Los correos secretos de Blesa

Bankia ve “elevado riesgo” de que los correos secretos de Blesa desaparezcan para siempre

Alicia Gutiérrez / Tono Calleja

La preservación de los correos secretos de Blesa, aquellos que el Tribunal Superior de Madrid (TSJM) intenta mantener ocultos bajo el argumento de que su contenido carece de relevancia penal, corren un “elevado riesgo” se desaparecer para siempre. Así lo afirma Bankia en un escrito al que ha tenido acceso infoLibre y dirigido el 19 de noviembre a la juez sustituta de Elpidio Silva, el magistrado que inició la investigación sobre los manejos de Miguel Blesa y que ahora se encuentra con un pie en el banquillo tras la querella del fiscal jefe de Madrid, Manuel Moix.

Según Bankia, hay una “solución técnica” para evitar la pérdida de datos: la clonación de los servidores de archivado. Otras fuentes conocedoras del caso alertan de que el clonado no garantiza la supervivencia de aquellos correos cruzados entre otros directivos de Caja Madrid que participaron en la ruinosa compra del banco de Miami o en el diseño y control de la venta de preferentes que investiga la Audiencia Nacional y por la que desde ayer permanece imputado Blesa. 

Esos correos en los que el expresidente de Caja Madrid no figura ni como remitente ni como destinatario fueron también borrados. Pero nunca se han recuperado porque ningún juez los ha pedido aún. Ahora, el banco heredero de Caja Madrid (Bankia) advierte de que se están produciendo "incidencias técnicas" por la "obsolescencia tecnológica" del sistema. "Esta situación –dice su escrito– trae consigo un elevado riesgo de posible pérdida de información por corrupción de la base de datos del servidor"

Vetados para Elpidio Silva, que los reclamó tras la querella de Moix para defenderse y demostrar que no envió por capricho a Blesa a prisión, esos correos desvelan, por ejemplo, que el expresidente de Caja Madrid ya sabía en 2006 que los preferentistas no recuperarían su inversión íntegra. Destapan también que el mismo Blesa le buscó a José María Aznar en 2008 un contrato de comisionista con una empresa de material bélico, Einsa, que vende a países como Venezuela y Argelia. Y que Einsa se había instalado en Miami guiada por directivos de Caja Madrid dos años antes de que la entidad se embarcara en la ruinosa compra del City National Bank of Florida.

Las fuentes consultadas ayer en Bankia descartan que el banco esté tratando de deshacerse de los comprometedores correos de Miguel Blesa so pretexto de la informática. El escrito de la entidad recalca que ya el 17 de abril lanzó un aviso al juzgado de Elpidio Silva: “En caso de materializarse tales riesgos, ello pudiera dificultar de forma importante o hacer imposible el mantenimiento y recuperación de la información existente en el referido servidor”.

Bankia ya propuso entonces lo que su nuevo escrito del 19 de noviembre define como “solución técnica”. Y dos fórmulas alternativas: mantener la información en el servidor “pero renovando la infraestructura tecnológica que lo soporta” o la “clonación de los servidores de archivado”.

Ayer, Gonzalo Boye, uno de los abogados que defienden a Elpidio Silva frente a la Fiscalía y Blesa, cuyas posiciones coinciden aquí milimétricamente, lanzó una pregunta durante la rueda de prensa ofrecida por el magistrado: ¿seguirá el fiscal Manuel Moix sosteniendo que los correos poseen un valor estrictamente privado y prohibiendo a Silva el acceso a los 8.000 mails tras conocerse su contenido y una vez que el juez de la Audiencia Fernando Andreu ha admitido la querella contra Blesa y otros exdirectivos por el diseño y venta de las preferentes?

En esa rueda de prensa, Silva prometió que contará todo lo que sabe. Y lo hizo después de un dramático y misterioso aviso: "Si la ciudadanía tuviera un relato completo de cómo en los últimos 15 años determinada caja de ahorros se ha gestionado, si supiera quienes han intervenido, cuáles han sido los protocolos y las formas de actuación, el sistema institucional no lo soportaría y el ciudadano comprobaría el tipo de alianzas que en un momento dado se pueden producir entre los corruptos, determinados medios de comunicación, determinados elementos que forman parte de las instituciones y que están incardinados en la casta política".

Caja Madrid planeó desde 2004 la privatización del Canal a través de un concurso amañado

Más sobre este tema
stats