X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Plaza Pública

Los sueños... países son

Eduardo Crespo de Nogueira y Greer Publicada 16/06/2017 a las 06:00 Actualizada 17/06/2017 a las 02:01    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir

Érase una vez un ciudadano común, que tenía la suerte de haber llevado una vida razonablemente plena, con luces y sombras como todas, durante el último medio siglo de la historia de su hoy maltrecho país. El ciudadano pensaba que su normalidad, su condición de vecino de a pie, lo habilitaba para exponer públicamente un sueño que había tenido, en el que aparecía su idea del país, su visión del futuro a construir entre todos para afrontar con algo más de esperanza una coyuntura mundial plagada de incertidumbres. Agradecido a la indulgencia de sus conciudadanos, se animó a relatarlo, convencido de poder al menos suscitar las ganas de ahondar en su debate.

Para empezar, soñó que por fortuna habitaba un país más heterogéneo que la media, riquísimo por la diversidad de sus componentes, aun así moldeadas por siglos de historia compartida, y generadoras de cuestiones territoriales, que no podían seguir siendo ni constante motivo de agravio, ni objeto eterno de inacabada discusión. Soñó que el país vecino podía también salir beneficiado de una coherente solución conjunta, y despertó con el sabor dulce de una expresión renacida y pujante: República Federal Ibérica.

Era un país de nuevo impulso, donde la educación primaria incluía los rudimentos de todas las lenguas oficiales en todas las escuelas, independientemente de su ubicación concreta, como seña de integración, muestra de mutuo respeto, y facilitación de mayores entendimientos a lo largo de la vida. Nada descabellado había en aprender las bases del euskera en Úbeda, del portugués en Girona, del catalán en Vigo, o del gallego en Ciudad Real. Un país donde el inigualable patrimonio lingüístico brindaba herramientas de construcción compartida, y no alzaba muros de exclusión.

Y unas escuelas públicas, las del sueño, suficientes en número y dotación (gracias a unos presupuestos que, lógicamente, priorizaban lo irrenunciable) como para no tener que basar la garantía de una buena educación universal en conciertos con grupos religiosos o ideológicos privados. Había gran libertad para el estudio y la práctica de todas las religiones, pero en sus centros autofinanciados, no en las escuelas pagadas entre todos. Una obviedad propia del sueño.

Se trataba de escuelas con aprendizaje por proyectos multifacéticos y participativos, antesala de institutos y universidades progresivamente imbuidas del espíritu de la I+D+i, vinculadas con la realidad profesional en toda su riqueza y amplitud, que no caían en el empobrecimiento suicida de considerar obsoletas e inútiles a las Humanidades. Era un país, el del sueño, que no se obstinaba en ceñir las titulaciones al mercado del momento, sino en crear mercado para más titulaciones.

Unos estudios, los del país soñado, cada vez más pendientes del entorno, de la economía circular, de rehabilitar, reconstruir, restaurar, y reconectar, y no tanto de crecer. Pues se trataba de un país con larga visión de futuro que, aprovechando su condición de rey europeo de la biodiversidad,  los espacios naturales, y las energías renovables, trataba en serio al medio ambiente como el tercer pilar fundamental del bienestar sostenible, en pie de igualdad con la salud y la educación.

Un país que gozaba de un ambiente laboral basado en la meritocracia, sin miedo a los jefes en el ejercicio cotidiano de los derechos; donde la fuerza del trabajo era tan respetada como la del capital, y la proporción de empleados públicos se acercaba a la de ejemplos como Suecia o Dinamarca, en lugar de quedarse en la mitad. Y donde los trabajadores que enfermaban no tenían que añadir a ese sufrimiento el temor de la desatención o la ruina, porque el país había desterrado la idea de manejar la salud de la ciudadanía como un negocio.

Un país no violento, sin mujeres asesinadas ni violadas; sin discriminaciones por origen geográfico ni orientación sexual. Un país de alta calidad democrática, de políticos con dignidad y sentido de Estado; sin corruptos impunes; sin represión de las protestas pacíficas; y donde los tres poderes del Estado resultaban nítidamente independientes entre sí, sin tener por ello que renunciar a ser reflejo de la composición ideológica de la sociedad.

Y en la escena internacional, en fin, un país visible, proactivo, impulsor de los derechos humanos, el multilateralismo y la cooperación; consciente del valor de su lugar tri-continental, e influyente en el seno de una Unión Europea crucial para el mundo del siglo XXI.

Un país como el sueño (¿realizable?) de un simple ciudadano del sudoeste de Europa.
____________
 
* Eduardo Crespo de Nogueira y Greer es doctor ingeniero de Montes y funcionario del Estado español


Hazte socio de infolibre



Lo más...
 
Opinión
  • Desde la tramoya Luis Arroyo Luis Arroyo

    Cataluña: el camarote de los hermanos Marx

    Quizá Mas y sus ventrílocuos, ERC y la CUP, pensaron hace años que lograrían tener masa crítica suficiente para promover una insurrección ciudadana histórica. Pero lo cierto es que no lo han logrado.
  • Muros sin Fronteras Ramón Lobo Ramón Lobo

    En busca de un modelo para decir adiós

    Si está contando los días y las horas que faltan para el 1 de octubre, o es de los optimistas que esperan algún tipo de milagro el día 2, es posible que sufra una decepción mayúscula. Esto no ha hecho más que empezar.
  • Telepolítica José Miguel Contreras José Miguel Contreras

    Renuncio a mi derecho a decidir

    En España, desde la vuelta de la democracia en 1977, no habíamos padecido una avería en nuestra maquinaria democrática como la que afrontamos en torno al problema catalán.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre