Preferentes

El arbitraje lleva a Bankia a admitir el engaño a 3 de cada 4 preferentistas

El arbitraje lleva a Bankia a admitir que engañó a 3 de cada 4 preferentistas

Ibon Uría

El proceso de arbitraje para los preferentistas y compradores de otros híbridos de Bankia sigue adelante y, con los datos actualizados a 31 de diciembre de 2013, las conclusiones son claras. Tres de cada cuatro afectados han recibido luz verde para acudir al arbitraje. Y fuentes de Bankia reconocen esos casos, que han recibido una valoración positiva de KPMG, han terminado siempre en laudos que obligan a la entidad a devolver a los inversores su dinero.

Así, de las 183.326 solicitudes recibidas en oficinas de Bankia, el 73% (134.160 inversores) ha recibido ya un dictamen favorable de la consultora. La empresa, que se presenta como "árbitro independiente" en todo el proceso, fue elegida por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) para determinar quién puede y quién no acudir a la vía del arbitraje bajo la vigilancia de una comisión creada por el Gobierno, que estableció los criterios para la toma de esa decisión.

Entre otros, hay criterios relativos a la capacidad de contratar –con mención expresa a menores de edad o clientes incapacitados por otros motivos–, a la documentación –ausencia de contrato, incorrecciones relevantes, falta de firmas–, a la falta de información con la que pudo contratarse el producto como no informar del riesgo o del plazo de vencimiento– o a un inadecuado perfil inversor. Además, se estableció la preferencia de aquellos casos inferiores a 10.000 euros.

Sólo bajo estos supuestos puede acudirse al arbitraje y, ante la abrumadora mayoría de clientes que han recibido luz verde para ello, fuentes de Bankia reconocen que es evidente que hubo "fallos" o "errores" en la comercialización de preferentes y deuda subordinada si se compara el proceso de colocación con los criterios establecidos por la comisión. Estas mismas voces evitan cuantificar el dinero que la entidad tendrá que retornar a los afectados finalmente y admiten que tendrán que seguir dotándose de provisiones para ello.

Un proceso complejo

Pero, ¿cómo funciona el arbitraje? Los afectados presentaron la documentación de las operaciones en sucursales de Bankia. Esa fase se cerró el 15 de julio de 2013 y no se admiten ya nuevos casos. Después, la entididad remitió a KPMG toda la información. Tras revisar cada caso y según los criterios de la comisión encargada del seguimiento de las preferentes, la consultora emitió un primer veredicto: decidió quién podía seguir adelante y cuál es el importe máximo que podía recuperar.

En total se presentaron 183.326 solicitudes. Al cierre de 2013, una pequeña fracción aún seguía atascada en las oficinas (1,5%) o en la fase de análisis de KPMG (4,5%). Del resto, la gran mayoría (134.160) recibió una opinión favorable. Por contra, 38.044 pequeños inversores (el 22%) vieron rechazada su solicitud. A ellos sólo les queda ahora la vía judicial para poder reclamar el importe atrapado en preferentes.

Sin embargo, no todos quienes obtuvieron esa opinión favorable han cobrado, y es que para eso hay un último paso: enviar el nuevamente toda la información a la Junta de Arbitraje –depende del Ministerio de Sanidad y Consumo–, que es quien tiene la última palabra. De hecho, recibir luz verde por parte de KPMG no implica necesariamente que la Junta falle en el mismo sentido, si bien fuentes de Bankia aseguran que hasta ahora la sintonía es total.

Hasta el momento, han cobrado un total de 77.210 clientes minoristas, los únicos que pueden acogerse a esta vía. Esto supone el 42% sobre las solicitudes presentadas y el 57% de quienes ya han obtenido el veredicto favorable de KPMG. Además hay 36.000 afectados a la espera de que se pronuncie la Junta y casi 21.000 casos en los que se ultima el envío de la documentación para esa decisión final.

En cualquier caso, es importante señalar que quienes aceptan seguir adelante con el proceso una vez recibido el fallo del primer árbitro –KPMG–, están obligados a firmar un convenio arbitral que impide acudir con posterioridad a la vía judicial.

Rebajas a la hora de cobrar

Además, quienes han obtenido un sí han visto además que el cálculo de la devolución máxima no equivale a la inversión inicial: se les han aplicado varias quitas. La primera supone rebajar la rentabilidad de la inversión hasta lo que pagaba en la época un depósito. La entidad sostiene que si el cliente quería un producto seguro, lo lógico es que reciba la rentabilidad que pagaba ese tipo de producto y no la de una preferente (mayor).

La segunda quita descuenta el importe canjeado por acciones de Bankia valorado al precio actual del mercado, pues el cliente tiene la posibilidad de vender esas acciones o de mantenerlas, en cuyo caso se entiende que es una decisión voluntaria cuyos riesgos asume libremente. El canje de preferentes por acciones se produjo con una quita media del 38%.

A preguntas de este medio, fuentes de Bankia insistieron en desvincular a la entidad de la venta de preferentes y de sus consecuencias, pues el proceso de colocación y venta fue efectuado por las diferentes cajas que tras su fusión la integraron. Sin embargo, tanto documentos oficiales de la Junta Arbitral Nacional de Consumo –dependiente de Consumo– como de la propia Bankia aparecen con el encabezamiento "Arbitraje de preferentes y subordinadas de Bankia".

Condenan a Bankia por colocar preferentes a una mujer con alzheimer que mantuvo sus ahorros allí 44 años

Condenan a Bankia por colocar preferentes a una mujer con alzheimer que mantuvo sus ahorros allí 44 años

Más sobre este tema
stats