x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Euskadi

Fallece María Teresa Castells, propietaria de la librería Lagun, símbolo de la resistencia civil contra ETA

  • Considerada un símbolo de la resistencia primero contra la dictadura franquista y luego contra el terrorismo, Castells falleció este domingo a causa de un atragantamiento
  • Junto con Ramón Recalde e Ignacio Latierro, Castells fundó la librería Lagun en 1968, en la plaza de la Constitución de la Parte Vieja de Donostia

Publicada el 11/09/2017 a las 09:37 Actualizada el 11/09/2017 a las 10:00
María Teresa Castells, en un acto de homenaje a su marido.

María Teresa Castells, en un acto de homenaje a su marido.

E. P.
María Teresa Castells, propietaria de la librería Lagun de San Sebastián junto a su marido, el intelectual y político socialista Ramón Recalde fallecido en 2016, murió este domingo en la capital donostiarra. Considerada un símbolo de la resistencia primero contra la dictadura franquista y luego contra ETA, Castells falleció a causa de un atragantamiento mientras comía en un centro comercial, según informa El Diario Vasco.

Junto con Ramón Recalde e Ignacio Latierro, Castells fundó la librería Lagun en 1968, en la plaza de la Constitución de la Parte Vieja de Donostia. Durante los últimos años de la dictadura, el local albergó reuniones clandestinas de partidos y sindicatos. Con la llegada de la democracia, el establecimiento fue atacado en múltiples ocasiones por grupos de radicales de la izquierda abertzale convirtiéndose en un símbolo de la resistencia ante el terrorismo.
 
Castells acompañaba a su marido el 14 de septiembre de 2000 cuando la banda terrorista atentó contra la vida del político socialista y le tiroteó en la cabeza. Recalde logró sobrevivir pero las heridas le condicionaron el resto de su vida.

En 2001 la librería Lagun tuvo que trasladarse a una calle del centro de la capital, aunque también en la nueva ubicación siguieron algunas pintadas.
Más contenidos sobre este tema




2 Comentarios
  • Alfar Alfar 12/09/17 08:00

    Cuanto respeto, consideracion y amor, nos inspiran personas asi, entre otras cosas, por la gran carga de sufrimiento que han tenido que soportar, por defender sus ideas frente a los intolerantes. Descanse en paz.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    1

  • mogronauta mogronauta 11/09/17 17:47

    Un recuerdo infinito por luchar por la libertad contra fascistas españoles y vascos.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    6

 
Opinión