X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Plaza Pública

Sanidad universal: entre la justicia y el orden

Marta Sibina Camps | Javier Padilla Bernáldez Publicada 19/09/2017 a las 06:00 Actualizada 18/09/2017 a las 13:11    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 5

“Prefiero la injusticia al desorden”, esa frase de Goethe parece haberse instalado en el núcleo de las políticas de aquellas personas que siguen pensando que la sanidad universal no es un asunto ligado a los derechos humanos, sino a la correcta ordenación jurídico-administrativa de nuestro territorio, porque lo primero es el orden y después va la justicia.

Hace cinco años el gobierno del Partido Popular aprobó el Real Decreto 16/2012, de medidas urgentes para garantizar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud y mejorar la calidad y seguridad de sus prestaciones, nunca tanto cinismo cupo en un solo título. Desde entonces nuestro Sistema Nacional de Salud sufrió una gran reforma: el acceso a la sanidad dejó de ser un derecho más o menos ligado a residir en España, y pasó a ser algo a lo que se accedía si se lograba tener la condición de asegurado; las personas migrantes en situación de irregularidad documental quedaban fuera de la asistencia y se justificaba todo ello en una mezcla de argumentos de orden jurídico, de confusiones malintencionadas con el concepto de “turismo sanitario” y de alusiones al ahorro y la contención presupuestaria, que no venía sino a decir que les recortamos a ellos —los de fuera— para no recortaros a vosotros —los de dentro—.

La realidad es que más allá de la caverna política donde el acceso a la asistencia sanitaria en igualdad de condiciones para todas las personas residentes en nuestro Estado es algo indeseable, impracticable e insostenible, existe un sentido común conquistado a base de movilizaciones en favor de la sanidad universal, ya sea por parte de las Mareas Blancas, colectivos de sociedad civil organizada como REDER, organizaciones de profesionales sanitarios o por parte de los partidos políticos que desde sus ámbitos de trabajo han intentado darle la vuelta con mayor o menor éxito al Real Decreto 16/2012.

Hace unos días se avanzó un paso más en ese sentido, diferentes partidos de la oposición en el Congreso de los Diputados se sentaron (nos sentamos) para firmar con las organizaciones que conforman la Red de Denuncia y Resistencia al RD16/2012 un pacto por la sanidad pública y universal, con la firme creencia de que los pactos que cambian las cosas son los que se firman teniendo como motores a los colectivos de la sociedad civil, comprometiéndonos a desarrollar iniciativas conjuntas para que la recuperación de la universalidad de la asistencia sanitaria sea una realidad.

Paralelamente, Ciudadanos presentó una proposición no de ley (es decir, un documento no legislativo que solo sirve de posicionamiento político) para seguir insistiendo en que la cobertura sanitaria sea un derecho ligado exclusivamente a la ciudadanía y que se garantice una serie de prestaciones más restringidas para los inmigrantes en situación de irregularidad documental, y esto lo hacen amparándose en algunas recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud. Lo cierto es que existen muchos acuerdos, tratados y recomendaciones de instituciones supranacionales que instan a los gobiernos a dar a los inmigrantes indocumentados una asistencia sanitaria más amplia que los mínimos exigibles que parecen plantearse por parte de Ciudadanos; especialmente elocuente es el documento del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos donde se reflejan las recomendaciones de que las políticas de los países en relación con el derecho a la salud se basen en tres principios: I) evitar la denegación o limitación de acceso a los servicios sanitarios, II) prevenir la acción de terceras partes que pudiera redundar en una limitación del derecho a la salud y III) adoptar las medidas legislativas, administrativas, presupuestarias, judiciales, de promoción y otras de modo que se pueda satisfacer el derecho a la salud. Estas recomendaciones van más allá de darle derechos a las personas que ya tienen el derecho a tener derechos y tratan de abrir el horizonte de derechos para toda la población un poco más allá de los “mínimos exigibles” que en ocasiones se argumentan.

Tras leer la propuesta de Ciudadanos de vincular la asistencia sanitaria a la condición de ciudadanía (y no a la de residencia en el territorio) hay quien podría preguntarse: ¿Qué problema hay con que la sanidad solo sea para las personas que ostenten la ciudadanía? Martha Nussbaum, en su libro Las fronteras de la justicia nos ayuda a entenderlo:

"... encontramos el problema urgente de extender la justicia a todos los ciudadanos del mundo, de desarrollar un modelo teórico de un mundo justo en su totalidad, donde los accidentes de nacimiento y de origen nacional no viciaran desde el principio y en todos los sentidos las opciones vitales de las personas. En la medida en que todas las grandes teorías occidentales de la justicia social parten del Estado-nación como una unidad básica, es probable que necesitemos también nuevas estructuras teóricas para pensar de forma adecuada este problema."

La asistencia sanitaria, como derecho básico debería garantizarse más allá de los accidentes de nacimiento, especialmente por su notable influencia en la conservación de las capacidades de los individuos y su papel central en la justicia social. Construir nuevas realidades sanitarias que refuercen el vínculo entre el Estado-nación como dador de derecho a la asistencia sanitaria es como plantear modelos de políticas públicas que incidan en reforzar la relación entre el empleo y la capacidad de subsistencia y acceso a los derechos sociales; es decir, no solo son medidas regresivas, sino además miopes y sin capacidad para construir las instituciones públicas que necesitamos para el futuro.

La diferente regulación europea, el turismo sanitario, la sostenibilidad del sistema… son mantras justificadores de recortes de derechos, alejados de toda prueba empírica cuando no manifiestamente incorrectos. No solo podemos dar asistencia sanitaria a los inmigrantes en situación de irregularidad documental que residan en nuestro territorio, sino que además debemos (y estamos capacitados para ello) seguir luchando por un modelo de cobertura sanitaria que demuestra que con la fortaleza del sistema público de salud y una financiación adecuada a las necesidades es posible mantener, desarrollar y mejorar un sistema sanitario que sea inclusivo, no excluyente y generador de salud.

La asistencia sanitaria universal debe ser solo el primer paso hacia la universalización de todos los determinantes sociales que nos permitan una vida digna. El primer paso de muchos.

_________________

Marta Sibina Camps es diputada de En Comú Podem y portavoz de Sanidad del grupo confederal Unidos Podemos – En Comú Podem – En Marea.

Javier Padilla Bernáldez es asesor de En Comú Podem para la Comisión de Sanidad.
Correo Electrónico


Hazte socio de infolibre



5 Comentarios
  • Queso Tierno Queso Tierno 20/09/17 03:32

    Estando totalmente de acuerdo con la cobertura universal del sistema sanitario, no puedo por menos que pensar que hoy en día, está en el ámbito de hermosa utopía. Los no afiliados al sistema son atendidos a través de los sistemas de urgencias, que están colapsados. Las listas de espera también colapsadas. Los recursos escasos y su gestión deficiente y sin fiscalización y la cobertura no es completa (dentadura, ojos, oídos, ...). La privatización es una amenaza constante, el personal mal pagado y desmoralizado. No hay plan de choque ni voluntad política de arreglarlo, y esto solo es una mención superficial del problema. Hablar de cobertura universal con este panorama es seguir adelante con los vagones caídos. Luchemos por enderezarlos y lo demás vendrá por añadidura.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • charopa69 charopa69 19/09/17 11:53

    "financiación ADECUADA A LAS NECESIDADES... no excluyente y generador de salud"

    No sólo es de justicia la asistencia a todas LAS PERSONAS RESIDENTES EN ESPAÑA, sino, además, adecuarla a las necesidades del incalculable pero millonario número de personas que estamos EXCLUÍDAS, no sólo del sistema sanitario sino de la sociedad, simplemente, porque nuestro sufrimiento no se alivia con fármacos ni el bisturí se lleva los tóxicos que nos enferman. Situación conocida desde hace años por todos los partidos políticos, incluída la Comisión de Sanidad del Congreso, de la que es portavoz la autora

    http://fibroparla.tumblr.com/post/145651762488/carta-de-las-asociaciones-de-s%C3%ADndromes-de

    En el año 2011, tras una agotadora lucha de personas afectadas por Síndromes de Sensibilización Central, y la inestimable colaboración de Médicos que saben que dichos síndromes son problemas REALES, y no invenciones de mentes desequilibradas, se hizo público este documento, que, aunque muy mejorable, evidencia una parte de la realidad, pero... ¡¡¡la inmensa mayoría de los "profesionales pseudosanitarios" lo desconoce!!! y siguen intoxicando con fármacos y estigmatizando a pacientes, cuyo número crece exponencialmente, incluso con la prole de las personas HIPERSENSIBLES, por HIPERINTOXICADAS

    http://aetox.es/wp-content/uploads/2012/01/SQM.pdf

    El documento reconoce que la SQM está descrita desde 1950, pero aún no forma parte de los Planes de estudio de Medicina. (Corríjanme si me equivoco)

    Muchas personas que sufrimos los SS.CC, sabemos, por experiencia propia, que SÍ EXISTEN tratamientos rigurosamente científicos, eficaces e inocuos, no farmacológicos, que mejoran considerablemente nuestra penosa calidad de vida, (Especialistas que nos conocen lo consideran incluso peor que la de enferm@s ONCOLÓGIC@S) http://www.sessec.org/

    Pero... aún estoy los estoy esperando, entre tanto, arruino mi economía POR AMOR A LA VIDA

    http://www.avaaz.org/es/petition/UN_TRATAMIENTO_MEDICO_URGENTISIMO_PARA_SALVAR_MI_VIDA/?exlWKdb

    https://www.youtube.com/watch?v=VcMjd9NuQ0s

    https://drive.google.com/file/d/0B3QOrCc_ORwZLTcwWFFNRDRPdXkyQ25nbS1YQ3dVcXd1NURF/view?usp=sharing

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Ambón Ambón 19/09/17 09:37

    Es imprescindible que funcione el Sistema Nacional de Salud, que el Estado garantice las prestaciones a todos en igualdad aunque estas sean gestionadas por las comunidades autónomas.

    Lo que no puede suceder es lo que me ha pasado este verano, mi esposa es enferma cardíaca crónica y tiene una medicación, residimos en Andalucía pero estando de vacaciones en Castilla León necesitamos los medicamentos y entonces me entero de que Castilla y León tiene convenios con la mayoría de Comunidades, excepto 3, entre ellas Andalucía, lo que me obligó a tener que pagar el importe completo de las medicinas. La alternativa era solicitar una consulta en atención primaria, que se nos asignará un médico y este recetara, no me parece sensato que la receta la tenga que hacer un médico que ni nos conoce ni nos volverá a ver, además la consulta y la gestión para obtener esa consulta cuesta dinero que es absolutamente innecesario, parece lógico pensar que en 2017, la tarjeta sanitaria de cualquier comunidad pueda ser leída en todas ellas, en el microchip debería estar los datos o la clave para entrar en la base de datos y que como ciudadano español, la atención sanitaria sea la misa en todas partes, si no es asi, no me cuenten historias sobre un Sistema NACIONAL de Salud, porque es mentira

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    3

    • charopa69 charopa69 19/09/17 12:17

      Ambón:

      Totalmente de acuerdo con tu comentario, y añado algo más, dado que por mi situación personal, de nomadismo obligado, con "la casa a cuestas como los caracoles" , he residido-malvivido enferma en varias comunidades autónomas, al igual que much@s pacientes HIPERSENSIBLES:

      NO SÓLO que el chip pueda ser leído en cualquier lugar del país, sino que a la Historia Clínica del paciente, también se pueda acceder desde cualquier centro sanitario, pues es demencial tener que ir repitiendo incesantemente nuestro catálogo de dolencias, (si estamos en condiciones de contarlas) no sólo las agudas sino las crónicas, que deberían recogerse en una ÚNICA Historia Clínica, para que se informe bien el profesional de turno en unos minutos en una sala de urgencias allá en donde se necesite atención sanitaria, antes de poner en riesgo nuestra vida con posibles tratamientos inadecuados, por desconocimiento de nuestra situación

      Estas situaciones, también SON POLÍTICA, y tienen mucho más interés para los sufridos contribuyentes que las declaraciones de los políticos

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • Ambón Ambón 19/09/17 13:14

        En el siglo XXI, en eso que llaman era tecnológica y/o de la información, no tiene ningún sentido que con nuestra tarjeta y su chip cualquier sanitario del Sistema Nacional de Salud no pueda tener acceso a nuestra historia clínica, solo pensar que por alguna razón el paciente no tenga como explicar su dolencia, por ejemplo, por estar solo e inconsciente, el sanitario podrá atenderlo mejor, más rápido y con menos posibilidad de interacciones no deseadas si conoce su historia. Por tecnología deberíamos estar exigiendo que esa tarjeta individual nos sirviera en toda la UE o en todo el mundo, como si que sirven las tarjetas de crédito, pero claro el dinero y los bancos son mucho mas importantes que los ciudadanos y mas si son viejos o enfermos

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        4

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre