x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Plaza Pública

A vueltas con Vox

Joan Maria Thomàs
Publicada el 26/11/2019 a las 06:00 Actualizada el 25/11/2019 a las 22:28
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

He leído el artículo del profesor Alejandro Lillo –Captar lo vivo: sobre el fascismo de Vox (Una respuesta a Joan Maria Thomàs) publicado en estas mismas páginas el pasado domingo 23 de noviembre, donde critica otro mío aparecido en El País el 15 de del mismo mes –Por qué Vox podría seguir creciendo–. Con el objetivo de contribuir a proporcionar argumentos al análisis de lo que es realmente Vox, así como para combatir su creciente influencia electoral e ideológica sobre el resto de opciones de la derecha, ofrezco algunas reflexiones complementarias a lo que en su día argumenté.

1. No creo que Vox sea fascista, ni en cuanto a tipo de partido ni en cuanto a programa. Creo que entre sus votantes se encuentran personas que se sienten franquistas, o fascistas; otras (muchas) más que comparten una visión de la Historia heredada de la versión franquista de la Guerra Civil y del Régimen franquista popularizada en los últimos años por determinados autores, y deudora de la memoria histórica franquista, mucho más presente de lo que se cree entre determinados sectores de la población española; y aún muchísimas más que, votándole, expresan su protesta contra "los políticos"; contra el llamado procés catalán, exigiendo mano dura contra el mismo; que profesan un nacionalismo español excluyente de otros nacionalismos peninsulares y ven en peligro la permanencia de España; que protestan contra el (supuesto) trato de favor a la inmigración –ilegal y legal– en nuestro país y claman por "los españoles primero" a la hora del reparto de las ayudas sociales; que ven en los musulmanes y en el Islam peligros inminentes e infiltrados para la esencia católica y cristiana de España y de Europa; que protestan contra los derechos adquiridos por el colectivo LGTBI y en contra de la Ley de violencia de género vigente; contra la inseguridad –la presunta blandez del Estado contra la pequeña delincuencia, las ocupaciones de pisos, etc–, exigiendo de nuevo mano dura; o que se oponen a los animalistas y están a favor de la caza y los toros; entre otros aspectos de su extenso programa.

2. En función de todo ello, considero a Vox como una formación populista de extrema derecha por todo lo que tiene de apelación "al pueblo sano" contra "los políticos", así como contra "los extranjeros" e instituciones "extranjeras", sean los inmigrantes (pobres) o una Unión Europea que se quiere con mayor poder en los Estados, todo ello junto a un neoliberalismo rampante. Tras Vox hay una concepción ultraconservadora de España y de sus problemas actuales ante los que ofrece recetas demagógicas nacional-populistas susceptibles de encontrar apoyo entre sectores de una población que comparte el malestar, o los malestares, y que con su voto a Vox expresa su protesta, o sus protestas.

3. Considerar el partido y programa de Vox como no fascistas no tiene nada que ver con "blanquearlos". Tampoco considero que demonizarlos o ignorarlos sea útil ni efectivo, tal y como podemos comprobar en nuestro propio país. Como no sirve de nada poner el foco exclusivamente en la cuestión nominalista de su (presunto) fascismo. Lo relevante es la crítica del programa y de las prácticas efectivas de Vox en los espacios de poder que ya ocupa; y más aún generar frente a todo ello alternativas efectivas y progresistas a problemas que llevamos años arrastrando, producto de la aplicación de políticas de austeridad y de un neoliberalismo rampante que viene generando un incremento incesante de las desigualdades; para resolver de manera dialogada los problemas de articulación interna del país; y para acercar la política a los ciudadanos; entre otros muchos aspectos que nuestro sistema político democrático y sus protagonistas deben mejorar para recuperar mayores credibilidad y consenso.

4. En cuanto a la cuestión de la definición de Vox como partido fascista y sustentador de una ideología de este tipo, si concebimos, como es mi caso, el fascismo como una ideología ultranacionalista, antidemocrática, antiizquierdista y anticonservadora que fue capaz de inspirar la existencia de partidos de este signo en el período de Entreguerras y aún, en algunos casos, después, y que dio lugar a dos regímenes de este tipo en Europa, la Italia fascista y la Alemania nazi, que marcaron la historia europea y mundial hasta su derrota en 1945; si concebimos a los partidos fascistas como organizados en tanto que milicias paramilitares que usaban, o usan, la violencia como táctica política preferente; que están dirigidos por un líder carismático generador de una doctrina con pretensiones de devenir ley; que tienen como objetivo destruir el sistema democrático para implantar un régimen de partido único de tipo totalitario, destruyendo a la oposición democrática y de izquierdas; que auspician un proyecto reunificador en lo interno frente a las "divisiones artificiales" creadas por los partidos políticos para después proyectar tal re-unión hacia la formación de un imperio; que propugnan subordinar sus economías nacionales a su proyecto por la vía de la implantación de políticas de autarquía y extremado intervencionismo económico radicalmente antiliberales, entre otros aspectos... Resulta algo difícil identificar a Vox con el tipo de ideología, partido y estrategia fascistas.

5. Otra cosa muy diferente es considerar, como hace el profesor Lillo, que el fascismo sea, en sus propias palabras, "la corriente que describe a organizaciones racistas, ultranacionalistas, anti-políticas, anti-democráticas, machistas y violentas" o que "lo que ha hecho esta formación política [Vox] (y muchas otras por todo el mundo) ha sido actualizar el ideario fascista, modernizarlo, adaptarlo a los nuevos tiempos". Pero incluso en este caso debería justificar el antidemocratismo y la violencia de Vox. Por otra parte y en lo referente a su programa, a no ser que también imaginemos una agenda oculta del tipo "ahora aparecen con piel de cordero, pero al llegar al poder mostrarán su verdadera esencia totalitaria fascista" (estas dos últimas son expresiones mías), tampoco creo que el programa de Vox sea fascista o pretenda convertirse en tal una vez llegado al poder. En este sentido contamos con los ejemplos de los dos únicos partidos populistas de extrema derecha que han accedido a gobiernos en Europa, los de Polonia y Hungría, y lo que nos muestra su gestión es la aplicación efectiva de sus programas populistas en política interior, su adhesión al llamado Grupo de Visegrado en política europea (junto con Vox) y algunos intentos de subordinar el poder judicial a las directrices del ejecutivo. Ello ha llevado a algunos estudiosos a clasificarlos de manera novedosa y adaptada a los nuevos retos que plantean como iliberales, no como fascistas.

6. Tal y como argumenté en mi artículo, creo que el fascismo en cuanto tal está representado en España por los grupos falangistas, que mantienen sus programas originales; que son marginales en cuanto tales; y que resultan irrelevantes electoralmente. Por el contrario, en Grecia, una formación netamente fascista –ideológica, táctica y programáticamente–, Amanecer Dorado, sí ha sido capaz, hasta hace muy poco, de generar numerosos apoyos entre la población. Apoyos que han disminuído radicalmente en las últimas elecciones. Aquí no ha ocurrido nada parecido. Lo que sí ha ocurrido y, por desgracia, seguirá ocurriendo si no lo remediamos con votos y políticas, es algo diferente. Se llama Vox.
________________

Joan Maria Thomàs es profesor de Historia Contemporánea en la Universitat Rovira i Virgili y autor de Los Fascismos españoles (Ariel, 2019).
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

6 Comentarios
  • ArktosUrsus ArktosUrsus 27/11/19 10:29

    Señor Thomàs, me encantan los entomólogos. Cogen una ideología, la pinchan con un alfiler, le ponen un nombre y a otra cosa mariposa. Y si constata que el bicho sigue vivo, coge otro alfiler, vuelve a pincharlo y le cambia el nombre. Vox es un partido fascista. No del estilo de fascismo creado por Mussolini. Pero usted mismo, al definir el fascismo, define a VOX. De las características que señala, voy a mencionar las que no necesitan ser argumentadas: ultranacionalista, antiizquierdista, anticonservadora. En las que dice usted que no, algunos ejemplos de que está equivocado. Antidemocrático: los discursos iniciales de Mussolini no estaban contra la democracia. Tampoco Franco. Hablaban de "democracia orgánica", y eso cuando llegaron al poder. Líder carismático: no es que Abascal sea la pera, pero un tipo que no ha trabajado en su vida y habla con la soltura que habla del trabajo de los demás y pese a ello la gente le cree, tiene algo. Como Aznar a quien nunca se le reconoció carisma pero hoy sus opiniones son oráculos. Acabar con el régimen totalitario e instaurar un régimen totalitario. Si lo pusieran en su programa serían inmediatamente ilegalizados. Pero basta oírles hablar con delectación del caudillo para saber a qué tipo de estado aspiran. Un imperio: VOX luce en sus concentraciones banderas con el águila de San Juan modificadita por el caudillo. Imperio en estado puro. Hace poco hablaban de "rendir Europa". Autarquía y máximo intervencionismo. No sé pero sólo hablan de consumir productos españoles y donde gobiernan han impuesto un férreo control sobre la sociedad civil. Intervienen desregularizando porque el fascismo ha mutado. Como tantas creaciones humanas. Faltan eso sí las milicias urbanas, los Camicie Nere, pero no el ansia militar que destila su propio líder aunque no ha hecho el servicio militar. Escaqueándose. Esas son las coincidencias con la definición que usted propugna. Así que aplíquese aquello del pato. Sólo en una cosa estoy de acuerdo con usted: VOX es muy peligroso. Porque es fascista. Y quiere acabar con nuestra forma de vivir. Mintiendo, propagando bulos y medias verdades. Llamemos a las cosas por su nombre. Es más claro.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • LuisVicente LuisVicente 26/11/19 21:35

    No tiene sentido discutir qué son porque carecen de ideología. Están en política para forrarse. Esa es su ideología. Dicen lo que escandaliza para que los medios les den cobertura y con ello tratan de engañar y utilizar a quienes, por una u otra razón, se sienten frustrados o rabiosos. Así han llegado a alcanzar la situación de que disfrutan. Cómo detrás de sus discursos altisonantes no hay nada, ni siquiera la ideología extrema de quienes le votan suponiendo que vuelven con el pasado, no tienen más alternativa que seguir con exabruptos. Lo malo es que, aunque de forma más moderada, buena parte de los politicos actuales, de uno u otro lado, adolecen de parecidos problemas. Es sorprendente que no tomemos conciencia de que nos toman por idiotas con la inestimable colaboración de muchos medios que buscan titulares para asombrar a un público pasmado.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Fresno Fresno 26/11/19 19:07

    Estoy sorprendido del razonamiento del profesor Thomás. Puede que su enfoque sea conceptualmente muy técnico de lo que es fascismo, pero creo que el contenido de Vox es de corte fascista. Yo sí estoy convencido de que tienen una agenda que no es tan oculta.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Larry2 Larry2 26/11/19 09:57

    Vox es un partido que quiere destruir todo lo que se ha conseguido en esta sociedad desde dentro de las instituciones. Ha aprovechado el pesimismo de algunas personas, ha aprovechado a los nostálgicos del franquismo, a los desencantados del PP, y ha puesto en marcha su maquinaria populista para decir que la culpa es de los que vienen de fuera, y de los catalanes, vascos, gallegos, y feministas. Aprovechan la legalidad para ilegalizar. Debemos tomarnos a esta gente en serio, por supuesto que PP y Cs están aprovechándose , pero al final igual se los comen. Este país debe mejorar en políticas sociales, sino el malestar aumentará y esta gente se hará más fuerte lanzando mensajes inoportunos, agur

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • itsuga itsuga 26/11/19 08:29


    Ante mentes calenturientas, palabras necias emitidas por cuerdas vocales enfermizas…. Trompas de Eustaquio taponadas. Smith.. el falangista, franquista cobarde

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    2

  • jorgeplaza jorgeplaza 26/11/19 08:16

    Aunque estoy bastante más de acuerdo con Thomàs que con Lillo en el diagnóstico de VOX, no deja de ser lamentable que el señor Thomàs se empeñe en escribir en algo solo vagamente parecido al español. La palabra "blandez" no existe ahora ni existía el día 12, cuando la usó en su artículo de El País "Por qué VOX podría seguir creciendo" (allí usaba, además, otra igualmente original: "perjudicantes"). Me preocupa que un profesor universitario no sepa (porque es evidente que no lo sabe) que "blandez" no existe en castellano. La preocupación crece porque cualquier programa que se use para escribir la subraya automáticamente en rojo: no hace falta ni escribirla bien de primeras, basta con fijarse. Quizá debería tratarlo con más blandura, pero me cuesta trabajo disculpar una falta tan garrafal viniendo de un docente universitario.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    4

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.