La situación en el PP

Casado desoye a las voces del PP que le reclaman que no se deje "arrastrar" por el discurso de Vox

Pablo Casado, muestra un ejemplar de la Constitución en un acto de partido en Murcia.

No es un debate nuevo en el Partido Popular. Partido PopularEs más bien recurrente y tiene sus picos de intensidad en función de la actualidad. Desde que Vox enseñó los colmillos como fuerza política siendo determinante para constituir gobiernos autonómicos y municipales y entrando con fuerza en el Congreso, los conservadores debaten internamente sobre cómo hacer frente a una formación de extrema derecha que nació, entre otras cuestiones, para captar a votantes desencantados del PP. Este debate ha pasado por diferentes fases: desde la cercanía a los postulados radicales de Santiago Abascal al distanciamiento y la crítica. De forma paralela, siempre ha habido un sector bastante crítico puertas adentro del partido que ha demandado a Pablo Casado que no permita que un partido nuevo que no tiene experiencia ni de gestión ni de gobierno le marque el paso. Estas voces vuelven a alzarse en los últimos días a cuenta del pin censor pin censorpin censor.

El pasado viernes, cuando estalló la polémica después de que el Gobierno anunciase que iba a requerir al Ejecutivo murciano que modificase las instrucciones a los centros escolares relacionadas con el bautizado por Vox como "pin parental","pin parental" el PP reaccionó de forma contundente defendiendo esta medida. Una imposición de Vox para apoyar los Presupuestos en Murcia, pero que también la extrema derecha exige para otras comunidades en las que es clave para los gobiernos de coalición PP-Ciudadanos como Madrid o Andalucía.

Fue el propio Casado el que marcó la línea oficial del partido asegurando, en su perfil de Twitter, que luchará para que este Gobierno "radical y sectario no imponga a los padres cómo tenemos que educar a nuestros niños". "Saquen sus manos de nuestras familias", añadió. Un mensaje que desde Vox supieron llevar inmediatamente a su terreno colgándose la medalla de promotores de la iniciativa. También en Twitter, el portavoz de Vox en la Cámara Baja, Iván Espinosa de los Monteros, dio a Casado su agradecimiento "por ponerse del lado correcto". "Ahora Galicia, Castilla y Léon y Andalucía y Madrid merecen la misma defensa de la libertad que hemos impulsado en Murcia", hizo hincapié hurgando en la herida. Porque el grueso de los barones conservadores no se siente nada cómodo con esta medida que servirá para desbloquear los Presupuestos de Murcia.

Dirigentes territoriales del PP consultados consideran que la reacción de su líder fue "precipitada". Hay fuentes que llegan incluso a hablar de "torpeza". Y alertan del "peligro" de que se instale una dinámica en la que Vox lanza la piedra y la dirección del PP se abraza, se deja "arrastrar" acto seguido sin medir las consecuencias. "No sabemos lo que va a durar la legislatura. Pero lo que sí sabemos es que no podemos ir a rebufo de la extrema derecha. Sea cual sea la materia", comenta un veterano parlamentario en conversación telefónica con infoLibre.

"Hoy es el llamado 'pin parental'. ¿Qué va a ser mañana?" se pregunta un líder provincial.

"Resucitar" a Vox

Las fuentes del PP consultadas admiten que esta polémica ha servido para "resucitar" a Vox. Consideran que el partido de Santiago Abascal había quedado "desdibujado" después del debate de investidura de Pedro Sánchez.  Y que ahora, tanto la extrema derecha como el Gobierno, intentan sacar rédito de esta crisis de Vox con PP y Cs.

"Hay un único ganador de este debate: el Gobierno de Sánchez e Iglesias", lamentan. En esto coinciden todas las fuentes consultadas, que apuntan a que el Ejecutivo ha hablado más del PP que de sus medidas y sus propuestas para España desde que los ministros asumieron sus cargos. Creen que a Sánchez le ha salido"de cine" explotar la polémica del pin censor. Porque así ha logrado minimizar los efectos de la propuesta de la exministra de Justicia, Dolores Delgado, para la Fiscalía General del Estado.

"En Génova [sede nacional del partido] pueden no verlo. Pero Casado, con su reacción, ha contribuido a que se tape todavía más lo de Delgado", considera una de las voces críticas consultadas.

Este lunes, el presidente del PP concedió una entrevista a Antena 3 y no dio marcha atrás. Destacó que dará la batalla ideológica en esta materia, porque "la mayoría sensata de los españoles quieren decidir la educación de sus hijos" e intentó arañar parte del copyright de la medida a Vox asegurando que no se trata de nada nuevo. Así, incidió en que en el caso de Murcia esta medida se aplica desde hace "ocho meses" y en Madrid, "desde hace quince años".

Según sostuvo, bajo los gobiernos del PP, los padres pueden autorizar a principio de curso las actividades extraescolares a las que acuden sus hijos. En todo caso, el "pin parental" que Vox quiere imponer con la complicidad del PP nada tiene que ver con lo extraescolar, sino con "las actividades complementarias de las programaciones docentes que forman parte de la propuesta curricular" impartidas por "personas ajenas al centro". Estamos hablando, pues, de actividades dentro del horario escolar.

Mientras, este lunes, el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, evitó posicionarse sobre si es partidario de implantar el veto parental en la educación gallega, como retó Vox a la dirección nacional del PP el viernes. "Supone banalizar temas complejos y politizar y adoctrinar temas educativos", dijo tras apelar a abordar el asunto con "sosiego", según informa Europa Press.

"Inoperancia" frente a la "desobediencia sistemática catalana"

No obstante, criticó la "contundencia" que, a su juicio, mantiene el Gobierno central contra la implantación de esta herramienta en Murcia y su "inoperancia" frente a la "desobediencia sistemática catalana".

Otro barón conservador con mando en plaza, el presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, rechazó la aplicación del pin censor. El presidente de la Junta aseguró este lunes que los padres de los alumnos de esta comunidad tienen la libertad de "elegir" el modelo educativo para sus hijos, ya sea público o concertado.

Ni Feijóo ni Mañueco gobiernan gracias a los votos de la extrema derecha.

Las bases del requerimiento del Ministerio de Educación

Fue el pasado viernes cuando Educación remitió el requerimiento a la Consejería de Educación de Murcia. Las resoluciones en cuestión llevan fecha del 29 de agosto y fueron dirigidas a los centros de Infantil, Primaria, Secundaria y Bachillerato. En ellas hay un apartado con el encabezado "actividades programadas por los centros" en el que se señala que de "aquellas que vayan a ser impartidas por personas ajenas al claustro del centro educativo, se dará conocimiento a las familias", para que estas "puedan manifestar" la "conformidad o disconformidad" de que sus hijos participen.

En el documento, firmado por Alejandro Tiana, secretario de Estado de Educación, Educación recoge una serie de "fundamentos jurídicos" en los que basa su oposición a esta iniciativa del Gobierno murciano. En primer lugar, considera que las citadas instrucciones exceden del ámbito propio de estas normas, "teniendo vocación reglamentaria y pretendiendo generar efectos jurídicos más allá del mero ámbito autoorganizativo interno". "No han sido objeto de publicación en un diario oficial", completa.

Considera el Ministerio, además, que estas instrucciones suponen una "vulneración del derecho fundamental a la educación que reconoce el artículo 27.1 de la Constitución Española, cuya titularidad corresponde a los alumnos y alumnas, educación que tiene por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana en el respeto a los principios democráticos de convivencia y a los derechos y libertades fundamentales, al priorizar frente a dicho derecho fundamental a la educación el derecho accesorio que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones".

Asimismo, consideran que contravienen igualmente "diversos tratados internacionales ratificados por España, como la Convención sobre los Derechos del Niño, y supone establecer mediante un instrumento carente de eficacia jurídica ad extra (instrucción) una suerte de objeción de conciencia no prevista en la ley". Y que suponen "una vulneración de la normativa básica estatal", la Ley Orgánica 2/2006 de Educación.

Pero también considera Educación que existe una vulneración de la normativa autonómica al fijar esta [decreto 198/2014] que las actividades complementarias "serán evaluables a efectos académicos y obligatorias, tanto para los maestros como para los alumnos". De forma que no pueden entregar a los padres un mecanismo para censurar esos contenidos.

Requerimiento Gobierno central a Murcia por el 'pin parental'_pdf by infoLibre on Scribd

La cabeza de lista de Vox por Almería deja el cargo por el acoso laboral al que ha sido sometida por el partido

La cabeza de lista de Vox por Almería deja el cargo por el acoso laboral al que ha sido sometida por el partido

Más sobre este tema
stats