x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Plaza Pública

Una errónea vuelta a lo biológico

Publicada el 05/07/2020 a las 06:00

Lo estamos viendo recientemente. Mujeres que se identifican como feministas, reatrincherándose, retrocediendo, involucionando discursivamente hacia el sexo, lo biológico, como la “verdadera” fuente de discriminación y lo que define ser mujer. Por supuesto, no hay acuerdo en qué aspecto de lo biológico define a la mujer, si los genitales, si poder quedarse embarazada, si menstruar, si los cromosomas, si haber sido educada como mujer tras haber sido asignada como mujer al nacer… No se concreta, porque es imposible: hay mujeres sin genitales de hembra, sin vagina u ovarios, incluso de nacimiento, las hay estériles, muchas no menstrúan, también las hay con cromosomas XY, o XXX u otras combinaciones y, por el contrario, hay hombres que menstrúan, los hay que se quedan embarazados, los hay con vagina u ovarios y los hay que han sido socializados como mujer pero siempre supieron que eran hombres.

El argumento biológico parece sencillo y razonable, hasta da para un eslogan de autobús: que no te engañen, las niñas tienen vagina, los niños tienen pene. Las mujeres tienen una biología, una diferencia, que determina su discriminación. Como se quedan embarazadas, como pueden dar de amamantar, como tienen la regla, como físicamente de media son más bajas y menos fuertes, por causa de eso se determina su lugar en el mundo, su discriminación. Sus diferencias biológicas explican y determinan su desigualdad y, por eso, quienes no han nacido con esa biología, no sufren esa discriminación y por supuesto, no son mujeres, aunque se sientan así y haya que tratarlas con compasión. Desafortunadamente, el argumento biológico es una trampa conservadora en toda regla. No por casualidad la derecha, y especialmente Hazte Oír y Vox, a los que recientemente se han sumado Lidia Falcón y Carmen Calvo, defienden este argumento. No por casualidad Espinosa de los Monteros y recientemente, Rocío Monasterio, han felicitado al PSOE por ese argumentario infausto.

Si la discriminación y la opresión de la mujer dependen de su biología y no del género, que es una construcción social contingente, no necesaria ni obligatoria, en base al sexo percibido (ni siquiera al real, ojo), eso quiere decir que las discriminaciones al ser biológicas, son naturales, inevitables y, prácticamente, ha sido dios el que las ha determinado. Es ese marco, esa “diferencia biológica natural” de donde sale la teoría de la iglesia católica de la “complementariedad antropológica de los sexos”, por contraposición a la (maligna y corruptora) “ideología de género”. La iglesia católica, Vox y Hazte oír lo tienen claro: no es lo social lo que determina la discriminación de la mujer. Esta discriminación no existe, hay que entender que ella tiene un papel natural, determinado por su biología, en la reproducción, cuidado de los niños y, claro, cuidado del hogar y aguantar la violencia de su (más fuerte biológicamente e inclinado naturalmente a la agresividad) marido. Si la sociedad es una expresión directa y necesaria, no cultural ni contingente, de lo biológico, de los sexos, las desigualdades son naturales e inevitables y el feminismo exige algo que la naturaleza, la biología, niega por nacimiento a las mujeres. Por tanto, las feministas solo hacen que generar desorden, tensión y beligerancia al cuestionar su sino natural pidiendo una igualdad o lucha contra la violencia de género, que perturban la diferencia natural y los papeles que la naturaleza (o sea, dios) les ha asignado.

Decir que “solo una mujer puede saber lo que es quedarse embarazada y cuidar a los niños. Y si te quedas embarazada, eres mujer” puede parecer una frase de Vox, pero, actualmente, hay mujeres que se identifican como feministas que las están esgrimiendo, tal cual o en versiones similares, para cuestionar el género como la categoría explicativa de la opresión y la desigualdad de la mujer y reducirlo al sexo biológico. Mientras dicen que “quieren abolir el género”, una consigna que no son capaces de concretar, niegan que el género sea la fuente de la opresión de la mujer, niegan que sea este el que determina quién es mujer en el mundo (y socialmente es así, guste o no). Y se hace todo esto por una maniobra a corto plazo, extremadamente táctica, para tratar de dejar fuera de su realidad a las mujeres transexuales, que son percibidas como invasoras que quieren “borrar” a las mujeres, en nombre de la satánica y luciferina teoría queer, en realidad, un espantapájaros construido artificialmente.

Muy al contrario, decenas de teóricas feministas, empezando por Simone de Beauvoir, han señalado lo evidente: no es el sexo la causa de la discriminación, no es lo biológico, aunque existan diferencias e incluso desventajas biológicas medias en cuanto a altura o fuerza. Es lo social, es cómo se aborda todo eso, son los valores, los roles, las leyes, los comportamientos, todo lo social que se asocia a ese sexo percibido (ni siquiera objetivo) actualmente de forma opresiva para la mujer. La sociedad actual, el género, no solo no compensa las diferencias biológicas, convierte en problemas realidades biológicas naturales como el embarazo o la realidad trans, construye marcos ideológicos que discriminan a las mujeres o a cualquiera que lo parezca o que transgreda la norma dicotómica de género, el binarismo hombre/mujer o que transicione entre ellos. También construye roles e identidades y valores, profesiones, papeles, leyes, toda una maraña que determina un lugar desigual en el mundo para las mujeres y las personas LGTBI y especialmente las trans. El género actual, todos los comportamientos sociales alrededor de la sexualidad (sexo, orientación sexual, identidad sexual, prácticas sexuales, etc, etc) es claramente opresivo y discriminatorio, especialmente con las mujeres.

Y he dicho bien: el género actual. La asignación social actual, de nuestra cultura, un género que podría cambiar, flexibilizarse o incluso actuar deliberadamente para compensar o reducir las desigualdades finales, eliminando todas las desigualdades sociales puramente construidas y actuando de manera activa para favorecer la igualdad final, social, de todas las personas independientemente de su biología.

O dicho de otra forma, la estrategia básica del feminismo (y por cierto, de los movimientos negros contra el racismo) durante las últimas décadas, es cuestionar que la desigualdad no es biológica ni natural, es social. Y que cambiando la sociedad, o sea el género, se podía acabar con la discriminación que sufren las mujeres, LGB y personas trans. Los conservadores en cambio decían que no había tal desigualdad, que había una diferencia biológica y natural, que no existe el género, que es una “ideología de género”, sino solo el sexo y todo lo que implica: que las mujeres son madres, cuidadoras, amas de casa y maltratadas por naturaleza, los gays y trans, enfermos o pecadores, anomalías.

Cuando leo a mujeres feministas esgrimir argumentos biológicos para definir su identidad como mujer y la fuente de su discriminación, me invade la angustia ante el terrorífico error estratégico (a medio y largo plazo) que están desarrollando por tratar de ganar una pírrica victoria táctica contra un falso enemigo, las mujeres trans. Del marco biológico, conservador, “natural” por definición, jamás saldrá la solución para una discriminación, opresión y desigualdad que son eminentemente (aunque no solo) sociales. Reforzar ese marco conservador biológico natural supone abandonar la búsqueda del cambio hacia la igualdad social.

Espero que las impulsoras de todo esto obtengan lo que desean. Espero que convertir gran parte del feminismo a un discurso conservador y enfrentar al feminismo y el movimiento LGTBI les haya merecido la pena.

________________

Ignacio Paredero es científico en ciencias sociales y activista LGTBI.

Más contenidos sobre este tema




24 Comentarios
  • Dver Dver 07/07/20 19:57

    No sé quién es Paredero, ni me importa. Y aunque esté afiliado a Podemos, no dejaré de votar a UP. Listos o gilipollas los hay en todos los sitios.
    Dicho esto, ni me he enterado del discurso del artículista ni de los furibundos ataques a UP de algunas comentaristas, o apoyos.
    Par hacerme entender mejor, recurriré a Piketty con el fin de diferenciar lo real de la construcción social, es decir de lo virtual. Dice el insigne economista: "La desigualdad no es económica ni tecnológica: es ideológica y política. Esta es quizás la conclusión más obvia de la investigación histórica presentada en este libro. En otras palabras, el mercado y la competencia, los beneficios y los salarios, el capital y la deuda, los trabajadores cualificados y no cualificados, los nacionales y los extranjeros, los paraísos fiscales y la competitividad, no existen como tales. Son construcciones sociales e históricas que dependen enteramente del sistema legal, fiscal, educativo y político que elegimos implementar y de las categorías que establecemos. Estas elecciones se refieren ante todo a las representaciones que cada sociedad tiene de la justicia social y de la economía justa, y de las relaciones de fuerza político-ideológicas entre los diferentes grupos y discursos implicados. Lo importante es que estas relaciones de fuerza no son sólo materiales: son también y sobre todo intelectuales e ideológicas. En otras palabras, las ideas y las ideologías importan en la historia. Permiten constantemente imaginar y estructurar nuevos mundos y sociedades diferentes. Múltiples trayectorias son siempre posibles".
    Es decir: Una manzana es real; se huele, se ve su forma, su color, se toca, se come y se gusta. De quién es la manzana es una construcción social, un convenio, algo irreal. ¿Me explico? El cuerpo de un individuo es algo real, la concepción propia o ajena que hagamos de ese cuerpo es una construcción social, más o menos asentada en las profundidades de nuestro imaginario. Como dice Piketty "podemos imaginar y estructurar nuevos mundos y sociedades diferentes. Múltiples trayectorias son siempre posibles". Más claro agua. Que por cierto es real, aunque lo que hagamos con ella es virtual.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    0

    • Orlinda Orlinda 08/07/20 01:30

      Yo de lo que no me he enterado es de sus explicaciones. Difícil cuando se explica sobre ¿qué? si no se ha enterado ni del artículo ni de ataques o apoyos. Nos podía haber hablado de los gamusinos del desierto y para el caso nos habríamos quedado igual. 
      Claro que, si es que le apetecía disertar un rato sobre Piketty y no encontró mejor espacio donde meterlo no pasa nada.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

  • Isa. Isa. 07/07/20 00:38

    De esto tampoco se quiere debatir? Elige el argumentario de feminismo conservador?
    "Más de 40 médicas abandonaron el servicio de identidad de género británico ,al plantear serías dudas sobre los bloqueadores hormonales a niñas y niños que mostraban más disgusto con su orientación sexual que con su "Identidad de Género"

    Además de ver a jóvenes que luchan con su sexualidad, el personal médico dice que algunos padres parecían preferir que sus hijos fueran transgénero y heterosexuales, en lugar de homosexuales. Bloqueadores hormonales como terapias de conversión.

    El servicio de identidad de género bloqueó las investigaciones e instó al personal sanitario que denunciaba posibles malos tratos a menores con los tratamientos para el cambio de "Identidad de género" que continuara el tratamiento por el bien de su carrera"

    https://www.bbc.com/news/health-51806962

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    1

    • Isa. Isa. 07/07/20 01:03

      Elige el argumentario de "feminismo conservador" y ya. Eso quiero expresar.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • Isa. Isa. 07/07/20 00:55

      Genera mucha desconfianza la falta de respuesta, la carencia de información y el exceso del insulto en el discurso. No, el feminismo no es eso que Ud relata. En absoluto. Creerse lo que argumenta demuestra un acto de mucha fe.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

  • Atea Atea 06/07/20 11:25

    Totalmente de acuerdo con el artículo. Ya ves hasta dónde llega la intransigencia que te sugieren batirte en duelo no sé si con pistola o sable y amenazan con no volver a votar a UP por esta cuestión (madre mía).
    Solo aclarar que no es "el feminismo" quien está contra el colectivo trans sino una parte del feminimo, recordemos que es un movimiento tan amplio que hay posturas encontradas en varios temas y este es uno de ellos.
    "Los niños tiene pene y las niñas tiene vulva" y "tengo un amigo gay", ya sabemos a qué suena.

    Responder

    Denunciar comentario

    6

    5

  • delgado delgado 06/07/20 10:36

    Ignacio, estás profundamente equivocado. El sexo biológico existe y define nada más llegar al mundo el papel de las personas en la sociedad. A muchas niñas las matan al nacer porque tienen genitales femeninos. Y desde luego, solo una mujer puede saber lo que es quedarse embarazada. Las mujeres trans no pueden quedarse embarazadas porque es imposible biológicamente. La biología existe, y negarlo es negar la evidencia y meterse en el mansplaining máximo: un hombre explicando a las mujeres en qué consiste eso de ser mujer. Porque ellas no lo entienden. Increible.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    6

  • maritae maritae 06/07/20 10:10

    Si este es un político de Podemos es una razón más que suficiente para no volver a votarles más. No tiene ni idea de lo que es el feminismo, un movimiento de más de casi cuatro siglos de historia que ha transformado muchas maneras de pensar en el mundo. Acusarlo de transfobia por no estar de acuerdo en que la próxima ley Trans permita que los niños y niñas cambien de figura jurídica (hombre o mujer) a tenor de sus deseos de cada año, me parece tan absurdo que ni siquiera merece la pena entrar a debatirlo. Y estoy de acuerdo, salta a la vista que hay intereses no confesables en este ataque feroz al feminismo y un odio claro a las mujeres. Por cierto, yo aún no conozco a ningún hombre que haya gestado y parido y, si alguien lo conoce, le agradecería que me lo presentaran. ¡Por favor, qué sarta de estupideces! Ah, y yo también soy científicas de Ciencias sociales y de las exactas y activista feminista desde más de tres décadas.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    5

  • Alfonso J. Vázquez Alfonso J. Vázquez 05/07/20 20:18

    Hay muchas forms de hacer el gilipollas, como tan atinadamente nos recuerda el Sr. Pñaredero. Como sde cecía antes NADA SE PARECE MAS A UN TONTO DE IZQUIERDAS QUE UN TONTO DE DERECHAS. El tránsito de comunistas radicales a fascistas raices siempre fue tan sencillo como el transito inverso.


    In medio virtus. Ahí es donde es dificil encontrar a nadie; es difícil reflexionar, según parece.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    2

    2

    • Orlinda Orlinda 05/07/20 21:43

      Quieres decir, cómo nos recuerda Paredero haciendo él el gilipollas. Estoy de acuerdo.

      Responder

      Denunciar comentario

      2

      2

  • José Luis53 José Luis53 05/07/20 18:27

    La cosa tiene narices - no empleo la palabra que corresponde literalmente por educación, pero es que realmente corresponde- resulta que van a tener que venir los hombres - porque los hombres trans son hombres- a decirle a las mujeres - y a los hombres- lo que es ser una mujer. Que si se profundiza, es nada.

    Tiene narices la cosa.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    5

  • Isa. Isa. 05/07/20 16:16

    Perpleja pero nada sorprendida de su discurso. Lamentablemente, leer estas acusaciones de transfobia u odio hacia el feminismo.. (cuando lleva trabajando a favor de los derechos de las personas homosexuales y transexuales, es un hecho constatado. Soy del 65) … ya ha dejado apabullarme, gracias al sobre exceso de menosprecio y etiquetas punitivas actuales. Su discurso me transmite esa rabia desorbitada, estrepitosa, una vez más. Alarmante para la izquierda porque parece que se valen (aprovechan) del movimiento feminista para algún interés que va más allá de mi conciencia (porque lo desconozco) y lo percibo tan solo entre líneas. Es decir, no lo acabo de comprender por verlo antagónico e incongruente con la agenda feminista.

    Ahora, al leerle me resulta inconcebible comprender al partido que voté UP, ya que tengo que aceptar que aprueba y aplaude este discurso anti feminista. Anti feminista porque de la misma forma que se acusa al feminismo de ser tránsfobo, fascista y transodiante, también puedo expresar que Ud. es un antifeminista y ya está. Bucle y a rodar así. Pero, no, no se preocupe, elijo no caer en esa trampa que no beneficia a ningún ser humano. Solo quiero transmitirle que su manifiesto me ha dado por pensar, pero lo que es más inquietante para mí : me ha dado por sospechar y la desconfianza me ronda inquisitivamente. Y como no quiero sentir eso porque me desagrada, le solicito a Ud. como autor del artículo, responder a unas preguntas básicas para sanar esta alteración mental desconfiada que siento. Agradezco la oportunidad a este espacio de InfoLibre y a Ud. también sus respuestas. No tiene que extenderse, con Si o No es suficiente para comenzar algún camino de entendimiento. En función de sus respuestas, seguimos. Muchas gracias.

    1 - ¿Está Ud. dispuesto a debatir en vivo (directo o diferido) con alguna de las “Mujeres que se identifican como feministas, reatrincherándose, retrocediendo, involucionando discursivamente hacia el sexo, lo biológico, como la “verdadera” fuente de discriminación y lo que define ser mujer.?

    2- ¿Es Ud. partidario de legalizar los vientres de alquiler a cargo del Estado, como un servicio público?

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    2

    6

    • Isa. Isa. 06/07/20 14:38

      Confío en tener respuestas.

      "Espero que convertir gran parte del feminismo a un discurso conservador y enfrentar al feminismo y el movimiento LGTBI les haya merecido la pena."

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      2

      3

      • Isa. Isa. 06/07/20 20:00

        Es necesaria la información para evitar eso de enfrentar al feminismo con el movimiento LGTBI Es muy necesario el debate en vivo Sr. Ignacio Paredero porque su opinión frente a este artículo (por ejemplo) que le comparto dista mucho. Me parece que deben ser más transparentes con el antagonismo de la teoría queer y el feminismo. Será por eso que se huye del debate y se elige la confrontación? Espero que no.

        https://www.eldiario.es/extremadura/drag-queer_129_1428482.html

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        2

  • jorgeplaza jorgeplaza 05/07/20 16:01

    La discriminación por sexo existe desde el principio de los tiempos y tiene una base exclusivamente biológica: las mujeres son la clave de la reproducción. Si desaparecen las cuatro quintas partes de los hombres, la natalidad no cambiará o no tendría por qué: se recurrirá más a la poligamia, oficial o no, y ya está. Pero si desaparecen las cuatro quintas partes de las hembras, el grupo está en peligro porque cada mujer puede tener, como mucho, un hijo al año durante, como mucho, treinta años (el límite real promedio es muy inferior). Me estoy refiriendo, claro, a sociedades primitivas, en las que la elevadísima mortalidad infantil hacía que el crecimiento de la población, si es que llegaba a ser positivo, fuera en todo caso muy lento aunque cada mujer tuviera media docena de hijos. La explicación de todos los tabúes y de toda la represión a las mujeres es que, cuando se mueren más de la mitad de los nacidos antes de cumplir cinco años, no hay mucho donde elegir: o vida dedicada a la prole o extinción. Algún grupo se extinguió: no están aquí para contarnos como fue. La selección darwiniana es dura.

    Hace nada en términos evolutivos (menos de un siglo y solo en países ricos) que la situación objetiva ya no es esa. Hoy bastan dos hijos por mujer para mantener la población. Pero las creencias que han servido durante decenas de miles de años no desaparecen porque sí, entre otras cosas porque las generaciones se solapan y los nuevos aprenden de los viejos: también las religiones, los tabúes y los prejuicios se aprenden. Y, de todas formas, aunque sea solo a dos hijos por mujer, las mujeres siguen siendo la clave de la reproducción del grupo y una paridad biológica real con los hombres nunca será posible. Como dice Orlinda, las mujeres siguen siendo la clave hasta para la reproducción de Miguel Bosé. Biología elemental, biología pura.

    (Ah, señor Paredero: se dice "amamantar" o "dar de mamar" pero no "dar de amamantar". Me sorprende que alguien acostumbrado a manejar con soltura tan finos hilos filosóficos y sociológicos como usted maneja, cometa una falta tan burda y, por qué no decirlo, tan divertida).

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    3

  • Orlinda Orlinda 05/07/20 13:19

    Ignacio Paredero es un político de Podemos. Es presidente de la federación LGTBI de CyL. 
    Y partidario de legalizar los vientres de alquiler nada menos que a cargo del Estado, como un servicio público.
    Muy propio. Estos que niegan el sexo biológico cuando quieren un hijo saben muy bien a qué sexo y de qué clase hay que echar mano.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    2

    4

    • Orlinda Orlinda 05/07/20 13:29

      ¿Te acuerdas, Ignacio, de aquello que se decía el 15M? ¡¡Vergüenza!! Eso es lo que dais esta supuesta izquierda para la que sus seguidores no tienen más razón para apoyarla que algo tan deprimente y desolador como que “otros lo harían peor”.

      Responder

      Denunciar comentario

      2

      4



Lo más...
 
Opinión