que deja de lado a la mitad de los que tendrían necesidad de él) y su aplicación está siendo más que lenta y farragosa. Espero que no vuelve a pasar como con la ley de dependencia. Hay otras medidas también en la buena dirección.

    Un saludo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Artero Artero 13/01/21 23:45

    Esta situación, se hubiese evitado si se pone interés en resolverla. Si hay u problema con las plantaciones de marihuana, una orden judicial que permita a las fuerzas de orden, entrar en cualquier lugar de la Cañada real. Si esto se hubiese producido, no exisiría la situación que existe desde Octubre

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • Maritornes Maritornes 13/01/21 21:05

    La Cañada Real estorba el desarrollo urbanístico.

    https://blogs.publico.es/otrasmiradas/43724/canada-real-sigan-la-pista-del-ladrillo/

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • Jugaronce Jugaronce 13/01/21 15:56

    Por cierto, señora Ayuso, ¿como sabe usted que “todos” los habitantes de la Cañada Real son delincuentes, por mucho que usted y los suyos sean los que más saben de ello por ser “su seña de identidad”?
    ¿Cuantas veces ha estado usted en la Cañada Real para hablar con tanta seguridad sobre lo que allí ocurre?.
    Dada la “sana” costumbre que usted, el señor Casado y demás prebostes  de su corrupto partido, tienen a la hora de fotografiarse  paleando nieve, recibiendo aviones, repartiendo bocadillos, pasando revistas, etc., etc., etc., ¿como es que no consta ninguna en el citado asentamiento?.
    ¿No será que no ha estado nunca y no solo desconoce lo que hay sino que habla de oídas como si de un ciudadano, mal intencionado e indocumentado cualquiera,  se tratase?
    ¿Sabe usted desde cuando lleva la Cañada Real siendo lo que es desde antes de que usted llegase,  para desgracia de los madrileños, al gobierno de la Comunidad?.
    Dando por hecho que no lo sabe,   por la misma razón que no tiene ni la más mínima idea de lo que nos ocurre y preocupa a los ciudadanos, ¿ninguno de sus asesores bien pagados le ha dicho que está situación viene desde muy atrás y que la Comunidad de Madrid, junto con el Ayuntamiento, tienen una gran parte de la responsabilidad?.
    Si desde hace tanto tiempo la situación se ha mantenido invariable, ¿como es que ahora se “va” la luz por culpa de los fabricantes de marihuana si no se había “ido” nunca antes?.
    Como siempre, nos quedaremos sin respuesta a tan sencillas preguntas.
    A todas salvo a la que no se le hace nunca: ¿de quien es la culpa?. A esta sí que responde aunque no se le haga, ¿verdad señora Ayuso?, y todos sabemos cuál es ............

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    19

  • Arbitrista Arbitrista 13/01/21 14:54

    Gracias por este magnífico artículo que plantea con toda la crudeza la realidad de la cañada real.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    10

  • Jugaronce Jugaronce 13/01/21 13:48

    “Si para ustedes Otegui es un hombre de paz, los de la Cañada Real serán ingenieros agrónomos”.
    “Para tener los Porches aparcados en en la puerta, sí, para pagar la factura de la luz, no”
    Dos frases que definen a un personaje siniestro, infame, grotesco, indecente, inmoral, además de incapaz, incompetente, zafia, además de corrupta, además, además, además, la señora Ayuso.
    Dos frases que la inhabilitan no solo para presidir una comunidad autónoma como Madrid, la inhabilitan como persona.
    ¿Los niños son los que tienen los coches aparcados, los que fabrican la marihuana?.
    Todos los que no se dedican al negocio de la droga, la mayoría,¿no tienen derecho a disponer del suministro imprescindible para no morir de frío?.
    Si usted sabe quienes son los que delinquen porque no los denuncia a la policía para que los detengan, solo a ellos y se les suministre la luz al resto de inocentes?.
    Yo voy a contestar por usted: porque es usted una persona infame, desvergonzada, inhumana. Un desecho humano en definitiva, señora Ayuso.
    Enhorabuena a los que la han votado!


    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    23

    • Artero Artero 13/01/21 23:47

      A los que tienen el porche, no les importaría pagar la luz, pero no la de los enganches

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0



Lo más...
 
Opinión