Muros sin Fronteras

La manía de dividir el tiempo

En unas horas termina el año 2015 y comienza 2016. En la continuidad natural del tiempo no se diferencia el tic-tac del año que muere del tic-tac del año que nace. La hemos fraccionado en dos espacios separados, como hemos dividido ríos, montañas y desiertos creando fronteras: aquellos son los otros, los extranjeros.

Todo es un artificio que nos empuja a ver la vida de manera artificiosa, irreal. Pensamos desde nuestra forma de dividir y nombrar el tiempo sobre problemas complejos que afectan a culturas muy diferentes, que toman decisiones desde una estructura de pensamiento opuesta. Los chinos, por ejemplo, escriben la palabra “crisis” uniendo dos ideogramas: “peligro” y “oportunidad”.

Este post será especial: recomendaciones y recordatorios del año que fluye y sigue disfrazado de otro a través de vídeos y enlaces.

El drama humano

El de cientos de miles de refugiados sirios y el de los migrantes, personas en medio de un juego que consiste en parecer que se hace sin hacer demasiado.

El personaje

Pepe Mujica. En la política de la simulación y en medio de tanto farsante, un hombre transparente que se fue del cargo como entró en él: con la dignidad intacta y el bolsillo vacío.

La gran conmoción

Los atentados de París, los muertos, la imposibilidad de entender el odio ajeno, las leyes que se cambian. Los otros muertos en Turquía, Líbano, Pakistán, Nigeria... que siempre olvidamos. Y Charlie.

Una guerra

Siria, más de cuatro años de guerra, entre 250.000 y 300.000 muertos, millones de desplazados y refugiados. Solo cuando las consecuencias han llegado a nuestras fronteras hemos tomado interés.

Una película

El Telegraph elige Birdman en su lista de las mejores 25 películas del año. Permitan que recomiende una que se estrenará en España en 2016. Se llama The Big Short (2015), que aquí se traducirá como La gran apuesta, que no es lo mismo. Trata sobre el lado oscuro de la banca. Nos sonará la música, seguro.

Un libro

El fin del Homo sovieticus, de Svetlana Aleksiévich (Acantilado/Raig Verd). ¿Cómo es posible que no supiéramos de la existencia de esta inconmensurable escritora? A veces, el Nobel sirve, descubre talentos.

Una relectura

José Saramago: Ensayo sobre la ceguera, que en eso seguimos.

Un tuit

Esta dirección es sobresaliente: @TheTweetOfGod. El 8 de diciembre escribió:

Un muerto

Tres: las activistas de la igualdad racial en EEUU Grace Lee Boggs (gran perfil en The New Yorker), la también centenaria Amelia Boynton Robinson y, por supuesto, el gran Oliver Sacks, “explorador de la mente y la tolerancia”, como tituló Guillermo Altares.

Una lucha

La permanente lucha de la mujer por los derechos, la igualdad y el respeto.

Una canción

Esta que sabe a París y a rebelión en la esperanza y en las ideas.

¿No queríamos ser daneses? Pues empieza el juego

¿No queríamos ser daneses? Pues empieza el juego

Más sobre este tema
stats