LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
La especulación y el rentismo siguen dominando el mercado de la vivienda tras el fin de las 'golden visa'

Sumar

Los aliados de Sumar con arraigo territorial piden a Díaz que aparque su marca en las autonómicas

Àgueda Micó y Yolanda Díaz en un acto de campaña para las elecciones del 23J.

En Sumar se muestran convencidos de que su marca funciona. "Es una marca joven pero muy reconocida por los españoles, que logró millones de votos y más de 30 escaños y que gobierna España", señaló el lunes su portavoz y ministro de Cultura, Ernest Urtasun, que reclamó "trabajar por la fortaleza organizativa y el arraigo territorial de Sumar" para evitar que suceda lo mismo que en Galicia, donde el Bloque Nacionalista Galego (BNG) acaparó el voto progresista, mientras que los de Yolanda Díaz se quedaron fuera. Se trata de la misma idea que trasladó este martes el portavoz parlamentario, Íñigo Errejón, que en rueda de prensa aseguró que Sumar fue la "fuerza decisiva" el pasado 23J para lograr un gobierno progresista pese a la juventud de su marca.

Aunque Sumar funcionó como coalición a nivel estatal, algunos de sus aliados a nivel territorial como Compromís, Más Madrid, la Chunta Aragonesista, Més per Mallorca e incluso los comunes —que, a día de hoy, están completamente integrados dentro de Sumar— consideran que ellos son la "marca ganadora" a nivel autonómico y fuentes de estas formaciones subrayan que son la "referencia" en sus respectivas comunidades, al tiempo que deslizan que Sumar debe permanecer en un segundo plano—ir por detrás— o directamente no aparecer en la papeleta.

Esta última es la tesis de Compromís. Las fuentes consultadas por infoLibre subrayan que son una fuerza de "obediencia valenciana" y que, por ese mismo motivo, rechazaron entrar en el Grupo Promotor de Sumar y tampoco pidieron carteras ministeriales. Así, consideran que su marca es la que funciona y aunque se muestran abiertos a incorporar perfiles provenientes de Sumar en sus futuras listas, sostienen que en la candidatura únicamente debe aparecer el nombre de Compromís, al menos a nivel autonómico. En las europeas y en las generales sí se muestran más abiertos a que aparezcan ambos nombres.

La dirección de la coalición valencianista aboga por que Sumar siga siendo su socio — para las listas del Parlamento Europeo esperan contar con el tercer puesto y se barajan nombres como los del exconseller Vicent Marzà o el de exeurodiputado Jordi Sebastià—, pese a que el sector más crítico de la organización pide abiertamente reconsiderar esa alianza y reclama que se realice una consulta a las bases incluso antes de la negociación. Aunque, en líneas generales, desde Compromís —que cuenta con dos diputados dentro del grupo de Sumar en el Congreso— insisten en que su relación con Sumar "funciona", tampoco quieren perder su autonomía y no descartan, en el peor de los escenarios, irse del grupo.

Por su parte, fuentes de la dirección de Sumar remarcan que mantienen intacto su compromiso de no "competir" con Compromís y esta misma semana han mantenido conversaciones con su dirección para reiterar ese mensaje de "colaboración". Sin embargo, eso no implica que no vayan a constituirse a nivel orgánico en la Comunitat Valenciana, lo que ha levantado ampollas en la coalición valencianista. Las voces consultadas en Compromís creen, aun así, que Sumar no logrará asentarse porque apenas cuenta con una veintena de personas, capitaneadas por el exdirector general de Calidad, Rehabilitación y Eficiencia energética general de la Generalitat nombrado por Podemos, Alberto Rubio, que forma parte de la dirección provisional de Sumar.

Los (difíciles) equilibrios de los comunes y Más Madrid

En los comunes la situación es distinta, ya que hay varios dirigentes, comenzando por el propio Urtasun, que forman parte de la dirección provisional de Sumar —al igual que los diputados Gerardo Pisarello y Aina Vidal— y que, además, cuenta con una cartera ministerial. Díaz se ha estado apoyando mucho en ellos para construir su proyecto ya que tanto su exjefe de gabinete y actual encargado del despliegue territorial de Sumar, Josep Vendrell, como uno de sus principales asesores, Rodrigo Amírola, provienen de Cataluña.

Desde el espacio remarcan a infoLibre que en su marca a nivel autonómico es Catalunya en Comú, a la que definen como "una organización autónoma y soberana" pero subrayan que su referencia estatal es Sumar y que van a participar "activamente" en su desarrollo político y organizativo. Aunque todavía no abordado el debate sobre si Sumar debe estar o no en la papeleta, aluden a la experiencia con Podemos, cuya marca estuvo en un segundo plano incluso cuando mejor funcionaba. Sumar, por su parte, no prevé desarrollarse orgánicamente en Cataluña y utilizarán sus estructuras para construir organización.

Sucede algo similar con Más Madrid, cuyo principal referente, Mónica García, también forma parte de la Ejecutiva de Sumar además de liderar el ministerio de Sanidad. En la organización, creada por Errejón, conviven dos posturas diferenciadas: los más cercanos a García sostienen que deben participar en Sumar dejando claro que el "referente" tanto a nivel municipal como autonómico es Más Madrid y abogan por mantener la marca Sumar para las generales.

Una estructura territorial, la asignatura pendiente de Podemos que hereda Sumar tras su fracaso en Galicia

Una estructura territorial, la asignatura pendiente de Podemos que hereda Sumar tras su fracaso en Galicia

Hay otro sector de Más Madrid que, sin embargo, es más crítico con el proyecto de Díaz y considera que se están "diluyendo" por estar dentro del Ejecutivo de coalición y abogan por imitar a Compromís. Estas fuentes advierten del "error" de haber perdido un liderazgo como el de García en la Asamblea, lo que, a su juicio, ha demostrado ser "clave" en el caso de la líder del BNG, Ana Pontón, para obtener un buen resultado tras muchos años de oposición. Así, sostienen que el fracaso de Sumar en las gallegas no beneficia a su organización.

La Chunta y Mes per Mallorca reivindican su autonomía

La Chunta Aragonesista también rubricó un acuerdo con Sumar el 23J lo que les permitió, después de décadas, tener un diputado en el Congreso de la mano de Jorge Pueyo. Con todo, su presidente, Joaquín Palacín, afirmó este lunes que debe ser su organización la que lidere el "espacio de izquierdas, ecologista y aragonesista" a nivel municipal y autonómico con su nombre en la papeleta. Fuentes de la organización explican que quieren seguir el camino de Compromís aunque reconocen que su fortaleza a nivel territorial es menor y abogan por que Sumar no se presente en los territorios en los que haya una formación de izquierdas con arraigo territorial.

En el caso de Mes per Mallorca lo que quieren, en primer lugar, es desplegar una organización completamente autónoma en todas las islas para que su marca sea la que predomine. En Menorca su vínculo no es con Sumar, sino con Esquerra Republicana, por lo que, de cara a las europeas, podrían aliarse con ellos, Bildu y BNG — en 2019 se celebró una votación y ganó, por un voto, la opción de concurrir con Compromís frente a la de Esquerra—. Lo que defienden, en todo caso, es tener "autonomía" para elegir sus propias alianzas en función de la cita electoral.

Más sobre este tema
stats