Una residente fallecida y un archivo judicial: la historia tras el vídeo de una anciana rodeada de hormigas

Captura del tweet de la asociación Moviment Residencies Catalunya.

Miércoles, 25 de mayo. El Moviment de Residencies de Catalunya hace público un vídeo en la red social Twitter que acompañan de un potente mensaje: "Si después de ver estas imágenes no se te han revuelto las tripas estás hecho de la misma pasta que los políticos que permiten este tipo de situaciones y de la justicia que no las castiga". Son solo catorce segundos. Pero lo que se aprecia es durísimo. En la grabación puede verse a una anciana tendida sobre una cama de una residencia con el cuerpo completamente rodeado de hormigas. El vídeo, según ha podido saber ahora infoLibre, fue puesto a disposición de las autoridades hace dos años. E incluso dio lugar a una investigación judicial para esclarecer lo sucedido. Pero las pesquisas, en las que llegó a constatarse que "ciertos pacientes" tuvieron que ser "atendidos de inmediato" al haber llegado las hormigas a su propio cuerpo, fueron archivadas.

La grabación en cuestión llegó a través de algunos trabajadores del centro a Moviment de Residencies de Catalunya a finales de 2019 o comienzos de 2020, quien tras recibirla la pusieron en manos de la Policía. De ahí, según ha podido saber este diario, se le dio traslado a los Mossos. Los agentes abrieron diligencias policiales. Y el asunto se terminó judicializando.

Desde la Fiscalía del Área de Mataró confirman a este diario que "para la investigación de los hechos que aparecen en el vídeo" el Juzgado de Instrucción número 3 de Mataró incoó diligencias, que se centraron en el fallecimiento de una residente. Lo hizo por un posible delito de muerte por imprudencia y trato degradante. Se tomó declaración a algunos testigos. Pero al final se terminó dando carpetazo al asunto. La magistrada encargada del caso consideró, en un auto fechado el 12 de julio de 2021 al que ha tenido acceso este periódico, que no había quedado acreditada "la perpetración de los hechos denunciados".

Las pesquisas se centraron en una residencia ubicada en Teià, un municipio de la comarca del Maresme a veinte kilómetros de Barcelona. En esta localidad, según los listados oficiales de la Generalitat, solo consta un centro sociosanitario: Amavir Teià. Del resultado de las diligencias judiciales practicadas se tuvo conocimiento de que una de las usuarias del geriátrico, una anciana de 92 años con limitación funcional, fue ingresada el 15 de agosto de 2020 en el hospital "por desaturación, sin clínica infecciosa aparente, en situación agónica". Entró a las 18.23 horas. Siete minutos después falleció. Fuentes del grupo residencial mencionado anteriormente confirman a este diario que en esa misma fecha perdió la vida una usuaria de la misma edad en su geriátrico de Teià, si bien insisten en que nadie les ha avisado de la existencia de esta investigación judicial.

En su auto de archivo, la jueza, que en ningún momento hace referencia al vídeo difundido por el Moviment de Residencies de Catalunya, da por "constatado" que "al tiempo del incidente" el centro "tenía problemas de plaga de hormigas e insectos". Pero sostiene que "no se ha podido constatar" que en el momento de su ingreso hospitalario la residente "sufriera picaduras de insectos, ni en particular de hormigas", como tampoco que la "causa de su muerte" estuviera "vinculada a la misma". No obstante, recalca que "se tiene noticia" de que "ciertos pacientes" tuvieron que ser atendidos "de inmediato" al haber "llegado las hormigas a su propio cuerpo".

Sin "trato degradante", pero con "falta de personal"

A pesar de ello, la magistrada resalta, tras escuchar a algunos testigos que declararon durante la instrucción y de los que no se aporta información alguna, que todos los usuarios que se vieron afectados por la plaga fueron tratados "de inmediato". Dice que se les trasladó "de urgencia" a "otra habitación" o se les aseó. Y todo ello, sostiene de nuevo apoyándose en las testificales recabadas, "sin que hubiere habido ningún trato degradante ni desatención de ningún residente, tan sólo la protesta de tener que acelerar su atención y no poder actuar con más detenimiento por falta del personal".

El auto también destaca la "adopción de medidas de actuación" por parte del geriátrico para combatir la plaga de hormigas e insectos a través de una empresa exterminadora. Y el control que de ello se hizo a través del Departament de Treball, Afers Sociales y Families. En este sentido, apunta que las autoridades habían realizado recientemente una inspección rutinaria en el geriátrico. La visita se produjo en abril de 2021 y concluyó reseñando la no percepción de insectos en el centro, así como tampoco de residentes con picaduras. Con todo esto sobre la mesa, la jueza terminó decretando el sobreseimiento provisional de las actuaciones al no haber quedado acreditada la perpetración de los hechos que habían sido denunciados.

La última plaga hace tres años

Fuentes del grupo empresarial Amavir confirman que la residencia de Teià tuvo un "brote de hormigas". Sin embargo, aseguran que fue en junio de 2019, hace ya tres años, motivo por el cual no les cuadra que se vincule el fallecimiento de la residencia con ninguna plaga. "El centro se encuentra en un entorno favorable a la aparición de plagas y precisamente por ello cuenta con un Plan Centinela para detección y eliminación de las mismas, que incluye la contratación de un servicio especializado externo de seguimiento y prevención", sostienen. Aquel brote, continúan, "se intentó atajar desde el primer momento", contando "con la participación de los propios trabajadores y familiares".

A los primeros se les pidió que dejaran reflejado en los libros de incidencias aquellos lugares de la residencia "en las que se detectara presencia de hormigas". A las familias, por otro lado, se les informó del problema detectado y se les pidió que comunicaran cualquier presencia de estos insectos y que no dieran comida a sus mayores en las habitaciones, a fin de evitar que la plaga se incrementase. Además, aseguran que se "reforzaron los protocolos de limpieza" y se "reforzó el contrato con la empresa especializada en control de plagas", que actuó en el interior del centro y en el perímetro exterior durante siete días: 4, 11 y 28 de junio; 11, 17 y 23 de julio; y 1 de agosto.

Desde Amavir también explican que toda la documentación sobre las actuaciones fue analizada por la Inspección del Departament de Afers Socials de la Generalitat en una visita al centro aquel mes de julio. "Recorrieron pormenorizadamente todas las instalaciones, chequearon todos los libros de incidencias y revisaron el contrato con la empresa de desinfección y los partes de todas sus actuaciones. La propia Inspección dejó constancia de todas las medidas adoptadas y del control del brote", sostienen las fuentes del grupo, que recuerdan que "desde entonces" no se ha vuelto a repetir "ninguna plaga", tal y como volvieron a constatar las autoridades en la inspección que se llevó a cabo en abril del año pasado: "Tras revisar dormitorios, comedores y pasillos, se deja constancia de que no se encuentra ninguna hormiga ni ningún insecto".

En relación con el vídeo difundido en redes sociales, desde la empresa aseguran que no eran conocedores de dicha grabación, al tiempo que resaltan que no han recibido "ninguna notificación" del Juzgado de Mataró "relacionada con este asunto". "Somos conscientes de la dureza de las imágenes, que nos causan una profunda consternación. Si se corresponden a este brote de hace tres años en la residencia, y sin querer restar ni un ápice de gravedad al asunto, reflejarían una situación enormemente dura pero puntual, puesto que desde el mismo momento en que se detectó el problema se tomaron todas las medidas para tratar de erradicarlo en el menor tiempo posible, como así ocurrió. Es importante remarcar que tanto la Generalitat como la Justicia así lo han considerado también", apuntan.

Por todo ello, consideran en el grupo que "sería tremendamente injusto para la residencia y sus profesionales" querer achacar este caso "a una mala atención continuada a las personas mayores que viven en ella". Un centro que, dicen, "viene operando desde hace quince años con los máximos estándares de calidad", que fue uno de los primeros de toda la comunidad en ser certificado como 'centro libre de sujeciones" o que ha sido "uno de los centros con menor afectación de covid de toda Cataluña". "Estamos abiertos a que, quien lo desee, pueda venir a visitar la residencia y comprobar de primera mano esta realidad", concluyen.

"No hemos aprendido nada"

Javier Garzón, integrante de Moviment de Residencies y miembro fundador de Marea de Residencias, explica que no hicieron público el vídeo en su momento porque el asunto estaba siendo investigado. "Sin embargo, al dejar de tener noticias del asunto, y al sospechar que lo habían archivado, se decidió difundir", señala. En conversación con este diario, asegura que la residencia en cuestión ha tenido bastantes problemas de insectos. Y rechaza que lo que puede apreciarse en el vídeo sea fruto de un instante concreto. "Por lo que se ve en las imágenes, esta persona parece que llevaba tiempo sola, porque si se le está atendiendo permanentemente yo creo que eso no sucede", apunta.

El miembro del colectivo carga contra el carpetazo judicial. "Tiene que haber un pacto de silencio entre la justicia, los representantes políticos y las entidades que se lucran con esto, porque no me lo explico si no", desliza. Y culmina: "Todas las denuncias que se interponen son archivadas. ¿Qué pasa, que todas ellas son infundadas? Todo esto demuestra que no se está a la altura de lo que demanda la sociedad civil. Ahora mismo, las residencias siguen estando igual o peor que antes de la pandemia. No hemos aprendido nada".

Mayores con úlceras y sobre camas rotas: trabajadoras y familiares exigen retirar la licencia a una residencia gallega

Mayores con úlceras y sobre camas rotas: trabajadoras y familiares exigen retirar la licencia a una residencia gallega

Más sobre este tema
stats