X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Telepolítica

La aporía catalana

Publicada 14/09/2017 a las 06:00 Actualizada 13/09/2017 a las 19:47    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 58

El término aporía proviene del griego. Se utiliza en filosofía para referirse al planteamiento de problemas aparentemente irresolubles. Cuando surge una aporía, la dificultad radica en que los razonamientos conducen a la consideración de que un problema no tiene solución. La filosofía ha corroborado que las aporías, en ocasiones, son un simple espejismo derivado de que los razonamientos de partida son erróneos. Respecto al debate sobre Cataluña, tengo la sensación de que estamos ante una falsa aporía. Si damos por buenos los argumentos que habitualmente se escuchan, llegaremos en nuestro recorrido ante un muro insalvable. La clave está en no aceptar los caminos por los que nos quieren derivar. Son calles sin salida no señalizadas como tales, a través de los mensajes lanzados en los medios de comunicación.

El conflicto catalán se cimienta en la coexistencia de diferentes discursos que marcan rutas diferentes que conducen a lugares muy distintos. El gran problema es que las señalizaciones de esos distintos caminos indican que supuestamente te llevan al mismo lugar que la mayoría ansiamos encontrar, ese destino donde se encuentra la democracia, la libertad, el civismo, la confraternidad y la justicia. Normal, que muchos se confundan. La falsa señalización nos puede desorientar.

Siempre resulta enormemente complejo determinar la influencia real de la comunicación en una campaña política. En ésta, en concreto, cabe entender que lo sucedido hasta ahora ha servido fundamentalmente para acentuar el frentismo existente y para reforzar a los seguidores más convencidos de cada bando. No es poco. Sin embargo, la marcha de los acontecimientos vislumbra un conflicto que se va a alargar en el tiempo. Por ello, es especialmente valioso atender a la evolución del fenómeno. En realidad, el enfrentamiento sólo se resolverá cuando una de las dos posturas desequilibre el estatus actual y se produzca un importante cambio de la opinión de los ciudadanos situados en la zona central del conflicto.

La guerra entre secesionistas y constitucionalistas vive en la comunicación una batalla descarnada. Creo que el denominado procès no hubiera llegado tan lejos de no haber sido por la construcción de un argumentario bien diseñado desde su origen. Veamos algunos ejemplos:
 
  1. El mundo independentista ha contado con un discurso único compartido por partidos absolutamente diversos. De esta forma, los argumentos cobraban siempre mayor fuerza, al transmitir la sensación de que se trataba de defender valores indiscutibles y unitarios por encima de cualquier componente partidista. En frente, los contrarios a la secesión han aparecido como un colectivo desunido y disperso. En ocasiones, algunas fuerzas políticas han recurrido casi a pedir disculpas por ir en el mismo bando que otros partidos con los que mantiene una abierta confrontación. En otras ocasiones, se buscan equilibrios imposibles para poder situarse en un territorio intermedio que no perjudique su marco ideológico. Es evidente que esta división interna, basada en intereses electorales, ha restado siempre fuerza a sus posiciones.
     
  2. Otro principio de la estrategia de comunicación del independentismo ha sido el de fijar la imagen de su rival centrada exclusivamente en una de sus partes. En concreto, en el PP, en sus políticas, sus escándalos, su pasado y su imagen más retrógrada y anticatalana. El resto de las voces contrarias, fundamentalmente el PSOE y Podemos, siempre han sido evitadas y únicamente se ha criticado de ellas su colaboracionismo con el “mal” que el PP representaba según su descripción. Por el contrario, la dispersión de las fuerzas contrarias a un referéndum con evidente ausencia de garantías democráticas ha impedido cotidianamente escuchar argumentos contundentes, recurrentes y unificados. Así hemos oído a Joan Tardá decir que se quiere ir de España “por la insoportable corrupción del PP”. Mientras, es imposible pensar, por razones evidentes, en una coincidencia de discurso entre Rajoy y Pablo Iglesias, por ejemplo, para criticar el liderazgo en el procés de un partido manchado de corrupción hasta sus cimientos como era Convergencia.
     
  3. La campaña por el SÍ se ha apoyado en un planteamiento positivo, esperanzador y casi festivo, dejando de lado las evidentes amenazas y debilidades que conlleva un proceso planteado de forma unilateral y divisoria. El mensaje resultante se ha apoyado siempre en un aparente optimismo inasequible al desaliento, en ocasiones un poco sonrojante, que ha intentado despertar un sentimiento compartido de ilusión y confraternidad. Por el contrario, la dispersión de los discursos de los portavoces políticos defensores de la legalidad constitucional se ha centrado fundamentalmente en sembrar temores y mostrar las divergencias internas, como justificación a la pertenencia a un frente no deseado. Ha sido la batalla entre la ilusión y la esperanza (aunque en ocasiones se trate de ilusionismo y retórica), frente a la fría razonabilidad en defensa de lo establecido.
     
  4.  El frente secesionista ha buscado transmitir a sus convencidos que la lucha era contra el sistema que ha llevado al mundo actual a una generalizada crisis de credibilidad en el modelo político existente. Como si partidos establecidos como la ex Convergencia, rebautizada por exigencias del guión, o ERC no pertenecieran exactamente al mismo mundo que los grupos con los que se confrontan. Bajo esta disyuntiva, se da la oportunidad a sus seguidores de elegir entre el cielo y el infierno, entre el bien y el mal, entre la luz y la oscuridad. En una encuesta callejera emitida en El Intermedio esta semana pudimos escuchar una declaración paradigmática. Una madre defendía ante la cámara preferir que su hijo no estudiara, antes que permitirle la oportunidad de cursar una carrera universitaria en Madrid.
     
  5.  Siguiendo la lógica de cualquier producción norteamericana, uno de los principios básicos, que busca dar cierto valor heroico a los dirigentes del movimiento independentista, es el insistente recurso de elevar sin miedo a la hipérbole el gran poder maléfico de su rival. Hemos oído centenares de declaraciones en esta línea. Puigdemont ha manifestado sin rubor que España no es una democracia y Pep Guardiola no duda en definir a España como “un estado autoritario”. Evidentemente, para que cobre fuerza el impulso de rebeldía y de ruptura se hace indispensable que la magnitud de la maldad del oponente sea ilimitada. Por tanto, no cabe utilizar el matiz, la contemporización o el relativismo. Es evidente que la mitad de los ciudadanos de Cataluña y la inmensa mayoría de los habitantes del resto de España que son contrarios a la secesión unilateral no representan en absoluto a ese supuesto omnímodo poder maligno. Por eso, nunca aparecen en el relato.
     
  6. El tradicional victimismo achacado a la tradición política del nacionalismo catalán vive estos días su período de máximo esplendor. Tiene todo el sentido tras lo descrito anteriormente. El débil, el perseguido, el castigado despierta siempre un lógico sentimiento compasivo que invita a la solidaridad, la rebelión y la venganza. Sólo desde esta perspectiva pueden entenderse algunas argumentaciones carentes de toda racionalidad. Tal es el caso de la afirmación reiterada de los líderes secesionistas que defienden la raíz política del problema y, por tanto, la necesidad de una solución basada en un nuevo acuerdo negociado y no en la aplicación de la legalidad constitucional aprobada democráticamente por el propio pueblo catalán en 1978. El discurso pierde toda su lógica cuando apoya incondicionalmente un nuevo marco legal impuesto por una exigua mayoría parlamentaria que desprecia todo posible principio de ejercicio democrático y abierto de la política. Si el problema real de la vida en Cataluña es la existencia de un marco legal que se sobrepone sobre el diálogo político, qué sentido tiene imponer ilegalmente otro marco legislativo surgido sin un acuerdo político negociado. El espectáculo vivido en el Parlament es seguramente la imagen más perniciosa mostrada por los independentistas. Si el problema es político y no jurídico, ¿por qué se plantea como solución un supuesto nuevo marco jurídico que no contempla pacto político alguno?
     
  7. Es llamativa la estrategia decidida por Mariano Rajoy. Después de un largo período lleno de inconsistencias y cruce de intereses electoralistas intenta ahora eludir la polémica política. Dejar en manos de jueces y fiscales la toma de decisiones en el momento más delicado pretende restar fuerza al argumento de la existencia de un régimen autoritario y cruel manejado por un Estado que aplasta hasta los derechos humanos, tal y como asombrosamente se ha llegado a decir. El Gobierno intenta así trasladar a la opinión pública que el enfrentamiento no se produce entre un pueblo que lucha por la libertad y la justicia frente a un gobierno dictatorial y represor. Se intenta que el conflicto real se dirima entre quienes defienden la ley que emana del orden constitucional democrático y quienes pretenden retorcer la legislación para conseguir imponer al resto de la sociedad su modelo político.

Cabría aportar multitud de ejemplos más. La aporía catalana no existe. Es en realidad un juego de comunicación. Quienes defienden la secesión y el enfrentamiento aluden a que las medidas manifiestamente estrambóticas que se toman se deben a la demostrada imposibilidad de resolución del problema. Si los razonamientos sobre los que basamos nuestras argumentaciones son falsos, equivocados o confusos es lógico que conduzcan a conclusiones igualmente falsas, equivocadas o confusas.
Correo Electrónico


Hazte socio de infolibre



28 Comentarios
  • mogronauta mogronauta 16/09/17 00:48

    Muy interesante el artículo. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • viaje_itaca viaje_itaca 15/09/17 13:27

    En el asunto (yo me niego a llamarlo problema: problema podría ser la respuesta de algunos si se van, pero por mi parte los catalanes pueden quedarse en el Estado o irse. Me voy a seguir llevando igual con ellos independientemente de lo que hagan), está claro que hay dos élites en lucha que, como de costumbre, dirigen a los pueblos. Es decir, lo habitual en las denominadas pomposamente democracias. Y, por supuesto, unos y otros tiran de argumentario, que, como todos los argumentarios corrigen la realidad lo que sea considerado procedente. Ninguna diferencia entre los dos bandos. Hay podredumbre en ambas élites. Sigue el empate. España no es una democracia, más que en aumentos formales. La prueba es que sigue gobernando el brazo político favorito del IBEX. Y las decisiones trascendentes se toman en la profundamente antidemocrática UE y el organismo autónomo, al menos de los pueblos, BCE. Por supuesto, la podredumbre imperante en España, que ha alcanzado cotas históricas (la instrumentalización de las instituciones está mucho más avanzada, con alcanze hasta el sacrosanto TC, dicho sea sin defender al otro bando de lo suyo) hace que se vean obviamente las fracturas en cualquier tipo de discurso común. Yo tampoco tengo ninguno con nadie del PP o de C's. Catalunya pertenece a España porque los azares históricos quisieron que se quedara cuando, en cambio, se fue Portugal, en la guerra de Secesión. Ya me aburro, así que una vez destruidas las esperanzas vanas salvo para emporrados, solo señalar que el referendum, justo, pues estamos hablando de los límites de validez de las leyes, de la extensión del demos (repásese la etimología de democracia, y mírese en un diccionario de griego el significado de "demos), no tiene garantías por la obstrucción del Estado español, y muy especialmente del PP. Que lleva muchos años de gobierno y de torpedeo a las instituciones catalanas, empezando por su estatuto votado.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    1

    9

    • Carmen47 Carmen47 17/09/17 11:37

      Y vuelta con que España "no es una democracia.. "y prueba es que sigue gobernando el brazo político del IBEX". ¿Le parecen a usted más democráticos países como Polonia o Hungría actualmente? Parece que allí sí está siendo cierto que se está acabando con la división de poderes y que los partidos en el gobierno están haciendo todo lo posible para perpetuarse en el poder y seguir adelante con sus rampantes reformas antidemocráticas. Pero quizás a usted le guste mirar para otro lado en esos casos, ya que, al fin y al cabo, ambos países se desgajaron del imperio soviético donde no existía el IBEX.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      1

      0

      • viaje_itaca viaje_itaca 18/09/17 21:12

        Personalmente pienso que la democracia es una utopía como otra cualquiera, pero es buena idea reivindicarla en tanto lleva a sociedades más permisivas que los regímenes basados en otras concepciones, y permite una cierta participación, siempre y cuando no se sobrepase los variables niveles de tolerancia de los que realmente gobiernan, que son las élites, y en el interín el poder se ejerce de modo blando, mediante el manejo de los grandes medios de comunicación, de la educación (es llamativo el progresivo deterioro de nuestro sistema educativo, aunque también se puede achacar parte de la culpa a la peculiar cultura que hemos adquirido los de fuera), etc.

        En otro orden de cosas, no sé demasiado bien como están en Polonia, supongo que no bien, pero si a usted le parece democrático un país con las actuales restricciones de la libertad de expresión de éste, con un gobierno lleno de casos de corrupción que consigue mantenerse en el poder, con un tribunal constitucional presidido por un militante del partido del gobierno que se deshizo del carné cuando tal hazaña se hizo pública, en lugar de dimitir directamente, que asesina inmigrantes, que tiene una ley electoral que favorece la representación de las regiones tradicionalmente conservadoras, que impide votaciones reclamadas por una parte importante de la ciudadanía de un territorio... Y conste que, en mi opinión, parte del déficit proviene también de la ¿ciudadanía? (el carácter utópico de la democracia tiene raices profundas). El apoyo de la ciudadania, por si acaso se le ocurre argumentar esto, no implica que un gobierno sea democrático. Hitler tuvo muchísimo apoyo.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

  • vianero vianero 15/09/17 09:10

    ¡Qué bien te explicas JP.Imagino que te enseñaron a argumentar los jesuitas. Yo fui de minicolegio privado de pueblo, con un químico loco por el teatro clásico de director deficitario. Felicidades por defender con tanta vehemencia tu centralismo.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    1

    3

    • Carmen47 Carmen47 16/09/17 19:23

      Su instituto me recuerda bastante al Instituto Juan del Enzina donde estudié yo. Solo que el mío era femenino. Cuando vi la película de Felini, Amarcord, no podía dar crédito: era mi instituto!!

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • jorgeplaza jorgeplaza 15/09/17 14:17

      Que Santa Lucía te conserve el oído, camarada, porque la vista la tienes totalmente desahuciada. No he ido en mi vida --por taxativa prescripción paterna y materna, a dúo-- a un colegio religioso, ni menos a una universidad católica. Puedo decir el nombre del colegio al que fui porque desapareció hace bastantes años: se llamaba Colegio de la Hispanidad, era laico y estaba en la Colonia de la Prensa, en Carabanchel Bajo, en Madrid. Entonces no había institutos más que para unos pocos y el más cercano (el Cardenal Cisneros) estaba a tres cuartos de hora en metro, así que...

      En la plantilla de mi cole había de todo: un profesor de religión protestante, descendiente de un inglés según creo, que fue encarcelado en la posguerra precisamente por su religión y que también daba clase en el colegio protestante El Porvenir, cerca de Cuatro Caminos; un ingeniero de armamento y construcción, excelente profesor por cierto, que nos daba matemáticas; un profesor de química judío que entonces no sabíamos que lo era; un cura castrense, navarro, amigo personal de Blas Piñar, que estaba suscrito a El Caso y que, aunque no te lo creas, disfrutaba morbosamente en 5º curso (La moral católica) describiéndonos a los chicos de incipiente bigote lo que era un adulterio doble con crimen doble; una joven física gallega, fallecida prematuramente, que fue meteórologa en TVE y que nos daba Ciencias Naturales en 3º de Bachiller; el inevitable inspector de policía que nos adoctrinaba en FEN y nos hacía hacer flexiones en el patio. De todo, salvo frailes, ya ves qué cosas.

      Gracias por haberme hecho evocar mi hoy inexistente colegio.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      2

      3

      • vianero vianero 17/09/17 18:18

        Lo decía por lo bien que argumentas y ellos son especialistas en sofística. Yo recién llegado del arado hice Preu en el Cisneros, por aquella estrecha travesía hacia Plaza España, aledaño a la vieja universidad Central ya cerrada. Y excepto la joven profe de francés, todos los profesores estaban muy cercanos al retiro. En literatura nos tocó estudiar El villano en su rincón de Lope en monográfico. año 61.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

  • jorgeplaza jorgeplaza 14/09/17 21:18

    A nuestra mentalidad le parece imposible que se hayan escrito miles de páginas sobre ideas tan incomprensibles como el número de personas, naturalezas o voluntades de Cristo. De la cantidad de personas que han muerto violentamente a causa de esas o parecidas ideas, mejor no hablamos. Digo esto porque las interminables discusiones que sobre el asunto catalán mantenemos aquí y en todos los periódicos, foros y redes sociales causan la impresión de que el tema es de una importancia trascendental, cuando es muy posible que, como nos ocurre a nosotros con las discusiones del Concilio de Nicea pero en mucho menos tiempo, a nuestros descendientes les sea por completo indiferente todo este asunto e incomprensible la pasión que pusimos en él.
    Me parece que el "problema catalán" es bastante simple y bastante sórdido. No tiene nada que ver con ideas elevadas ni frases altisonantes, sino con las relaciones de poder entre una minoría de catalanes ricos e influyentes (aunque no demasiado ricos: los ricos de verdad están a otra bola) y el resto de catalanes y españoles. Esos catalanes influyentes, con el antecedente nefasto de Maragall, ZP y su re-Estatut, han conseguido convencer a los catalanes que no pintan nada de que la raíz de todos sus males no es la crisis económica mundial ni la respuesta cruel y equivocada que ha impuesto el conservadurismo dominante en la UE, España y Cataluña. Bajo la premisa, que puede ser cierta, de que en un mundo globalizado pintan igual de poco un país pequeño como España que uno diminuto como Cataluña, esos catalanes "pata negra" han creído que España no opondría gran resistencia a la secesión, puesto que las cosas nos irían a todos prácticamente igual de mal separados que juntos. Para esas familias "pata negra", la separación supone una especie de proteccionismo del momio: eternizándose en el poder, tocarían a muchos más cargos per cápita que si tienen que competir con un creciente número de advenedizos de fuera. Para los pringados, estar en un país algo más rico supondría unos subsidios algo menos miserables. Ese es en esencia el marco del "problema catalán": sórdido, ¿a que sí?

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 4 Respuestas

    11

    5

    • Carmen47 Carmen47 15/09/17 11:16

      Efectivamente, ya vamos 4-10 o sea que las rentabilidades no eran futuribles. Respecto a su segundo post, le diría que su análisis es agudo, pero bastante unidimensional. Falta el ámbito de la política, o quizás no falta, puesto que se refiere a Maragall y Zp como políticos nefastos. ¿Por qué? Me gustaría que argumentara sus razones. Sin duda, lo que usted dice respecto a los "pata negra" es así. Pero eso no lo es todo. Las sociedades son muy complejas y se crean movimientos sociales que hay que estudiar, analizar y darles respuesta. Para eso está la política. En mi opinión, Zp dió respuesta a algo a lo que había que atender. No creo que en aquel momento se hubiera podido plantear una reforma de la Constitución. Eso habría tocado posteriormente, y no solo no se hizo, sino que se recurrió aquel Estatut, lo cual permitió a los nacionalistas conseguir adeptos que nunca lo habían sido. El gobierno actual del PP no solo es igualmente corrupto que Convergencia, sino que además ese partido hizo gala de su nacionalismo españolista, alimentando el patético victimismo catalán, y su gobierno ignoró el problema que se nos venía encima durante todo su mandato, teniendo en cuenta que un gobierno tiene que dar soluciones políticas a los problemas que se plantean, sea de la índole que sean.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      0

      2

      • jorgeplaza jorgeplaza 15/09/17 14:30

        Se supone que los que escriben los artículos son otros: nosotros hacemos comentarios que, aunque suelen ser demasiado largos, no lo son lo suficiente para explicar todos los matices. Telegráficamente:

        a) La mejor prueba de que el re-Estatut fue superfluo es la poca gente que lo votó en Cataluña. Cito de memoria, pero me parece que fue del orden de la mitad del censo; por tanto, lo votó favorablemente bastante menos de la mitad de los catalanes con derecho a voto. Legitimidad, cierto, pero no arrolladora. La necesidad del re-Estatut la tenían ZP y Maragall para intentar desplazar al eterno Pujol, pero no los ciudadanos de Cataluña.
        b) Los antecedentes históricos indican claramente que el onanismo secesionista catalán (me ha quedado bien lo de onanismo) tiene, como su mismo nombre indica, poco que ver con la realidad exterior. Se alimenta de sus propias leyendas, odios y quimeras. No siento el menor respeto por él, de la misma manera que no lo siento por los delirios religiosos que ha padecido y sigue padeciendo la mayor parte de la humanidad. Las mayorías numéricas no son criterio de verdad sino, en todo caso, de conveniencia política.
        c) No digo que el PP no tenga parte de culpa, pero no solo por lo que ha hecho o dejado de hacer en los tiempos recientes. Probablemente las exageradas concesiones a Pujol del nefasto Aznar (uno de los hombres más dañinos que ha producido España en décadas) cuando se puso a hablar catalán en la intimidad hayan contribuido más al callejón sin salida actual que todo el dontacredismo de Rajoy.

        Le agradezco su buen tono y sus ganas de discutir racionalmente aunque tengo que confesar que si todos los foreros me trataran así de bien, me aburriría un poco.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        1

        2

        • Carmen47 Carmen47 16/09/17 19:15

          Va! no está mal lo de aburrirse un poco con buenas formas Jorge Plaza. Lo verdaderamente aburrido es insultarse y repetir mecánicamente los mismos argumentos o peroratas. En cualquier caso, es España, nos falta bastante para poder aburrirnos por las buenas formas. Aunque la única razón de Zp y Maragall fuera esa que usted dice de desplazar a Pujol (con su 3% bien establecido), tampoco me parece una mala razón. A lo mejor por aquella vía el PSC hubiera ganado votos y podido hacer más política en cataluña. Todo el supuesto "liberalismo" del tal Pujol quedó a la postre bastante deslucido. Respecto a sus apartados b) y c), estoy completamente de acuerdo.

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          0

    • Galeno1 Galeno1 15/09/17 01:44

      Dices: "causan la impresión de que el tema es de una importancia trascendental"

      Lo mismo pasó cuando se habló de hacer autonomías, y pasó de la misma forma. En vez de "constitucionalistas" y "anticonstituciolanistas" como aun no había constitución, se tildaba a los partidarios de las autonomías, exclusivamente de "rompeespaña" o de comunistas, como también se hace hoy.

      Después hasta hubo un golpe de estado inspirado por una trama civil que azuzaba a las fuerzas armadas diciendo que se rompía España, y se hizo inmediatamente después, la ley de normalización autonómica para aplacar a los cuarteles.

      Se ha visto que no se rompía España, y que unos utilizaron esa organización del Estado en autonomías, para crear partidos políticos que recogiesen el voto de los que tenían grabado que se rompía España. Partidos como Ciutadans en Cataluña y UPyD en toda España, agitaron esa bandera para obtener votos, porque en otros sitios no los encontraban ya que estaban esos sitios (nichos) ocupados por otros partidos que ya existían. En Cataluña Ciutadans, lo hizo para ayudar al PP que perdía votos, al igual que hace ahora que se ha establecido en toda España para ayudar al PP, recogiendo los votos que pierde por su mala imagen derivada de su corrupción, y su no a todo lo que no sea lo que ellos dicen. Nada nuevo bajo el sol, la engañifa interesada para obtener votos y así detentar el BOE, continúa y continuará, fundamentada en una intoxicación, que es posible, porque le gente como tiene su vida y su trabajo, no tiene tiempo para informarse en detalle de la falta de honestidad, y del juego sucio que se hace para montar barullo tipo río revuelto, para que el ciudadano menos informado, no se entere de la misa la media.

      Responder

      Denunciar comentario

      2

      8

  • bidebi bidebi 14/09/17 20:35

    http://portaldeandalucia.net/opinion/columnas/cataluna-la-quiebra-la-constitucion-del-78/

    http://www.rebelion.org/noticia.php?id=231412&titular=a-prop%F3sito-de-catalu%F1a:-razonemos-(ii)-

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Carmen47 Carmen47 14/09/17 19:36

    He cometido el error de leerme el resto de comentarios antes de escribir el mío y la verdad es que se le sube a una la bilirrubina con algunos de ellos: "El Régimen del 78", la falta de democracia del estado español, por no citar otros que son de un simplismo economicista tan rampante que intoxican. Parece que en este foro muchos dudan a estas alturas -o, mejor aún, están convencidos de lo contrario- de que en España vivamos en democracia. O quizá es que ése tema no les interese suficiente. A lo mejor no han conocido otra cosa en su vida y les han contado que lo de Franco y esto que tenemos desde el 78 son la misma cosa. Supongo que esto que estoy diciendo ahora ya les está sonando a "derecha" o incluso "derechona" o a capitalista o vete tu a saber a qué. En fin! Me ha gustado su artículo, Contreras. De acuerdo con otros comentaristas que dicen que el "problema catalán" viene de muy largo (no creo por otra parte que usted lo dude, aunque no haga referencia a ello). Últimamente se ha enquistado y en ese enquistamiento la política del PP (utilizándolos electoralmente e ignorando el encaje político necesario) -de ahora y de antes- tiene mucha responsabilidad, sin duda. Lo cual no quita en absoluto que, en mi humilde opinión, los independentistas no sean igualmente criticables en sus corrupciones, manipulaciones y trapacerías, que, recientemente, con el esperpento de actuaciones en el Parlament parece que han tocado techo. No soy equidistante, desde luego. Me parece que el fundamento ideológico independentista -el nacionalismo- es un ideario peligroso moralmente y que históricamente ha cometido aberraciones espantosas. La rotunda falsedad de que Cataluña está oprimida por el Estado español parece ser el fundamento de su andadura y esto no hay quien lo compre.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 5 Respuestas

    13

    9

    • Carmen47 Carmen47 16/09/17 18:59

      Mucha razón, sin duda. Lo que no quita el que sea necesario señalar lo que es, y no es, una democracia para no hacer discursos sin fundamento alguno.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • Galeno1 Galeno1 15/09/17 00:28

      Desde mi punto e vista, el leer los comentarios antes o después, es sencillamente la comprobación de que cada uno cuenta la feria como le va en ella, o como la ve desde la "barrera".
      br>En el caso del 15M había montones de personas no politizadas partidariamente y contaban la feria según les había ido y el futuro que veían.

      Los jóvenes estudiantes con poco recursos, decían que a causa del recorte de las becas, no tenían libertad para estudiar una carrera. Los jóvenes con trabajo mal pagado y con novia/novio de años, decían que a causa de la precariedad que ya sufrían, no tenían libertad para fundar una familia y tener un futuro digno. Los no tan jóvenes que llevaban años trabajando y los habían despedido, decían que a causa de la forma en que en España se trataba y trata el asunto de las hipotecas, no tenían libertad para tener un techo ya que lo que tenían que pagar cada mes, y que antes pagaban, ahora no podían si querían comer todos los días. Etcétera. Esas faltas de libertades, les llevaban a afirmar que: Dicen que es democracia y no lo es. Y también decían que querían: Democracia Real Ya.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      1

      1

      • Galeno1 Galeno1 15/09/17 00:30

        En el franquismo el que no tenía esas libertades se marchaba de emigrante a América, Alemania, Suiza, Francia, incluso al País Vasco y a Cataluña. Pero además había otra falta de libertades, como la de que existieran partidos políticos diversos, como la de expresión, como la de reunión, como la de información (había libros, discos, películas, etcétera, prohibidos) y había gente en la cárcel por motivos políticos. Muchos españoles de entonces a los que esas faltas de libertades no les afectaban, cuentan también la feria según les iba en ella, y añoran ese tipo de "feria". También hay gente activista político que quiere alcanzar una feria donde sean mayoría sus ideas, y al igual que para el PP, todo lo que hacía Zapatero estaba mal y había que tumbarlo con relatos que le hundiesen en las urnas, para ellos todo lo que no sea sus ideas hay que desmontarlo con relatos legítimos que nacen de su forma de ver como tiene que ser la sociedad en la que convivimos.

        Responder

        Denunciar comentario

        3

        1

    • jorgeplaza jorgeplaza 14/09/17 21:21

      ¡Cielo santo, qué ven mis ojos! ¡Un comentario racional, bien argumentado, bien escrito y que solo va perdiendo por 2 a 3! (Nota bene: 2 a 3 en el momento de escribir este comentario: rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras).

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      5

      1

      • Carmen47 Carmen47 14/09/17 23:22

        Ja,ja,ja, muy bien JorgePlaza, lo mismo digo del suyo, muy instruído históricamente, gracias! Y no había leído, entonces, su último comentario. Discrepo, sin embargo, con usted en que Maragall o Zp hayan sido funestos y lo hayan alimentado. Pero es un tema a considerar si estuviera debidamente argumentado. Bona nit!

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

  • Galeno1 Galeno1 14/09/17 18:55

    Ya se comentó, creo recordar que en 2015, por parte del magistrado emérito Martín Pallín, que la Ley de Consultas permite referendums que no son vinculantes. También se comentó que la CE del 78 dice que la soberanía reside en el pueblo. Por ello no habría ningún problema en haber hecho un referéndum donde se preguntase a todos los españoles censados con derecho a voto, si queremos que los catalanes voten seguir en españa o no seguir, y en la caso de marcar sí, se contestaría además a la pregunta de si votarían solo los catalanes o todos nosotros.

    En cualquier caso y saliera lo que saliera, se sabría lo que opinan los catalanes a partir del resultado en las diversas provincias catalanas.

    Con lo fácil que era hacer eso, al no haberse hecho, cobra fuerza la opinión de Albano Dante, al decir que lo que no quiere el poder es abrir el melón de que el pueblo español pueda decidir sobre los asuntos importantes que afectan  a su vida cotidiana y a su futuro, como la sanidad, la economía, el recate a la banca o no, etcétera.

    No es un asunto legal, ni un asunto irresoluble, sino que se trata de que el poder no quiere que el pueblo soberano tenga la palabra:

    https://www.youtube.com/watch?v=bboc3ScKyz4&feature=youtu.be&t=190

    Es tal el terror del poder a darle la palabra al pueblo soberano, que ya ha entrado en modo GAL, donde el genaral galindo podria ser el fiscal general del Estado ordenando a los fiscales provinciales de Cataluña que le den orden a los "Mosos" como policía judicial que tambien son los "Mosos" que detengan a aquellos que no cumplan lo dicho en este asunto por el señor X. Cuando el que tiene que dar órdenes a la policía judicial es el juez que lleva el caso y no un fiscal o varios fiscales.

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    8

  • José Luis53 José Luis53 14/09/17 17:09

    Conforme va avanzando todo este vodevil, tengo la impresión de que se trata de un simple pulso entre dos contendientes. El quid de la cuestión es saber de qué contendientes se trata verdaderamente. Y aquí es donde se corre el riesgo de perderse y confundirse. Hechos olvidados: hasta que la derecha catalana no ha tomado partido a favor de la independencia, dicha independencia quedaba reducida a un presupuesto intelectual más o menos quimérico. Si la derecha catalana ha cambiado de bando es porque ha visto sus intereses peligrar. Y a partir de ahí se ha organizado la que vemos. Mi conclusión es una: esto es un enfrentamiento entre la derecha española y la derecha catalana. En medio, los tontos útiles que intervienen en el monstruo de Frankenstein llamado Junts pel si en el lado catalán y llos llamados partidos constitucionalistas en el lado español. Obviamente y como se deduce de todo esto,, empiezo a no creerme absolutamente nada: toda esta trifulca acabará en 10 minutos en cuanto la derecha española y la derecha catalana lleguen a un reparto de poder al que, por el momento, la derecha española se resiste. Un referéndum pactado implicaría para ganarlo cesiones de poder que la derecha española no está dispuesta a ceder aún porque todavía no ha visto peligrar seriamente sus intereses que no son otros que los de ser los únicos que controlan verdaderamente el poder económico y financiero del que se deriva el control de los demás poderes. en España ¿Me he vuelto loco? Confieso que tengo por alguna parte la certeza de que todo esto no es más que un espectáculo manejado por muy pocos en el que todos los demás somos peones de su partida..

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 4 Respuestas

    2

    8

    • bidebi bidebi 14/09/17 20:32

      Pero Jose Luis, ¿qué entiendes tú por “la derecha catalana”?.
      La verdadera derecha catalana, la que tiene el verdadero poder económico, como todo el mundo sabe está en contra de forma absoluta ante cualquier proceso soberanista.
      Por una razón obvia, porque está aliada con su hermana la derecha española de tal forma que entre ellos no tienen nacionalidad, solamente tienen dinero. Sus intereses son los mismos, sus negocios son los mismos y sus gestores son intercambiables.
      Por lo tanto, decir que esa derecha, la derecha del poder económico, es aliada del proceso soberanista pues es una barbaridad.
      La derecha española que decide las cosas tiene como representantes políticos a PPSOE.
      La derecha catalana con poder decisorio tenía como representante político a CIU y al PP.
      Y ahora vuelves a repetir el mantra falso de que la derecha catalana promueve la independencia. Si estuvieras más informado, sabrías que es el partido político CIU el que se ve obligado a juntarse a los movimientos ciudadanos por la soberanía para salvar su electorado y salvar su culo corrupto. A partir de ese momento viene la alianza con ERC (centro izquierda) que no evita que pierda muchos votos y que en las próximas elecciones descienda al puesto tercero tras ERC y Los Comunes.
      Por lo tanto, tras las próximas elecciones es muy posible un gobierno ERC-Comunes y yo quisiera también con las CUP, o sea de izquierdas, que va a seguir reivindicando la soberanía y si ésta es imposible dentro del estado, la independencia.
      A CIU le votaban la pequeña burguesía (comerciantes) y clase media asalariada.
      Pensar que ese voto es el voto de la verdadera derecha catalana con poder económico no tiene sentido. Es un voto conservador, pero la verdadera derecha es otra cosa.
      Pensar que los grandes capitales catalanes, sus especuladores financieros, los grandes empresarios, la Caixa o el Grupo Godó o el grupo Planeta con televisiones en Madrid, están defendiendo la independencia catalana es desvariar.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      6

      15

      • José Luis53 José Luis53 14/09/17 23:08

        Por cierto, deberí usted abstenerse de calcar las opiniones diferentes a las suyas como desvaríos o mal informados. Es una expresión elemental de educación.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        2

      • José Luis53 José Luis53 14/09/17 22:56

        Ya sé que citar El País es mentar a la bicha, pero , a  veces, y sólo a veces, tiene artículos aceptables:

        https://elpais.com/elpais/2017/04/21/opinion/1492775143_695317.html

        Ya ve, no soy el único que ve que esto es un enfrentamiento entre las élites catalanas y las de Madrid ( o españolas)

        Por cierto, los poderes que usted cita no tienen absolutamente nada de catalanes, son españoles de pura cepa por más que en su origen sean catalanes.

        Responder

        Denunciar comentario

        1

        3

    • Bellum Bellum 14/09/17 19:44

      Totalmente de acuerdo. En cuanto al referendum pactado, expone Usted bien las razones del rechazo del pp, que además le quitaría un buen porcenraje de votos; para la derecha catalana las razones del rechazo son otras (y no me creo que lo hayan defendido seriamente alguna vez ) con condiciones pactadas es muy posible que se perdiera, además de perder por otro lado todo el argumentario victimista en el que se apoyan. La derecha nacionalista catalana era muy poco indepemdentista...esta transformación no es muy fiable y se reduce a puros intereses, evitar la desaparición de un partido con tanta corrupción como el pp y con tantos tentáculos como él para caciquear a los catalanes. Lleva razón y me llena de tristeza toda esa izquierda que hace de mamporrera de la derecha catalana corrupta, que a la postre ha pactado muchas veces con la derecha corrupta española, y si no lo hace ahora es porque no le conviene y al pueblo que le den morcilla....Muchos somos los que como Tardà no podemos soportar a este gobierno corrupto, también tenemos nariz..y es una frase insolidaria e hipócrita porque el hedor de la derecha que apoya huele igual de mal.
      A fin de cuentas no es una aporía, como dice Contreras, es una cuestión de cómo se comunica, de cómo se vende...y parece que venden bien, mientras tanto, el ciudadano como es feliz con la fiesta del sí ya no reivindica. Qué mal repartío está el mundo, unos tan listos y otros tan tontos.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      3

  • Sancho Sancho 14/09/17 15:43

    2/2
    Y si tengo que admitir y tragarme los sapos derechistas que desde la izquierda "parecían "claros que eran eso, derechistas, pues "me los trago" en pos de los intereses no muy claros de algunos malandrines conocidos por todos, que ahora como el héroe nacional católico Rajoy, suben a los estrados de los grandes hombres de estado defensores de las libertades de un pueblo oprimido y reprimido gravísimamente que pronto tendrán sus monumentos y plazas con sus nombres que pasarán a engrosar los libros de historia de la humanidad...Yo sigo con mi mantra por el que sigo pensando lo sencillo que resulta cegar a un pueblo, a todo el pueblo, o a todos los pueblos de España, también al pueblo miserable de Madrid, ese que se ha pasado con armas y bagaje al ejército pepero contra el pueblo catalán, o le hace el caldo gordo con una progresía equidistante al neo-franquismo, con juegos de manos de trileros, los de siempre, a los que no hemos sido capaces de mandar bien lejos, los de aquí y los de allá...¡¡Vivan las caenas!!

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    7

  • Sancho Sancho 14/09/17 15:29

    1/2
    Estoy muy de acuerdo con el argumento del autor, con matices, por supuesto, que no importan ya a estas alturas, y que por lo tanto, como de lo que se trata es de "estar contigo o contra ti", yo seguiré diciendo que estoy contra la mentira aunque se diga en gallego, en euskera, en castellano o en catalán. Que siguen los motivos por los que tantas veces hemos salido a la calle y tantas otras se han reclamado lo que ahora hace un parlamento sin la anuencia de la ciudadanía, salir a las calles en manifestación por los derechos que entre toda la castuza aliada en el parlamento nos aplasta desde hace años...la desobediencia civil. pero por parte de la ciudadanía, no para hacer lo que los que de ninguna manera han estado jamás con las gente reprimida por sus propias medidas absolutamente desproporcionadas en política social y económica...y ahora llaman hipócritamente a desobedecer tras comportarse en el parlamento autonómico catalán como sátrapas. Todo se ha parado cuando menos los pagos de la luz, del gas, del agua, las ayudas a parados sin cobertura no llegan, los desahucios continúan...Hay muchísimas personas a las que les resulta imposible centrarse en otra cosa que no sea como van a conseguir algo de dinero para poder comer, para no ser expulsados de sus casas...¡Qué fácil nos resulta disertar sobre lo divino y lo humano cuando tenemos unos mínimos ingresos, por muy escasos y precarios que sean, aunque lo sean tanto como para no poder atender ni siquiera una urgencia de cualquier índole, ni siquiera en medicamentos...!. ¡Eso no tiene la más mínima importancia más que para aquell@s que lo padecen en silencio todos los santos días!. Y le llaman demagogia, y le llaman progresía de Madrid o catalanes desnortados! El mantra de algunos es que aunque sepan claramente la falacia del argumente "vivimos en el neo-franquismo, el neo-fascismo", en el tiempo de las neo-impotencias de no tener las mayorías políticas para hacer las cosas de otras maneras, como algunos pensábamos ingenuamente que era como se cambiaban las cosas...Pero no, desde hace algunos meses corre entre las gentes el rumor de la desobediencia premeditada, ordenada y organizada siempre que "me convenga".

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    4



Lo más...
 
Opinión
  • El vídeo de la semana Juan Ramón Lucas Juan Ramón Lucas

    De calle

    Es previsible que sigan las manifestaciones y algaradas, igual que es previsible que la justicia siga actuando, y unos y otros se alimenten en el bucle que con tanto acierto había calculado el independentismo.
  • Muy fan de... Raquel Martos Raquel Martos

    La política de hartura

    Pensando en el 'monotema' del 1-O, me pareció envidiable la imagen de los peces esperando a que amaine el temporal para poder volver a practicar natación y disfrutar de la sal de la vida.
  • La Mirada Internacional Fernando Berlín Fernando Berlín

    Cambiar de interlocutores

    Fernando Berlín explica cómo ve la prensa internacional la escalada de tensión entre la Generalitat y el Gobierno central.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre