X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Operación Tándem

Los negocios del BBVA con Villarejo en Uruguay cuando era paraíso fiscal agrandan el agujero negro de los datos ocultos

  • El responsable del departamento de investigaciones internas, los 'forensics', de PwC admitió ante el juez que el banco no les facilitó toda la información sobre las operaciones que hizo allí con el comisario
  • El silencio aviva las sospechas sobre el alcance de la relación en el país donde el policía gestó la red empresarial de la que luego se valió en España

Publicada el 25/06/2020 a las 06:00
La Vela, edificio BBVA en Madrid

La Vela, edificio BBVA en Madrid.

EP

La relación que el BBVA mantuvo con el comisario Villarejo en Uruguay al menos desde 2007 ha abierto nuevas incógnitas en la Operación Tándem. El interrogatorio judicial al socio responsable del departamento de forensics o investigaciones independientes de PwC (Price Waterhouse), Javier López Andreo, dejó este lunes al descubierto otro hecho de los que en el último año han ido resquebrajando la versión del banco sobre su “colaboración con la justicia”. Y ese hecho es que PwC, encargada del forensic encargado por el BBVA sobre los contratos con Villarejo, nunca ha llegado a disponer de toda la información sobre qué operaciones efectuó la segunda entidad bancaria española con el policía en el país sudamericano.

Abogados presentes en el interrogatorio aseguran que López Andreo admitió que si PwC carece de todos los datos de lo ocurrido en Uruguay se debe a que el banco no se los facilitó. ¿Por qué? Por cuestión de normativa sobre el blanqueo, vino a decir el testigo. Este periódico preguntó a los portavoces del BBVA por qué omitió ante PwC todo lo que estaba en su poder sobre las operaciones con Villarejo en Uruguay. No hubo respuesta. Imputado como entidad desde julio de 2019, la negativa del banco a poner sobre la mesa los documentos que ha ido pidiendo el juez resquebraja el que en el último año ha sido su mensaje primordial: que mantiene una “colaboración plena” con la justicia.

La ausencia de información completa sobre los negocios con el comisario en el país americano forma parte de una extensa red de agujeros negros en el mapa que el análisis forensic de PwC debería haber dibujado hace ya meses. El juez ha dado a la consultora una semana de plazo para que aporte nada menos que 223 emails y otros documentos. Y Anticorrupción avisó a López Andreo de que la investigación penal no pueden dirigirla los abogados del banco. Es decir, el bufete Garrigues, que es el que marca el rumbo de PwC y ante el que los autores de la denominada "investigación interna" rinden cuentas.

Lo que respondió PwC sobre Uruguay hace aflorar una palabra que podría resultar clave en este flanco incipiente del caso: blanqueo. Porque Villarejo utilizó ese país para crear la red empresarial de la que luego se valió en España. En cabeza de esa red se sitúa Cenyt SL, heredera de otras dos compañías constituidas en Montevideo y a través de la cual cobró 10,28 millones del BBVA por trabajos de seguimientos y espionaje.  En Uruguay, el policía ocultó fondos multimillonarios de hasta 15 millones que comenzó a repatriar una vez que la OCDE sacó en diciembre de 2011 al país de la lista de paraísos fiscales. Qué conexiones mantuvieron allí Villarejo y el banco que hasta hace poco más de un año presidía Francisco González continúa siendo un secreto desvelado solo en parte.

Como ya publicó infoLibre, un email interno de la entidad atestigua que Villarejo había abierto en marzo de 2007 una cuenta en el BBVA en Uruguay. Su autor, un directivo de la entidad en la República Oriental narra en su correo electrónico que había recibido instrucciones para tratar a Villarejo “lo mejor posible". "Le recibí –narra– y hablamos sobre el apoyo que el BBVA puede darle en su actividad”. Y el policía abrió una cuenta.

Pero de esa cuenta no aparece ni una palabra en la amplia respuesta que el banco ofreció en julio de 2017 al requerimiento enviado entonces por el Sepblac, la máxima unidad de inteligencia financiera española contra el blanqueo de capitales. El Sepblac le demandó a la segunda entidad financiera del país información de diversas cuentas pero, también, "datos de conocimiento que se tenga" de sus titulares y autorizados. Aunque esa petición equivalía a solicitar todo lo que el banco supiera sobre Villarejo y su grupo, la cuenta de Uruguay ni siquiera fue mencionada.

Más contenidos sobre este tema




3 Comentarios
  • Iturreta Iturreta 26/06/20 13:04

    Se supone que este era el artículo de Ramón Lobo??

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • senenoa senenoa 25/06/20 12:35

    Algunos ya dijimos, hace años, que los grandes bancos (con el Santander y el BBVA a la cabeza) eran, en si mismos, paraisos fiscales. Todos ellos tienen empresas interpuestas que trabajan, con total legalidad, en paraisos fiscales eludiendo el pago de impuestos, de ellos y de sus grandes clientes, sin que aquí pase nada. Y las cosas no tienen visos de cambiar, al menos mientras no tengamos un gobierno fuerte de izquierdas. Y eso no parece que vaya a ocurrir mañana, si es que algún día ocurre.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

  • ágora ágora 25/06/20 09:49

    Perseguir y castigar a los bufetes y bancos que facilitan el blanqueo de capitales y/o la evasión fiscal es la forma más efectiva de aumentar la recaudación de impuestos de forma justa y equitativa.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

Lo más...
 
Opinión