X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Plaza Pública

Contra Vox vivíamos mejor

Publicada el 22/11/2020 a las 06:00

Tenía algo de perturbadora la especificación que aparecía en la declaración firmada en La Paz con ocasión de la toma de posesión del presidente de Bolivia el pasado 8 de noviembre. La iniciativa, según parece promovida por Pablo Iglesias, fue apoyada entre otros por el presidente argentino, el peronista Alberto Fernández, así como por Evo Morales, Rafael Correa, Alex Tsipras o José Luis Rodríguez Zapatero, y en ella se advertía, según las notas de prensa publicadas, acerca de los peligros del “golpismo de la ultraderecha”.

La introducción de la especificación “de la ultraderecha” introduce objetivamente una duda acerca del sentido de la fórmula escogida: ¿hemos de estar alerta ante dichos peligros por su condición de golpistas o por proceder de la extrema derecha? ¿Debe preocuparnos lo que tiene de amenaza para la democracia o de amenaza para los presuntos intereses de las clases populares, defendidos, a veces tan solo presuntamente también, por determinadas formaciones políticas que se reclaman de la izquierda? ¿Qué problema hubiera habido en proponer un manifiesto o declaración contra cualquier forma de golpismo, por lo que tiene de ataque frontal a la democracia? ¿O es que se pretende deslizar la idea de que en eso de los golpismos, como en tantas otras cosas, también hay grados y los hay más o menos reprobables, según el signo político del que los lleve a cabo?

Tal vez haya quien piense que considerar perturbadora la formulación anterior resulta exagerado, una muestra de lo que un castizo llamaría coger el rábano por las hojas, transformando la anécdota en categoría, o lo accidental y secundario en esencial y principal. Aceptaría el reproche si no fuera porque llueve sobre mojado y son abundantes las muestras de que un sector de nuestra izquierda (por supuesto que también de la derecha, pero eso lo podemos dejar para otro rato, que ahora andamos justos de tiempo) tiene serios problemas, vinculados a su propia historia, con lo que genéricamente podríamos denominar cultura democrática o, más en concreto, tradición democrática liberal, cosa que emerge a la superficie del discurso no solo en ocasiones como la comentada, sino en muchas otras.

Por no irnos demasiado lejos en el tiempo, baste con mencionar como argumento de refuerzo de lo que estamos planteando el debate sobre la moción de censura presentada por Vox hace escasas semanas. Dicho debate venía precedido, como se recordará, de múltiples declaraciones públicas e intervenciones parlamentarias por parte de sectores de la izquierda en las que se le reprochaba al conjunto de partidos situados a la derecha del arco parlamentario su preocupante posición política. La preocupación, como es sabido, derivaba del hecho de que hubieran aceptado, en las autonomías en las que gobernaban, acuerdos con una fuerza tan dudosa desde el punto de vista democrático como la que terminó presentando la moción. A esta rotunda y completa descalificación solía seguir la manifestación expresa de un deseo, en apariencia impecablemente bienintencionado: ojalá ustedes cambien algún día, añadían estos críticos, y se comporten como algunos de sus colegas europeos. A continuación, aludían indefectiblemente al político o política de derechas (de preferencia, a Macron o a Merkel, cuando no al mismísimo Fondo Monetario Internacional) que en esos días hubiera hecho la declaración más coincidente en apariencia con sus posiciones.

Pero hete aquí que en dicho debate el líder del PP decidió, de manera sorprendente para muchos, adoptar una posición inequívoca de rechazo, no solo a la concreta iniciativa de Vox que se estaba debatiendo, sino a todo lo que esta fuerza política representa en relación con la democracia. Alguien, sin duda despistado, podría pensar que semejante volantazo por parte de Pablo Casado sería bien recibido por todas las fuerzas políticas que respaldan al Gobierno, las cuales, por fin, verían al principal partido de la oposición entrar en razón, por lo que saludarían, alborozadas, el abandono de unas posiciones que no hacían otra cosa que deteriorar la vida democrática. Como mucho, ese mismo despistado podría comprender que aquellas mismas fuerzas, tras celebrar la nueva posición conservadora, mostraran un cierto y comprensible escepticismo en tanto no se pasara de las meras declaraciones parlamentarias a los hechos.

Sin embargo, la reacción de Pablo Iglesias no fue esa. Tras una concesión retórica y protocolaria a la calidad del discurso de Casado, descalificó por completo la propuesta de este con el argumento, ciertamente llamativo (como si no supiera o no quisiera cambiar la intervención que traía preparada), de que llegaba demasiado tarde. Como no consta que en ninguna intervención anterior el actual vicepresidente segundo del Gobierno hubiera aludido a la existencia de un plazo perentorio para que el PP modificara sus posiciones, parece tan legítimo como lógico preguntarse: demasiado tarde ¿para qué? O, tal vez sobre todo, ¿por qué? Y dado que a simple vista parece que siempre es de celebrar que alguien haga propósito de enmienda de sus errores anteriores, cabe preguntarse: ¿qué hay de irreversible en los perjuicios que la actitud mantenida hasta el momento por estos conservadores haya podido provocar? ¿Acaso no estamos a tiempo de alcanzar acuerdos en aquellos asuntos que la actitud ahora supuestamente abandonada por Casado había mantenido bloqueados?

Se diría que hay una izquierda que tan solo está dispuesta a alcanzar acuerdos con una derecha moderada si tienen como único objetivo combatir a una derecha extrema, pero no para ninguna otra cosa. O, quizá mejor dicho, que clama por esos acuerdos mientras que dicha derecha es reticente a los mismos, con el claro propósito de dejarla en evidencia, pero que le incomodan profundamente cuando es ella la que se los ofrece. A ver si todavía les va a tocar a algunos actualizar la vieja e irónica consigna de Manuel Vázquez Montalbán: “contra Franco vivíamos mejor”, reformulándola como “contra Vox vivíamos mejor”.

____________

Manuel Cruz es catedrático de Filosofía en la Universidad de Barcelona y senador por el PSC-PSOE en las Cortes Generales. Su último libro se titula "Transeúnte de la política" (Taurus).

 

Publicamos este artículo en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información y el análisis que recibes dependen de ti.
Más contenidos sobre este tema




26 Comentarios
  • Ataio Ataio 25/11/20 12:50

    Felicito a ArktosUrsus por su comentario, el cual suscribo en su totalidad.
    Desde que leyera sr Cruz, su excelente artículo " Equivocarse: por libre o por mayoría." He seguido con interés sus escritos ( y entrevista ) en este medio. Y, en honor a la verdad, en ido de decepción en decepción.
    Comento algunos aspectos en este sentido. Pido disculpas si mi comprensión lectora o mi memoria me inducen a error.
    En el artículo sobre " los carlistas " acertaba de lleno al exponer la contradicción en que incurren los nacionalismos periféricos. Pues, en buena medida, deben su origen a una monarquía frustrada. Es más, en Cataluña, en la guerra de sucesión ( malintencionadamente llamada de invasión ), lo que se dirimía, no era monarquía sí o no. Era si dicha monarquía la ejercían los Austrias o los Borbones.
    Pero usted, no hacía otra cosa que el " Y tú más". Obviando la contradicción en que su partido está inmerso. Ser republicano, y a la vez, el más ferviente defensor de la monarquía .....como que no. Se puede acatar la legalidad y luchar por el cambio de la misma.
    En el artículo sobre la confusión entre metáforas ( barca- edificio ), dice usted que es más acertado plantear la del barquero. Y que se corre el peligro de hundirse. No veo porqué. La reparación se ha de hacer en tierra, donde tal riesgo es imposible. Otra cosa es, que la renovada embarcación tenga mejor o peor navegación. Lo lógico, es que si nos valemos de la experiencia , avancemos con más velocidad y seguridad en nuestra ruta. Por cierto, en esa ocasión, con acertado criterio, alertaba usted sobre la posibilidad de que lo de Casado no fuese más que un brindis al sol. No entiendo que, en el presente artículo, lo ensalce para desarrollar su inquina a Pablo Iglesias.
    Soy del parecer de que la impugnación en sí es buena, pues va acompañada de razones y argumentos. Aunque pueda darse sin ellos, como es el caso de Vox. Es curioso que la misma no le preocupe. También, puede darse desde la acción ( creo ) como está ocurriendo a medida que conocemos las " aventuras " de Juan Carlos. No es el mismo quien pone en cuestión la monarquía?.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    1

    • Ataio Ataio 25/11/20 14:02

      Sigo, con perdón.
      Como es posible que no vea usted el carácter neofranquista de Vox ?.Es más, le atribuye audacia en detectar los problemas de los ciudadanos ( en detrimento del gobierno ). Pero eso no es el peor de los populismos ?.
      Curioso, cuando menos, que sublime usted en está enriquecedora posibilidad del comentario la posibilidad de marginar al discrepante ( puede ocurrir ), frente a los muchos aspectos positivos que esta actividad aporta.
      En la cuestión Caixabank , arremete usted contra Podemos. En vez de hacer una lectura positiva, Podemos en su acuerdo de Gobierno prioriza otros problemas o principios. La hace usted negativa, no han protestado. Lo cierto es que si se han quejado, y que aquí lo más notable es el ejercicio de presidencialismo que Sánchez ha hecho, obviando principios socialdemócratas y prácticas democráticas. Hubiese sido más que pertinente crear una banca pública, más aún cuando de facto ya lo era.
      En el presente artículo hace usted unas preguntas que no entiendo más que desde su manifiesto sectarismo. Los golpes de estado en Sudamérica, tienen un largo y siniestro historial, siendo la ultraderecha su protagonista.
      El discurso de Casado, aparte de ser puro teatro, llega tarde porque el PP y Cs ya han han roto el cordón sanitario ( gobiernan juntos ) que en la mayor parte de Europa la derecha civilizada le hace a la ultraderecha. Y llega tarde para abordar posibles y necesarios acuerdos con una derecha civilizada. Por supuesto que siempre se está a tiempo de rectificar, de hecho Iglesias apela en su intervención a lo mismo. Pero, dicho cambio, se ha de demostrar con hechos. No pidiendo imposibles, como que el gobierno renuncie a sus políticas o que Podemos no forme parte de esos acuerdos.
      En fin, ya me he extendido mucho. Citaba usted a Emilio Lledó. En un " Imprescindibles " de RTVE dedicado a su persona, se exponía la necesidad que el gran filósofo encontraba de acercar la filosofía a la gente. Creo indispensable para ello articular un lenguaje más llano. En la medida de sus posibilidades, sr Cruz, se lo demando con todo respeto.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      1

      • Ataio Ataio 25/11/20 14:22

        Lo siento, se me olvidaba decir que en las últimas elecciones, fue el Psoe quien hizo del MIEDO un argumento. Dando los resultados que dio.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        1

  • Antonio Basanta Antonio Basanta 23/11/20 17:18

    Maravilloso su artículo, Manuel Cruz, Que gusto poder leer a personas tan inteligentes, con tantos matices, con tantas preguntas unas sin respuesta y otras con ellas. Es un verdadero lujo para sus lectores, para los que le leemos o leíamos en Federalstes d'Esquerres y en cualquier tribuna o los que le escuchamos en los debates filosóficos con Manuel Delgado, moderados por Gemma Nierga e incluso para los que hemos leido alguno de sus libros. En todo caso "nuestros seductores podemitas" han sido incapaces, así en bloque a responder a ninguno de los interrogantes planteados por Manuel Cruz. Es decir ha tenido 0 contestaciones, cero pelotero. Unos de nuestros podemitas, impotentes para contradecirle nada, se han metido con él llamándole vendido o pesoero o traidor. Otros nos han lanzado un mitin sobre la bondad de Pablo Iglesias, el nuestro y la maldad de los que siguieron y siguen a Pablo Iglesias, el bueno, el del siglo XIX y XX. Y así cada uno con sus excusas para no tener que debatir intelectualmente con Manuel Cruz. Es que el nivel de nuestros podemitas es muy bajito. Lleno de actitudes totalitarias, de jaculatorias, letanías, soflamas en que hinchan el pecho al soltarlas, no son capaces de encontrar una crítica racional, ilustrada y con demostraciones razonadas a nada de lo expuesto por el Sr Cruz. Uno de nuestros interlocutores nos dice como debate con Cruz que "el Problema es el PSOE" ¿Le ha costado mucho ese razonamiento? Porque intelgiente no es. y concluye que debería dar significado a sus siglas. La pregunta es ¿Quien da significado a las siglas del PSOE? El señor que escribe, al que se le nota su rabia antisocialista es el que da significado al socialismo. ¿O Podemos que viene de la rama comunista que combatió al socialismo democrático en muchos pais hasta el exterminio?. Los fanáticos, los cínicos o los extremistas de izquierdas son los que dan significado a la palabra socialismo, ellos que en la práctica lo han combatido hasta la muerte? ¿Desde cuando da significado a un grupo los enemigos de ese grupo, los que lo combaten? Para combatir al socialismo democrático algunos cometen la crueldad de llamarse sus defensores, ellos que lo combaten totalmente

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    3

    1

    • Antonio Basanta Antonio Basanta 23/11/20 17:43

      En cuanto al concepto golpe de Estado el manifiesto firmado por Pablo Iglesias etc, llama golpe de Estado solamente a los de la ultraderecha. Si usted define golpe de Estado como propio de la ultraderecha, lo que está haciendo es una utilización politica del concepto "golpe de estado de la ultraderecha" con un objetivo claro: tener rentabilidad politica y sobre todo buscar como enemigo para lanzar una plataforma contra el enemigo común al que antes ha delimitado. Léanse, si quieren, el maravilloso libro de "Tecnica del golpe de Estado" de Curzio Malaparte. que disecciona los historicamente mas importantes golpes de Estado. Uno de ellos, maravillosamente analizado fue el golpe de Estado bolchevique extraordinariamente dirigido por León Trostky. La tesis de Malaparte y de muchos historiadores es que no hubo revolución de ningun pueblo sino un maravillosa estrategia militar de Trosky que fue el que realmente dirigió el control del Estado con menos de 2000 personas disciplinadas y decididas.: La toma delpoder fue hecho por unidades militarizadas en las comunicaciones, los barcos, el cortocircuito del gobierno menchevique, etc. Léanlo si quieren saber como es un golpe de Estado ultraizquierdista. Otro ejemplo: ¿En que se diferencia el golpe de Estado frustrado de Chavez en Venezuela, del golpe de Estado frustrado de Tejero, Milans en España? En nada. Lo único distinto es que Tejero estuvo 12 o 13 años en la cárcel e inhabilitado y Chavez estuvo dos años y habilitado. Desde allí creó las estructuras paramilitares de los criminales escuadrones de la muerte que han asesinados a miles de venezolanos, muchos de los cuales permanecen desaparecidos como en la España franquista. ¿Cuál es la diferencia entre golpes de Estado? Pues ninguna. La única diferencia es que la ultraizquierda, hipócritamente a sus golpes de Estado los llama revoluciones y llama a los demás golpes de ultraderecha Pero la ultraderecha hace lo mismo, llama revolución nacionalsocialista en Alemania, revolución fascista en Italia y revolución nacionalsindicalista de los falangistas españolas. Todos los ultras son iguales, farisaicos, demagógicos, antidemocratas, hipócritas y populistas.

      Responder

      Denunciar comentario

      3

      1

  • CinicoRadical CinicoRadical 22/11/20 22:16

    El P. P., es de "demócratas de toda la vida", centro reformistas en su eterna, a modo de plaga bíblica, como el mito de Sísifo, busca al centro, . Debería refumdarse, por higiene democrática. El problema aquí es el PSOE . Dará sentido , significado, dignidad a sus siglas?. Ánimo.La socialdemocracia en los últimos años y su querencia al neoliberalismo, mucho tiene que ver con el auge de los "desencantados" que vox acoge.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    3

  • Pez Pez 22/11/20 19:03

    Contra la extrema derecha. Contra la cal viva. Se dibuja un horror para significarse en su contra. Como una forma de engrandecerse. Como si la fotografía propia no tuviese, por sus propios medios, la entidad suficiente.
    Pasó lo mismo con la exhumación del dictador; si ahora Casado llega tarde, ni te cuento a las horas que llegó Sanchez. ¿Cuántas palabras dedicó Iglesias a alegrarse por el acontecimiento? Más parecía como si le molestara el mérito de otros.
    Pero no tiene que tener tanta importancia. Dejad al niño con sus caramelos que este experimento del gobierno de coalición lo merece. Ojalá resista Sus pataletas, al cabo, señalan lo que no hemos conseguido, al menos. ¿Qué habría otra manera de trabajar para lograr lo que se desea – no sólo él, muchos? Seguramente. Algunos pensamos que, como la flecha que va en busca de la felicidad, cada parte del camino tiene la misma importancia que la meta.¡ Y no hay flecha que resista el vaiven de que hago unos presupuestos y al tiempo me los impugno!
    Es difícil ser de izquierdas y vivir en una casa grande. Pero no es incompatible, digan lo que digan.

    Responder

    Denunciar comentario

    7

    1

  • Isa. Isa. 22/11/20 17:21

    La moción de censura de Vox fue una enorme oportunidad. Histórica. Las derechas, al fin, contra las derechas.
    Este artículo lo tomo como un merecido tirón de oreja a la respuesta. Qué menos que hacérselo observar a nuestra(s) representada(s) fuerza(s) de izquierda a todo el arco parlamentario.. después de la experiencia expresada en la frase de Montalbán. Ojalá lo lean con la atención debida que la democracia requiere para ésta epoca iniciàtica, tan diversa y plural, que a la vez se reclama.

    Responder

    Denunciar comentario

    5

    1

  • Raul Raul 22/11/20 16:54

    Otro PESOERO CEBADO por el CORRUPTO Régimen del 78 liderado por el Borbon FUGADO PUTERO HORIZO Y LADRON que ANHELA una entente cordial entre la PSOE y el PPodrido. PURO GATOPARDISMO. Pues NO SEÑOR. Con la ORGANIZACIÓN CRIMINAL PP ninguna fuerza de izquierda puede llegar a acuerdo alguno pues el PPodrido es UNA ORGANIZACIÓN CRIMINAL fundada por los ministros de Franco para ROBAR SAQUEAR PARASITAR LAS INSTITUCIONES y velar por la salvaguarda de los privilegios de las elites que medraron gracias a Franco. La derecha española ES HIJA Y HEREDERA DEL FASCISMO NAZIonalcatolico y desde una perspectiva de izquierdas con esa ESCORIA no hay acuerdo que valga. Como dice PODEMOS con el PPodrido y sus satélites (Vox y CiudadanosIBEX35) NI A LA VUELTA DE LA ESQUINA.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    4

  • Raul Raul 22/11/20 16:54

    Otro PESOERO CEBADO por el CORRUPTO Régimen del 78 liderado por el Borbon FUGADO PUTERO HORIZO Y LADRON que ANHELA una entente cordial entre la PSOE y el PPodrido. PURO GATOPARDISMO. Pues NO SEÑOR. Con la ORGANIZACIÓN CRIMINAL PP ninguna fuerza de izquierda puede llegar a acuerdo alguno pues el PPodrido es UNA ORGANIZACIÓN CRIMINAL fundada por los ministros de Franco para ROBAR SAQUEAR PARASITAR LAS INSTITUCIONES y velar por la salvaguarda de los privilegios de las elites que medraron gracias a Franco. La derecha española ES HIJA Y HEREDERA DEL FASCISMO NAZIonalcatolico y desde una perspectiva de izquierdas con esa ESCORIA no hay acuerdo que valga. Como dice PODEMOS con el PPodrido y sus satélites (Vox y CiudadanosIBEX35) NI A LA VUELTA DE LA ESQUINA.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    2

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 22/11/20 14:19

    En la declaracion de La Paz con la apostilla de "ultraderecha", cortaban de raiz cualquier referencia a un posible golpismo bolivariano en Venezuela...

    En la politica se da mucho el juego de "parecer una cosa que no se es de verdad".

    Estoy de acuerdo que algunos en la izquierda "radical" prefieren tener enfrente a la ultraderecha que al centroderecha, tanto es asî que afirman casi siempre que el centroderecha es en realidad una ultraderecha camuflada.

    Con un año de calles llenas de juventud (vamos, era un 15M pero del copon!) en Argelia, no he visto ni el esbozo de un ademan solidario en la izquierda "radical" española.

    Articulo muy interesante.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    6

    1

    • Isabelle006# Isabelle006# 22/11/20 16:16

      ¿Y qué es la izquierda radical, según usted?

      ".... en esta conceptualización se definiría a la izquierda radical como «izquierda» por su internacionalismo y por la apuesta por la justicia social poniendo a la adquisición de derechos colectivos y económicos en el centro de su propuesta, y como «radical» por su rechazo de raíz a las estructuras socioeconómicas propias del capitalismo contemporáneo. El rechazo a estas estructuras sería lo que les distinguiría de los partidos del centro izquierda y la izquierda convencional. La dicotomía radicalismo-extremismo, que marcaría una diferencia clara entre partidos de izquierda radical y partidos de extrema izquierda, es análoga a la diferencia entre «minimalistas» y «maximalistas» de Bale y Dunphy.

      Los partidos de izquierda radical aceptan la democracia,   abogan por estructuras económicas y de poder alternativas que impliquen la redistribución de recursos de las élites políticas y frecuentemente incorporan propuestas de democracia directa, a nivel local y de inclusión de colectivos marginalizados, en contraste con la aversión a la democracia liberal de la extrema izquierda, más tendente a denunciar cualquier tipo de acuerdo alcanzado con la «burguesía»."
      Wikipedia

      La enciclopedia que odian algunos/as porque de lo que informan no es de su agrado.

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      5

  • Ayla* Ayla* 22/11/20 14:11

    El motivo del artículo es evidente, hay que demonizar a aquellos que nos están sacando los colores en cuanto a políticas de izquierdas a la izquierda "de toda la vida".

    Salvo el discurso, que fue para reclamar que el jefe de la oposición era él, en qué ha cambiado Casado?

    Se ha acordado ya la renovación del CGPJ?, O sigue poniendo condiciones antidemocráticas (querer excluir a un partido).

    Está apoyando en la UE o poniendo palos en las ruedas para que no lleguen los fondos de reconstrucción? Pensando en dañar al gobierno legítimo y no dándose cuenta que perjudica a todo los ciudadanos. O sí, pero sólo piensa en sus propios intereses.

    Para qué se llega tarde? Para hacer frente común a un grupo que, aunque está en el Congreso legítimamente, utilizar sus escaños para intentar romper las normas de la democracia. Lo están haciendo en otros países.

    Y el PP con su actitud lo ha blanqueado por sus propios intereses para llegar a determinados gobiernos. Aunque claro, es una escisión de su propio partido.

    Si dejamos aparte las formas, que hay muchas veces que le pierden, qué está planteando Iglesias que no sea beneficioso para la mayoría?. Dónde está el problema de cultura democrática?
    En el apellido"liberal"?. En este país eso ha significado derechos sociales pero economía de derechas, y así nos va.

    También se puede concluir que se podría reformular la consigna a "sin UP vivíamos mejor".


    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    12

    • Isabelle006# Isabelle006# 22/11/20 14:36

      No me cuadra que se quiera pactar con un PP en el que dentro muy dentro están los votantes de Vox, salieron a la luz los dirigentes que antes estaban en el PP y hoy están en Vox y otros permanecen en el PP justificando a Vox, comparten ambos los mismos medios, los mismos periodistas, los mismos magistrados, incluso los mismos elementos de las FFSSEE y una parte importante de altos mandos del Ejército. La pantomima de Casado contra Vox en el Congreso fue un quítate de enmedio que me eclipsada, Abascal. En el partido bisagra Cs lo único que hacen sin disimulo es amalgamar a estos dos, no hay otra ¿cómo no hacerlo si su posibilidad de futuro está donde se encuentran ellos?

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      10

  • ArktosUrsus ArktosUrsus 22/11/20 14:03

    Estando de acuerdo con que hay que estar en contra de cualquier tipo de golpismo, hay varias cuestiones de difícil digestión en el texto del señor Cruz. La primera deriva de la definición de golpismo. Es muy difícil que un grupo de ultraizquierda (si los hay) tenga poder suficiente para dar un golpe de estado. Puede instigar una revolución pero es difícil que goce de la posición de poder para, utilizando sus recursos, eliminar la democracia (eso sí, la liberal que parece ser la única defendible según el texto del artículo). Puede instigar una revolución, y diferenciar golpismo de revolución es un terreno muy pantanoso. En ambos casos si acaba con la formalidad de una democracia liberal, pero los fines parecen distintos. Otra cuestión es la famosa frase "llegar demasiado tarde". Al señor Cruz no le parece que haya un plazo para desembarazarse de la molesta compañía o aquiescencia de la ultraderecha. Y formalmente no lo hay. Pero si se permite alcanzar el poder con el apoyo de la ultraderecha, se introducen en las políticas de gobierno puntos puramente ultraderechistas y no se condenan las manifestaciones ultraderechistas, se llega tarde. Muy tarde para ser creíble un volantazo del tamaño del que Casado parecía presumir. Tarde porque no hay una condena expresa del franquismo, como ellos exigen a otras formaciones políticas. Tarde porque no hay reproche a las barbaridades del alcalde de Madrid y de la presidenta de la CAM . Tarde porque no se ha producido la disculpa por todo lo robado en los últimos años. Tarde en fin porque obras son amores y no buenas razones. Y este no es un tarde temporal, es un tarde político e ideológico. Una reflexión final. El pasado de "contra VOX vivíamos mejor" me produce escalofríos. Porque VOX es cada vez más presente para hablar de él en pasado. Siendo catedrático y senador debería conocer el valor de las palabras. Y llevar al pasado verbal una realidad actual y diaria es un frivolidad. Por supuesto que contra VOX y lo que representa vivimos mejor. No como enemigos (ellos sí nos consideran así) sino como adversarios portadores de una ideología dañina y criminal que aprovecha la libertad de expresión para lanzar su mensaje de odio.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    12



Lo más...
 
Opinión