LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
La reforma de la jurisdicción universal permitirá reabrir casos que quedaron impunes tras el recorte del PP

Memoria histórica

“La afirmación de reconciliación es la excusa permanente cuando no ha habido ni verdad, ni justicia ni reparación”

“La afirmación de reconciliación es la excusa permanente cuando no ha habido ni verdad, ni justicia ni reparación”

El derecho a reconocer el pasado, a recuperar la memoria histórica, se dio cita este sábado en Madrid en la presentación de la iniciativa por la Comisión de la Verdad en el Parlamento. En un acto desarrollado en el Ateneo de Madrid e impulsado por la Plataforma por la Comisión de la Verdad sobre los crímenes del franquismo, juristas, políticos y asistentes debatieron sobre un pasado que, para casi todos los presentes, debe ser reconstruido.

“Hay quien dice que mirar la historia es un problema irresoluble y que es mejor ignorar el pasado”, apuntó Jaime Ruiz Reig, el presidente de la Asociación para la Memoria Social y Democrática (AMESDE) durante su discurso de apertura. Sin embargo, continuó, “mirar la historia es facilitar no caer en los mismos errores”.

Esta opinión fue respaldada por el coordinador general de Convocatoria Cívica, Ángel Viviente, quien instó a los asistentes a firmar la petición en la platafoma Change.org para la creación de una Comisión de la Verdad “que encuentre y explique de una vez por todas lo que sucedió en nuestro país”. Por el momento, 105.000 personas ya han mostrado su apoyo a esta petición que, en palabras de Viviente, “sólo es el inicio”.

El objetivo es que el Parlamento se haga eco de su solicitud y finalmente se “elimine la impunidad de los graves crímenes cometidos contra la vida por las instituciones del franquismo”. No obstante, el camino no es fácil. Una persona que conoce de cerca esta realidad es el jurista Baltasar Garzón, uno de los ponentes en el acto e impulsor de la recogida de firmas.

Para el jurista, recuperar los cuerpos de los miles de víctimas del franquismo es “un derecho fundamental, un derecho humano y reconocido como tal por los organismos internacionales”. Por eso se apoyó en el Informe del Relator Especial sobre la promoción de verdad, la justicia, la reparación y las garantías de no repetición, emitido en 2014 por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, para subrayar que “es el Estado quien tenía que estar presente y avalar esta situación” y que ante su ausencia “son las víctimas y asociaciones quienes se vieron obligados a tomar el testigo".

Garzón criticó a un determinado sector social que "se limita a decir que ya estamos reconciliados". En cambio, "la afirmación de reconciliación es la excusa permanente cuando no ha habido ni verdad, ni justicia ni reparación", subrayó. "Nadie en España puede pensar que por hablar y por conseguir hacer una reparación mínima y suficiente se vaya a quebrar ningún sistema democrático". En cambio, el jurista apuntó que no todo el mundo opina igual. "La propia ausencia del Partido Popular esta mañana así lo evidencia", afirmó. "No entiendo por qué no se puede hablar con el PP de estos temas", cuando sólo se trata de "hablar", recordó.

De hecho, los conservadores no respondieron la petición de los organizadores solicitando su asistencia al acto. De aspecto diferente pero con el mismo final fue lo sucedido con Podemos. Estaba previsto que Rafael Mayoral acudiese al evento en representación de la formación morada, no obstante, éste se ausentó para desconocimiento de los organizadores, quienes no obtuvieron ninguna explicación.

Quienes sí acudieron fueron Sol Sánchez, en representación de Izquierda Unida; Soraya Rodríguez, por el PSOE; y Miguel Gutiérrez, por Ciudadanos. Este último, además, fue el único que recibió abucheos por parte de los asistentes tras explicar la postura de la formación naranja sobre la memoria histórica.

Gutiérrez comentó que desde Ciudadanos ven con buenos ojos que los familiares de las víctimas puedan recuperar los cuerpos de las víctimas, pero interpretó que hasta que no se conforme un nuevo gobierno no entrarán a valorar la formación de la Comisión de la Verdad.

Por su parte, Sol Sánchez, diputada de IU-UP en el Congreso durante la pasada y corta legislatura, subrayó que desde su formación incluyeron en el programa de cara al 20-D diversas propuestas para recuperar los cuerpos de las víctimas del franquismo. Y Rodríguez, la que fuese portavoz socialista en el Parlamento entre 2012 y 2014, optó por rechazar las medidas impulsadas por el Partido Popular para acabar con la Ley de Memoria Histórica que aprobó el PSOE en 2007.

En alusión a una entrevista concedida por Mariano Rajoy al diario 20 Minutos en 2008, en la que el entonces candidato a la presidencia afirmó que no daría ni un sólo euro del erario público para recuperar el pasado, la socialista reprochó que tal como afirmó Rajoy así ha cumplido durante su mandato; al tiempo que subrayó que de haber gobernado el Partido Socialista la pasada legislatura, la Comisión de la Verdad ya hubiese estado creada y en funcionameinto.

"Nuestra historia está llena de héroes y heroínas"

Una de las ponentes con mayor énfasis en la recepción de sus palabras fue Cristina Almeida. La abogada y política afirmó que no quieren investigar los crímenes del franquismo “por un afán de venganza, sino porque creemos que nuestra historia está llena de héroes y heroínas”.

Para Almeida, las firmas para conformar la Comisión de la Verdad no son sólo unas cifras, sino un apoyo “para sentirnos cada vez más unidos en esa exigencia”. “Aquí nadie habla de que ha habido 40 años de fascismo y de que de esos 40 años no han durado en ninguno de los países donde estuvo el fascismo”, continuó. Por eso creyó en sus palabras que para poder devolverle la democracia a España había que empezar por devolver los cuerpos a las familias de los asesinados por el franquismo.

"Los valores democráticos no llueven del cielo, se conforman, se educan y se practican si se quieren desarrollar una sociedad democrática", apuntó en su intervención Jaime Ruiz Reig, quien calificó este valor como "eje fundamental" y aludió a la "falta de conocimiento" de la sociedad española. "Cuando la población no está educada en el reconocimiento de la verdad, tenemos un problema", remarcó.

El jurista y político Manuel de la Rocha, recordó que “la transición tuvo un loable objetivo: la reconciliación de los españoles”. Sin embargo, en vez de desarrollarse como se estipuló, “se llevó a cabo con el olvido de las víctimas del franquismo, no de las otras [en referencia al otro bando]”.

De la Rocha hizo un repaso por las diferentes medidas adoptadas tanto a nivel internacional como nacional por recuperar la memoria de las víctimas, e instó a apoyar las acciones impulsadas por diferentes gobiernos municipales y autonómicos durante estos últimos años para abrir gran número de fosas comunes.

“En Valencia se han doblado el número de fosas reconocidas” desde las pasadas elecciones municipales, apuntó. Asimismo, en otros espacios como Madrid destacó la creación del Comisionado de la Memoria. “Pronto habrá elecciones generales y una nueva mayoría deberá abordar estos sistemas con determinación”, afirmó. En este término instó a que su consecuencia sea “la constitución de una Comisión para que las heridas se cierren y los principios de verdad se apliquen, para que la democracia sea plena”.

Memoria para compartir, para cooperar y trabajar juntos

El que fuese director general de la UNESCO, Federico Mayor Zaragoza, elaboró un discurso con grandes dosis de emotividad. No sólo por su recuerdo a Luis García Montero, ponente en el acto que no pudo acudir por una fractura sufrida este viernes, sino por sus palabras de unidad para la memoria.

Zapatero participará en la Comisión de la Verdad de Maduro

Zapatero participará en la Comisión de la Verdad de Maduro

“Parlamento viene de parlare, no de aplaudire y por eso lo que tenemos que hacer es que ahora llegue el momento de pasar de la fuerza y la confrontación a la conversación, al diálogo, al encuentro, a la conciliación y a la mediación”, señaló Mayor Zaragoza.

“La prevención es ahora nuestra obligación y cuando se autorizan manifestaciones de grupos fascistas que deberían estar fuera de la ley me acuerdo de lo que sucedió en España en el 35 y 36”, explicó. Por eso reforzó la necesidad de la memoria “para compartir con los demás”, “para cooperar y trabajar juntos”, “para estar al lado de los que sufren”, “para comprometerse”. Pero sobre todo instó a recuperar la memoria para “las generaciones venideras”.

“Esta es la memoria, lo sé como testigo y a veces como director de procesos de paz. Lo que más logra conciliar la voluntad de los que han estado confrontados es precisamente hablar de sus hijos. No de su presente ni de su pasado, sino hablar de las generaciones venideras”. Por eso, pidió “que la voz llegue fuerte y alto a todos los rincones de la tierra, que todos los que puedan se unan a este grito”, incluidos los representantes de los partidos políticos.

Más sobre este tema
stats