X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Plaza Pública

Cataluña-España: cuando las derechas se alinean

Publicada el 13/09/2020 a las 06:00 Actualizada el 13/09/2020 a las 10:11

No seré yo quien discuta que hacer depender la gobernabilidad de un país de una fuerza política que declara en sede parlamentaria que dicha gobernabilidad le importa un comino resulta, como poco, paradójico. Es a este tipo de paradojas al que se acoge de manera insistente la derecha para denunciar la condición frankensteiniana del gobierno de Pedro Sánchez, que para ella es sinónimo de inconsistencia y contradicciones múltiples.

Probablemente argumente así, centrándose en un detalle, para evitar poner el foco de la atención en el conjunto de lo que ha ocurrido en este país en lo que llevamos de siglo en relación con las tensiones territoriales. Así, de su primera década esa misma derecha solo quiere recordar la frase de Zapatero –ciertamente desafortunada: eso no lo discute ya ni quien la pronunció– en el mitin de final de campaña de las autonómicas catalanas de 2003 declarando que aceptaría sin reservas el texto estatutario que le llegase del Parlament de Catalunya. Pero de mucha mayor importancia en lo que respecta a la actuación de Zapatero en la cuestión territorial fue la desactivación política que llevó a cabo del plan Ibarretxe. Y aunque con efectos retroactivos se le pretenda endosar al expresidente todas las sombras que tuvo la deriva del Estatut catalán, en ningún caso se puede decir nada parecido a que con él empezó todo.

En realidad, por más que se empeñe el independentismo en situar el punto de partida del procés en la sentencia del Estatut (sin duda para blanquear la magnífica relación que Artur Mas mantuvo con el PP catalán en los primeros compases de su mandato), lo cierto es que el pistoletazo de salida se produce en 2012, con Rajoy ya en el poder, cuando CiU cree que se le abre una magnífica ventana de oportunidad para, enarbolando la bandera de la independencia, escapar del castigo político que le podían suponer sus feroces recortes, de los que tanto presumía en su momento. Se trataba de explotar al máximo la identificación PP-Gobierno-Estado-España para convertir cualquier reivindicación política no satisfecha (por ejemplo, la del pacto fiscal, aunque cualquier otra le valía igual) en la evidencia de que con España no había nada que hacer y no quedaba otra que marcharse.

Es, pues, la derecha catalana en el govern la que pone en marcha el proces, justo cuando la derecha española ocupa también el gobierno central. Y si, mientras estaban las izquierdas en los respectivos gobiernos durante la primera década del siglo, se intentó, mal que bien, encauzar los conflictos territoriales, cuando las derechas acceden al poder estos se desencadenan con una intensidad máxima (¿puede haber más intensidad que la que suponen dos referendums y una declaración de independencia?). Pero que nadie se llame a engaño. Ni se trata de una coincidencia astral, ni, menos aún, de una coincidencia anecdótica que no genere efectos de notable envergadura.

Así, la paradoja que señalábamos nada más empezar el presente texto queda convertida en una insignificancia si la comparamos con esta otra: las fuerzas políticas que más han insistido en la unidad (en un caso, de la nación española, en el otro, del poble català) son las que más en riesgo la han puesto. Podemos discutir si el PP en el gobierno lo hizo deliberadamente, por ineptitud (la gestión policial del 1-O fue difícilmente empeorable) o por la conocida querencia de Mariano Rajoy a dejar pasar los problemas, en la confianza de que se resuelvan solos, pero menos posibilidad de discusión ofrece el empeño de la derecha independentista por dividir a la sociedad catalana, a base de, en el mejor de los casos, ignorar a su mitad no independentista. ¿O es que ha habido una sola ocasión en todo el tiempo que lleva al frente de la Generalitat en que su actual president se haya dirigido –aunque solo sea para saludar: tampoco se le está pidiendo tanto– a los catalanes no independentistas?

De regreso al poder central, la izquierda vuelve a poner de su parte para encauzar el conflicto. Imposible saber a estas alturas lo que dará de sí la mesa de diálogo. Pero digámoslo todo: no es fácil ser optimista con unos dirigentes políticos como los independentistas, que llevan años mintiendo a sus ciudadanos sin que, a pesar de todos sus fracasos, se les perciba el menor propósito de enmienda. ¿Por qué no les dicen ahora a los suyos que en la actual y catastrófica tesitura social y económica una Cataluña fuera de España y, por tanto, de Europa iría de cabeza a la ruina más absoluta? La respuesta es clara: les sale gratis mentir.

Manuel Cruz es catedrático de Filosofía Contemporánea en la Universidad de Barcelona y senador por el PSC-PSOE en las Cortes Generales. Acaba de publicar el libro Transeúnte de la política (Taurus).

Más contenidos sobre este tema




9 Comentarios
  • CarlosP58 CarlosP58 14/09/20 11:40

    Si buena parte de la ciudadanía, a ambas orillas del Ebro, y los políticos en general de esta actual España, que se reconoce y echa a andar casi con la guerra civil y el franquismo, leyeran, comprendieran e interiorizaran sus palabras, una buena parte de los problemas estarían resueltos y los Pirineos serían sólo un sistema montañoso.
    A unos porque les sale gratis su mentira independentista, a otros porque la múltiple corrupción que los acecha los sube a los altares para seguir corrompiéndose con bula, y el resto, quizás la mayoría de país, sin romper esos nudos gordianos y acabar con élites políticas, judiciales y económicas impropias de una democracia liberal del siglo XXI.
    Saludos y Periodismo Libre.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Hammurabi Hammurabi 14/09/20 01:24

    Vamos a suponer que la ciudadanía catalana es infantil y que no es difícil engañarla. La polémica se podría reducir a que puestos a elegir cerdos, los prefieren próximos, porque en la piel de toro, estamos sobradamente abastecidos de cerdos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Antonio Basanta Antonio Basanta 13/09/20 17:42

    Excelente artículo, como casi todos los suyos. Un placer leerle y un placer aprender con usted.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    4

  • luzin luzin 13/09/20 10:16

    y sigo ...

    Qué Zapatero acabó con ETA y con el proyecto nacionalista vasco es una falsedad completa. ETA se autoliquidó con su psicopáticas actuaciones, una banda de locos e indocumentados asesinos con apoyo de parte de la sociedad enferma y delirante, han dejado las pistolas pero su proyecto totalitario lo mantienen incluida una violencia continua y de baja intensidad. El proyecto del PNV está vivito y coleando, tienen sus privilegios medievales y su concierto por el que se establecen como ciudadanos de primera mientras que el resto debemos de pagarles porque por lo visto tienen algo “especial”, tal vez sean los auténticos españoles. Así, tenemos una parte de la nación establecida como gañoteros del resto, los gorrones que encima amenazan con largarse,pero vamos, no se van ni de coña. Por mi parte, como buen republicano español mantengo la tradición del siglo XIX y pido, no el derecho de autodeterminación (para el PNV eso es una mierda de consigna marxista), pido la directa expulsión de la nación a estos partidarios del privilegio y el gorroneo.

    Y en cuanto a la unidad de la nación española creo evidente que parte de este Gobierno es claramente partidario de su desaparición, tal vez la otra parte tenga otras intenciones, aunque cada día lo dudo más.

    Responder

    Denunciar comentario

    13

    2

  • luzin luzin 13/09/20 10:15

    Para la derecha y la no derecha, gobernar con socios nacionalistas que pretenden la destrucción de la nación española es cuando menos cuestionable, tanto como tener de socio de gobierno una formación política que aboga por una especie de republiqueta confederal con tufo populista e infantil. Esto no dice mucho de los que pretenden llevar adelante los intereses de millones de ciudadanos, es más, estamos asistiendo a la nefasta gestión de toda una clase política que está mostrando su incapacidad y falta de talento, más preocupada de mantener sus privilegios que de gestionar adecuadamente los recursos públicos de los que dispone.

    Claro que todo artículo que se precie de izquierdista debe tener como principio y fin la crítica a la derecha, si no se cita a Franco y la Falange, entonces el PP, Aznar, Rajoy, … son la causa de todos los males que nos asolan. Pero menos mal que tenemos gran izquierda que tras sus magníficos análisis conoce perfectamente las soluciones, aunque claro, hay que contar con la derecha no española, también dispuesta a gorobar el Bien Común.

    Sobre los conflictos territoriales en la nación española se habrán escrito cientos o miles de tesis doctorales, un problema que ha sacudido a todas las naciones políticas que nacen tras las revoluciones francesa y americana.. Y la nuestra no iba a ser diferente. Estos conflictos no los inventó ni Franco, ni la derecha española, ni Aznar, ni Rajoy, … El bulo del Estatuto de Cataluña que planteó el PSC con Maragall a la cabeza y que casi nadie leyó y muy pocos fueron a votar no cuela. Si este es el análisis entonces lo llevamos claro. Siendo el PSC un partido de tufo nacionalista que tapa con su “federalismo asimétrico con principio de ordinalidad”, no extraña que utilice los argumentos nacionalistas para justificar sus absurdos presupuestos teóricos.

    Responder

    Denunciar comentario

    9

    2

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 13/09/20 00:35

    Columna certera. Espero que para los dirigentes independistas algunas cosas ya no saldran tan gratis como les han salido hasta ahora.

    La mezcla de firmeza y dialogo que practicô el Psoe fue esencial para que la ETA deje de matar y luego de existir. Mencion especial para Jesus Eguiguren que tuvo enorme valor para hablar con gente muy proxima a la ETA.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    0

    10

    • @tierry_precioso @tierry_precioso 13/09/20 00:48

      Cuando hice el primer comentario no habîa leido la columna de Luis Garcia Montero que reconoce la ingente labor de Jesus Eguiguren.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      4

    • @tierry_precioso @tierry_precioso 13/09/20 00:37

      independentistas...

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • @tierry_precioso @tierry_precioso 13/09/20 00:37

      independentistas...

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

 
Opinión