Coronavirus

Casado desdeña los pactos autonómicos que le ofrece Sánchez pese a que librarían al PP de su dependencia de Vox

El líder del PP, en el Pleno del Congreso que debatió la tercera prórroga del estado de alarma.

Yolanda González

"Quiero proclamar solemnemente que la culminación de un acuerdo será un éxito de todos quienes arrimen el hombro y contribuyan en consecuencia al entendimiento. Unos pactos de reconstrucción no pueden ser patrimonializados por nadie [...] Por eso, les manifiesto mi parecer favorable a la consecución de pactos de reconstrucción en los diferentes escalones de nuestra geografía, acuerdos de reconstrucción que incorporen ese espíritu de trabajo en común en cada comunidad autónoma, en cada ayuntamiento, gobierne quien gobierne. Sí a los acuerdos de reconstrucción en cada lugar, en cada administración, gobierne quien gobierne. Sin más exclusiones de quienes se autoexcluyan y quieran quedar al margen de la recuperación social y económica de nuestro país". Esta fue la oferta, acompañada de un tono muy solemne, que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, lanzó este miércoles en el Congreso a los partidos, sobre todo al PP que tiene bajo sus siglas cinco gobiernos autonómicos: la Comunidad de Madrid, Galicia, Andalucía, Castilla y León y Murcia. En tres de ellos, Madrid, Andalucía y Murcia, cogobierna con Ciudadanos con el apoyo externo de la extrema derecha de Vox.

Si como asegura el presidente, hay voluntad de acuerdo "gobierne quien gobierne", los barones del PP podrían dejar de estar condicionados por el partido de Santiago Abascal a la hora de tomar medidas para gestionar la crisis post covid-19.

Pero la oferta no encontró mucho entusiasmo en Pablo Casado. El líder del principal partido de la oposición no respondió a una sola de las apelaciones que Pedro Sánchez le hizo sobre este llamamiento a extender la comisión sobre la reconstrucción económica y social que va a ponerse en marcha en el Congreso. Daba igual la insistencia del presidente del Gobierno. Casado no se daba por enterado. Transcurrió el debate sobre la prórroga del estado de alarma y arrancó la sesión de control. Y no había respuesta.

"Le estoy ofreciendo no solamente un acuerdo por la reconstrucción social y económica en el Congreso, sino también allí donde gobierna el PP y ustedes simplemente no dicen nada, no recogen el guante que le ofrece el PSOE", volvió a poner Sánchez sobre la mesa. En respuesta, el líder del PP se limitó a señalar que el PP "siempre" está abierto al diálogo pero "sobre todo está a favor" de crear una comisión en el Congreso.

La prioridad, pues, para los conservadores es, a día de hoy, que esa comisión para la reconstrucción eche a andar cuanto antes. "Después, ya se irá viendo", añaden las fuentes consultadas. No obstante, las exigencias de su partido sobre este órgano parlamentario fueron un elemento clave para que un día antes, el martes, no se avanzara nada al respecto.

La portavoz el PP en el Congreso de los Diputados, Cayetana Álvarez de Toledo, había arrancado el día asegurando que debía ser su partido el que presidiese esa comisión. En el resto de grupos cunde la preocupación de que el PP intente transformar este órgano parlamentario en una especie de comisión de investigación cuando lo que se pretende es que ahí salgan medidas para paliar la crisis social y económica derivada del coronavirus.

Una "nueva trampa" y "tensiones con Ciudadanos"

En todo caso, la nueva oferta de Sánchez devuelve la presión a un Partido Popular que respiraba aliviado tras haber logrado, el lunes, que Pedro Sánchez aceptase transformar ese mesa para la reconstrucción económica y social que pretendía una reedición de los Pactos de la Moncloa en una comisión parlamentaria. La sensación de victoria, pues, poco ha durado en el cuartel general de los conservadores porque ahora vuelven a tener la pelota en su tejado y eso implica que están expuestos a varios riesgos. El primero de ellos, interno, por la reacción que puedan ir teniendo los diferentes barones de su formación. En el PP, como en casi todos los partidos, siempre preocupan las disensiones y las divisiones internas. En todo caso, en cuestiones tan delicadas como los pactos, la directriz suele marcarla la dirección nacional.

También hay sectores de la formación que temen que lo que consideran "una nueva trampa" de Sánchez derive en crisis con Ciudadanos en la Comunidad de Madrid, Andalucía, Castilla y León y la Región de Murcia. Sobre todo ahora, en un momento en el que desde que llegó a la presidencia del partido naranja la nueva líder, Inés Arrimadas, ha virado su posición respecto al PSOE. Hasta el punto de haber sido uno de los principales apoyos del presidente en su demanda de una reedición de los Pactos de la Moncloa y de haber ofrecido el apoyo de los diez diputados de Cs en el Congreso para aprobar unos Presupuestos "de emergencia nacional", un gesto que escoció bastante en el PP.

"¿Y si lo que pretende Sánchez es alterar los gobiernos constituidos y que se formen nuevas mayorías con la izquierda y Ciudadanos? ¿Va a haber una moción de censura en la Comunidad de Madrid? No sabemos nada de esa nueva oferta de Sánchez no conocemos ni un papel. Lo lógico es que empecemos por la comisión del Congreso... pero a mí todo esto me suena a la estrategia del Divide y vencerás, a una nueva idea del todopoderoso Iván Redondo", reflexiona una dirigente del PP madrileño en conversación con infoLibre.

La misma fuente tira de refrán: "A río revuelto, ganancia de pescadores". "Cada día es una cosa: la polémica de los bulos con la Guardia Civil se tapa con la polémica de las salidas a la calle de los niños. Y, esta última, se tapa con la oferta a las comunidades y ayuntamientos".

No es ningún secreto para nadie que el PP y Ciudadanos no atraviesan su mejor momento en la Comunidad de Madrid, una relación agravada por la crisis del covid-19, y concretamente por la gestión del drama de las residencias. Pero, a día de hoy, ni PP ni Cs en Madrid hablan de que las diferencias que están teniendo estas semanas vayan a acabar en ruptura. 

El PSM da el primer paso

Este mismo miércoles, en rueda de prensa, el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, emplazaba a la oposición a alcanzar grandes acuerdos y trabajar "conjuntamente". Van a venir "meses excepcionales, donde va a hacer falta dejar la ideología a un lado", sostuvo.

Horas después, el PSOE dejaba claro que la primera región en la que quiere que se materialice la oferta de Sánchez es Madrid. Este jueves hay sesión de control al gobierno madrileño y la idea es que el portavoz socialista en la Asamblea de Madrid, el exministro Ángel Gabilondo, lance la oferta en firme a Isabel Díaz Ayuso. El ofrecimiento ya fue avanzado a última hora de la tarde de este miércoles: "Un gran pacto para la recuperación y para la reconstrucción" para que, una vez superada la crisis sanitaria por el coronavirus, "los grandes perdedores de las crisis económicas no sean los mismos de siempre y las cargas de la misma sean repartidas de forma equitativa". Habrá que ver cómo encaja esto en la revolución fiscal prometida por el Partido Popular de Madrid. Y cómo afecta a la relación entre PP, Cs y Vox. Evidentemente, con el apoyo del PSOE, el partido más votado de las últimas autonómicas en la Comunidad de Madrid, el Gobierno de coalición no necesitaría a Vox para aprobar los Presupuestos.

Desde Castilla y León, su presidente, Alfonso Fernández Mañueco, mostró su disposición a llegar a acuerdos. Pero con matizaciones: "Pactos, acuerdos, diálogo, cooperación, colaboración. Ahí siempre me encontrarán. Los españoles lo demandan y no se lo podemos negar. Ahora bien, tratar de utilizar la lealtad como cheque en blanco para actuar de forma unilateral, como hace el Gobierno, no es justo ni responsable", escribió en su perfil de Twitter.

"Es lógico que Casado no responsa a la primera de cambio"

La situación no es nada cómoda para el PP, tampoco para Ciudadanos, porque les obliga a posicionarse. Pero lo mismo podrá ocurrir en las comunidades gobernadas por el Partido Socialista que tengan que abrirse a pactos en el PP. "Sánchez quiere descafeinar, quitar peso a la comisión del Congreso porque no ha salido la mesa de partidos que él tenía como idea inicial. Lo que cabe preguntarse es si todo va a acabar saltando por los aires y hasta qué punto va a ser él responsable", considera un diputado del PP en conversación telefónica con este diario.

"Cada día sacan de la chistera una cosa nueva. Y lo hacen para tapar sus decisiones equivocadas, por lo que es lógico que no entremos siempre a acompañarles en el desastre. Y también es lógico que Casado no responda a la primera de cambio sobre ofertas cuya existencia desconocía, sin ver un solo papel", añade recordando que el lunes se reunió con Sánchez por videoconferencia.

El plan de Casado de refundar la derecha hace agua

El plan de Casado de refundar la derecha hace agua

Más sobre este tema
stats