La portada de mañana
Ver
La resistencia femenina al fascismo: “Los militares hicieron el golpe, nosotras lo transformamos en revolución”

Corrupción

Anticorrupción refuerza los argumentos para que dos magistrados respaldados por el PP no juzguen el 'caso Gürtel'

Luis Bárcenas, el pasado 15 de mayo en la Audiencia Nacional.

La Fiscalía Anticorrupción acaba de dar un golpe de timón con dos escritos que, al abundar en la idea de que el juez debe ser imparcial y, además, debe parecerlo, refuerzan en la práctica las tesis de las acusaciones populares para apartar a dos de los tres magistrados elegidos para juzgar el caso Gürtel: la futura presidenta del tribunal, Concepción Espejel; y el magistrado Enrique López, ambos respaldados por el PP. 

Anticorrupción introduce argumentos que ni siquiera habían manejado las tres acusaciones populares que han recusado a Espejel y López, como el de que cinco acusados –Luis Bárcenas entre ellos- participaron en las votaciones que elevaron a los dos jueces al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), en el caso de Espejel, y al Tribunal Constitucional (TC), en el de López. 

La Fiscalía remarca una y otra vez el concepto de "apariencia de imparcialidad" y esgrime un precedente clave: el de la juez María Tardón, apartada del tribunal que debía juzgar al entonces juez Elpidio Silva porque perteneció al órgano de gobierno de Caja Madrid cuando la caja ya estaba presidida por Miguel Blesa, enemigo acérrimo de Silva.

Y de lo que se trata con las recusaciones del caso Gürtel, viene a aducir la Fiscalía, es de si "un observador objetivo" tendría razones para dudar de la imparcialidad del juzgador. A lo largo de las 17 páginas que integran el escrito sobre Enrique López, que será ponente de la futura sentencia del caso Gürtel sin finalmente no se le aparta del tribunal, la palabra apariencia se repite 14 veces

Ese, el de la apariencia de imparcialidad y no el de la imparcialidad en sí misma, constituye el eje de los dos escritos. "Ciertamente -sostienen las fiscales en el texto sobre López, con un párrafo calcado del de Espejel salvo en el género gramatical- en las presentes actuaciones no aparecen acreditados hasta donde sería exigible en este trámite ni el interés personal y directo del magistrado en la causa ni la ventaja o perjuicio derivados de la misma conforme a los cánones jurisprudenciales expuestos".

"Pero -agregan a renglón seguido- tampoco puede afirmarse que resulten de todo punto irracionales las dudas albergadas por los recusantes sobre la imparcialidad de un Magistrado que ha desempeñado cargos en cuya designación ha intervenido el Partido Popular ─parte en esta causa─ y en la que incluso han participado con su voto personal ─cierto que secreto─ algunos de los acusados”.

Espejel y López fueron aupados a sus respectivos cargos como vocal del CGPJ y del Tribunal Constitucional gracias al PP, que en esta pieza del caso Gürtel, la llamada Primera Época, se sentará en el banquillo como partícipe a título lucrativo. Es decir, como beneficiario de parte del dinero desviado por esta trama corrupta donde empresarios y políticos -los acusados- operaron en total simbiosis durante más de una década.

En lo que respecta a Bárcenas, participó como senador en la votación con que la Cámara Alta revalidó en septiembre de 2008 a Concepción Espejel como vocal del Poder Judicial. Por lo que concierne a otros cuatro acusados que eran diputados del PP en la Asamblea de Madrid -Alberto López Viejo, Alfonso Bosch, Carlos Clemente y Benjamín Martín Vasco-, participaron en la votación por la que la Cámara Regional propuso, también en septiembre de 2008, a Enrique López como miembro del Tribunal Constitucional.

Anticorrupción no apoya formalmente las recusaciones y se limita a solicitar a la Sala Penal de la Audiencia Nacional que dé curso a su tramitación. Pero sus escritos -especialmente el referido a Enrique López- dejan un margen muy estrecho a quienes, como el PP, defienden que nada impide que los dos magistrados impugnados juzguen junto con un tercero el mayor caso de corrupción que afecta al partido del Gobierno desde la restauración democrática.

Arropados con una amplia jurisprudencia nacional y europea sobre lo esencial que resulta que el juez no solo sea imparcial sino que lo parezca, la Fiscalía cita dos precedentes que podrían marcar tanto el futuro de Concepción Espejel –cuya supuesta amistad con la expresidenta de Castilla-La Mancha y número dos del PP, María Dolores de Cospedal, invocan las acusaciones como motivo de apartamiento- como el de López.

Durante años colaborador habitual de la fundación FAES, Enrique López escuñado de Miguel Manovel, que fue directivo de José Luis Ulibarri, uno de los empresarios procesados en el caso Gürtel. Manovel era en 2005 consejero y secretario de UFC, la empresa de Ulibarri que ese año obtuvo una parcela en Boadilla del Monte (Madrid) mediante una adjudicación presuntamente amañada. 

El precedente de Tardón y Elpidio Silva

Esos dos precedentes son el de María Emilia Casas, que como presidenta del Tribunal Constitucional se abstuvo en 2007 en la votación sobre la prórroga de su mandato; y el de María Tardón, quien en 2014 fue recusada y apartada del tribunal que había de juzgar a Elpidio Silva después de que infoLibre revelase que había pertenecido a la Asamblea de Caja Madrid durante el mandato de Miguel Blesa, principal enemigo y acusador privado de Silva.

Para ejemplificar su posición sobre la apariencia de imparcialidad, las fiscales del caso Gürtel reproducen frases o párrafos literales de numerosas resoluciones judiciales. Entre ellos, uno del auto por el que el Tribunal Superior de Madrid apartó a la juez María Tardón.

"Razonaba el tribunal -escriben las fiscales- que, si bien la recusada [María Tardón] manifestaba su convicción personal de que no concurría elemento alguno que cercenara su imparcialidad, su relación con la entidad financiera “genera la apariencia o sospecha de pérdida de imparcialidad de la Magistrada en el enjuiciamiento del procedimiento seguido, a su vez, frente al instructor de la causa contra el ya entonces presidente de la repetida entidad, con la consiguiente merma de confianza y deterioro de la imagen pública de la justicia que representa cualquier sospecha objetiva de imparcialidad”.

En el caso de Enrique López, el PP no solo contribuyó a elevarle al Tribunal Constitucional sino que colaboró durante ocho años con su fundación de cabecera, FAES "En el caso de Enrique López López -dice el escrito de la Fiscalía- ha de tomarse en consideración que durante los años 2003 a 2010 se estableció una relación singular entre aquel y la Fundación FAES, financiada por el Partido Popular─al que se reclaman responsabilidades en la presente causa─, relación de la que podría haber obtenido

Uno de los acusados del 'caso Gürtel' proclama la imparcialidad de los jueces López y Espejel

Uno de los acusados del ‘caso Gürtel’ proclama la imparcialidad de los jueces López y Espejel

retribuciones cuya cuantía, en su caso, pretenden acreditar los recusantes". Las fiscales "no se oponen" -o sea, que apoyan- a que, tal como solicitan las acusaciones populares, la Audiencia reclame a FAES la cifra de honorarios abonados a Enrique López.

"Igualmente ha de ponderarse la relación de parentesco que pudiera concurrir con una persona vinculada a algunas de las partes", añaden en referencia a su cuñado. Lo anterior llega tras un aviso de calado: "Ha de decidirse si la familiaridad que pueda existir entre el juzgador y alguna de las partes implicadas debida a una conexión ajena al procedimiento cuestiona la imparcialidad de aquel haciendo objetivamente justificable el temor a su falta de

imparcialidad".

Más sobre este tema
stats