x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Política

Un juez descarta que negarse a reparar el coche a una policía tras el 1-O sea delito de odio

  • El agente afirmó que tras el 1-O dejaría las fuerzas de seguridad del estado porque eran unos "opresores", a lo que el mecánico le espetó que él no trabajaba "con maltratadores"
  • El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña archiva la denuncia porque no era un concesionario oficial y podía negarse a atender a clientes

Publicada el 25/03/2019 a las 18:18 Actualizada el 25/03/2019 a las 18:30
Un furgón de la Policía Nacional, a su llegada al Tribunal Supremo este jueves.

Un furgón de la Policía Nacional, a su llegada al Tribunal Supremo este jueves.

El titular del Juzgado de Instrucción 3 de Reus (Tarragona) ha archivado la causa contra un mecánico de coches investigado por presunto delito de odio por haberse negado a arreglarle el vehículo a una policía tras el 1-O, que le denunció.

En un auto recogido por Europa Press, el juez cita jurisprudencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) que constató que "el discurso de odio u hostilidad contra la autoridad o contra los agentes de la misma no puede ser sancionado conforme al artículo 510 del Código Penal".

"El investigado, con sus palabras, será un empresario muy poco diligente pero no ha cometido un delito de odio" al negarse a arreglarle el coche a la cliente, el 31 de enero de 2018, por lo que considera que el caso debería ir por la vía administrativa. Para el juez, "no hay elementos que permitan incluir las manifestaciones del investigado, con independencia de la intolerancia y hostilidad que reflejan, en las características propias del delito de odio".

El mecánico le dijo, al llevar a reparar el coche, que a partir del 1 de octubre no trabajaría más con la Policía Nacional ni la Guardia Civil porque eran "unos opresores". "Búscate otro taller porque yo no trabajo con maltratadores", dijo el mecánico, asegurando que al no ser un concesionario oficial podía negarse a atender a clientes.
Más contenidos sobre este tema




 
Opinión