Plaza Pública

Los presupuestos electoralistas de R&R

La izquierda no puede dejar que la democracia pierda su función de herramienta decisiva en la lucha por la igualdad y la dignidad de las personas. Más aún en tiempos de una recuperación de la crisis gestionada por políticas que sirven a la ideología neoliberal. Lo que tenemos sobre la mesa va mucho más allá del frío debate presupuestario y se refiere al modelo de salida de la crisis en términos de otro reparto y redistribución de la riqueza, de un nuevo modelo económico y de gobernanza, unido todo ello a las reformas progresistas y a una estrategia fiscal pendiente para las administraciones públicas que nos lleve a la convergencia con Europa.

La pedagogía sobre los valores que han de servir para transformar un sistema económico cada día más injusto, especulativo y desregulado, acompaña al discurso y a la propuesta con cifras del PSOE para reforzar una alternativa basada en el rigor frente a las cuentas públicas oportunistas de Rajoy y Rivera (R&R). Y dando un paso más, no se debe disociar la alternativa presupuestaria del PSOE –o del conjunto de la izquierda– de la exigencia reiterada de una derogación de las leyes que impuso el PP y que agravaron la precariedad laboral, los contratos indignos, los recortes sobre derechos básicos y la gran incertidumbre sobre el futuro de las pensiones.

Necesitamos más democracia y más igualdad frente a las cifras de unos presupuestos efímeros, profundamente electoralistas. Están elaborados desde la pura coyuntura política y llenos de las trampas contables ya habituales en Montoro, el enemigo número uno de la transparencia. Unas cuentas que no van acompañadas de una revisión del modelo productivo de este país para definir nuevas estrategias apoyadas en partidas de educación, investigación, tecnologías, industria y transición energética.

De momento, el Gobierno ha hecho lo más fácil; ha movido varias piezas seguidas en el tablero. Hay que reconocer la habilidad del PP, apoyado en las trompetas mediáticas a su servicio, para recuperarse del trago de Cataluña, del descrédito, del acoso de Ciudadanos y del lastre enorme de los casos de corrupción.

Repasemos las bazas del PP: acuerdo salarial para los funcionarios y para los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado; campaña populista con la cadena perpetua revisable utilizando la sensibilidad de importantes sectores de la población en medio de la confusión sobre el fin constitucional de la pena sin perjuicio a la seguridad ciudadana; mejoras para los pensionistas y culminación con la presentación del proyecto de presupuestos antes de las vacaciones de Semana Santa. Todo pensado para que el saborcillo de la arrancada pepera se mantenga entre cañas y procesiones.Pero la cosa no va de tener fe y espero que tanta dicha vacacional no haga olvidar la realidad. Me refiero al déficit de los 18.000 millones de la Seguridad Social en 2017, la acumulación de 30.000 millones de posible inversión en armamento pesado que gravarán los presupuestos durante quince años y que exigen mucha explicación y debate transparente, las 24 proposiciones de Ley paralizadas en el Congreso o que las CCAA y los Ayuntamientos siguen a la espera de solución a sus problemas de financiación y a la demanda de inversiones sociales.Como se observa, el PP y Rajoy no están muertos, aunque anden buscando nueva candidata a La Moncloa. Tienen a su favor el conflicto de Cataluña donde cuenta con unos aliados de lujo en la deriva de los partidos del proceso secesionista, empeñados en despreciar la ley y en romper la cohesión social, con la gran ventaja de que Rajoy ni necesita, ni sabe ni quiere hacer política allí. Le basta con utilizar los instrumentos del Estado y recoger el rechazo que despierta en el nacionalismo español las provocaciones del bloque independentista.Los socialistas disponemos de una magnífica oportunidad para salir a la calle aprovechando este escenario y explicar, con pasión y audacia, la nueva alternativa socialdemócrata. Es nuestro relato y no podemos esperar. A nuestra alternativa presupuestaria hemos de vincular los valores y principios citados que resultan diferenciadores de las derechas neoliberales.Dos apuntes finales. Es imprescindible más democracia, participativa y transparente, ante un Gobierno que tiene secuestrada la función legislativa del Parlamento. Y la queremos para favorecer la igualdad, la dignidad de vida y la redistribución de riqueza.Por otra parte, defenderemos, por supuesto, cualquier mejora para la ciudadanía en unos presupuestos de los que ahora presumen R&R, cuando llevamos años planteando iniciativas en el Congreso que el PP bloquea y manda a un cajón con la colaboración de Ciudadanos. Sabemos que hay vías para consolidar esas mejoras en favor de pensionistas y empleados públicos, aunque los presupuestos no lograran respaldo suficiente. se mantenga entre cañas y procesiones.

las 24 proposiciones de Ley paralizadas en el Congreso o que las CCAA y los Ayuntamientos siguen a la espera de solución

empeñados en despreciar la ley y en romper la cohesión social

Los socialistas disponemos de una magnífica oportunidad

favorecer la igualdad, la dignidad de vida y la redistribución de riqueza.

cualquier mejora para la ciudadanía en unos presupuestos de los que ahora presumen R&R

Consulta las fechas clave en la tramitación de los Presupuestos

Consulta las fechas clave en la tramitación de los Presupuestos

Más sobre este tema
stats