x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
La crisis del coronavirus

El arte de predecir el pasado: las advertencias inexistentes de PP y Vox sobre la pandemia

  • El Partido Popular defendía a comienzos de marzo la fortaleza del sistema nacional de salud y hacía llamamientos contra “el alarmismo”
  • El secretario general de Vox asegura que advirtió de lo que venía antes incluso de que la OMS lanzase su aviso a la comunidad internacional
  • infoLibre ofrece este artículo sobre el coronavirus en abierto gracias al apoyo de sus socios. Aquí más información sobre cómo suscribirte o regalar una suscripción

Publicada el 13/04/2020 a las 06:00 Actualizada el 13/04/2020 a las 17:03
Pablo Casado y Santiago Abascal, en actos de sus respectivos partidos los días 7 y 8 de marzo.

Pablo Casado y Santiago Abascal, en actos de sus respectivos partidos los días 7 y 8 de marzo.

PP - Vox

La intensidad con la que el PP y Vox presionan estos días al Gobierno, al que acusan de no haber sido capaz de prever la gravedad de la crisis sanitaria del coronavirus, que desde su estallido en China ha desbordado a medio mundo, no resiste el contraste con la hemeroteca.

El presidente de los conservadores, Pablo Casado, y algunos de los miembros de su equipo, reprochan ahora a Pedro Sánchez y a sus ministros su imprevisión porque, desde su punto de vista, lo que está pasando —hospitales sin medios, residencias desbordadas por la enfermedad y una economía en coma inducido— era algo que sabían que iba a ocurrir. Y para lo que tenían que estar preparados.

En parecidos términos lleva semanas expresándose el presidente de la formación ultra Vox, Santiago Abascal, que el pasado 25 de marzo llegó al extremo de vanagloriarse de ello desde la tribuna del Congreso.

Lo cierto es que ni el PP ni Vox anticiparon en ningún momento la tormenta asistencial que se avecinaba ni sus consecuencias para el empleo y las empresas. No lo hicieron cuando, el pasado 9 de enero, se registró la primera muerte por coronavirus en China ni el 30 de enero, el día en el que la Organización Mundial de la Salud declaró una emergencia global de salud. Tampoco el 21 de febrero, cuando se produjo el primer muerto en Italia. Ni el 26 de febrero, fecha en la que se registró el primer contagio autóctono en España.

De hecho, hasta el 14 de marzo, el día en que el Gobierno declaró el estado de alarma, prepararse para lo que venía reforzando los medios técnicos de las unidades de cuidados intensivos, adquiriendo equipos de protección individual, mascarillas y guantes para los sanitarios y, sobre todo, planificando el blindaje de las residencias de mayores, era responsabilidad exclusiva de las Comunidades Autónomas, las únicas competentes para esta tarea. En varias de ellas gobierna el PP, ya sea en solitario, como en Galicia, o en coalición con Ciudadanos, y en varias de ellas con el apoyo precisamente de Vox, como es el caso de Madrid, Andalucía, Murcia o Castilla y León. Y no fue hasta después del 14 de marzo, cuando el Gobierno de Pedro Sánchez decidió hacerse cargo de la situación y aprobó la declaración del estado de alarma, cuando las comunidades comenzaron a quejarse de la falta de medios, y eso que la decisión del Ministerio de Sanidad de ponerse manos a la obra en la tarea de conseguir respiradores, trajes de protección y mascarillas no impedía a los titulares de los hospitales —los Gobierno autonómicos— seguir haciéndolo.

Qué decían desde el PP

Las declaraciones de los dirigentes del PP anteriores a esa fecha son muy reveladoras. En los primeros días de marzo todos pedían tranquilidad y advertían contra el alarmismo. Jaime de Olano, en un acto electoral en Lugo, trasladaba un mensaje de calma y recordaba que España cuenta con la experiencia y los mejores medios y profesionales para afrontar con éxito este tipo de casos. Al día siguiente, el responsable de comunicación del partido, Pablo Montesinos, abundaba en esa idea en Valdemorillo: en este tipo de circunstancias, decía, “no hay colores políticos”, al tiempo que insistía en “un mensaje de tranquilidad porque tenemos a los mejores profesionales y medios”. Cuca Gamarra, vicesecretaria general del partido, decía ese mismo día que “el PP es un partido de Estado y es el momento de estar al lado del Gobierno”.

El día 4 de marzo, el propio Casado insistía en trasladar un mensaje de confianza y tranquilidad en el sistema nacional de salud. Y dos días después, de nuevo Gamarra, pedía combatir “el alarmismo”. “Nos ponemos al lado del Gobierno, porque todo lo que sea acuerdo, colaboración y coordinación es positivo, ya que traslada responsabilidad y tranquilidad”, mensajes todos ellos muy parecidos a los que entonces difundía el Ministerio de Sanidad y a los que salían de las Comunidades Autónomas. La consejería madrileña correspondiente difundió el día 5 una nota en la que seguía recomendando hacer vida normal y minimizaba el riesgo de contagio. No era un comportamiento heterodoxo: el resto de las comunidades hicieron lo mismo con la información disponible en aquel momento.

De hecho, el PP participó en la convocatoria feminista del domingo 8 de marzo, celebrada en un fin de semana en el que también coincidían muchos eventos multitudinarios con normalidad, entre otros los partidos de fútbol de la liga española. Igual que en toda Europa, salvo Italia, donde el impacto del coronavirus ya se había hecho visible.

De hecho, el día 10 el PP aún no daba especial transcendencia a la pandemia, hasta el punto de reclamar que la actividad del Congreso de los Diputados siguiese con normalidad, pese a la confirmación de positivos en varios grupos parlamentarios. Incluido el pleno previsto al que estaban convocados 350 diputados, además de varios centenares más de personas entre periodistas, personal de apoyo, funcionarios y fuerzas de seguridad.

Antes que la OMS

Algo parecido ocurrió con Vox. El presidente ultra, Santiago Abascal, aseguró la semana pasada que su partido ya pidió medidas al Gobierno el 29 de enero, antes incluso de que la OMS lanzara su aviso. Y se ufanó de haber sido el primer líder político que exigió la declaración de estado de alarma, eso sí, cuando ya la pandemia llevaba dos días dando muestras de lo que vendría después y el mismo día que el Gobierno advirtió de que su expansión estaba fuera de control.

Abascal no debió compartir su información con su secretario general, Javier Ortega Smith-Molina, que no tuvo inconveniente en viajar a Milán cuando la localidad italiana ya era el epicentro del estallido en aquel país y que después, ya con síntomas del coronavirus que le fue diagnosticado pocos días más tarde, participó en la asamblea de Vox en Vistalegre, precisamente el fin de semana del 8 de marzo, con profusión de besos y abrazos.

Basta con repasar la actualidad en los primeros días de marzo para darse cuenta de que Vox no tenía el riesgo de pandemia en su agenda. Estaba, como otros partidos, en la precampaña gallega y vasca. Y Santiago Abascal viajaba por Estados Unidos estrechando lazos con la derecha radical norteamericana.

En aquellos días los ultras españoles se movilizaban con dos objetivos: oponerse la movilizaciones feministas del 8 de marzo y celebrar ese mismo fin de semana la asamblea orgánica en el pabellón Vistalegre de Madrid con la que querían relanzar la organización como principal referencia de la derecha en España.

Es verdad que Vox pidió el 2 de marzo el cierre de fronteras europeas, pero no para detener la expansión del virus, sino para impedir la llegada de refugiados a Grecia procedentes de Turquía —el eurodiputado ultra Jorge Buxadé llegó a calificar de "hermosas" las imágenes de la policía griega reprimiendo la entrada de refugiados en el país).

Su actividad parlamentaria se centraba en defender la equiparación salarial de las fuerzas y cuerpos de seguridad, una iniciativa vetada por el Gobierno porque, de ser aprobada, supondría una modificación presupuestaria impracticable cuando todavía vivimos en la prórroga de los de 2018.

El domingo 8, en su asamblea de Vistalegre, Abascal ni siquiera hizo referencia al coronavirus. Quizá porque decidió celebrarla para no contribuir así “a un alarmismo perjudicial”, en palabras de Buxadé.

El dia 9, cuando la situación epidemiológica empezó a dar muestras de lo que vendría después, Buxadé insistía en defender la celebración del mitin de Vistalegre, al que asistieron unas 9.000 personas. Fue una decisión, dijo, “responsable, correcta y adecuada”. Aquel día Buxadé hizo bromas sobre el virus, después de que Abascal manifestase síntomas: “Está como un toro” bromeó. Tan escaso peligro advertía entonces el eurodiputado ultra que destacó haberse abrazado a él para celebrar el éxito de Vistalegre. “En realidad esto es maravilloso porque estamos recuperando la urbanidad básica de no toser en la cara de otro, llevar un pañuelo o lavarse las manos”, añadió.

El 16 de marzo, ya en pleno estado de alarma y decretado el confinamiento de la población, Abascal reclamaba a Pedro Sánchez “liberar en parte las restricciones” para que los comercios pudiesen reabrir sus puertas. Así se lo trasladó al presidente del Gobierno en conversación telefónica que después apuntaló el portavoz de la dirección nacional del partido, Jorge Buxadé, en una rueda de prensa en la que aseguró que no se podía "paralizar la actividad económica del país" . “¿Por qué no puede abrir una mercería o un taller mecánico si cumplen las mismas restricciones y la misma garantía de salud que puede cumplir un estanco o una farmacia?”, argumentaba en aquellos días.

 

Si estás leyendo este artículo es gracias a las socias y socios de infoLibre
La salud es lo primero. Por ese motivo, en infoLibre decidimos abrir todos nuestros contenidos sobre el coronavirus para que cualquier ciudadano pueda leerlos gratis. Ese esfuerzo no habría sido posible sin socias y socios que creen en un periodismo comprometido y que ponga en cuarentena a las 'fake news'. Si eres uno de ellos, gracias. Sabes que puedes regalar una suscripción haciendo click aquí. Si no lo eres y quieres comprometerte, este es el enlace. La información de calidad es la mejor vacuna contra cualquier virus.
Más contenidos sobre este tema




22 Comentarios
  • Hammurabi Hammurabi 13/04/20 23:53

    Los que les sigan votando después de tan evidente mezquindad, se les podrá considerar irrecuperables.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    2

  • javer javer 13/04/20 22:13

    Lo malo de esto es que están intoxicando a la gente. Hay muchos que creen todas las burradas que dicen. No hacen política sólo enmerdan todo

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    4

  • real56 real56 13/04/20 21:58

    Los que no hacen nada, nunca se equivocan, este es el caso del PP y VOX, encima hablan a"toro pasado", su único interés es que la pandemia sea mayor en España, para intentar gobernar, porque saben que por medios democráticos, no lo conseguirán, su inutilidad es clara.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    4

  • karpavi karpavi 13/04/20 21:01

    Que ahora  acusan de no haber sido capaz de prever la gravedad de la crisis sanitaria del coronavirus,  Hay que tener desparpajo e insolencia. Ellos no fueron capaces de enterarse lo que pasaba en su partido como cuando:

    Mariano Rajoy presidente de España ante el juez decía que "jamás" conoció la caja B del PP y asegura que son "absolutamente falsos" los papeles de Bárcenas

    Esperanza Aguirre presidenta de la comunidad de Madrid ante el juez que no sabia nada de eso que se llama trama Púnica no sabía nada de lo que pasaba en el partido. En sus funciones como lideresa

    Rodrigo Rato Ministro de  ministro de Economía y Hacienda ex presidente de Caja Madrid y Bankia ,  no sabía nada del agujero de Bankia ni que tarjetas las tarjetas black tuvieran algo de irregular.

    Cristina Cifuentes presidenta de la comunidad de Madrid con su  notable fantasma su Trabajo de Fin de Máster no lo encuentro entre las cajas de varias mudanzas y en la Universidad tampoco apareció.

    José Manuel Soria Ministro de Industria, Energía y Turismo desconozco, no se nada de los papeles de panamá en paraísos fiscales etc. ….... da asco continuar con la lista.


    Responder

    Denunciar comentario

    1

    4

  • 18Juanma 18Juanma 13/04/20 19:15

    La derecha mintio, miente y seguirá mintiendo sin ningún rubor, sabe que los medios de la prensa de Madrid son incodicionales y siempre van a alabar cualquier noticia de las derechas, ya sean estas verdades, media verdades o sencillamente falsas. Saben que aún hay muchos ciudadanos que creen a pies juntillas lo que dicen estos medios y juegan con las pasiones e instintos mas bajos de todos los ciudadanos que los creen. Soy pesiminsta en el sentido de que con estos altavoces tan potentes va a ser muy dificil la labor del Gobierno.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    8

  • Antonio LCL Antonio LCL 13/04/20 18:46

    Repugnante, mezquino, miserable,... y tantos adjetivos malsonantes, les vienen al pelo, pero les da igual, se siguen riendo del pueblo, de tanta gente buena, por abajo y por arriba, y de la democracia que se lo permite. En otros países europeos ya lea habrían "cortado la lengua" y tendrían que meterse en cavernas a lamerse las heridas.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    3

  • currante currante 13/04/20 17:18

    Nadie destroza lo publico , en este caso la Sanidad y Residencias para mayores sin nada a cambio pus nada se ace GRATIS...

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    4

  • 74camilo 74camilo 13/04/20 16:19

    "ya sabíamos que esto iba a pasar, por eso destrozamos la sanidad pública madrileña, privatizados residencias y cerramos plantas de hospitales...!!!. Huy, espera, que me estoy liando....".

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    8

  • nolose nolose 13/04/20 14:09

    Un articulo que tendrían que copiar 100 veces hasta que le entrase en la molllera todos aquellos seré minúsculos que van de grandes por España.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    10

  • coyanza coyanza 13/04/20 11:59

    ¡ Repugnante ! Es la palabra más suave para definir la actitud de estos partidos. En un contexto [político]´ de pais normalizado, serían versiones de 'lo marginal'.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    15



Lo más...
 
Opinión