x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Abuso policial

Los cuatro guardias civiles denunciados por torturas por una exmiembro de Ekin son absueltos

  • La Fiscalía mantuvo que no hay "prueba objetiva" de que los hechos relatados por la denunciante "se hayan producido"
  • Sandra Barrenetxea acusó a los agentes de agresiones y amenazas durante su detención por formar parte de la organización

Publicada el 06/04/2017 a las 16:33 Actualizada el 06/04/2017 a las 17:02
Los guardias civiles acusados de torturas por Sandra Barrenetxea, durante el juicio.

Los guardias civiles acusados de torturas por Sandra Barrenetxea, durante el juicio.

Europa Press
La Audiencia Provincial de Bizkaia ha absuelto de todos los delitos de los que se les acusaba a los cuatro guardias civiles que fueron juzgados, el pasado mes de marzo, por las torturas denunciadas por Sandra Barrenetxea, detenida en 2010 por pertenencia a Ekin, organización ilegalizada en 2009 al ser considerada parte de ETA, informa Europa Press.

En la sentencia conocida este jueves, la sección primera de la Audiencia Provincial de Bizkaia absuelve a los cuatro guardias civiles procesados de todas las acusaciones de torturas, agresión sexual y lesiones formuladas por Barrenetxea, durante el traslado de Bilbao a Madrid, tras su detención, y en las dependencias de la Dirección General de la Guardia Civil hasta su puesta a disposición judicial en la Audiencia Nacional.

Barrenetxea denunció que durante su traslado de Bilbao a Madrid y mientras duró el periodo de incomunicación y también durante los interrogatorios en las dependencias de la Guardia Civil en Madrid fue víctima de torturas, agresión sexual, con "amenazas de violación", y lesiones.

La representación de Sandra Barrenetxea, ejercida por la abogada Jone Goirizelaia, que inicialmente solicitó 19 años de prisión para cada uno de los cuatro agentes, modificó sus peticiones, de manera que solicitaba nueve años de cárcel para cada uno de los agentes al entender que los hechos son constitutivos de un delito de torturas en concurso ideal –lo que supone que se impone la pena por el delito más grave– con un delito de lesiones y un delito de agresión sexual. Para dos de ellos como autores materiales y para los otros dos por permitirlo.

Por su parte, la Fiscalía, que no formulaba acusación, mantuvo que no hay "prueba objetiva" de que los hechos relatados por la denunciante "se hayan producido", y defendió que "pesan más las pruebas médicas y profesionales que su testimonio".
Más contenidos sobre este tema




Lo más...
 
Opinión