x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Plaza Pública

Contra la subida del salario mínimo, entre la indecencia y la ignorancia

Fernando Luengo
Publicada el 25/10/2018 a las 06:00 Actualizada el 24/10/2018 a las 19:39
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Unidos Podemos y el Gobierno del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) han suscrito un acuerdo para los Presupuestos Generales de 2019. Uno de los puntos centrales del mismo ha sido la decisión de elevar el salario mínimo desde los 736 euros actuales hasta los 900.

Como cabía esperar, los políticos y los economistas de derechas han abierto la caja de los truenos, sacando su indignación a pasear por los medios de comunicación y lanzando todo tipo de amenazas sobre los supuestos efectos catastróficos que se derivarán de esa subida. El Fondo Monetario Internacional, siguiendo una práctica que es habitual en esta organización, ha entrado inmediatamente en la refriega, advirtiendo asimismo de las consecuencias perversas que, de llevarse a cabo, tendrá sobre nuestra economía. Lo mismo ha ocurrido con los dirigentes de la gran patronal. Todos de acuerdo.

Entre otros “males”, desde estos espacios se asegura que, teniendo en cuenta que el conjunto de medidas contenidas en el acuerdo presupuestario supondrá un sustancial aumento del gasto de las administraciones públicas, asistiremos a un desbocamiento presupuestario; también se advierte que aumentará el desempleo, revirtiéndose así la tendencia de los últimos años a su reducción. Todo ello, según este planteamiento, nos situará de nuevo en un escenario de crisis.

Me centraré en las líneas que siguen en el segundo de los aspectos, el impacto del alza del salario mínimo en la dinámica ocupacional, pero antes considero imprescindible dejar claro un principio básico que, en mi opinión, debe estar en el corazón de la argumentación. De entrada, para defender un salario mínimo digno no acudo (no quiero acudir) a la economía ni a los economistas, sino a los derechos humanos básicos, derechos que deben proteger la vida y que son inherentes a la condición de ciudadanía.

Lo defiendo por solidaridad y por decencia, porque no es aceptable que en pleno siglo XXI, en una sociedad que hace gala (y ostentación) de la enorme capacidad de creación de riqueza (al precio, eso sí, de destruir el planeta y de una distribución crecientemente desigual de la misma), haya asalariados cuyas retribuciones les colocan por debajo del umbral de la pobreza.

Reparemos en este sentido en el imparable ascenso en el porcentaje de trabajadores pobres; un proceso que ha cobrado una gran intensidad en los años de crisis, pero que era perfectamente visible en la Unión Europea (para quien quisiera verlo) en las décadas previas al estallido del crack financiero. De acuerdo con la oficina estadística de la Unión Europea, entre 2007 y 2017 dicho porcentaje ha aumentado en nuestra economía en unos tres puntos porcentuales (sólo por detrás de Bulgaria y Hungría) y ocupamos el segundo lugar, a continuación de Rumanía, en el ranking de países comunitarios.

Según los datos proporcionados por el Instituto Nacional de Estadística, el salario bruto mensual del decil más bajo era en 2016 de 463 euros y el del siguiente de 857 euros (en ambos tramos se ha registrado una sustancial pérdida de capacidad adquisitiva). Un último dato, también significativo, proporcionado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico revela que entre las economías europeas para las que ofrece información estadística, la nuestra es la que tiene un salario mínimo mediano más reducido; un valor de 0,40 frente a, por ejemplo, Francia (0,62), Grecia (0,48) o Portugal (0,61).

Con este panorama, verdaderamente desolador, del que en absoluto cabe enorgullecerse, mucho antes de sacar la calculadora para entrar en los detalles de cómo se financia esta, o cualquier otra, subida del salario mínimo, es necesario proclamar que todas las personas –las que tienen un trabajo y las que carecen de él– tienen derecho a vivir su vida con dignidad. Ello supone estar en condiciones de cubrir sus necesidades como seres humanos; sobre todo cuando, por otra parte, se observa que crece sin cesar la obscena concentración de poder y riqueza en una minoría de privilegiados. ¡Cuanta razón tenían los indignados que desde las calles proclamaban a los cuatro vientos “lo llaman democracia y no lo es”!

Pero aterricemos en el argumento económico central de los que se oponen a la subida del salario mínimo, incluso a su existencia. Como indicaba al comienzo del texto, se nos cuenta –sí, en efecto, es un cuento– que tiene consecuencias contraproducentes en el empleo, destruirá puestos de trabajo, especialmente entre los asalariados con un nivel de cualificación más bajo.

Según este planteamiento, la elevación del salario mínimo supone aumentar el de los trabajadores que perciben retribuciones más bajas –los que se encuentran en posiciones más vulnerables–, lo que desalienta su contratación o propicia su despido. En un sentido contrario, su aminoramiento o, simplemente, su eliminación (como, sin el menor pudor, defienden los economistas más conservadores y reaccionarios), al reducir los costes laborales para las empresas, favorece la creación de empleo, especialmente en esos colectivos.

Conviene aclarar, antes de proseguir, que, si bien es cierto que el salario de un número creciente de trabajadores se sitúa por debajo del mínimo legal, un porcentaje sustancial de estos recibe retribuciones por encima de ese mínimo. En este caso, su aumento no tendrá repercusión directa; aunque eso sí (y es muy de agradecer) será un estimulante aire fresco para que todos los colectivos reclamen y reciban retribuciones justas por su trabajo. De esta manera empezaremos a revertir la deriva salarial que tanto daño ha provocado en la economía española y europea.

En cuanto al núcleo de la argumentación, nada nuevo bajo el sol. En el centro de este relato está la represión salarial – ¡Siempre dando vueltas alrededor del mismo mantra!– a la que se otorga la virtud de ser un vivero de creación de empleo. Esa política, al reducir los costes laborales, tiene, nos dicen, un doble efecto positivo sobre los márgenes de beneficio y la competitividad de las empresas. Ello estimula la actividad inversora y amplia los mercados. El resultado final: más y mejor empleo.

Un escenario, sostenido en un relato cargado de ideología y de apriorismos, que nada tiene que ver con lo que acontece en la economía realmente existente, la que debemos tomar como referencia obligatoria; pero, ya se sabe, si la realidad va por otro lado, ¡peor para ella, no se cambia ni una coma de un relato que es tan lucrativo para las élites!

Desde el nacimiento del euro hasta la implosión financiera (2000-2007), en la economía española el peso de los ingresos salariales en la renta nacional se redujo en 2,4 puntos porcentuales; y desde 2010 hasta 2017 lo ha hecho en otros 3,5 puntos. Esa dinámica pone de manifiesto que, tendencialmente, los salarios han progresado menos que la productividad del trabajo, se han mantenido estancados o, como hemos indicado antes, se han contraído.

Esa política salarial restrictiva ha estado detrás del aumento de la desigualdad, ha sido uno de los motores de la financiarización de los procesos económicos, ha contribuido al debilitamiento tanto del consumo como de la inversión y nos ha llevado a la crisis… y a la destrucción de millones de puestos de trabajo (especialmente entre los trabajadores más vulnerables). Y su intensificación durante esta “década perdida”, además de agravar los problemas estructurales de la economía española, nos ha atrapado en un bucle que ha dificultado la superación de la crisis, ha agravado la fractura social y ha reforzado las prácticas empresariales depredadoras; siendo responsable de los altos niveles de desempleo y del continuo aumento del empleo basura.

La elevación del salario mínimo –en el estado español y en el resto de los países europeos– hasta situarlo en el 60% del salario medio es el camino a seguir. Sirve como “suelo” a la hora de acometer la negociación colectiva –en la actualidad, bajo mínimos, dada la posición prominente del capital frente al trabajo–, fortalece las capacidades de negociación de los trabajadores, reconoce derechos ciudadanos dentro de las empresas y limita la vía depredadora de aumentar la rentabilidad y la competitividad sobreexplotando a los más débiles. Se abre de esta manera una ruta modernizadora del tejido productivo que es necesario ampliar y consolidar.
___________

Fernando Luengo es economista y miembro del círculo de Chamberí de Podemos.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

6 Comentarios
  • Dver Dver 25/10/18 23:52

    No vale la pena entrar en el debate economicista de si el SMI produce bondades o perjuicios a la sociedad. Siempre será mejor estar rodeados de gente que pueda vivir dignamente que de gente abocada a la marginalidad. Eso lo puede ver hasta un ciego. Pero aparte de lo necesario que es un salario mínimo que permita vivir con dignidad y cree una sociedad mejor, el SMI influye, y mucho en otros aspectos importantes. En los haremos para becas, ayudas sociales, y en la parte embargados de las nóminas y pensiones, de los ingresos legales, si uno ha tenido la mala suerte de irse a pique con deudas. Hay muchísima gente, pequeños empresarios familiares, que además de quedarse literalmente sin nada, tienen las pensiones o las nóminas ( si han encontrado trabajo) embargados de por vida, pues ni en cien años podrán pagar lo reclamado por los bancos-fondos buitre, por ser analistas. Incluso cuando su pequeña empresa ha sido liquidada judicialmente, y por tanto ya no hay deuda porque ya no hay empresa, los avalistas personales, que los bancos forzaron, continúan pagando mes a mes de su pensión o nómina una deuda impagable en vida. En términos coloquiales de la Abogacía se le conoce como Sentencias de por Vida. Prácticamente lo que ocurría en el siglo XIX, cuando si quebradas, el acreedor te metían en la cárcel hasta que la cuenta se saludaba, y claro, al estar en la cárcel nunca se saludaba.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • ArktosUrsus ArktosUrsus 25/10/18 19:54

    Es evidente que a mayor suelde, más posibilidades de gasto, lo que aumenta el consumo interno y genera nuevos puestos de trabajo, pudiendo entrarse en una economía más expansiva. Pero esto no va de economía. Va de poder. Si el empresario dispone de un margen para acogotar al trabajador, sin duda lo hará. No es la economía porque si lo fuera a los trabajadores mayores y más experimentados no se les echaría y los que estuvieran en el paro no estarían desahuciados como lo están ahora los mayores de 45 años que se quedan en paro. Si fuera de economía y no de poder, se contratarían jóvenes para que se independizaran y así crearan nuevos núcleos familiares con necesidades ampliadas. Si fuera d economía y no de poder no se tergiversarían los datos, no se mentiría, se estudiaría como Portugal ha salido del hoyo en que le metieron las políticas y recomendaciones del FMI y cómo Argentina se hunde cada vez un poco más por seguir las recetas de Rato, Lagarde y CÏA (en su doble acepción). Si fuera de economía y no de poder, no habrían dirigido las ansias de justicia social y reparto hacia el nacionalismo a ultranza y el ultraderechismo. Empiezo a preguntarme si Clinton cuando usó el eslogan "La economía, estúpido" sabía lo que decía o si interpretamos todos lo que quería decir. O si puso la coma para disimular porque "The economy stupid" era demasiado evidente acerca de cómo interpreta el capital los dictados económicos. Sólo sueño que tras las barbaridades de Casado, Rivera y sus secuaces contra el hecho de que los trabajadores cobren una chispa más les cueste votos en las urnas y que la izquierda recupere esos barrios obreros y populosos en los que incomprensiblemente gana el PP. Me temo que no ocurrirá. Pero soñar es gratis. Y no computa como factor objetivo de la economía. Ni siquiera de la estúpida.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    2

  • Excomulgado Excomulgado 25/10/18 12:55


    Datos proporcionados por un artículo del catedrático de economía Vicent Navarro: Desde el inicio de la crisis (2008) hasta el año pasado (2016), las rentas del trabajo han caído un 6,1% (33.679M€), mientras que las rentas del capital han aumentado un 1,7% (7.850M€).
    Puede verse mayor detalle en artículo completo http://www.vnavarro.org/?p=14126

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    1

    • Aserejé Aserejé 28/10/18 21:06

      si. es muy bueno este articulo. Gracias

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Prometeo46 Prometeo46 25/10/18 11:55

    Estoy bastante de acuerdo con el artículo, pero al final cuando explica los factores económicos que han llevado a la crisis, dice que ésta ha supuesto "la destrucción de millones de puestos de trabajo", pero no especifica que en los últimos tres o cuatro años el paro ha descendido y que ha sido a costa del aumento del trabajo basura, esto sí lo menciona, pero debería haber explicado que ese "trabajo basura" supone bajada de salarios, precariedad y trabajo a tiempo parcial....y cada vez más horas extras sin pagar.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Espartaco Espartaco 25/10/18 00:30

    Quienes están en contra de la subida del SMI? Siniestros personajes que no dicen cuánto ganan, como el Master Casado que se le supone un salario en la horquilla de 250-300000€, o señores de la guerra como Aznar. Y ya no digamos la señora francesa que supera los 300000€. En suma, nos quieren pobres, agachados y sumisos. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.