X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Muros sin Fronteras

Sean pesimistas, es más seguro

Publicada el 17/06/2021 a las 06:00 Actualizada el 15/07/2021 a las 14:19

No quiero estropearles la pre-euforia pospandémica pero hay síntomas de que nos dirigimos a un mundo peor, o dicho de manera más directa: a un mundo de mierda. Llegan los primeros turistas de Airbnb (y en Venecia, los súper-cruceros) con ínfulas prepandémicas. Parecen las huestes de Atila con ansias de saqueo. Las terrazas de los bares y restaurantes invaden aceras, bulevares y plazas sin dejar espacio al peatón. Pasear se ha convertido en una yincana entre personas que beben, fuman y gritan miasmas. ¿Quién dijo que íbamos a aprender la lección?

Los automóviles vuelven a campar a sus anchas, al menos en Madrid, que es donde vivo. Los idiotas hacen sonar sus cláxones para marcar su nivel intelectual. Priman los negocios privados y las cajas de los donantes sobre la salud de los ciudadanos. Es el triunfo de los fabricantes de coches, las petroleras y el ocio del desparrame. Del cambio climático hablamos otro día.

Mientras que en Europa se apuesta por las ciudades sostenibles, repletas de zonas peatonales, espacios verdes y carriles bici separados y protegidos del resto del tráfico, Madrid regresa a los años 60 del desarrollismo franquista. Si a una gran parte de la derecha española no le llegó aún el soplo de la democracia, no les pidan modernidad en cuestiones de urbanismo y bienestar.

Tras las pandemias se viven años de optimismo desatado. En la del 1918 se sumó la euforia por el final de la Primera Guerra Mundial, en la que murieron cerca de 23 millones de personas. Fue la primera contienda en la que fallecieron más civiles que militares. Los locos años 20, que tienen más literatura que realidad, dieron paso a los 30 con la erupción del nazismo.

Hay síntomas peligrosos, como la efervescencia de las extremas derechas, de la xenofobia y el odio. Nada está a salvo, ni los derechos conquistados ni la democracia misma. Las derechas del siglo XXI han abrazado las cruzadas contra el feminismo, el voto de las minorías y los derechos humanos. La regresión es evidente en EEUU, donde el trumpismo y sus mutaciones están más vivos que nunca. Donald Trump es la consecuencia del deterioro en un mundo en el que ha desaparecido la verdad como base de la información y de la política.

En ocho años entraremos en nuestra década de los 30.

La sociedad actual está cada vez peor informada pese a existir más información disponible que nunca. El exceso de datos, opiniones y noticias que fluyen por las redes sociales, las web de los medios tradicionales y las televisiones dificultan la comprensión de una realidad mutante. Ha desaparecido el valor del contexto, que es el marco que sustenta los hechos comprobados, eso que denominamos “verdad”. Todo parece un griterío de infoentretenimiento en el que priman los personajes de ficción sobre los periodistas, los cantamañanas sobre los científicos.

Falta información de calidad y sosiego para entender un mundo inestable que amenaza con cambios estructurales más profundos que los provocados por la Revolución Industrial. No solo es la digitalización, es la robótica que dominará la producción y el ocio. Existe un miedo cerval a la pérdida masiva de empleo, y a la desaparición del modo de vida en el que fuimos educados. Los sectores menos preparados, los que trabajan en las industrias tradicionales, se sienten amenazados por el cambio. Son el objeto predilecto de los discursos de odio que señalan a los migrantes como culpables. Sucede en EEUU, sucede en España.

Lara Trump, esposa de Eric, uno de los hijos del ex presidente, acaba de pedir a sus seguidores que se armen, que compren pistolas, porque aquellas personas que viven cerca de la frontera sur deberán tomar acciones contra las oleadas de migrantes. ¿Está pidiendo que los maten? Vox concentra ese discurso xenófobo en España en los MENAS (menores no acompañados) y la negación de la violencia machista.

Las elecciones legislativas estadounidenses de noviembre de 2022 serán cruciales, como lo van a ser las alemanas en septiembre. En EEUU se renovará la totalidad de la Cámara de Representantes y un tercio del Senado. Joe Biden dispone hoy de una mayoría exigua en la Cámara baja. El Senado está partido en dos bloques, 50-50, que desempata Kamala Harris, que es también presidenta del Senado.

Una derrota demócrata el próximo año sería una catástrofe, un impulso para las fuerzas de extrema derecha en EEUU y en Europa. En el Viejo Continente, la batalla crucial se librará en Francia, donde es posible una victoria anti europeísta de Marine Le Pen. Parece imposible, pero esta vez es menos imposible que nunca. Ningún derecho está seguro.


En España, Vox se nutre del atolondramiento estructural de Pablo Casado, que no sabe qué papel interpretar, moderado de noche, radical de día. Isabel Díaz Ayuso se lo ha comido con patatas porque no interpreta papeles, es ella misma con su desparpajo. Puede decir lo mismo en la barra de un bar que en los micrófonos de la sede de gobierno. Improvisar sin saberse la Constitución de la que tanto presume, la llevó a meter la pata con el papel del rey en los indultos. Pese a ser una analfabeta institucional, como señaló Iñaki Gabilondo, no descarten que Díaz Ayuso llegue algún día a La Moncloa. En Colón se merendó también a Abascal. Gusta a la gente porque es desinhibida, un poco loca. Es algo que provoca risas hasta que el chistoso aprieta el botón nuclear.

La izquierda está desnortada en muchos países, menos en Chile y Colombia. Lo que sucede en Nicaragua con los tiranos banderas Daniel Ortega y Rosario Murillo no deja de ser un trágico esperpento. Veremos qué sucede con Los Verdes en Alemania; si ganan, quedan segundos y formarán parte del gobierno o se desinflarán.

Podemos acaba de inaugurar el pospablismo, un periodo de orfandad repleto de riesgos porque el líder ocupaba todo el espacio. Necesita transitar de los eslóganes a los hechos, entender las prioridades de la mayoría de la gente. Se desgastó en la guerra del género en el borrador de la Ley Trans con Carmen Calvo. Una ley necesaria, pero en política es esencial elegir las batallas y saber moverse con discreción. Un ejemplo es Yolanda Díaz en Trabajo.

Se desgastó tanto Irene Montero que se quedó sin fuelle para otra batalla con impacto en toda la sociedad. ¿De qué sirve que estén en el Gobierno si son incapaces de bajar el precio de la electricidad? ¿Cómo han consentido el gol de la factura de los tres tramos en la que siempre pierde el consumidor? Vale también para el PSOE: si no es capaz de diferenciarse del PP en estas cosas, ¿qué sentido tiene votarles? Solo faltaría que Vox se haga también con esta bandera.

Hablando de pesimismo: les deseo unas felices Navidades. Lo digo por si no llegamos.

 

Publicamos este artículo en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información y el análisis que recibes dependen de ti.

 

Más contenidos sobre este tema
Relacionados




32 Comentarios
  • nosé nosé 19/06/21 09:20

    Así es, todo ira a peor, no hay cuestionamiento a su artículo. Todo se transforma poco a poco para, como dijo el "Isidoro", hay que proteger a las Grandes Corporaciones para que crezcan y así ellos poder vivir una vida "digna", también estoy seguro que esa vida digna alcanza a sus vástago, estoy seguro que no tendrán que enfrentarse a ninguna prueba de actitud para ocupar un buen puesto y un muy buen sueldo. Todas las leyes se modifican para amparar a los Grandes Ampones.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • pablos pablos 18/06/21 17:49

    Ramón muchas gracias, me reconforta ver que no estoy loco y que pensamos igual básicamente.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • JPCjpc JPCjpc 18/06/21 13:09

    No he leído mejor definición de lo que personalmente pienso en todos los temas públicos. Enhorabuena por este artícylo

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Lunilla Lunilla 18/06/21 09:20

    Hay millones de espcios sn nombre, y la poesia trabaja y nombra, lo que, no tiene nombre todavia. Te nombrare veces y veces,me acostarè, en las noches y dias; Noches y dias con vos; Me ensuciarè cogiendo con las sombras; Te meostrarè mi rabioso corazòn : Te pisarè loco de furia:Te mtare los pedacitos No con Paco; Otro lo està con Rodolfo; Con Haroldo te mto un pedacito mas; Te matarè cn mi hijo en la mano y con el hijo de mi hijo 'muertito' Juan Gelman - Poeta" /" El Diablo Cojuelo; Dixit" ( 9,19 h. a/m ) Saludos cordiales,,,

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Argaru Argaru 18/06/21 02:11

    ¿Por qué nos cuesta tan cara la electricidad? Da la sensación de que el asunto no les preocupa ni lo más mínimo a las empresas eléctricas. Es más, dan la impresión de que si siguen subiendo el recibo, lo podrán seguir haciendo con total impunidad, como si contaran con la complicidad de “la instancia superior”. ¿Soy el único que piensa que el hecho de que una parte del gobierno no sea partidario de nacionalizar el interés primario de TODOS aumenta la seguridad y la arrogancia en los consejos de administración de las grandes corporaciones empresariales? ¿Algún día nos daremos cuenta que el interés de todos no debería de ser el “obsceno” interés económico de unos pocos? Y que conste en acta que esto NO ES comunismo, sino PURA DECENCIA. Evidentemente, estimado Ramón, soy pesimista.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    9

  • Chinchirina Chinchirina 18/06/21 00:13

    No, los negros nubarrones están aquí y nos han nublado la mente. Ayer en Murcia ,dos ejemplos de crueldad con marchamo de lucha de clases y que es simplemente odio racista con resultado de muerte. No, Madrid es una herida que quiere sangrar por toda España. Estamos engañados si no vemos la realidad. Esa que dice que la justicia es igual para todos y que todos los políticos son iguales, como si fuéramos idiotas. En todo esto el gobierno tiene mucho que decir y no hace. Parece que siguen mandando sus menesterosos barones, que ya no engañan a nadie. Que sorpresa, iglesia y patronal están más de acuerdo con el gobierno que sus jarrones chinos. Los González, Guerra, Vara, Page, la Zuzi, Lambán y tantos más. Permitir que esos farsantes sigan viviendo del cuento es algo que el gobierno, si puede hacer. Sin esperar que Biden de el visto bueno.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • Rafael Santana Rafael Santana 17/06/21 23:01

    Estimado Ramón, como siempre muy acertados tus comentarios y tú percepción, creo que es muy ajustada a la realidad que yo también veo, sin embargo yo quiero seguir pensando que sí se puede transformar este mundo a mejor.
    Gracias por tu claridad.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

  • Turismundo Turismundo 17/06/21 21:00

    No desesperes Ramón, mis abuelos lo pasaron peor y aquí estoy yo, uno perdió en Cuba, otro en el Rif y ambos en el suelo patrio, aguantando luego al Cerillita durante la purrela de años, estos, necrofascistas de nuevo cuño no podran tampoco con el gen rojo. Nos vemos en Navidad y Feliz Verano

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7

  • Valldigna Valldigna 17/06/21 20:52

    Valldigna.Te recomiendo que pases una temporada por Valencia.Aún soy optimista y si se puede cambiar las cosas!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7

  • Epi Epi 17/06/21 18:04

    Aunque se ciernen negros nubarrones sobre el horizonte, Ramón, con un poco de suerte y buena voluntad, llegaremos a las navidades. "Nunca es tarde si la dicha es buena", dice el refrán. Volveremos a caer en los mismos errores de siempre, nos levantaremos, volveremos a caer y así seguiremos...Es ley de vida...Siempre habrá un mañana, Ramón, siempre. Yo tengo que ser optimista, no me queda otra: detrás mío tengo hijas y nietos. Tengo que ser optimista aunque sólo sea por ellos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    9



 
Opinión