x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Crisis del coronavirus

Multas por ir al súper con su hija discapacitada o por llevar agua a unos migrantes abandonados a su suerte: Amnistía Internacional denuncia casos de arbitrariedad policial

  • "La aplicación, sin matices, del estado de alarma ha provocado que muchas personas, a pesar de tener una razón para poder estar en la calle, tengan miedo a ser sancionados", señala el director de la organización, Esteban Beltrán
  • La ONG pide al Ministerio del Interior "nuevos protocolos de actuación", así como informes detallados del número de propuestas de sanción

Publicada el 08/05/2020 a las 10:48 Actualizada el 08/05/2020 a las 15:50
Control de la Policía Nacional a la salida de la ciudad de Vigo.

Control de la Policía Nacional a la salida de la ciudad de Vigo.

EFE

Las fuerzas y cuerpos de seguridad han interpuesto de manera arbitraria sanciones contra personas que supuestamente desobedecían el Real Decreto del Estado de Alarma, sin observar los criterios de necesidad y proporcionalidad que indican los estándares internacionales, según informa Amnistía Internacional.

Esto ha tenido lugar bajo la Ley Orgánica de Seguridad Ciudadana, más conocida como ley Mordaza, una ley muy discutida por muchas organizaciones, entre ellas, Amnistía Internacional que desde hace años han intentado su modificación porque, recalcan "supone una amenaza para los derechos de reunión pacífica, expresión e información, al igual que amplía los poderes de la policía a la hora de sancionar, sin otorgar mecanismos de control".

Además, al tratarse de una situación extraordinaria y sin precedentes, desde la organización temen que "los y las agentes hayan desarrollado su función con un enfoque principalmente coercitivo, sin tener en cuenta otras alternativas a la mera imposición de sanciones". Esteban Beltrán, director de Amnistía Internacional España, señala que "la aplicación, sin matices, del estado de alarma ha provocado que muchas personas, a pesar de tener una razón para poder estar en la calle, tengan miedo a ser sancionados".

Personas con necesidades especiales y asistencia a colectivos vulnerables

El Ministerio del Interior autorizó explícitamente las salidas de personas con discapacidades o necesidades especiales como consecuencia del confinamiento, aún así, Amnistía Internacional ha documentado casos de sanciones impuestas a estos colectivos.

Desde la organización informan sobre el caso de Carlos (nombre ficticio) y su hija, que tiene un grado de discapacidad intelectual del 69%. Un agente de policía interpuso una multa a Carlos por llevar a su hija a la compra en coche. "Aquí pone que puede andar y que puede caminar, no es down ni es autista", le dijo el agente al leer la documentación de su hija, que se encontraba llorando y portaba el pañuelo azul, distintivo para personas con necesidades especiales durante el estado de alarma. Amnistía Internacional indica que a consecuencia de este tipo de actuaciones, algunas personas con discapacidades pueden estar evitando los paseos, lo que puede conducirles a crisis de ansiedad.

Asimismo, se hace eco del caso de Javier González en Santander, que fue denunciado dos veces el mismo día por llevar agua a un grupo de migrantes que carecían de cualquier tipo de apoyo asistencial.

Además, según señala la organización, se han impuesto multas en salidas a por bienes de primera necesidad. Una persona fue multada en Barcelona mientras se dirigía a la única farmacia de guardia que tenía disponible un medicamento para la epilepsia que necesitaba. "Los agentes consideraron que se encontraba demasiado lejos de su domicilio y ni se molestaron en corroborar la información que esta persona les intentaba proporcionar", advierten.

Las sanciones, último recurso

"La sanción no debe ser utilizada más que como último recurso, cuando se han agotado otras vías. Sin embargo, los agentes están, en muchas ocasiones, simplemente usando su propio criterio, arbitrario y desproporcionado, y, otras, ni siquiera atendiendo a los razonamientos legítimos que les daban las personas", denuncia Beltrán.

Amnistía Internacional, así como otras organizaciones, han recibido testimonios de personas que han sido denunciadas sin ningún tipo de advertencia previa, "incluso concurriendo circunstancias que podían legitimar su presencia en la calle, y sin tomar en consideración sus necesidades específicas", señalan.

Por otra parte, señalan que "Amnistía Internacional no cuestiona las restricciones al ejercicio del derecho a la libertad de circulación en estos momentos de pandemia global, ni la legitimidad o necesidad de las actuaciones policiales para asegurar el cumplimiento de las medidas de confinamiento". Pero, el estado de alarma no justifica ciertas situaciones en las que los agentes no se han comportado con la debida profesionalidad o en contra de las disposiciones del Ministerio del Interior.

Desde la entrada en vigor de la ley Mordaza, Amnistía Internacional ha reiterado su malestar por "el amplio margen de poder y de discrecionalidad que esta ley otorgaba a los miembros de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado para valorar qué conductas pueden ser susceptibles de considerarse como desobediencia, falta de respeto o resistencia a la autoridad", sin contar con mecanismos de control adecuados.

Por todo ello, la organización pide al Ministerio del Interior "nuevos protocolos de actuación, evaluación continua de la actuación de las fuerzas de seguridad y un sistema de garantías que reduzca las posibilidades de que se produzcan nuevos casos de arbitrariedad policial". Además, de presentar un informe detallado del número de propuestas de sanción, desglosando las mismas por cuerpo policial, provincia y zona en la que se han impuesto.

Más contenidos sobre este tema




7 Comentarios
  • VENCEREMOS VENCEREMOS 09/05/20 14:29

    Nuncame han caido bien los uniformes, transforman a las personas, y los que actúan así, cuando se quitan el uniforme no son nadie. Queremos una fuerzas de seguridad propositivas y colaborativas, sometidas como todos la imperio de la Ley, no que su palabra sea dogma de fe en los juzgados, pues en el 90% de los casos mienten, y los mal llamados jueces, no todos, se lo creen. La policía debe ser democratíca y didactica, no esta panda de iluminados adoctrinados que tenemos. Claro que con ministros como el Fernández Días y todos los del PP, así nos fue, y que conste que ahora con el que tenemos no estamos mejor. La ley mordaza iba a ser derogada menos para este ministro, que ya sabemos de donde prcede.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • kalikatos kalikatos 09/05/20 10:51

    La foto explica perfectamente "el estado de guerra" que tenemos, o que creen que tenemos, y la "autoritas" que les da la Ley Mordaza.
    Es lo que tiene transformar un problemón sanitarios, en un guerra sin cuartel, ayudado por otra serie de gestos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • 74camilo 74camilo 08/05/20 21:47

    Les gusta sentir el PODER a esta gente. Siempre ha sido así....

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • mirada Oblícua mirada Oblícua 08/05/20 20:09

    En España hay una ley mordaza (que son 3) que permite a la policía y guardia civil poner las multas que les de la gana porque se les permite esa arbitrariedad. Y además los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado no tienen formación en derechos humanos. A eso se añade el uso desproporcionado de la fuerza, o las frecuentes prácticas discriminatorias de estos cuerpos que están, en teoría, para defender los derechos de la ciudadanía. En un país democrático es imprescindible mejorar estas prácticas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Rey cuervo Rey cuervo 08/05/20 14:29

    No olvidéis que esto es según las supuestas víctimas. Personalmente no hago más que ver a gente que se pasa el confinamiento por la bolsita escrotal. Gente que no se da cuenta, o a quienes les da igual, las muertes que su estupidez pueda provocar. Yo subiría la cuantía de las multas y no permitiría que la policía avisara de que pueden ser multados por si actitud inconsciente. Los multaría directamente. Si nos comportamos como niños, habrá que tratarnos como a niños.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    7

    2

    • yosolo1 yosolo1 08/05/20 18:50

      Pues ahora que tiene tiempo vea el bofetón que un policía nacional propinó a un apersona por ir a comprar cerveza alegando que la cerveza no era un alimento de primera necesidad, lo hemos visto todos, sin provocación. O cuando salieron a toda velocidad a caballo contra un ciclista mientras que había un montón de personas circulando en coche y en moto a las que no les pidieron comprobante alguno, el portavoz de la policía no supo explicar si al final el ciclista fue multado por estar realizando una desplazamiento no permitido. O los mensajes de wasp de chas de funcionarios de policías en los que el moderador pedía más moderación en la violencia utilizada por sus compañeros, haciendo referencia a que los mandos les habían indicado que se intentase provocar a los posibles sancionables para que reaccionasen con violencia para que se pudiera apreciar resistencia también. Mire que no ha sido generalizado estoy de acuerdo, pero que ha habido varios excesos, es claro, y en un estado democrático y social de derecho, estos excesos se tienen que corregir y sancionar, pues es lo que legitima el monopolio de la violencia por el estado, cuando hay un uso indebido de la misma tiene que haber responsabilidades.

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      3

  • ADL3 ADL3 08/05/20 11:45

    También es normalidad que haya ovejas descarriadas en todos los rebaños.
    A esos aburridos con unos sentimientos muy definidos, que siguen viendo dos grupos, los que piensan como ellos y los que no, que aprendieron a ser robots. A esos que les retiren los aplausos aunque ellos se aplaudan para parecer importantes.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

 
Opinión