X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Plaza Pública

De la alarma a la excepción, la Justicia en estado de estupefacción

Jesús López Medel
Publicada el 04/08/2021 a las 06:00

Una de las exigencias de un Estado de Derecho es la seguridad jurídica (artículo 9.1 de la Constitución). Son múltiples las manifestaciones de este principio. Entre ellas, es el de una mínima predictibilidad respecto las sentencias de los tribunales.

Cierto es que las normas jurídicas son interpretables sin que necesariamente tengan que tener un resultado unívoco. Pero sí que deberían responder a una lógica básicamente previsible. Y ello no solo en cuanto al resultado sino también en cuanto a la argumentación. Si ni uno ni estas son comprensibles o básicamente razonables es que algo falla.

En España se están dando numerosos casos donde la comprensibilidad de resoluciones en el ámbito de la Justicia esta en cuestión. Solo por referirnos a los más recientes tiempos, el nivel de estupefacción es muy elevado. Y esto es aplicable a muy numerosos juristas y también a una gran parte del pueblo, que asiste lleno de confusión a lo que sucede proveniente de tribunales varios.

Es el caso de la sentencia del Tribunal Constitucional enjuiciando la medida adoptada (estado de alarma) como consecuencia del covid-19 no ya solo por el Gobierno sino también por el Parlamento, que refrendó la misma decisión con un 90% de votos a favor.

Hay algo que hay que empezar señalando y que no es cosa menor: no ha habido ningún país occidental donde la medida jurídica adoptada para combatir la pandemia haya sido recurrida. Ni, por supuesto, en ningún Estado se ha declarado la inconstitucionalidad del instrumento normativo aplicado.

¿Significa esto que en todas las naciones se hacen bien las cosas y, en cambio, en España seamos la única excepción mundial? No. No es así. 

Lo que hay que tener en cuenta es que aquí tenemos el partido de extrema derecha más emergente en los últimos años en toda Europa. Su germen es una derivación del partido de derechas convencional, pero se ha convertido en la tercera fuerza política y condiciona totalmente los planteamientos de su partido hermano mayor. Este mira, no ya de reojo sino directamente –e incluso mima– a los que le permite gobernar en varias comunidades autónomas y ayuntamientos, como ensayo ante un hipotético futuro a nivel estatal.

¿El Tribunal Constitucional es ajeno a esto? No. Radicalmente no. Esta formado por personas que, como en tantos lugares, tienen su corazoncito y su cerebro y que no viven en cápsulas. Y al igual que muchos ciudadanos ex votantes del PP han reorientado su voto hacia Vox, también hay personas integrantes de las instituciones que, teniendo un origen conservador, se han reconducido hacía posiciones aún más derechistas. Esto tiene su lógica porque la sociedad y también los individuos evolucionan.

Ha habido un empeño políticamente muy relevante desde posiciones del PP: blanquear al partido surgido de sus entrañas y darle un falso barniz constitucional a quien, en su caso y momento –si los españoles y UE no lo remedian– le podría ayudar a gobernar.

Ese blanqueamiento de la ultraderecha no solo se ha producido a nivel político. Debía de hacerse también a nivel institucional. Aparte de lo que posteriormente señalaremos a propósito de la Justicia ordinaria, el máximo interprete constitucional tenía pendiente aportar su grano de arena a tal fin. Así se llega al sumun: es Vox quien con su recurso vela por la democracia y los derechos de los ciudadanos. Surrealista pero cierto.

Hace muchísimos años, me enganchó un genero literario referido al ensayo, la historia, la autobiografía y la novela relativa al asentamiento institucional del partido nazi en la Alemania de los años treinta. Desde la escuela, la judicatura, los colegios profesionales, etc. Pero, por esencia, en la propia sociedad germana.

De todos ellos, destaco Historia de un alemán, de Sebastian Haffer. La normalización de un partido político tan extremista se produjo con la actuación consentidora de numerosas personas, grupos sociales e institucionales, sobre todo desde la derecha conservadora.

Si no se acude a estas reflexiones, es muy difícil de entender la sentencia del T. Constitucional. Y esa confusión y estupefacción no sólo es de los juristas sino también de los ciudadanos que se preguntan a qué venía esa resolución, si además de estar construida sobre una entelequia profesoral en "un paseo por las nubes", como expresaba acertadamente un voto particular en contra, servía para demostrar una querencia por los estados de excepción que, tan frecuentemente, nos regalaba la dictadura.

Sobre otro asunto, propio de la justicia ordinaria, también se genera un descrédito de esta y una incapacidad inevitable de entender qué sucede. Me refiero al tratamiento tan diferente de los Tribunales Superiores autonómicos para abordar la restricción de derechos según el territorio por la pandemia.

Unos autorizan toques de queda. Otros los deniegan. Unos permiten las limitaciones de reuniones de un determinado número de personas, otros los rechazan. Y así, todo. El Tribunal Supremo es más estricto (2 a 1 la denegación), pero solo llegan a él un número muy pequeño de casaciones. Total, el mapa de España está simultáneamente lleno de semáforos en rojo y en verde.

¿Depende de la ley? No. Depende del criterio de sus señorías en cada lugar. Si para el Tribunal Constitucional, estimando el recurso de Vox, solo podían declararse restricciones de derechos mediante el estado de excepción (pensado para graves alteraciones de orden público), ahora que no existe esa excentricidad académico-políticas pero ni siquiera estado de alarma... ¿cómo es que en algunas comunidades se permite el confinamiento obligatorio nocturno aunque se le llame "prohibición de desplazamiento"? A mí, en mi condición de jurista, me cuesta entenderlo. Y, lógicamente, mucho menos la ciudadanía perpleja de un país que aguanta todo, aunque no lo entienda.

Aquí lo único predecible son las resoluciones estratégicas del juzgado que está instruyendo el mayor escandalo de la democracia: la utilización de fondos públicos en beneficio de un partido. Digo que son predecibles pues toda la ciudadanía era absolutamente escéptica que la Administración judicial en este país de pícaros investigase en serio al poder ejercitado de modo despótico y criminal. Es algo, tristemente asumido por Un pueblo traicionado (así se titula el último libro, excelente, de Paul Preston) aunque podría hablarse también de un pueblo sometido.

Si el magistrado que "hace ver que hace" –verdaderamente tapa– respecto el partido político que en Consejo de Ministros le nombró y mantuvo destinado durante diecisiete años a canonjías de escaso trabajo y altísimas remuneraciones, sugeriría que, si no fuese por su jubilación en algo más de un año, su siguiente destino fuese para la cooperación jurídica en Vladivostok o en la capital de Siria, Damasco.

Todas sus resoluciones en este tiempo han sido más que predecibles, pues no han sido sino agradecimiento a los servicios a la causa. La independencia judicial no es un principio absoluto aplicable a todos que visten la toga tras una oposición memorística sino quienes la trabajan y lo demuestran. Él, como otros, ha contribuido a que otros juristas cuestionemos gravemente la fe en la Administración Judicial española.

___________________

Jesús López-Medel es abogado del Estado y autor del libro 'Por una nueva ley de Indulto'.

Publicamos este artículo en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información y el análisis que recibes dependen de ti.

 

Más contenidos sobre este tema




31 Comentarios
  • tarrul tarrul 04/08/21 17:53

    Y los que nos quedara por ver. La mayoria de los miembros de nuestra judicatura su unico valor es el servilismo politico. Muchas gracias por el articulo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    11

  • jorgeplaza jorgeplaza 04/08/21 15:16

    Para una opinión totalmente contraria y, en mi opinión, mucho mejor argumentada, léase el artículo de Manuel Aragón Reyes hoy en EP https (//elpais.com/opinion/2021-08-04/el-tribunal-constitucional-cumplio-con-la-sentencia-sobre-el-estado-de-alarma.html) del que me parece destacable lo siguiente:

    1) La sentencia no es la de la mayoría del TC, sino la del TC, de la misma manera que las leyes son del Parlamento aunque no las hayan votado favorablemente todos los parlamentarios
    2) Decir que el Estado queda inerme frente a una nueva pandemia porque el Estado de excepción solo puede durar dos meses es absurdo, porque el Parlamento puede acordar un nuevo Estado de excepción pasados el primero más su prórroga de un mes. Si no pudiera declarar un nuevo Estado de excepción, con las condiciones que fuesen, se tendría el absurdo de que solo se podría declarar un único Estado de excepción de aquí al fin de los tiempos.
    3) Lo que marca si un derecho ha sido suprimido no es la extensión de su limitación, sino cuál es la norma general. Si la regla es el derecho a la libre circulación aunque con excepciones concretas de tiempo y lugar, el derecho se mantiene. Si, como en el primer Estado de alarma, se prohibe como norma general circular salvo excepciones, el derecho debe considerarse suprimido.

    Aragón ya se había mostrado muy crítico con la constitucionalidad del primer Estado de alarma y ahora, con buenos argumentos, se reafirma.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 8 Respuestas

    19

    0

    • Antonio Basanta Antonio Basanta 04/08/21 17:08

      ¿Y quien es Aragón en el constitucionalismo español? Pues nadie o al menos nadie importante. Nunca se le ocurriría a Manuel García Pelayo, Tomás o Valiente o Rubio Llorente defender las tonterías que ha defendido el Tribunal Constitucional. Como no se le ocurre a Tomas de la Cuadra. Este en un maravilloso articulo, que no se si ha leido pero que omite, cita al mejor de todos ellos Manuel García Pelayo, primer presidente del Tribunal Constitucional que defendía siempre que el Tribunal Constitucional de un Estado está para resolver cuestiones políticas con técnicas jurídicas y dice de la Quadra que el Tc español está creando conflictos politicos con cuestiones jurídicas. al revés de lo que debiera hacer.. Y además recalca de la Cuadra que el sentido del voto del Tribunal Constitucional es una modificación de la Constitución por la puerta de atrás porque en el debate constituyente, cosa que bien recuerdo, se dijo lo contrario que hoy el Tribunal Constitucional. Los españoles votamos que para una catástrofe (ya sí se dijo por todos los partidos que apoyaban y que redactaron la Constitución en 1978) debería aplicarse el estado de alarma y las limitaciones de este. Y para cuestiones gravísimas de orden publico el estado de excepción. Y no recuerdo menos problemas de orden publico en España que con el estado de alarma de la pandemia. ¿por qué habría que aprobar en las Cortes el estado de excepción que solo es para cuestiones de orden publico? es una modificación de la Constitución, se salta a la torera lo que votamos los españoles y solo se podría hacer por una reforma agravada de la Constitución, no por una sentencia. Y usted sabe dos cosas: primero Que el Congreso nunca aprobaría un estado de excepción para la movilidad en la pandemia, porque ningun socialista apoyaría un estado de excepción sin problemas de orden publico y se dejaría explotar a los hospitales y a la gente morir multiplicado por 6. y 2º que si el PP no hubiera comerciado con no renovar al TC, esa sentencia hubiera tenido el sentido contrario, lo cual demuestra que la sentencia del TC se ha aprobado por las maniobras políticas del PP en el TC, usando de ariete al TC para torcer la Constitución.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 7 Respuestas

      0

      22

      • jorgeplaza jorgeplaza 04/08/21 18:12

        Basanta, su argumento no es más que un argumento de autoridad: "¿Y quien es Aragón en el constitucionalismo español? Pues nadie o al menos nadie importante". Como si Dios bendito lo hubiera escrito en piedra como dicen judíos y cristianos que se escribieron los Mandamientos: lo importante son los argumentos y no la autoridad. Pero es que, además, un Catedrático de derecho constitucional y exmagistrado del TC sí es alguien en la materia, dicho sea para los que sean sensibles a los argumentos de autoridad. Y no sé cómo es usted de capaz de saber lo que habrían dicho García Pelayo, Tomás y Valiente o Rubio Llorente, salvo que sea usted capaz de hablar con los muertos. En cuanto al último de ellos, a mí no me habría extrañado que, de seguir vivo, sí que hubiera coincidido en más de un punto con Aragón Reyes, su discípulo y colaborador. (Si no está de acuerdo con esto último, le invitó a que modifique la Wiki, que literalmente dice: "La carrera universitaria de Aragón Reyes ha estado desde sus comienzos ligada al magisterio de Francisco Rubio Llorente, de quien ha sido un destacado discípulo y un estrecho colaborador.")

        En resumidas cuentas, que lo que importan son los argumentos y a mí me han convencido desde el principio mucho más los de quienes pensaban que el Gobierno (¡y el Parlamento!) se habían excedido interpretando lo que les permitía prohibir el Estado de alarma y ahora veo que el TC, aunque sea por la mínima, coincide conmigo, no siendo cierto tampoco que haya habido un alineamiento obvio de "conservadores" por un lado y "progres" del otro. Lo más criticable de la sentencia es la tardanza, cosa que también dice Aragón Reyes en su artículo.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        12

        0

        • Antonio Basanta Antonio Basanta 05/08/21 14:59

          Tiene usted razón en mi valoración de Aragón, que es subjetiva. Pero en su momento leí sus razonamientos contra le legalización de Sortu, contra ley de partidos politicos y es totalmente contrario a los razonamientos de esta sentencia, aparte que no coincidían en nada con el sentido de Estado de Rubio Llorente. Y tambien su apoyo a cargarse a un miembro del Tc para lograr mayoría contra El estatuto de Cataluña, aunque al final cambió algo. Por ser alumno y colaborador, la brillantez, la claridad, el sentido de Estado no se hereda. Y desde hace muchos años varió y se fue haciendo mas conservador en su razonamientos, en sus opiniones y en sus votos. Sus votos y razonamientos sobre la Ley de partidos y sobre la legalización de Sortu fueron rechazados después por los Tribunales europeos. Se hizo mas rígido, intransigente juridico, mas legalista y menos constitucionalista en su sentido mas político y de Estado.
          Le voy a decir mas. Me parece de una indecencia moral que el TC vote un estado de alarma sanitaria no en el meollo de la enfermedad y la muerte sino cuando la epidemia esta casi controlado y todos ellos vacunados. Desde el punto de vista moral es como si las enfermeras y los médicos se hubieran dado de baja todos por si se infectaban. En un Estado, y mas Estado democrático, hay que tener un poco de valor para definir los derechos en el momento que se suspendían o limitaban, es decir en el momento de los hospitales atestados y las muertes masivas. por eso es una sentencia como dice la ministra Calvo, de salón, de debate en una Universidad y no una sentencia de la estatura moral que se le debe suponer al Tribunal Constitucional de España. Como dice uno de los votantes contra la sentencia en su voto particular , me parece que se llama XIOL, en el futuro no que da otro remedio que variar la jurisprudencia de esta sentencia porque no se adecua a la Constitución ni a la democracia española. Y recordar lo mas importante, que dice Tomas de la Cuadra. Hay que revisar lo que querían los Constituyentes, no inventárselo.

          Responder

          Denunciar comentario

          1

          1

      • Antonio Basanta Antonio Basanta 04/08/21 17:24

        Continuo: ¿le parece a usted que un Estado democrático como España se pueda modificar la Constitución o hacer una sentencia de ese calibre, sin que ese TC tenga la legitimidad de estar formado por todos sus miembros, que tenga voto preferente el Presidente del TC en caso de empate, que una dimisión de un miembro, para mayor enjundia el ponente de la sentencia, no sea repuesta democráticamente o que haya miembros del TC constitucionalmente caducados y no renovados por los interés de un partido el PP, al que le conviene no renovarlos para poder tener a los suyos? ¿por que se cree usted que el PP no lo quiere renovar así como otras instituciones? Pues porque se hace sus cuentas y cree, con razón que el TC es manejable por ellos, utilizable políticamente y hacer de ariete de confrontación politica con el Gobierno? Lo hace por eso. Y de ahí no puede salir mas que una chapuza politica, con apariencia de justicia que es una de las marcas que todavia se conserva en Europa del "Spanish is diffentet" de los tiempos infames: esta sentencia goza de legalidad pero no de legitimidad democrática, porque no está hecha por los miembros del Tribunal que democrática y Constitucionalmente la tenían que hacer.
        Otro punto del que usted habla "Lo que marca si un derecho ha sido suprimido no es la extensión de su limitación, sino cuál es la norma general" . Y ¿Quién le ha dicho a usted que es así? Siempre la norma es que un derecho suprimido no se puede reclamar judicialmente porque esta suprimido. Eso es el estado de excepción. Si para controlar la pandemia se aplicara el estado de excepción, la policía podría entrar en tu casa para lo que quisiera o para comprobar que cumplías con el confinamiento y tu no puedes reclamar tu derecho a la inviolabilidad de la vivienda porque esta suspendido. Que no estaban suspendidos los derechos lo demuestra que los policías que entraron por la fuerza en una vivienda alquilada están procesados. Lo demuestra que denegadas manifestaciones, los reclamantes consiguieron de juzgados el derecho a manifestarse. En el estado de excepción no podrías reclamarlo porque ese derecho queda suspendido. Esa es la diferencia entre suspender o limitar un derecho.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 4 Respuestas

        0

        12

        • Antonio Basanta Antonio Basanta 04/08/21 17:35

          Y ya para acabar. Estoy leyendo dos libros o libritos, inencontrables, de Manuel Garcia-Pelayo publicados en Caracas en el exilio de Manuel García Pelayo. Los títulos son Auctoritas publicado en 1969 y el otro "la idea medieval del derecho" en 1962 en las que se trasluce la concepción del derecho democrático en medio de sus razonamientos y como no difiere mucho la sentencia del TC de esa concepción medieval del derecho, y que filosóficamente son coincidentes. Son inencontrables ni en las plataformas de segunda mano y que compré porque en los años de comienzos de la democracia constitucional me leía las maravillosa redacciones del Profesor Garcia-Pelayo de sentencias del Tc de las que estoy seguro que conservo algunas, así como conservo los maravillosos artículos de Francisco Tomás y Valiente que me hacían disfrutar. o su forma de debatir en la television. Hoy solo me ocurre con los maravilloso artículos de Tomas de la Cuadra, que no conservo porque se pueden encontrar fácilmente en la red.

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 3 Respuestas

          0

          5

          • Domingo Sanz Domingo Sanz 04/08/21 18:00

            Señor Basanta, le invito a opinar sobre lo propuesta que incluyo en mi comentario a este artículo. Figura a las 11:18 horas de hoy.

            Responder

            Denunciar comentario

            Ocultar 2 Respuestas

            0

            1

            • Antonio Basanta Antonio Basanta 05/08/21 20:52

              Le voy a contestar aunque yo creo que es una cuestión sin importancia. en realidad, me parece una barbaridad su propuesta. Por eso ningun Tribunal Constitucional del mundo sigue su modelo. Aunque hay paises, dictaduras, que esas sentencias las adoptan por unanimidad, es decir, la dicta el dictador y los jueces dicen amén, Solo le voy a mencionar una de las consecuencias. ¿Usted es capaz de imaginar la capacidad de chantaje y de poder que tendrían todos y cada uno de los miembros del TC si de cada uno de ellos dependiera que no se revocara una ley, sea o no constitucional. Esa capacidad de chantaje de una sola persona es incompatible con la democracia. Es que creo que usted para remediar una barbaridad como que el TC sentencie la no constitucionalidad del Estado de alarma con la conformación no muy legitima del propio TC según dice la Constitución: Sus miembros caducados tienen que ser sustituidos y tiene que tener 12 miembros, el presidente voto de calidad en caso de empate y todo eso no se ha respetado para una sentencia de tamaña importancia. Pero lo que hay que hacer es que eso no sea posible, no lanzar un cañonazo contra el T Constitucional que es mas o menos lo que usted propone: Una irregularidad o una ilegitimidad en la conformación del TC no se borra haciendo una barbaridad.

              Responder

              Denunciar comentario

              Ocultar 1 Respuestas

              0

              1

              • Domingo Sanz Domingo Sanz 08/08/21 19:20

                Los miembros del TC han demostrado capacidad para ponerse de acuerdo de manera unánime, y son las sentencias menos conflictivas. Teniendo en cuenta que su trabajo no es político sino técnico, el de comparar textos jurídicos de distinto rango, la exigencia de unanimidad para las sentencias sobre leyes aprobadas en parlamentos es tan lógica como la que, salvando las distancias, se pediría a 100 personas que tuvieran que dictaminar si 10/10 da el mismo resultado que 100/100.

                Responder

                Denunciar comentario

                0

                0

  • Julián Moreno Julián Moreno 04/08/21 12:39

    En España la judicatura es un conglomerado de nostalgicos amiguetes, familiares del regimen, habra que esperar ajovenes juristas para que el pueblo español se sienta verdaderamente defendido por los que administran la ley. Hay que luchar por tener una judicatura honesta y que no este vinvulada al pasado(familiares y pelortas).

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    14

  • Julián Moreno Julián Moreno 04/08/21 12:39

    En España la judicatura es un conglomerado de nostalgicos amiguetes, familiares del regimen, habra que esperar ajovenes juristas para que el pueblo español se sienta verdaderamente defendido por los que administran la ley. Hay que luchar por tener una judicatura honesta y que no este vinvulada al pasado(familiares y pelortas).

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • Lunilla Lunilla 04/08/21 12:25

    "De la alarma a la excepcion; La JUsticia en estado de Estupefacciòn : "En Algun lugar, en todas partes: , Ahora oculto, Ahora evidente en lo que esta anotado, esta la forma de ese, ser humano'- ¿ Si buscamos conocerlo, estamos ociosamente ocupados..? "La ètica es saber la diferencia, entre lo que tienes derecho ha hacer y lo que es correcto hacer". -Pon do naves en el mar abierto, sin viento ni marea, y al final e encontraràn; 'Lanza dos planetas al espacio y, se caen uno sobre el otro'- Pon dos enemigos en medio de una multitud e inevitablemente se juntaràn ; Eso es fatalidad, una cuestiòn de tiempo y estado vivo'- ¡Vivan como hombres valientes y si la fortuna es adversa, enfrentate a sus golpes con corazones valientes Saludos Cordiales,,, El DIablo Cojuelo: Dixit; ( 12,24 h. p/m )

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    2

  • Andrew Andrew 04/08/21 11:55

    No cabe duda que son canonjías y obediencias, coincido en la educativa lectura de un" Pueblo Traicionado" (Sometido) De Paul Preston. Desde que se hizo la transición el Poder Judicial se mantuvo bajo el auspicio del sistema franquista ( mayoritariamente sobre su albacea el Opus Dei) y así como la policía y el ejercito después de la transición sufrieron nuevos ingresos y algunas bajas que varió algo dichos poderes, (que al parecer han estado retomando) en la judicatura no hubieron cambios de profundidad. Por lo que este sigue mayoritariamente con el poder de aquellos herederos. De ahí que sea tan difícil los cambio cuando llegan los socialistas y ahora mas que hay otros intervinientes, es un mal que arrastramos y que la población parece no darle importancia. (Si bien todos ven una mala justicia, han conseguido inducir que es porque todos los políticos son iguales, debiendo ser un Poder Independiente).
    Y seguiremos así hasta que no nos tomemos en serio que si queremos formar parte de Europa el Poder Judicial también tendrá que hacer los cambios necesarios para ser una Justicia al uso Europeo con la que choca de forma reiterada.
    Nadie se hace la pregunta de porqué Vox y PP están tan arropados por el Opus Dei. Porqué esta orden tiene a tantos miembros en estos poderes. Los títulos en sus Universidades y sus influencias no serán también para formar ese tipo de urdimbres. A las que después deben obediencias. Un tema interesante para el periodismo de investigación. Y en esa estamos.
    Le felicito por el articulo. Necesario y oportuno.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    19

  • Cea Cea 04/08/21 11:33

    Puedo entender las interpretaciones Sr. López-Medel,pero algunas sentencias que Ud baraja y otras, no están interprtando la norma,directamente son resoluciones ideológicas dejando no solo el sentido común escondido en la cueva más negra sino olvidado el código penal.el civil y el administrativo cuando no directamente reescribiendo los artículos de ellos según les interese.Estamos en lo de siempre la independencia judicial no existe o mejor sí existe para ellos quee nunca o muy pocas veces pagan penalmente por sus fechorías en los autos.Y mejor corto que me voy a meter en un lío y a mí sí me dan para el pelo.Sí digo que algunas sentencias sus Señorías se las pueden meter por el culo ;lo pienso yo y más de la mitad del País.Y nadie dimite porque los sillones están bien pagados CGPJ,TS;TC,Agencia P de Datos y ahy que servir a sus señores aunque la Constitución diga cómo y cuando hay que renovarse.Y todavía algunos dicen que estamos en una Democracia plena! Hay que joderse "pa" no caerse...de asco

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    14

  • Ahankara Ahankara 04/08/21 11:19

    A ver, para los despistados que llevan tiempo en las nubes, el que "tapa" y es predecible en sus decisiones y ha sido obsequiado con "canonjías" es Manuel García Castellón, como bien dice Silk Road. Un "juez" al servicio del PP, encargado de enterrar el proceso denominado "Kitchen" y de perseguir sin pruebas y hasta la extenuación a la gente de Podemos.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    24

    • svara svara 04/08/21 13:35

      Así es pero en el artículo se habla también del poder que auspicia a estos prevaricadores en masa: El Opus Dei, donde esta esta secta, a cubierto están sus intereses terrenos, económicos y de poder opresor por antonomasia, necesarios para conquistar la gloria, pero aquí en la tierra que es dónde interesa, muy a pesar de su baboseo divino. Salud

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      12

  • Domingo Sanz Domingo Sanz 04/08/21 11:18

    Me gustaría añadir una idea para evitar que el TC siga haciendo política de bajo nivel, como si fuera la tercera cámara de las Cortes pero sin estar sometida a los resultados de las urnas de verdad.
    Se trata de una reforma que se puede aplicar en muy poco tiempo y solo depende de la voluntad del gobierno PSOE-UP, pues tienen mayoría de sobra.
    Basta modificar el artículo 90.1 de la LOTC 2/1979 estableciendo que las sentencias de ese tribunal relativas a inconstitucionalidad de leyes aprobadas en parlamentos se tengan que adoptar por unanimidad de los doce magistrados.
    En la situación actual resulta ilógico que una mayoría de seis contra cinco en un TC para el que Congreso y Senado han tenido que pactar mayorías de 3/5 a la hora de elegir a 4 más 4 de sus magistrados. Además, propicia el autoritarismo del TC con un coste mínimo, pues son inmunes a las críticas, aunque pongan burradas en las sentencias.
    Para modificar la LOTC basta con mayoría absoluta en el Congreso, y el PSOE y UP la pueden conseguir, pues también votarían a favor los parlamentarios que apoyaron la investidura, y en ese caso les sobrarían más de diez escaños. Rajoy hizo una reforma de la LOTC en muy poco tiempo con la L.O. 15/2015 de 16 de octubre.
    De seguir como estamos, la Constitución se convertirá en una camisa de fuerza manejada por jueces mantenidos por una derecha que, en España, nunca dejará de ser franquista.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    25

    • Ahankara Ahankara 04/08/21 11:21

      Muy de acuerdo.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      6

  • Armandobis Armandobis 04/08/21 10:32

    ¿A quién se refiere cuando manifiesta que alguien tapa y que debe ir destinado a Damasco? ¿Por que no lo dice? En cualquier caso no entiendo el párrafo.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    5

    • Silk Road Silk Road 04/08/21 11:03

      No lo dice porque lo sabemos todos: Manuel García Castellón, del caso Kitchen.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      15



 
Opinión