x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Plaza Pública

El capital, en guerra contra el trabajo…y la está ganando

Publicada el 08/07/2019 a las 06:00 Actualizada el 07/07/2019 a las 14:13
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

La economía convencional asegura que la recuperación del crecimiento económico, medida a través del Producto Interior Bruto (PIB), debería concretarse en salarios más elevados. Por dos vías. En primer lugar, porque ese mayor crecimiento implica más demanda de empleo por parte de las empresas para atender las nuevas y mayores necesidades de los mercados; en segundo lugar, porque los avances en la productividad laboral, asociados a la progresión del PIB, proporcionan el margen necesario para que mejoren las retribuciones de los trabajadores. Pues bien, veamos si ese escenario se está materializando en la economía española en los años de crecimiento –esto es, una vez superada la recesión–, entre 2014 y 2018.

En ese período, el aumento acumulado del PIB fue del 14,4%, lo que significó un avance del 2,7% cada año (ambos registros fueron sensiblemente superiores a la media comunitaria). Sin embargo, en clamorosa contradicción con las previsiones del “dogma neoliberal”, la evolución en ese período de la compensación real por empleado (salarios brutos más cotizaciones sociales a cargo de la empresa) revela una pérdida de capacidad adquisitiva acumulada del 1,5%; un 0,3% de media anual. Ese escenario de contracción salarial, a pesar de la notable recuperación de la actividad económica, ha implicado que el peso de las retribuciones de los trabajadores en la renta nacional, la masa salarial, se redujera en casi un punto porcentual, aumentando, en consecuencia, la participación de los beneficios.

Disponer del dato sobre la evolución de los salarios promedio es una primera y necesaria aproximación que debe ser completada con información que dé cuenta de la apertura del abanico salarial; de hecho, las retribuciones de los trabajadores son muy dispares dependiendo, entre otros factores, de su cualificación, antigüedad y posición en la estructura jerárquica de la empresa, de su tamaño, perfil tecnológico y del mercado donde opere, de la presencia de las organizaciones sindicales y de la existencia y características de la negociación colectiva.

En 2017, último año para el que el Instituto Nacional de Estadística (INE) ofrece información sobre el salario promedio del empleo principal por deciles de ingreso, la remuneración media de los trabajadores situados en el nivel retributivo más alto era casi 10 veces superior a la de los posicionados en el tramo salarial más bajo; una situación algo mejor que la observada en 2014, pero que todavía revela una brecha considerable. Esa misma institución da cuenta del sustancial aumento del porcentaje de trabajadores de bajos ingresos, que ya ascendía al 16,2% del total en 2017 (12,9% en 2014).

Además de los salarios promedio y de su distribución, el volumen de empleo es el otro factor que determina la evolución de la masa salarial. En el periodo considerado, la economía española ha generado un buen número de empleos, cerca de dos millones, lo que ha supuesto un aumento acumulado del 11,2% en el volumen de ocupación. Pero la mayor parte de ellos han sido temporales o a tiempo parcial.

Los primeros han progresado un 30% y ya representaban en 2018 el 22,7% del monto total (3 puntos porcentuales más que en 2014); la segunda modalidad contractual también ha crecido en el período analizado, aunque con menos intensidad, un 15,8%, alcanzando el 14,5% del empleo global. Por esa razón, no resulta paradójico que, de acuerdo con las estadísticas proporcionadas por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, al mismo tiempo que han aumentado las cifras de ocupación, entre 2014 y 2018 se ha mantenido estable el número de horas trabajadas. Ambas modalidades de contratación son de naturaleza inestable y por lo general perciben salarios más bajos que los empleos indefinidos a tiempo completo.

También resulta de utilidad la información aportada por la Sexta Encuesta Europea sobre Condiciones de Trabajo (con datos relativos a 2015). A la pregunta de si el puesto de trabajo conlleva trabajar a gran velocidad, el 19% de los encuestados contesta que casi siempre, y un 31% manifiesta que lo hace entre ¼ y ¾ del tiempo. Preguntados si su puesto de trabajo implica trabajar con plazos muy ajustados, las respuestas son, respectivamente, del 35% y del 29%. Asimismo, un 28% de los trabajadores indica que al menos una vez al mes ha tenido que realizar una jornada de 10 horas.

Los datos del INE sobre el número de horas extraordinarias, pagadas o no, apuntan en la dirección de un endurecimiento de las condiciones laborales (además de una fragante vulneración de la ley en el caso de las no retribuidas) con consecuencias negativas sobre la creación de empleo. En el último trimestre de 2018 se contabilizan más de 6 millones de horas extraordinarias, que, en comparación con el primero de 2014 representa un aumento del 15%. Las no pagadas, el INE estima que totalizan cerca de 3 millones a finales de 2018, equivalían al 46% del monto global de horas extraordinarias. Además del evidente impacto negativo que esto tiene en las arcas públicas y muy especialmente en el fondo que financia las pensiones, el trabajo regalado a las empresas –no es otra cosa obligar a los asalariados a prolongar la jornada laboral con la espada de Damocles del despido– supone una efectiva –aunque difícil de cuantificar, dada la ausencia de datos precisos– reducción del salario real.

En resumen, un panorama nada alentador para nuestra economía. El crecimiento económico ha vuelto, aunque las expectativas sobre su consolidación son cada vez más sombrías; no sólo en nuestra economía, sino también en Europa y a escala global. Pero los salarios continúan estancados o en retroceso para la mayor parte de los trabajadores, la precarización gobierna las relaciones laborales y la explotación de la fuerza de trabajo se intensifica.

Revertir esta dinámica, que está en el epicentro de un capitalismo crecientemente extractivo, tiene que ser uno de los ejes que vertebren una política transformadora al servicio de las mayorías sociales.

En mi opinión, esto significa, cuando menos, abordar en esta legislatura las siguientes transformaciones:

a) Derogar la reforma laboral de 2010, llevada a cabo por el gobierno del Partido Socialista Obrero Español, y la del Partido Popular de 2012, y definir, de acuerdo con los actores sociales, un nuevo marco regulador que preserve la negociación colectiva y empodere a los trabajadores.
 
b) Comprometerse con un aumento de los salarios para que recuperen el peso en la renta nacional que tenían antes del estallido del crack financiero, y que los más bajos crezcan por encima del promedio.

c) Establecer un límite a las retribuciones de los altos directivos de las grandes corporaciones en una proporción, como mucho, de 1 a 10 (ahora están situadas varios cientos de veces por encima de la remuneración media de sus empresas).

d) Aumentar el salario mínimo hasta alcanzar el 60% del mediano.

e) Desincentivar las horas extraordinarias y prohibir las no pagadas.

f) Garantizar que, a igual trabajo, las mujeres perciben la misma retribución que los varones. 

g) Condicionar el acceso a los recursos y convocatorias públicas por parte de las empresas al cumplimiento de estas condiciones.
__________________

Fernando Luengo es economista y miembro del Círculo de Chamberí de Unidas Podemos.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

13 Comentarios
  • pep48 pep48 10/07/19 08:59

    Ignorantes los que votan a la derecha sin tener casi que comer, creen que arrimándose van a conseguir algo y lo que consiguen es que se rían delante de sus propias narices. No saben que la derecha promete lo que luego no da y encima dicen "que se habrán creído estos harapientos".

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Hammurabi Hammurabi 08/07/19 17:34

    Es fundamental hacer un buen diagnóstico y saber reconocer los lobos y los corderos. Curiosamente hay trabajadores, autónomos y pequeños empresarios que le tienen miedo a UP, y acaban votando a la derecha y a quienes hacen políticas de derechas. De seguir así, no hay posible solución.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Ambon Ambon 08/07/19 17:13

    El la lucha de clases, amigo y la estamos perdiendo.

    ¿Como se gana?, leamos la historia, se gana en la calle, con movilizaciones y creando conciencia de clase. Ahora no procede hablar de proletariado, pero es evidente que las clases trabajadoras, los autónomos y una parte muy importante de las clases medias, las pymes y las microempresas son parasitadas por compañías globalizadas que ganan en todas partes y pagan donde les sale mas barato, sean los salarios o los impuestos.

    Como medida, quizás se podría poner una tasa correctora a cualquier producto que se fabrique sin cumplir los modelos de trabajo, seguridad social y fiscales homologables a nuestro sistema social.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • senenoa senenoa 08/07/19 13:39

    Excelente análisis señor Luengo. De todos es sabido que tenemos una guerra abierta, desde hace décadas (y no solo en nuestro país) que se mantiene imperturbable, la de los ricos contra los pobres; y, como usted bien dice en el título, la van ganado ellos. Este es el principal reto del gobierno del Psoe (y UP, espero). Veremos qué hace. Atentos.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    2

    • Ambon Ambon 09/07/19 18:37

      Esta lucha se empezó a perder en los 80 con Reagan y Thacher y el PSOE de Felipe no quiso defenderla, entonces se iniciaron las privatizaciones, se legalizaron las ETT, se desmanteló la industria, la pesca, se modificaron leyes importantes de protección social, en definitiva Felipe y aquel PSOE abandonaron el marxismo y también la socialdemocracia para pasarse a la tercera vía, al socio-liberalismo. Por supuesto reconozco el enorme cambio a mejor en las condiciones de vida de los españoles, pero se pudo y se debió hacer de otra forma si lo hacía un partido que se denomina socialista.

      Por todo lo anterior, si UP no tiene algún tipo de control sobre el gobierno, es muy probable que el PSOE vuelva a decepcionar o traicionar a la izquierda, incluso a sus propios militantes mas honestos.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • jodero jodero 08/07/19 11:46

    El punto e) es incorrecto. Las horas extraordinarias son pagadas. Las que se hacen sin declarar son ilegales. Y lo ilegal no haría falta ilegalizar.
    Sobre las horas extras cabría hacer una reflexión sobre su número máximo y cotización a la SS. Cabe pensar que de acuerdo a sus datos si el 50% de las horas son ilegales será necesario buscar mecanismos de admiración de esa economía sumergida.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • subeChico subeChico 08/07/19 08:12

    Postúlese como Independiente y ya tenemos un inmejorable ministro de Economía, sin depender de Garamendi and Co.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Alfonso J. Vázquez Alfonso J. Vázquez 08/07/19 07:58

    ¿Por qué no utilizamos las leyes del mercado que saben alcanar elequilibrio óptimo?
    Bastaría con reducir la jornada laboral, como se hizo de 1900 a 1950, ¡la reduccion fue del 50 %! para alanzar un nuevo equilibrio ecnómico repartiendo mejor el incremento de riqueza desmesurada que se ha producido de 1950 hasta la actualidad. La política lo que tiene que hacer es acomodar la productividad el contexto de la jornada laboral. A mayir productividad, y el desarrollo tecnolóigoc desde 1950 ha sido inconmensurable, menor jornada labnoral. Eso permitiría además una mejor compatibilidad de la vida laboral y familiar, de la que resultan menos delincuencia, má impuestos, IRPF pero también IVA, porque la gente consume en lugar de simplemente sobrevivirde modo precario, reduccion de coste de produccion al aumentar la ventas porque hay capacidqd de compra, con lo que aumentan los beneficios y se realimenta ¡desde el equilibrio y no desde el pelotazo! la espiral del progreso alaumentar la recaudación, hay menos paro, sin necesidad de aumentar impuestos.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    0

    6

    • Kalima Kalima 08/07/19 12:47

      Abordar la formación contínua de calidad como derecho y obligación del trabajador es esencial y, evidentemente para su eficiencia, se requieren formulas de compatibilidad y cooperación consensuadas entre los agentes sociales.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      2

    • W. SMITH W. SMITH 08/07/19 08:17

      Muy cierto. Como, por cierto, se decía en el programa electoral de Unidas Podemos del pasado mes de abril, Medida 59: "Jornada laboral de 34 horas semanales ... implementaremos una jornada de 7 horas de lunes a
      jueves y de 6 horas los viernes sin reducción de salario". ¿O ya nos lo vamos a dejar en el tintero antes de empezar a negociar con los socialistas?. Aunque eso habría que armarlo con un BCE y Comisión Europea a escala de toda la Unión ... claro que con un Parlamento Europeo de cartón y la socialdemocracia europea dejándose querer por los Macron de turno ... vamos listos. Cierto: esto es una guerra y la llevan ganando por goleada al menos desde los 80.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      5

      • cexar cexar 09/07/19 15:40

        En este mundo globalizado no bastaría con implantar la reducción de jornada en la UE. Si los demás (una de cada cinco personas de este planeta es china, una de cada tres o es china o es india) no hacen lo mismo seremos menos competitivos. Es la trampa del capitalismo.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

  • Isabelle0651 Isabelle0651 07/07/19 23:34

    Pero nos toman el pelo a manos llenas, había que oírle al presidente de la patronal, Garamendi decir que él no vería con malos ojos “un gobierno monocolor porque puede trabajar de manera más tranquila" y añadió “a nosotros los extremos no nos gustan”. ¿Y qué son los extremos para usted, oiga, evitar el abuso continuado de algunos patronos que pagan sueldos de vergüenza, no poder ampararse ustedes en las dos reformas laborales que sangran a los trabajadores y seguir contratando mano de obra esclava con contratos de un día, una semana o unas horas?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7

  • Natxete Natxete 07/07/19 22:55

    La guinda del pastel es que las rentas del trabajo tributan en el IRPF con un tipo máximo del 52%, mientras que las del capital (intereses, dividendos o alquileres, básicamente) lo hacen a un tipo máximo del 25%. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.